Rumbo al superclásico ENVALENTONADOS

Información adicional

  • Chartreuse: tbg-chartreuse



Empezó una semana para pulir esquemas, pero no cabe duda que, los dos archirrivales llegan envalentonados, cada quien a su manera. Blooming llega invicto al lance y Oriente con la motivación de la supremacía sobre la academia celeste cruceña. Pero como en la vida, no todo es color de rosas, Oriente Petrolero, para el superclásico cruceño 167 del historial liguero que arrancó en 1977, frente a Blooming, no tendrá al arquero Carlos Arias ni a Pedro Azogue, dos titulares que se perderán la cita del domingo (19:00), por la cuarta fecha del Apertura 2014-2015. Los celestes deben recuperar a Joselito Vaca que salió lesionado del match ante la ‘U’ sucrense, a la que ganaron 1-0, en un partidazo, con un golazo de Didi Torrico, mientras que los albiverdes vienen de perder ante Wilster, 2-0, en Cochabamba, pero les reconforta el hecho de que vienen jugando bien, y que solo falta ensamblar mejor el ataque, en el que va bien, Rodrigo Vargas-Castillo.
Arias fue expulsado en la primera fecha frente a Real Potosí, por insultar al árbitro Evert Cuéllar, y Azogue, vio la roja, por un patadón a Rodrigo Vargas, el viador que lleva el mismo nombre del sobrino de José Alfredo Castillo.
Al ‘Pollo’ le dieron tres fechas de suspensión, que coincidentemente se cumple con el clásico del domingo, mientras que Azogue automáticamente se perderá ese partido y debe esperar la sanción.
En el balance, Oriente, que estaba invicto (torneo invierno y Apertura 2014-2015: 10 partidos) hasta antes de jugar con Wilster, llegará golpeado anímicamente a ese encuentro porque, aparte de llegar derrotado, no tendrá a dos jugadores que son vitales para la estructura del equipo que dirige Villegas, no obstante ya Mojica ha vuelto a encajar en el equipo, siendo que puede ser el armador ideal otra vez. Los dirigidos por Villegas apuntan a ser más ofensivos y para ese cometido, el DT probará la dupla Matías García-Rodrigo Vargas –Castillo.
Blooming no le gana a Oriente en un clásico desde hace más de tres años y no tendrá mejor aliciente que el de llegar puntero, invicto. Se viene un clásico caliente, con los dirigidos por Mauricio Soria ultra-motivados, después de ganar tres partidos al hilo.
Tuvieron que pasar 14 años para que Blooming vuelva a ganar tres partidos seguidos al inicio de un torneo, ya que aquello sucedió en 2000, cuando no solo ganó tres, sino cinco partidos, por lo que en este 2014 si quiere igualarlo, le faltan ganar dos.
Sin embargo hay una pequeña diferencia. En el actual torneo, dos victorias fueron de local y una de visitante, en cambio en 2000 las primeras tres victorias todas fueron jugando de local. En aquella oportunidad derrotó 1-0 a Atlético Pompeya, 2-0 a Wilstermann, 5-2 a Mariscal Braun, después 1-0 a Unión Central en Tarija y 2-0 a Independiente Petrolero en Santa Cruz. Real Potosí cortó la racha en el sexto partido al derrotarlo en la Villa Imperial por 5-0.
Los celestes derrotaron el sábado pasado a Universitario en Sucre por 1-0, encadenando con ello tres victorias en igual cantidad de partidos, además de mantener la valla invicta. La dirigencia  habla de que Blooming ahora si está para mandar al diablo la supremacía orientista, siendo que analizan que ahora hay una academia bien armada, con un “10” zurdo y bien creativo, como el argentino Martín Minadevino, además que Torrico, es el motorcito en el medio. Adelante, Almirón quiere romperla el domingo, y atrás, hay laterales incansables, como Leonel Morales y Miguel Hurtado junto a Óscar Áñez. Y en la zaga hay buena comunión entre Tordoya y Federico Pereyra.
Por todos estos aspectos, analizando a los dos archirrivales, se puede advertir que se viene un superclásico especial, con Blooming y Oriente envalentonados.

Visto 265 veces