Santa Cruz de la Sierra

El pie inmortal (I)

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

Como periodista, fingiéndome experto del fútbol y más específicamente del ‘calcio’ de la Serie A, participé en varios debates ruidosos. Recuerdo una recomendación que solía usar un moderador romano: “No hablen todos juntos, al máximo tres a la vez.” Los italianos, grandes cultivadores de la autoironía, advierten que una discusión deja de ser útil cuando más de tres personas comienzan a expresar sus opiniones al mismo tiempo. En este momento, tengo justamente tres pensamientos en mi cabeza que se pelean a gritos. Intentaré moldear esas ideas – relacionadas y contrastantes – en tres escenas sin distorsionar la realidad de los hechos.
“¿Tiene hambre?” pregunta mi amigo, el taxista don Braulio. Yo digo que sí. Luego mi amigo pregunta: “¿Quiere ver el pie de Aquiles?” No entiendo el nexo entre las dos preguntas. Don Braulio me explica que su vecina doña Charito, que tiene un pequeño restaurante en el mercadito El Trompillo, recientemente enviudó. Su marido, un gran futbolista y bailador al que le decían Aquiles porque tenía los pies ligeros como el héroe griego, se ahogó en el río Piraí al caerse de una lancha de pesca. “¡Ese río odioso! Imagínese, don Allart, al pobre Aquiles ni le gustaba la pesca”, comenta don Braulio. “Sigo sin entender el nexo con el pie”, digo yo. Don Braulio me cuenta que un patólogo quitó el pie al cadáver (parece ser un procedimiento de rutina) y se lo entregó a doña Charito en un frasco de cristal con una etiqueta que decía algo en el idioma guarayo. “¿Qué decía y por qué en guarayo?” quiero saber. “No lo sé, pero no creo que sea importante”, dice mi amigo. “Y ahora el pie se encuentra en el restaurante de la señora, me imagino en un lugar prominente, quizá con una vela prendida a su lado. Y usted quiere almorzar allí conmigo”, adivino yo. “Exacto”, dice don Braulio. “No gracias, una vez traté de comer en la presencia de un pie guardado en formol y no pude. Me hizo demasiada impresión”, explico. “Pero doña Charito no lo guarda en formol, sino en un líquido que huele a alhelíes. El pie nunca había olido tan delicioso, jura la señora. Además, dice que le da mucha tranquilad a ella y le hace zancadillas a la maldad. No deja entrar ningún espíritu a su restaurante”, argumenta don Braulio. “¿Cuándo se ahogó Aquiles?” pregunto. “A finales del mes pasado. El pie inmortal, así ya le dicen, se encuentra en el local desde el primero de este mes”, responde mi amigo. Continuará.

 

Allart Hoekzema Nieboer MIGAJAS

Visto 361 veces

Últimas Noticias

Prev Next

Conozca las 11 producciones bolivianas q…

Conozca las 11 producciones bolivianas que fueron preseleccionadas para los Premios Platino 2020

Los Premios Platino del Cine Iberoamericano dieron a conocer la lista de producciones preseleccionadas para...

Científicos logran "hacer hablar…

Científicos logran "hacer hablar" a una momia de hace 3.000 años

Un equipo de científicos británicos consiguió “hacer hablar" a una momia egipcia de hace 3.000...

Salvatierra: Mi renuncia fue coordinada …

Salvatierra: Mi renuncia fue coordinada con Evo, asumir la Presidencia hubiera sido traición

La expresidenta de la Cámara de Senadores Adriana Salvatierra aseguró que su renuncia al cargo...