Santa Cruz de la Sierra

Diálogo entre cerebro y corazón

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

Para que se produzcan procesamientos veloces cuando tomamos decisiones basadas en nuestra intuición es fundamental la comunicación entre el corazón y el cerebro, un “matrimonio” que muchas veces la historia quiso separar pero que la ciencia nos enseña lo íntimamente relacionados que están.
Las emociones surgen de una interacción constante entre ambos. Imaginemos la siguiente situación: estamos caminando y de repente desembocamos en un callejón oscuro. Seguramente comenzaremos a sentir los latidos del corazón, el cerebro rápidamente registra lo que está pasando tanto en nuestro cuerpo (el corazón que late) como a su alrededor (un callejón que nos recuerda una película de terror). En esta intersección entre lo que sucede, cómo reacciona el cuerpo (porque no olvidemos que además empezamos a transpirar, nuestra tensión arterial aumenta, etc.) y cómo el cerebro registra todo esto surge la emoción que nos incita a salir corriendo hacia el otro lado. Y todo eso ocurrió en milésimas de segundo, tan rápido que ni siquiera llegamos a ver que, del otro lado del callejón, estaba uno de nuestros amigos esperándonos y que nada malo iba a pasar. ¿Qué sucede si esta comunicación entre el corazón y el cerebro se ve de alguna manera alterada?
En un estudio realizado por el Laboratorio de Psicología Experimental y Neurociencias (LPEN) de INECO y de la Universidad Favaloro, con los investigadores Agustín Ibáñez, Roberto Favaloro, Blas Couto y Lucas Sedeño, realizamos un estudio en un paciente en espera para un trasplante cuyo corazón no funcionaba correctamente y se mantenía vivo gracias a un aparato externo que hacía las veces de corazón. Por su problema cardíaco, existía una falla en la comunicación entre el corazón y el cerebro.
Así descubrimos que las fallas en esta comunicación entre el corazón y el cerebro le provocaba dificultades para reconocer correctamente las emociones de los demás o incluso para sentir empatía. Y lo más impactante: esta dificultad para procesar las emociones se relacionaba con su forma de tomar decisiones intuitivas. Más allá de que cognitivamente no tenía severas dificultades, esta incapacidad para seguir sus corazonadas afectaba la toma de decisiones en contextos de incertidumbre o cuando tenía que actuar a gran velocidad. Esto demuestra cómo secretamente las sensaciones de nuestro cuerpo están detrás de nuestras intuiciones. Y eso de la corazonada, que muchas veces fue entendido como metáfora, está mucho más próximo a la literalidad.

 

Facundo Manes,
La Nación

Visto 206 veces

Últimas Noticias

Prev Next

Denuncia: Alertan sobre la venta de medi…

Denuncia: Alertan sobre la venta de medicamentos falsos

Tenga cuidado, en los mercados de La Paz y Santa Cruz se están comercializando medicamentos...

Un brasileño detenido: Buscaban armas y …

Un brasileño detenido: Buscaban armas y hallaron cocaína en oso de peluche

Un operativo realizado por la policía para buscar armas y brasileños, supuestamente vinculados al Primer...

En frontera con Chile: Bolivia prevé inu…

En frontera con Chile: Bolivia prevé inutilizar al menos 30 pasos ilegales

Bolivia tiene un plan para “inutilizar” mediante ingeniería y logística al menos 30 pasos fronterizos...