Escándalo en rubro cárnico Descubren otra red de corrupción en Brasil

Información adicional

  • Gold: tbg-gold

La Policía Federal de Brasil allanó ayer viernes decenas de oficinas de procesadores de carne, tras dos años de investigaciones por supuestos sobornos a reguladores para que flexibilizaran sus controles, en lo que es el mayor caso de corrupción de este tipo. 

La investigación, conocida como “La carne débil”, ha descubierto unos 40 casos de frigoríficos que habrían sobornado a inspectores y políticos para que pasaran por alto prácticas antihigiénicas, como el procesamiento de carne podrida y plantas en funcionamiento con trazas de salmonella. 

Según el portal electrónico brasileño G1, el esquema fue comandado por el ex superintendente regional del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento (MAPA), Daniel Goncalves Filho, y el jefe del Departamento de Inspección de productos animales (DIPOA), Rocio Maria Nascimento.

El investigador policial Mauricio Moscardi Grillo dijo que hay pruebas de que algunas empresas manipularon certificados de carne para exportar a España e Italia, lo que eleva el riesgo de restricciones en el extranjero al importante sector brasileño de producción de proteínas. 

Por otro lado, se utilizaron productos químicos para mejorar el aspecto de la carne vencida. “Ellos usaron ácidos y otros productos químicos para compensar el aspecto físico de la comida. Utilizaron ciertas sustancias cancerígenas en algunos casos con el fin de compensar por las características físicas del producto deteriorado, el olfato “, dijo Moscardi. 

La policía detuvo a tres empleados de BRF, dos trabajadores de JBS S.A y 20 funcionarios públicos. A raíz de este caso, las acciones de JBS, el mayor productor de carne del mundo, y BRF, el mayor exportador de aves de corral, cayeron más del 7% en la bolsa de Sao Paulo esta mañana.

La mafia que sobornaba a fiscalizadores para facilitar la venta de carne vencida y adulterada también le pagaba coimas al Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), del Presidente Michel Temer, según afirmó la Policía Federal.

 “La investigación deja bien claro que una parte del dinero de las coimas era revertido para partidos políticos”, entre los que estaban el PMDB y el Partido Progresista (PP), también de la base que apoya al Gobierno de Temer, declaró el comisario Moscardi. 

El juzgado 14 federal de la ciudad de Curitiba, responsable por la operación de búsqueda y captura más grande de la policía hasta el momento, ordenó el arresto de 38 personas, el despliegue de más de mil efectivos y registros en 194 empresas y residencias de los acusados en los estados de Sao Paulo, Brasilia, Paraná, Santa Catarina, Río Grande do Sul, Minas Gerais y Goiás. 

La investigación a la industria alimentaria es la última de varias pesquisas sobre corrupción en Brasil de un poder judicial cada vez menos complaciente con el Gobierno y las grandes empresas, en medio de la indignación de gente que sufre una grave recesión económica. 

Visto 253 veces