Se ve el Atlántico

El 1904, en Santa Cruz se proclamó el Memorándum que consagraba la salida al Atlántico a través de las aguas internacionales del río Paraguay. Se debe señalar que esa proclama visionaria no iba en contrarruta a la recuperación del territorio perdido frente a Chile en la guerra de 1879, sino que la propuesta era buscar la alternativa para empezar a desarrollar esta parte del país.
Los empresarios insistieron durante decenas de años por la salida a través del Atlántico y a pesar de lograrlo con barcazas con exportaciones, no se logró el apoyo total del Gobierno a tales aspiraciones. Incluso algunos gobernantes consideraban que era renunciar a la centenaria exigencia de volver al Pacífico de manera soberana.
Ayer se vio un poco del Atlántico, cuando el presidente Evo Morales entregó la certificación de puerto internacional a Puerto Aguirre, Jennefer y Gravetal y comprometió millones de dólares para la construcción de Puerto Busch.
La propuesta de los empresarios es convertir la hidrovía Paraguay-Paraná en el corredor de integración de la región y que necesariamente irá aparejada a otros proyectos nacionales, como el bioceánico con los trenes que pasen por Bolivia.
Con seguridad que los bolivianos jamás dejarán de insistir en la soberanía a través del Pacífico, pero ahora es necesario tener puertos para la exportación e importación que beneficie al departamento más productivo del país, para que pueda competir en precios y tiempo.
Con seguridad que el acto de ayer, más allá del simbolismo de hacer sonar el pitaje de zarpe, marca el inicio de la consolidación de la salida por la hidrovía al Atlántico. Las inversiones privadas ya están ahí y se necesitaba del apoyo y también inversiones del Estado. Se está por buen camino.

Visto 1026 veces