Santa Cruz de la Sierra

Tres goles de Cristiano Ronaldo al Atlético acercan al Madrid a la final de la Champion

Tres goles de Cristiano Ronaldo al Atlético acercan al Madrid a la final de la Champion foto: Referencial

Información adicional

  • Chartreuse: tbg-chartreuse

La excitación es blanca, sea por la expectativa que despierta el resultado, sea por lo que sucedió sobre la hierba del Bernabéu, sea por la forma que tiene de personificarla el artífice de la victoria del Madrid. A Cristiano se le pueden discutir muchas cosas, pero no su capacidad de entrar en trance, algo tan necesario cuando se afrontan choques de la altura de una semifinal de Champions, porque la excitación es pariente de la energía y de la fe. Por alguna razón, el Atlético no la tuvo, quizás por sus bajas, por sus dudas. Llega al Calderón con las mismas sensaciones que un púgil que escucha la cuenta atrás en la lona. [3-0: Narración y estadísticas]Sus intenciones no eran esas, por supuesto, como demostró con su salida alta, en busca de la presión en área ajena. Lo que fallaba era el repliegue, el mecanismo de defensa cuando el Madrid era capaz de superarla. Esa situación mostró lo vulnerable que puede llegar a ser el equipo de Simeone si se debilitan variables como la intensidad y la posición, y alimentó el instinto criminal del Madrid, impío, que necesitó muy poco para llegar al primer gol y, a partir de ahí, esperar los minutos en los que le gusta lanzarse sobre la presa herida, con un Asensio desatado. Fue mucho mejor que su rival en todo, incluso en la forma de pasar por los malos momentos, como la pérdida de Carvajal. Bien sabía el Bernabéu, en silencio al caer lesionado, lo que significa el lateral para este equipo. Tanto como Marcelo. Oblak sacó su primera mano después de una llegada, autopase incluido, del lateral derecho. Primer aviso. La velocidad no le daba al Atlético para controlar las bandas, en especial su derecha, con el experimental Lucas. Las ayudas tampoco llegaban porque implicaban un riesgo, como era desguarnecer el centro, más poblado por Zidane con la inclusión de Isco, en asociación con Kroos y Modric. Simeone tenía, pues, un problema, y gordo. El gol fue producto de ese acoso, aunque, al llegar en una segunda jugada, es difícil de imputar defensivamente. Lo que hay que hacer es evitarlas, de la misma forma que en posición ofensiva hay que acabar las jugadas, porque es la única forma de evitar los contraataques. El centro rechazado de Sergio Ramos regresó a Casemiro, que replicó la acción. Savic perdió las referencias y Cristiano se le anticipó. Cada vez tiene menos velocidad pero cada vez es más nueve. En el remate, es como un pintor con la paleta, capaz de reproducir todos los colores. Coloca o pega, como en el directo del segundo tanto, tras otro fallo en cadena de la defensa.

Es cierto que el portugués, en el primer centro de la acción del primer gol, está en posición de fuera de juego, pero la tendencia es no sancionarlas si el jugador no interviene. En esa no lo hizo. Sin embargo, el hecho de que el tanto llegara tras una segunda jugada sí señalaba un déficit del Atlético, con escasa anticipación. Casi todos los balones divididos eran para jugadores de blanco. El conjunto de Simeone no se encontraba cómodo ni en los medios, ni en su área, donde los locales remataron y mucho durante la primera mitad. Oblak estuvo imperial ante un remate de Varane y estuvo en su lugar frente a Benzema, autor, asimismo, de una fallida chilena. En el grado de intensidad en el que se encontraba el Madrid, la frialdad del francés fue más evidente. A este delantero, espléndido en la combinación, siempre le faltará entrar en trance para ser reconocido en el Bernabéu. Cristiano es lo contrario, en lo bueno y en lo malo. Ante el Atlético, realizó, además, labores poco habituales, como las ayudas en la presión al centro del campo, algo que le sentó a su equipo de maravilla, lo mismo que el hecho de sumar un centrocampista más: Isco. No podía ser de otra forma.A pesar de las ayudas de Griezmann, que las hace todos los días, el Atlético perdió claramente en esa zona. El Cholo alineó a Carrasco y a Saúl, dos fubolistas de grandes condiciones ofensivas, pero que no tienen el sentido táctico, la posición, entre sus cualidades. Ni uno ni otro estuvieron cerca del gol y tampoco donde el Atlético más los necesitaba sin la pelota. No acabaron el partido. Las oportunidades rojiblancas, escasas, llegaron a balón parado, en una acción ensayada que lanzó alta Godín, y en un desmarque al espacio de Gameiro, al que Keylor ganó el mano a mano. Muy poco.Simeone anticipó en su cabeza lo que iba a suceder y se lanzó a por el gol que le diera vida. Torres, Gaitán y Correa fueron sus cambios, en busca de desborde, de pegada, de lo que fuera con tal de ir al Calderón con una prueba de vida entre las manos. Nada cambió, al contrario que en el Madrid, que lejos del foco que alumbra a Cristiano debe mucho a su banquillo esta temporada. Asensio desbordó por la izquierda. A este paso, va a hacer pequeño el debate de Isco. Lucas Vázquez apuró cada metro como se apura el aire en el agua para entregar a Cristiano y demostrar que la excitación también es cosa suya.          

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: AFP

Visto 116 veces

Últimas Noticias

Prev Next

Piden seriedad Autoridades reportan 7 ca…

Piden seriedad Autoridades reportan 7 casos de falso secuestro

Durante la última semana, la Dirección de Trata y Tráfico de Personas de la Policía...

Detenido también golpeaba a su mujer Suj…

Detenido también golpeaba a su mujer Sujeto violó a su cuñada en presencia de su hijo

En el barrio Banzer, ubicado entre el 7mo y 8vo anillo de la avenida Tres...

Tenían 50 procesos en su país Cae peligr…

La policía logró desarticular una peligrosa banda criminal conformada por cuatro ciudadanos paraguayos que realizaron...