Santa Cruz de la Sierra

Los políticos

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

En estos días hay un tema que, justamente, está monopolizando las conversaciones en todos los niveles de nuestra sociedad, es decir, los espantosos incendios que azotan las hermosas tierras chiquitanas. El hecho de que todo político nacional o local que se respete acuda a este nefasto acontecimiento para opinar “in situ” sobre la tragedia ecológica y echarle la culpa al adversario, no nos sorprende. “Ellos son así”, solía decir no sin desdén mi abuelo paterno acerca de los políticos. La ironía de la vida quiso, por cierto, que el hijo de mi abuelo, o sea, mi padre, optara por una carrera política que lo llevaría primero a la presidencia del partido liberal de los Países Bajos y luego al Senado holandés. Mi padre sigue siendo un gran apasionado de la política  y todas nuestras charlas dominicales de larga distancia terminan siempre en detalladas reflexiones sobre el destino del mundo y de los hombres. Bueno, con su lapidaria frase “Ellos son así” mi abuelo, obviamente, quería decir que el único y eterno objetivo de los políticos es buscar votos. Borges lo sintetizó bien en una lejana pero aún actual entrevista con el escritor y periodista argentino Roberto Alifano: “Bueno, yo no sé hasta qué punto la profesión de político es algo limpio; hasta qué punto un político puede ser una persona honrada. Descreo de los políticos. Pero quiero ir un poco más lejos: un político en un país democrático es un individuo que vive haciendo promesas, que vive haciéndose retratar, que vive sonriendo todo el tiempo y estando siempre de acuerdo con el interlocutor. Así recorren todo el país en busca de votos”. Es difícil no estar de acuerdo con Borges en este asunto. No obstante, hay algo en las críticas que se hacen todos los días en todo el mundo en contra de los políticos que no me convence. La política, en último análisis, es un ambiente sucio, pero alguien tiene que dedicarse a este trabajo. Es fácil quedarse en el margen, mostrando las propias manos limpias y burlándose de los políticos “tan ineptos como corruptos”. Tal vez, la política atraiga a un tipo de ser humano particularmente vanidoso y egocéntrico. Pero aun así, hay siempre entre esta casta tan desprestigiada personas con una autentica misión de servir. No sé quién acuñó la frase “El que no vive para servir, no sirve para vivir”, pero es una gran verdad. Y repito: en un grupo repleto de políticos cínicos existe siempre la posibilidad de que se encuentre entre ellos también una persona decente que piensa en el bien común. La tarea del elector es descubrir quién es este Mandela o Churchill boliviano.

Allart Hoekzema Nieboer   MIGAJAS

Visto 384 veces
Más en esta categoría: « Un paseo por la casa Humo »

Últimas Noticias

Prev Next

Fiscalía cruceña desplegará a 61 fiscale…

Fiscalía cruceña desplegará a 61 fiscales de materia en el día de las elecciones

El Fiscal Departamental de Santa Cruz, Mirael Salguero Palma, informó que en atención al instructivo...

Se suicida en Texas una exesclava sexual…

Se suicida en Texas una exesclava sexual adolescente por ser alejada de su explotador

Con apenas 15 años de edad, Letty Serrano, una residente de Houston (Texas, EE.UU.) que...

Defensora paceña contradice y justifica …

Defensora paceña contradice y justifica las vallas de Octubre colocadas en El Alto

La representante de La Paz de la Defensoría del Pueblo, Teresa Subieta, contradijo a la...