Santa Cruz de la Sierra

Justicia para Lula

Información adicional

  • Sienna: tbg-sienna

Las entrevistas de Lula a los medios brasileños e internacionales consolida la versión de que se trata de una condena sin pruebas, de una persecución politica al ex presidente brasileño y de que él es un preso politico. No solo eso, también que la historia política de Brasil fue distorsionada por la decisión de impedir que Lula fuera candidato a la presidencia de Brasil, elección en la cual, según todas las encuestas, Lula hubiera sido elegido presidente del país en primera vuelta. Asimismo, que el candidato lanzado por Lula, Fernando Haddad, habría triunfado, si no fuera por la monstruosa campaña de fake news, con escandalosas mentiras propagadas por robots.
La justicia para Lula no es solo reparar las injusticias que se cometen en contra de él. Es denunciar la farsa de la causa Lava Jato - reiteradamente comprobada por las revelaciones hechas por Intercept Brasil-, desenmascarar su falso combate en contra de la corrupción, procesar, acusar y condenar a los que la pusieron en práctica, al servicio de la ruptura de la democracia, de la destrucción del patrimonio público brasileño en favor de los intereses de EEUU, la liquidación de las politicas sociales de los gobiernos del PT y de los derechos de los trabajadores.
Mientras tanto, la imagen de Lula solo crece dentro y fuera de Brasil. Incluso gente que se había dejado llevar por las acusaciones de corrupción que habrían involucrado a Lula, ahora se dan cuenta, informados de las condiciones jurídicas y políticas de su condena, de que Lula es absolutamente inocente, que no hay un centavo indebido en sus cuentas, que su proceso es político. Que el fue condenado no por pruebas, sino por convicción. No hay derecho que no se apoye en pruebas.
Lula reafirma, por todo ello, que solo saldrá de la prisión con su inocencia reconocida. No acepta acogerse a ningún otro mecanismo, ni siquiera la prisión domiciliaria, a la que tendría derecho a partir de octubre. Porque significaría reconocer la condena y apelar a la prisión domiciliaria a la que tiene derecho un condenado después de cumplir 1/6 de la pena. Lula no reconoce la condena. Solo acepta salir absolutamente inocente.
Ese es el Brasil de hoy:  está preso quien debiera estar presidiendo, a pesar de inocente, mientras que está en la presidencia quien debiera estar preso.

Visto 2361 veces

Últimas Noticias

Prev Next

¿Quién soy?

¿Quién soy?

Subo la escalera en nuestra casa y sé que estoy soñando porque no tengo idea...

Fantasía

Fantasía

Gente que conozco bien pero también numerosas personas que conozco sólo superficialmente me han hecho...

Pepitas de oro

Pepitas de oro

Recibo una llamada del urubicheño Dámaso Vaca quien me pregunta: “¿Estás aprovechando la cuarentena para...