Santa Cruz de la Sierra

La moraleja

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

“Te veo contento esta noche, como si alguien acabara de alabarte. Sé que te agradan los cumplidos. Sos tan vanidoso como yo”, dice mi mejor amigo, el cineasta Tony Peredo. Estamos sentados en el patio posterior de mi casa, bajo un cielo oscuro, oprimente y denso. “Estoy pensando en una querida amiga mía. ¿Te acordás de Anahí?”, le pregunto. Tony dice: “Claro, la cirujana plástica de Montevideo. Excelente mujer, culta y calurosa. Y su marido también, Yamandú. ¡Qué personas más agradables! Inteligentes los dos, y modestos. Sabios, diría”. Explico: “Anahí lee siempre mi columna en ‘La Estrella del Oriente’. Se la mando todos los días”. El cineasta comenta: “Es bueno tener una lectora. Yo me imagino a mi público siempre como una sala llena de mujeres inteligentes y atractivas. Me inspira mucho más en el proceso de la creación”. Coincido: “Sí, ¡guau!, nada más estimulante que una sala llena de musas”. Tony dice: “Mandale besos, saludos y un fuerte abrazo a Anahí por parte mía, y obviamente a Yamandú también. Deciles que los extrañamos”. Confieso: “Estoy contento porque, efectivamente, Anahí acaba de alabarme. Me escribe que le gusta mi manera de escribir ya que, según dice ella, dejo siempre ciertos mensajes”. El cineasta pregunta: “¿Y qué le contestaste?”. Digo: “Le expliqué que mis mensajes a menudo no son tan deliberados. Parafraseé a Kipling diciendo, prácticamente, que escribo la fábula sin conocer la moraleja”. Tony dice: “Ah sí, conozco la frase. Borges la cita en varios textos suyos. Vos sabés que yo logro salvarme en ciertos ambientes cultos gracias a mis lecturas de Borges”. Observo: “Yo sé que tu falsa modestia es tan notoria como la mía. Sos el amigo más culto que tengo”. El cineasta me mira no sin gratitud. Me dice: “Pero lo que le dijiste a Anahí no es verdad. Vos, en realidad, sos un moralista. Y eso es inevitable porque sos holandés. Los holandeses son un pueblo admirable con grandes logros sociales. Un pueblo abierto pero también sabelotodo. O sea, opinan mucho. Podemos decir que es un pueblo bastante intruso”. Reconozco: “Tenés razón, creo, en cuanto a la índole holandesa. Pero yo vivo fuera de mi país desde el lejano 1992. Mi moralismo holandés se ha diluido muchísimo en el transcurso de los años, ¿no es cierto?”. Tony dice: “Sospecho que vas a escribir sobre esta conversación”. Yo digo: “Es probable”. El cineasta concluye: “Cuando salga la columna yo te voy a explicar la moraleja”.

Allart Hoekzema Nieboer   MIGAJAS

Visto 325 veces
Más en esta categoría: « La fricasería Arte sacro »

Últimas Noticias

Prev Next

Oración

Oración

Mi hijito Sebastián me despierta temprano en la mañana. Una lluvia torrencial azota el viejo...

Añez asegura que convocará a elecciones …

Añez asegura que convocará a elecciones con o sin ayuda de la bancada del MAS

La presidenta del Estado, Jeanine Añez, aseguró hoy que convocará a las elecciones con o...

Empresarios privados reconocen a Áñez y …

Empresarios privados reconocen a Áñez y llaman a recuperar actividad productiva

La Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) expresó la tarde de este jueves su...