Santa Cruz de la Sierra

Viajar

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

Mi hijito Sebastián dice: “Papá, los abuelos y la tía Yudit por fin volvieron. ¿Por qué se han quedado tanto tiempo en Estados Unidos?”. Le explico: “Bueno, en primer lugar, tu abuela Josefina y tu abuelo, el papá Hugo, tuvieron que hacer toda una serie de controles médicos. Y la tía los  acompañó. Luego, cuando la situación aquí en Bolivia se puso medio fea por culpa de la política, decidieron quedarse un par de semanas más. Ahora volvieron porque todo volvió a la normalidad, es decir, más o menos”. Mi hijito dice: “Papá, quiero viajar también”. Le pregunto: “¿Adónde querés ir?”. Sebastián contesta: “A Holanda. Extraño al mar, a la piscina y a mis abuelos en Holanda también. ¿Podemos ir mañana?”. Digo: “No podemos viajar ahora, me temo. El año escolar no ha terminado todavía. Tenés exámenes por lo menos hasta el próximo viernes”. Mi hijito propone: “Entonces, vamos a viajar el próximo sábado. Es una buena idea, ¿no es cierto?”. Reconozco: “Tu idea no es tan mala. El problema es que no nos da el tiempo para organizar semejante viaje. Yo soy holandés, vos tenés la doble nacionalidad, pero tu mamá es sólo boliviana y necesita una visa para poder viajar a Holanda. Y conseguir la visa es una cosa complicada y larga. Entonces, lo veo muy difícil”. Sebastián insiste: “Pero extraño al mar de Holanda”. Comento: “Ay, Sebastián, ahora hace mucho frío en Holanda. El mar de invierno no es tan bonito. Además, vos sos súper friolento”. Mi hijito rebate: “Es verdad. Yo soy friolento, pero me voy a abrigar bien, con ropa holandesa. Hace dos años estuvimos también en Holanda en el mes de diciembre, ¿no te acordás? Corrí en la playa con chompa, gorra, botas y guantes holandeses. Y no sentí el frío”. Admito: “A mí también me gustaría viajar a Holanda, porque no vamos desde aquel invierno de dos años atrás. Tus abuelos de Holanda te extrañan mucho, y a tu mamá y a mí también. Tus abuelos ya son ancianos. Ellos quieren pasar unas semanas contigo”. Sebastián dice: “Extraño también a mi tía Martine y a mi tío Cliff. Ellos son holandeses, como vos y yo”. Lo corrijo: “Tu tío Cliff no es holandés. No tiene la doble nacionalidad. Él es sólo inglés”. Mi hijito agrega: “Y mi mamá es sólo boliviana. A mi mamá le gusta mucho viajar, ¿a mi tío Cliff también?”. Respondo: “No, tu tío Cliff detesta viajar. Es un hombre particular. Tiene miedo a volar”. Sebastián concluye: “Mi tío Cliff debería viajar conmigo. Yo le voy a enseñar a viajar sin miedo. Viajar es bellísimo”.

Allart Hoekzema Nieboer   MIGAJAS

Visto 221 veces

Últimas Noticias

Prev Next

El TAS reduce la sanción al Chelsea, aut…

El TAS reduce la sanción al Chelsea, autorizado a fichar jugadores en enero

 El Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) redujo hoy la sanción al Chelsea, suspendido de incorporar...

Diputado mexicano solicita a sus colegas…

Diputado mexicano solicita a sus colegas aporte mensual para Evo

El diputado mexicano Gerardo Fernández Noroña, de tendencia de izquierda, solicitó por escrito a sus...

Mercosur: Argentina y Brasil respaldan t…

Mercosur: Argentina y Brasil respaldan transición a cargo de Áñez

En la última reunión del Mercosur (Mercado Común del Sur) en Brasil, los actuales gobiernos...