Santa Cruz de la Sierra

Cultura

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

“¿Cómo ves la actual situación política en el país? No es tan sorprendente que haya muchísimos actores viejos en busca de un papel en esta fase de transición, ¿verdad?”, le digo por teléfono a mi mejor amigo, el cineasta Tony Peredo, quien responde: “Y qué te puedo decir… Creo que es tiempo de nuevos actores. Y debería existir una ley donde los decretos y todo lo que se vaya a hacer tengan participación directa de la población a través de cabildos”. Comento: “Tal vez no sea una mala idea”. Tony explica: “Claro, así se termina la corrupción y los arreglos debajo de la mesa. Es más difícil negociar con muchos que negociar con uno solo”. Coincido: “Sí, la corrupción es un problema gigantesco, junto a la impunidad”. El cineasta dice: “Exacto”. Agrego: “Otro problema son las grandes desigualdades socio-económicas en Bolivia. Aquí hay gente extremadamente rica y gente extremadamente pobre”. Tony observa: “Así es, querido Allart. Pero es bien complicado el asunto del rico y el pobre, porque a veces la pobreza viene acompañada de ignorancia. Y la riqueza también”. Admito: “Sin duda, pero las estadísticas no mienten. En Europa, por ejemplo, hay más igualdad en los ingresos. En América Latina menos. ¿Quién tiene más bienestar y sociedades más avanzadas?”. El cineasta dice no sin hesitación: “Es verdad… Pero, querido amigo, no te olvides que los europeos tienen más historia y más cultura cívica. Ellos han llegado a un entendimiento de que existe otra forma de igualdad y equilibrio. Sería lindo en un sentido utópico si no existiera la pobreza, pero yo siento que hay gente que no merece tener más de lo que posee. Quizá sea mi lado conservador y pesimista”. Sugiero: “Digamos que Bolivia necesita más igualdad en cuanto a las oportunidades. O sea, igualdad al inicio del camino de cada uno, no al final. No podemos decir que aquí existe meritocracia”. Con la misma hesitación, Tony medita: “Sí, okey… Pero siento que antes de que seamos ricos monetariamente deberíamos enriquecer nuestro conocimiento, es decir, nuestra cultura. Repito, aquí en Bolivia hay mucha ignorancia, en todos los estratos sociales. En una sociedad se precisa cultura para poder manejar bien y equitativamente la plata. Construir un país de buena convivencia es un trabajo largo, de mucha paciencia, porque todo al final pasa por la educación. Hay que enseñarles a los niños el valor de la cultura, un conjunto de ética y estética, para que sean ciudadanos tan críticos como empáticos. Ay, Allart, es una tarea titánica”.

Allart Hoekzema Nieboer   MIGAJAS

Visto 799 veces

Últimas Noticias

Prev Next

La llegada

La llegada

Mientras la pandemia no da muestras de debilidad, me llama mi amigo Tony Peredo, un...

¿Quién soy?

¿Quién soy?

Subo la escalera en nuestra casa y sé que estoy soñando porque no tengo idea...

Fantasía

Fantasía

Gente que conozco bien pero también numerosas personas que conozco sólo superficialmente me han hecho...