El monito y la ardilla

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

Estoy con mi hijito Sebastián y mi sobrino Sergito en el zoológico municipal. Sergito dice: “Quiero ver a los cocodrilos”. Su primo le explica: “Aquí no hay cocodrilos. En Bolivia sólo existen lagartos y yacarés”. Sergito rebate: “Lo sé, pero yo los llamo cocodrilos. Me gusta más el nombre cocodrilo”. Sebastián dice: “Yo quiero ver al jaguar. ¿Sabés cuál es el nombre científico del jaguar?”. Sergito contesta: “Tigre americano. Es fácil”. Mi hijito comenta: “No es fácil y no es tigre americano. El nombre científico del jaguar es panthera onca. Mi papá y yo lo aprendimos en el museo de historia natural. ¿Sabés que de grande voy a ser el director del  museo de historia natural? Y también voy a ser el director del zoológico”. Ahora Sergito le pregunta: “¿Cuál es tu animal favorito aquí en el zoológico?”. Mi hijito responde: “La ovejita. Vamos a la granja, hay dos corderitos nuevos, son lindos y tiernos”. Su primo dice: “No me gustan las ovejas. A mí me gustan los cocodrilos. Quiero ver a los cocodrilos”. Propongo a los dos niños: “Vamos a visitar a los lagartos y después vamos a ir a la granja”. Ambos, sorpresivamente, aceptan mi sugerencia. Yendo hacia la zona de los lagartos, caimanes y yacarés pasamos por la jaula del monito león. Sebastián lo mira al monito y le dice: “Hola, amigo, si querés jugar conmigo y con mi primo Sergio podés visitarnos en la casa de nuestra abuela. Estamos allí durante las vacaciones”. Luego pasamos por la jaula de la ardilla boliviana y Sergito le dice a la ardilla: “Hola, amiga. Vos también podés jugar esta noche con nosotros en la casa de la abuela Josefina, si querés”. Hacemos todo el recorrido del zoológico y a la vuelta pasamos nuevamente por las jaulas del monito y la ardilla. No están, ni la ardilla boliviana ni el monito león. Sergito dice: “Tenemos que apurarnos, Sebastián. Ya están en la casa de la abuela”. En la casona cruceña de antaño de mis suegros cenamos, miramos tele y jugamos un ratito con los legos. Luego nos acostamos. Estoy con fiebre y tengo sueños extraños. Escucho sonidos de animales. Parece que hay un monito león y una ardilla boliviana en la habitación de al lado, donde duermen Sergito y Sebastián. El monito grita: “¡Iiii-iiii!”. Y la ardilla chilla: “¡Pii-pii-pii!”. Al día siguiente, tempranito, entran mi hijito y su primo a mi habitación. Les pregunto: “¿Cómo durmieron? Yo dormí mal. Tuve sueños inquietos y escuché ruidos de animales”. Sergito dice: “Nosotros dormimos súper bien, tío. Pero en el cuarto huele a popó de monito y ardilla”.

Allart Hoekzema Nieboer   MIGAJAS

Visto 719 veces