Santa Cruz de la Sierra

Siete datos interesantes sobre la pasankalla

Siete datos interesantes sobre la pasankalla Foto: Referencial

Información adicional

  • Brown: tbg-brown

Es un bocadillo consumido en todas partes de Bolivia en una variedad de presentaciones. Aquí algunos datos sobre la pasankalla que tal vez no conocías.

1.- La pasankalla se realiza a partir de diversos tipos de granos de maíz que contienen hidratos de carbono, vitaminas A, B1, B2, B3, B6, B9, E y C, fibra, potasio, magnesio, hierro, calcio, zinc, sodio y fósforo.

2.- Aunque el alimento es típico de la localidad de Copacabana en La Paz, también es conocido en el oriente boliviano como pororó y en Argentina como tutucas.

3.- Incluso antes de la colonia, los nativos ya realizaban maíz inflado en ollas de arcilla.

4.- El procedimiento para su preparación consiste en calentar el agua al interior del grano de maíz a altas temperaturas, lo cual provoca que se reviente.

5.- Para su preparación, primero se seca los granos y luego se los cocina en pequeños hornos que giran. Una vez cocinados, se abre el horno de manera repentina y la pasankalla sale expulsada con fuerza.

6.- La técnica utilizada para esta preparación fue descubierta de manera accidental por el científico estadounidense Alexander P. Anderson cuando teorizaba sobre el agua presente en los granos de arroz.

7.- Aunque el producto ha sido industrializado y exportado a EEUU y Europa, su preparación artesanal en Bolivia se mantiene, así como su venta en los distintos mercados del país.

Redacción: Leo.com                                                                                                                            

Fuente: Agencias

Visto 558 veces

Últimas Noticias

Prev Next

Fantasía

Fantasía

Gente que conozco bien pero también numerosas personas que conozco sólo superficialmente me han hecho...

Pepitas de oro

Pepitas de oro

Recibo una llamada del urubicheño Dámaso Vaca quien me pregunta: “¿Estás aprovechando la cuarentena para...

El pacto

El pacto

En medio de la tan vasta como persistente pandemia hablo una vez al día por...