Santa Cruz de la Sierra

Tarea en alemán

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

Estamos almorzando en la casa de la tía Angélica. Mi hijito Sebastián juega con la comida en vez de comerla. Mi sobrino Sergito, quien acaba de llegar de Estados Unidos donde nació el bebé de su hermana Irene, dice: “Tío, Sebastián y yo ya tenemos muy buenos planes para la tarde. Hace mucho que no juego con mi primo. Entonces, primero vamos a ir al zoológico. Luego queremos visitar la plaza 24 de Septiembre para darle de comer a nuestras amigas, las palomas. Y al final vamos a ir al museo de historia natural. Son muy buenos nuestros planes, ¿no es cierto, tío?”. Reconozco que los planes de mi sobrino y mi hijito son excelentes, pero lamentablemente me veo obligado a arruinar la fiesta. Explico: “Ay, Sergito, lo siento mucho. Estuviste ausente durante más de una semana. Tenés un montón de tarea. Y no se trata de tarea cualquiera, sino de tarea en alemán. Pero no te preocupes. Yo te voy a ayudar. Tu madre me lo pidió”. Sergito le pregunta a su primo Sebastián: “¿Por qué ya no estás en el colegio alemán? Debe ser por la tarea. Te dan demasiada tarea, ¿no es cierto?”. Mi hijito contesta: “No fue por la tarea. Fue por la plata. Mi papá dice que el colegio alemán es carísimo. Ahora estoy en un colegio barato”. Protesto: “No fue por plata, hijo. El colegio alemán no me gustó, ni a tu mamá”. Mi sobrino dice: “Demasiada tarea, ¿verdad, tío?”. Repito: “No fue por la tarea”. Sebastián insiste: “Fue por la plata”. Ahora digo: “Vámonos. Los dos tienen tarea. Vamos a estudiar arriba”. En la habitación del segundo piso abro primero la mochila de Sergito. Saco su agenda. Mi hijito Sebastián exulta: “¡Sííí! ¡Me acuerdo! ¡Es el ‘Hausaufgabenheft’!”. Sergito le pregunta, no sin asusto: “¿Qué es eso?”. Mi hijito dice: “Me acuerdo del ‘Hausaufgabenheft’. Es el cuaderno de la tarea. Me gustaba mucho ese cuaderno. Todos los días estaba lleno de palabras raras. Me encanta el alemán, porque suena muy chistoso. Suena tan chistoso como el holandés, ¿verdad, papá?”. Decido no comentar. Verifico lo que Sergito tiene que hacer para mañana. “Es muchísimo, me temo. Vamos a abrir la mochila de Sebastián”, propongo. Sebastián saca un libro de música, el cancionero patriótico. Nos dice: “En mi colegio no tenemos ningún ‘Hausaufgabenheft’. Extraño mucho mi ‘Hausaufgabenheft’ del colegio alemán. En mi colegio la profe escribe la tarea en la pizarra”. Sergito pregunta: “¿Qué tenés para mañana?”. Sebastián responde: “Tengo que aprender la letra del himno nacional. Pero no me gusta. El español no suena chistoso”.

Allart Hoekzema Nieboer   MIGAJAS

Visto 485 veces

Últimas Noticias

Prev Next

La llegada

La llegada

Mientras la pandemia no da muestras de debilidad, me llama mi amigo Tony Peredo, un...

¿Quién soy?

¿Quién soy?

Subo la escalera en nuestra casa y sé que estoy soñando porque no tengo idea...

Fantasía

Fantasía

Gente que conozco bien pero también numerosas personas que conozco sólo superficialmente me han hecho...