Santa Cruz de la Sierra

El sueño del bandolero (40)

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

Le confieso a la bonitísima psicopedagoga del colegio “Adolfo Kolping” que siento un gran alivio.

   —El hecho de que mi hijito Sebastián haya dibujado una momia y una serpiente es una mejora —le explico—. Significa que ya no está tan obsesionado con la historia del bandolero Hurtado.

   —No, don Allart, se equivoca. Su obsesión sigue tan fuerte como antes —rebate ella—. Hablé un rato con Sebastián y me contó que la momia es la figura principal del nuevo filme de Tony Peredo.

   —¿Y por qué decidió dibujar una serpiente? —quiero saber—. ¿Eso acaso se lo contó también?

   —Sí, me dijo que quería agregar un elemento clave. Dijo que la serpiente le iba a gustar a su tío.

   Pienso en los tres elementos clave de la teoría literaria de mi suegro don Hugo Sosa. Luego digo:

   —A propósito del cineasta Tony Peredo, ¿ya se fue? Hizo un rodaje muy rápido aquí, entonces.

   —Sí, la diversión no duró mucho. El músico de Urubichá, quien tocaba las lindísimas chovenas, recibió una llamada y luego se fueron. Tony me dijo que iban a hacer otro rodaje, en una clínica.

   Suena el timbre del colegio y veo a mi hijito salir de su curso como un rayo. Lamentablemente, tengo que despedirme de manera muy apresurada de la adorable psicopedagoga y me pongo a perseguir, no exactamente como un rayo, a Sebastián. Menos mal que apenas fuera del portón se detiene para comprar una bolsita de pipocas, así que lo puedo agarrar. Justo en este momento nos topamos con el taxista don Braulio Robles quien nos enseña su auto estacionado frente al colegio.

   —Vamos a hacer una carrera como en los viejos tiempos —nos propone—. Súbanse los dos.

   —No, gracias —digo—. Preferimos caminar. Nuestra casa queda muy cerca. Usted lo sabe.

   —Vamos —insiste el taxista—. Los voy a llevar a un lugar secreto. Les va a gustar, estoy seguro.

   —Vamos —dice ahora mi hijito Sebastián también—. Los lugares secretos me gustan muchísimo.

   Me rindo. Nos subimos, pero me arrepiento inmediatamente porque don Braulio, creyéndose el buen Sancho Panza de verdad, comienza a darme consejos prácticos acerca de la trama del libro.

   —Lo siento mucho, don Allart, pero se nota mi ausencia en el desarrollo de la historia —comenta el taxista—. Realmente, yo tendría que estar más presente y evitar que usted tienda toda una serie de cortinas de humo. Me necesita para contar los acontecimientos de manera directa.

   —Al menos podría decirme de manera directa adónde nos lleva —le digo. Continuará.

 

Allart Hoekzema Nieboer   MIGAJAS

Visto 389 veces

Últimas Noticias

Prev Next

En tecnología nuclear-10 científicos bol…

En tecnología nuclear-10 científicos bolivianos a Rusia para especializarse

Diez jóvenes bolivianos becarios partirán, rumbo a Rusia para especializarse en diversas ramas relacionadas a...

La política de Trump hacia México

La política de Trump hacia México

Derrotamos los aranceles de Donald Trump, pero los mexicanos no podemos descansar en nuestros laureles...

Alianzas que ayudan

Alianzas que ayudan

La ciudad peruana de Ilo fue el escenario en el que se llevó a cabo...