Santa Cruz de la Sierra

El incendio (II)

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

El alcalde de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra estaba sentado frente a nosotros, en la misma mesa, durante la trascendental fiesta en el jardín de mis suegros. Estaba siguiendo nuestra conversación en silencio. El hombre siempre me ha caído bien, porque a lo largo de su vida supo convertir sus terrores en sarcasmos y a pesar de ser político no se siente indispensable para la marcha y el equilibrio del mundo.
Mi amigo, el cineasta Tony Peredo, le dijo al alcalde: “Me contaron que la biblioteca de la Estación Argentina tiene calefacción central mediante tuberías con el fin de mantener los libros secos en los depósitos subterráneos. ¿Fue un diseño suyo, ingeniero?” El alcalde contestó: “No me gusta hablar de mi trabajo. Pero sí me gusta hablar de Wittgenstein.” Luego me miró a mí y dijo: “A propósito, me han dicho que el fantástico busto que me regaló su esposa Emma representa a Wittgenstein. ¿Es verdad?” Yo dije: “No, alcalde. Es mentira. Fue un invento mío, porque se parece mucho al filósofo austro-inglés. Pero Emma no creó el busto con la idea de hacer un retrato de él.” El alcalde comentó: “Bueno, ahora está allí en mi escritorio, el viejo Ludwig, mirándome todo el tiempo. Es severísimo, mi viejo Ludwig.” El cineasta Tony Peredo observó: “No fue solo filósofo sino ingeniero también. Inventó un motor a reacción que se utilizaría para helicópteros.” El alcalde de pronto se puso melancólico. Dijo en voz baja: “Pobre Ludwig. Murió tras negarse a recibir tratamiento contra el cáncer de próstata. ¿Sabían ustedes que la palabra ‘próstata’ como la entendemos nosotros es el producto de un error de traducción? El término se origina por la mala lectura de un manuscrito de Galeno, gran frecuentador de la mítica biblioteca de Alejandría. Se confundió la verdadera palabra griega para esa maldita glándula masculina, ‘parastates’, con otra palabra griega que no tenía ninguna connotación médica, ‘prostates’. Esta última palabra significa ‘jefe’. ¿Y sabían ustedes que el jefe de la actual biblioteca Estación Argentina se llama justamente ‘prostates’?” Mi hijito Sebastián, que estaba moviéndose impacientemente en mi regazo, dijo: “Uhu, papa. No me gusta esta charla.” El cineasta Tony Peredo coincidió: “Tenés razón. Es una charla para viejos.” Sebastián concluyó: “Sí, ustedes son viejos y yo soy nuevo.”
Sin embargo, el alcalde no quiso abandonar el tema de la conversación y lo que estaba por decir se convertiría para mí en un reto único y… desastroso. Continuará

Visto 344 veces Modificado por última vez en Lunes, 04 Septiembre 2017 23:10

Últimas Noticias

Prev Next

Desde Sucre Iglesia pide respetar el 21F…

Desde Sucre Iglesia pide respetar el 21F y evitar las peleas

La Iglesia católica de Sucre pidió ayer jueves  a los actores políticos respetar el resultado...

Carlos Mesa Acusan a Procuraduría de fal…

Carlos Mesa Acusan a Procuraduría de falsedad ideológica

El expresidente y actual vocero de la demanda marítima, Carlos Mesa, presentó un tercer memorial...

Alter Ego (V)

En el célebre establecimiento balneario italiano ‘Il Gabbiano’, sobre un paseo marítimo que de alguna...