Santa Cruz de la Sierra

El incendio (III)

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

El alcalde dijo: “Adivinen cuál es mi cita favorita de Ludwig Wittgenstein.” El erudito cineasta Tony Peredo confesó: “A mí me gusta mucho lo que dijo sobre la filosofía y el espíritu competitivo. En filosofía el ganador de la carrera es aquel que sabe correr más lentamente, o sea, el que llega último.” Mi hijito Sebastián comentó: “A mí me gusta llegar primero.” Tony le dijo: “Lógico, lo sé. Porque vos sos nuevo y nosotros somos viejos, sobre todo tu papá.” Sebastián exclamó: “¡Sííí! Mi papá es muy viejo. Ya no sirve.”
El alcalde insistió: “Adivinen.” Yo intenté: “Tal vez… ¿Nada es tan difícil como no engañarse?” El alcalde dijo: “No, pero ya estuvo más cerca. Entonces, ¿se rinden?” Sebastián dijo: “Jamás. Es un juego y los buenos jugadores no se rinden.” El alcalde sonrió, esperó y al cabo de unos segundos reveló: “Si un hombre pudiese escribir un libro sobre ética que fuese verdaderamente un libro sobre ética, ese libro, como una explosión, aniquilaría todos los demás libros del mundo.”
Nadie dijo nada durante un minuto por lo menos. Luego el cineasta Tony Peredo rompió el silencio con un comentario superfluo: ¡Wow! El libro de la ética, bello y terrible a la vez. Sería una tarea para vos, Allart. Tenés una mente rara que sabe producir un caos bastante explosivo.” El alcalde mi miró fijo, diciendo: “No voy a decir que usted es un buen escritor. Por dos motivos. Primero, no me gusta la lisonja. La veo todos los días con gente que busca manipularme. Me da asco. Segundo, no le puedo mentir. Usted escribe cosas bonitas, a veces hasta interesantes, pero por lo general trabaja por debajo de sus posibilidades. En sus escritos nunca ha podido alcanzarse a sí mismo.” Por cortesía le dije: “Gracias por ser sincero conmigo.” El alcalde rebatió: “De nada. Y voy a ser aún más sincero. Usted debería revelar tremendos secretos que nadie conoce. Cosas casi inconfesables que solo podríamos susurrar al oído de un borracho o de un moribundo. Y si no puede hacer eso es mejor que se calle.”
Pensé en lo último que había dicho el alcalde. Obviamente conocía la bellísima obra del cortesano del vacío Emil Cioran, un hecho que de alguna manera me confortó. Le dije, citando a alguien que no era Cioran ni Wittgenstein: “No provoques a un cretino para que escriba una obra maestra; podría lograrlo.” Continuará

 

Allart Hoekzema Nieboer MIGAJAS

Visto 220 veces Modificado por última vez en Martes, 05 Septiembre 2017 23:19

Últimas Noticias

Prev Next

Cuatro actrices de “Sin Senos Sí Hay Par…

Cuatro actrices de “Sin Senos Sí Hay Paraíso” se destapan en un bikinazo

Primero fue “La Diabla”, Majida Issa, luego Catalina ‘la pequeña’, Carolina Gaitán. Ahora cuatro actrices...

Kim Kardashian hizo 10 millones de dólar…

Kim Kardashian hizo 10 millones de dólares en un solo día con su perfume

En una década Kim Kardashian pasó de ser una socialité a una empresaria dueña de...

La camiseta de la Selección Colombia nun…

La camiseta de la Selección Colombia nunca lució tan bien, gracias a Miss Universo

La nueva camiseta de la Selección Colombia tiene una modelo de mucha altura y es...