Santa Cruz de la Sierra

El sueño del bandolero (56)

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

Ahora resulta ser que la hermana menor del bandolero Hurtado, quien fue violada y luego matada por cinco hijos de padres adinerados, se llamaba Liliana, un hecho que ninguno de nosotros sabía.

   —Debe haber un nexo con la “hembrita fabulosa”, la mujer única e irrepetible con la que usted pasó un rato muy placentero —le digo al taxista don Braulio Robles, mientras una horrible náusea se mezcla con mi persistente vértigo, dejándome prácticamente al borde de un colapso nervioso. 

   —Sí, excelente observación —dice el urubicheño Dámaso Vaca y luego se dirige también a don Braulio—. No puede ser una casualidad. ¿Cuál es la relación entre Liliana Hurtado y Liliana Haber?

   El taxista nos está mirando muy raro. Parece herido, como si fuera víctima de una broma pesada.

   —¿De qué “hembrita fabulosa” me están hablando? —pregunta—. ¿Y quién es Liliana Haber?

  Mientras yo me pregunto: “¿Qué diablos puede haberle causado este extraño ataque de olvido a don Braulio?”, veo al cineasta Tony Peredo febrilmente hojeando el cuaderno en busca de algo.

   —Decí vos cuál es la relación entre las dos “Lilianas” —dice Tony no sin disgusto—. El cuaderno es tuyo. Vos conocés este relato. No encuentro a ninguna Liliana Haber entre las páginas. Pero sí veo que más adelante va a aparecer un personaje de nombre Christian Haber. ¿Quién sería él?

   —¿Christian Haber? —repito, acercándome unos centímetros más al colapso—. ¿Estás seguro, Tony? Inicialmente, quise mezclar la vida del bandolero Hurtado con la de un personaje ficticio. Escogí al azar el nombre Cristian Haber para un músico de mala fama, oriundo del norte de Italia. Me pareció interesante entretejer las aventuras de un hombre potencialmente bueno quien se ve obligado a optar por el crimen con las de un hombre potencialmente criminal quien se vuelve bueno. Además, me atrajo la idea de jugar con la  yuxtaposición de dos épocas diferentes, es decir, los años veinte de Hurtado y el presente de Haber. Pero al final descarté todas esas posibilidades. Decidí borrarlo a Cristian Haber como personaje. Entonces, es imposible que aparezca en el relato.

   —Veremos —dice Dámaso—. Ahora, si están de acuerdo, escuchemos cómo prosigue el relato.

   —¡Sí, tío Tony! ¡Seguí leyendo! —exulta mi hijito Sebastián—. Me encanta el relato de mi papá.

   Ya no tengo las fuerzas para explicarle a Sebastián que el cuaderno no puede ser mío. Con un hilo de voz, logro decir sólo que prefiero volver a mi casa. Continuará.

 

Visto 271 veces Modificado por última vez en Miércoles, 10 Abril 2019 16:50

Últimas Noticias

Prev Next

En tecnología nuclear-10 científicos bol…

En tecnología nuclear-10 científicos bolivianos a Rusia para especializarse

Diez jóvenes bolivianos becarios partirán, rumbo a Rusia para especializarse en diversas ramas relacionadas a...

La política de Trump hacia México

La política de Trump hacia México

Derrotamos los aranceles de Donald Trump, pero los mexicanos no podemos descansar en nuestros laureles...

Alianzas que ayudan

Alianzas que ayudan

La ciudad peruana de Ilo fue el escenario en el que se llevó a cabo...