Santa Cruz de la Sierra

El sueño del bandolero (77)

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

Sigo charlando con la bella psicopedagoga mientras mi hijito Sebastián se encamina a su curso.

   —Tengo un dato importante —dice ella no sin misterio—. Puedo ayudarlo a terminar el libro.

   —Me siento halagado —comento—. Pero estoy cansado. No sé si quiero terminar mi libro.

   —Soñé otra vez con el bandolero Hurtado —anuncia—. Ya se lo conté a Tony. Fue la primera cosa que hice cuando me desperté esta mañana. Mi sueño le gustó mucho a su mejor amigo, don Allart. Me dijo que lo podía transformar en una hermosa escena cinematográfica. Bueno, es decir, todo lo que le conté de mi sueño le pareció fantástico menos la última parte. Tony es vanidoso.

   —Lo sé —digo—. No es solamente el mejor amigo que tengo, sino también el más narcisista.

   —Sí, esa es la palabra correcta —coincide ella con su inigualable risa plateada de miles de pequeñas campanillas—. De todas maneras, vuelvo a decirle que mi sueño le puede ser de gran ayuda como para terminar bien su novela por entregas. Es una escena clave, me lo confirmó Tony.

   —Mi suegro tiene una particular teoría literaria con tres elementos clave —le explico—. Es decir, el mar, el amor y la muerte. Me parece que mi suegro está bastante obsesionado con la muerte.

   —Bueno, mi sueño contenía una muy concreta amenaza de muerte —dice la psicopedagoga—. Se lo voy a contar. Me encuentro con Hurtado quien, por cierto, sigue asemejándose muchísimo a Tony. Estamos en una plazuela, no sé dónde, puede ser Concepción o también Urubichá, uno de esos lugares con el típico ambiente de las misiones jesuíticas. Vemos a un militar flaco y huesudo, tal vez un sargento, montado en un bellísimo tordillo, quien se nos acerca desde una esquina de la plaza. En el mismo momento divisamos a otro militar, de constitución más robusta, me parece un soldado común, quien está en el techo de teja de la iglesia colonial, apuntándonos con su rifle.

   —¿Entonces? —le pregunto en voz baja—. ¿Qué pasa? ¿El soldado robusto se atreve a disparar?

   —Ay, no sé qué pasa —reconoce la psicopedagoga—. Allí la imagen de la plazuela se me borra.

  —Imagino que por eso no le gustó a Tony la última parte —observo—. Fue un sueño inconcluso.

  —No es un sueño inconcluso —dice ella—. Después de la imagen de la plaza viene otra imagen, esta vez del bandido Hurtado o, mejor dicho, Tony disfrazado de Hurtado, hablando en su sueño.

   —¿Qué dice? ¿Y, sobre todo, en qué idioma? —quiero saber yo. Continuará.

 

Visto 256 veces Modificado por última vez en Viernes, 10 Mayo 2019 15:41

Últimas Noticias

Prev Next

Gobierno Municipal hará realidad moderno…

Gobierno Municipal hará realidad moderno complejo educativo para Bellas Artes

El Gobierno Autónomo Municipal de Santa Cruz de la Sierra mostró este martes el Complejo...

A 10 años de su muerte: ¿qué habría sido…

A 10 años de su muerte: ¿qué habría sido de la música sin Michael Jackson?

Se cumplen 10 años de la muerte del "rey del pop", en un momento en...

Apuntan a un menor de 15 años como presu…

Apuntan a un menor de 15 años como presunto autor de la muerte en Trinidad Pampa

La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de La Paz informó que un...