Santa Cruz de la Sierra

El sueño del bandolero

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

Entonces, en el sueño de la lista y afable psicopedagoga del colegio “Adolfo Kolping” el bandolero Hurtado tiene el mismo aspecto físico que el cineasta Tony Peredo. Además, parece que él, a su vez en los sueños suyos, experimenta una metamorfosis. Es decir, se transforma en otra persona, probablemente alguien del norte de Italia, quien habla italiano con un acento alemán. Pienso en los últimos pasajes del cuaderno leídos en voz alta por Tony anoche en la clínica El Trompillo, la escena en la que Hurtado le manda un mensaje al subprefecto de Urubichá escrito en alemán.
   —¿Conoce al cura de la iglesia de San Gabriel? —pregunto—. ¿Acaso Hurtado habla como él?
   —Sí, exactamente —contesta la psicopedagoga—. Cuando esta mañana le conté mi sueño a su mejor amigo hice la misma comparación. Y Tony se ofendió. Por eso no le gustó la última parte de mi sueño. Él dice que no habla italiano como un torpe alemán sino como un orgulloso siciliano.
   —Eso suena como Tony —reconozco—. Entonces, por eso me dijo que era vanidoso, ¿verdad?
   —Claro —responde ella—. ¿Sabe que Tony me dijo algo más? Probablemente no le va a gustar, pero me dijo que usted, don Allart, también habla italiano con un acento alemán. Como el cura.
   —¿Cómo puede decir semejante barbaridad? —digo—. Yo hablo italiano con un acento neutro.
   —Usted mismo me dijo durante nuestro primer encuentro aquí en el colegio que el holandés se parece mucho al alemán. Por eso fue fácil para su hijo Sebastián aprender ese idioma. Así me lo explicó. Y me dijo también que Sebastián domina el italiano ya que ustedes suelen hablar esa lengua en su casa —observa la psicopedagoga con la fría objetividad de una científica—. Pero yo ya sabía que se iba a ofender, porque al final usted es tan narcisista como su mejor amigo Tony.
   —No llevo ropa elegante —protesto—. Y no me desagrada ensuciarme. No soy como Tony.
   —¿Y qué tienen que ver esas superficialidades con la verdadera vanidad? —me pregunta con su astuta y desarmadora sonrisa—. Usted es narcisista porque le encanta ser el centro de atención, inclusive más que Tony, ahora que lo pienso bien. Al final, siempre habla de sí mismo en sus columnas de “La Estrella del Oriente”. Usted es el verdadero protagonista de su propio libro.
   —¿Le parezco tan egocéntrico? —le pregunto no sin sonrojo—. ¿Me lo está diciendo en serio?
   —No estoy bromeando, don Allart —confirma la psicopedagoga. Continuará.

Visto 233 veces

Últimas Noticias

Prev Next

Concejo Municipal verificará trabajos de…

Concejo Municipal verificará trabajos del nuevo relleno sanitario previo a su apertura el 1 de julio

El Concejo Municipal decretó este miércoles que la Comisión Mixta se hará presente durante los...

Contraloría descarta juicio contra la hi…

Contraloría descarta juicio contra la hija del fiscal Lanchipa

La rectificación de los datos en la declaración jurada está amparada por un decreto, afirmó...

Presentarán denuncia contra Evo por ofre…

Presentarán denuncia contra Evo por ofrecer obras a cambio de votos

En el municipio cochabambino de Morochata, el presidente Evo Morales pidió el martes a su...