Santa Cruz de la Sierra

Los pájaros (III)

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

Mientras afuera los miles de cotorras bolivianas estaban formando una figura de dos líneas sólidas y una línea de base quebrada, Armando, el dueño del restaurante ‘Hua Yuan’, dijo: “Hablando de alegorías, hay una antigua historia china acerca de una bandada de pájaros que tienen que superar ocho pruebas. Es el clásico cuento sobre la importancia de la unidad, la plenitud y el equilibrio. Cada pájaro forma parte de una unión mística, que se expresa a través de un súper organismo. Pero ¡ojo!, se trata de una unión dinámica, mutable. El súper organismo, o sea, el gran pájaro colectivo es absoluto y al mismo tiempo está en permanente metamorfosis.” El sereno don Pedro Lero Tayo preguntó: “¿Y qué exactamente está expresando el súper pájaro ese ahora?” El taxista don Braulio Robles le dijo: “Si usted fuera cosmopolita lo sabría. Evidentemente, las loras están dibujando uno de esos símbolos del yoga. Si usted viajara y se dejara guiar por la sana curiosidad lo entendería.” El sereno contraatacó, diciendo: “Cuanto más lejos se va, menos se sabe. Es decir, la gente que más viaja es la que menos aprende. Los sabios criollos conocemos el mundo sin necesidad de salir de nuestra casa.” Armando exclamó: “¡No puede ser! El insuperable maestro Lao Tse decía literalmente lo mismo.” Mi hijito Sebastián, en tanto, estaba mirando al cineasta Tony Peredo. Le preguntó: “¿Tío, por qué no hablás? ¿Estás pensando en tu nueva película?”
El urubicheño Dámaso Vaca, ayudado por la buena comida y la cerveza fría, se mostró el más elocuente de los comensales. Dijo: “Conozco bastante bien el cuento chino de los pájaros y las ocho pruebas, que representan las ocho fuerzas básicas de la naturaleza. Si no ando errado…” Armando lo interrumpió: “¿Si no ando errado? Que expresión más elegante. Pero las palabras elegantes no son sinceras. Usted, admítalo, conoce perfectamente los ocho trigramas del I Ching, que son el cielo, la tierra, el trueno, el viento, el agua, el fuego, la montaña y el lago”. Dámaso reconoció: “Tiene razón. Los conozco bien. Pero en este caso quiero limitarme a dos trigramas, o sea, el viento y el agua. Porque lo que está pasando en el cielo del barrio El Trompillo no es un reflejo del cuento chino sino de la leyenda guaraya. Le voy a hablar de la importancia de ir contra viento y de ir contra corriente. Nosotros decimos ‘yaso vaichi ivitu’ y ‘yaso vaichi ionavae’.” En ese momento entró la mujer vestida de verde con una jaula que contenía ocho loras. Continuará.

 

Allart Hoekzema Nieboer MIGAJAS

Visto 348 veces

Últimas Noticias

Prev Next

Santa Cruz, un destino utópico-

Si bien muchos serán detractores de la palabra ‘utópico’ como calificativo para Santa Cruz, la...

Nicaragua-Otro muerto en protestas

Al menos un muerto y un herido reportó la Policía Nacional en la marcha contra...

Chile-“La congregación Marista casi me d…

Chile-“La congregación Marista casi me destruyó la vida”

“Yo creía que el cuerpo no me pertenecía, que era de la congregación”, fueron las...