Santa Cruz de la Sierra

Todavía soy machista

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

 Mi homenaje al 8M fue examinarme, por primera vez en mi vida, sobre los niveles de machismo en sangre. Adherí a la impresionante movida de hoy -digo que adherí: no fui un activista, no licencié a mi mujer, no lavé los platos, no les mandé un WhatAapp de felicitación a mis hijas, no salí con carteles a la calle- porque me parece una causa justa. Justa y necesaria. Justa, necesaria y urgente.

Al principio miré la cosa con cierto desdén, llevado por la pulsión -machista, qué duda cabe-  de pensar que podría haber salido de la factoría de esas mujeres con un feminismo tan radical que termina siendo piantavotos. 

En la mañana, mientras recorría desde muy temprano el desarrollo del 8M en el mundo, en un momento me dio por preguntarme: y por casa cómo andamos; cuánto gen machista pulula por mis cromosomas; cuánta cultura de desatención o menosprecio de la mujer anido todavía. Para esa autoevaluación me ayudó una suerte de test que propone el diario El País, de Madrid, sobre “micromachismos”: pequeños gestos, actitudes o comentarios que son, seguramente sin que nos demos cuenta, discriminatorios respecto de ellas. Algunos ejemplos: a un amigo que se quedó cuidando los chicos le pregunto, “¿hoy te dejaron de niñera?”; ¿le explico algo a una mujer solo porque es mujer?; ¿digo que “ayudo” a mi mujer en las tareas del hogar, como asumiendo que es trabajo que no me corresponde? ¿Trabajo en un centro público destinado a mujeres y he puesto únicamente revistas de moda en la sala de espera? El test incluye 40 micromachismos (algunos un tanto exagerados, a mi gusto, como plantear que si organizo un partido de fútbol también tengo que invitar a mujeres), y debo confiar que salí reprobado. Muy reprobado. Por caso, aprendí que si nos referimos a la lucha por la igualdad de géneros no hay que hablar de “las feministas”, en femenino, porque no es una lucha que solo incumbe a las mujeres; así, hablar de “las feministas” puede ser machista. Plop.

Consuelo de tontos: creo que pocos hombres aprobarían este examen.

Después de mi trabajo de instrospección saqué dos conclusiones. Digamos, tengo dos noticias, una buena y una mala. La buena es que la causa del 8M va a triunfar; indefectiblemente, va a triunfar, porque así lo indican la tendencia y la naturaleza de las cosas. La mala noticia es que no va a ser rápido. Deberán pasar varias generaciones.

 

Visto 241 veces

Últimas Noticias

Prev Next

En el primer trimestre del 2018 Bolivia …

En el primer trimestre del 2018 Bolivia capta $us 433,6 millones en remesas

El Banco Central de Bolivia (BCB) informó que el país recibió entre enero y abril...

Innovaciones odontológicas

Es reconocido que la medicina ejercitada en Santa Cruz va a la vanguardia de la...

Redefinir sus obligaciones

Varios municipios están bloqueando las carreteras del departamento, exigiendo a la Gobernación el pago de...