Santa Cruz de la Sierra

Brotons en La Haya: Chile crea falsos problemas de traducción que apuntan más a oscurecer las aguas

El abogado español lamentó que Chile se enfrasque en una falsa discusión lingüística sobre el significado de “acordar” y le reste importancia a los diferentes compromisos que hizo a los largo de la historia de dialogar de buena fe la salida de Bolivia al Océano Pacífico. El abogado español lamentó que Chile se enfrasque en una falsa discusión lingüística sobre el significado de “acordar” y le reste importancia a los diferentes compromisos que hizo a los largo de la historia de dialogar de buena fe la salida de Bolivia al Océano Pacífico. foto: noticiasfides

Información adicional

  • Brown: tbg-brown

Durante la primera jornada de los alegatos orales ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), el abogado español Ramiro Brotons, miembro del equipo jurídico de la causa marítima ante La Haya afirmó que Bolivia debe encarar  una doble batalla, la lingüística impuesta por Chile y la que hace al asunto jurídico en sí en contra del país demandado, para que se vea obligado a negociar de buena fe la salida soberana de Bolivia al Océano Pacífico.  

“De esta manera si no fuera suficiente tener que batallar o establecer la voluntad de intención de obligarse el idioma español, nos confrontamos con una segunda barrera, cuando hay desacuerdo sobre las traducciones, por supuesto que la primera esta batalla es la decisiva, es allá donde residen los argumentos textuales de las partes en un acuerdo o de una promesa conforme a los términos de la significación o el alcance obligatorio es el que se debate”, mencionó.

El jurista dijo que el hecho de que la traducción sea fiel no implica que tenga que ser literal, y por su parte “Chile simplemente crea falsos problemas de traducción que apuntan más a oscurecer las aguas que a clarificar la cuestión”.

“Cuán pobre sería el idioma si adoptáramos la propuesta que hace Chile, Chile quizás ignora que una palabra puede tener varios sentidos o al contrario, varias palabras tienen el mismo sentido, y que por ende un concepto puede expresarse y traducirse por términos distintos sin por eso generar la menor alteración”, señaló en alusión a las interpretaciones chilenas de que no existiría nada pendiente con Bolivia.

Recordó que la Academia Real de la Lengua en el inciso número 12 del expediente de los jueces, señala que el resolver un problema o decidir algo o formular la idea o el compromiso de realizar algo tienen el mismo significado, y cuando Chile señala que Presidentes han resuelto eso significa que han convenido, que han decidido o que tomaron una firme decisión, posición que se han comprometido a seguir un plan de acción preciso y determinante.

En criterio de Brotons, Chile no solo quiere incluir a los jueces en las escuadras del integrismo lingüinstico, sino que además la norma que exige para el nacimiento de la obligación jurídica entre Estados sólo es reconocida como tal si está incluida en la categoría de tratados.

“Para Chile no hay una obligación  internacional, más si esto no está incluida en una categoría de tratados entre Estados o si quieren otra denominación con la condición de que hayan sido autorizados por las Cámaras Legislativas, y fuera de estas modalidades todos los demás acuerdos y sobre todo promesas caerían en el ámbito de la naturaleza política y entonces el principio del no formalismo, o de la intención al que Chile parece adherirse ante esta misma Corte quedaría repudiada por la parte adversa”, señaló.

Al respecto, recordó a los jueces de la CIJ, que desde la opinión consultativa ante la Corte Permanente sobre el régimen aduanero entre Alemania y Austria, caso en el cual una acta sentó jurisprudencia en el derecho internacional que cuenta con una rica y variada gama de instrumentos capaces de materializar asientos jurídicos.

“Basta recordar el dictum de la corte de la delimitación marítima y cuestiones territoriales entre Qatar y Bajarai donde se habló de los efectos jurídicos de un acta verbal, y ahí la Corte dictó que un acuerdo internacional puede tomar formas variadas y presentarse con denominaciones diversas”, mencionó.  

Brotons señaló que Bolivia también incluyó en la demanda para obligar a Chile a sentarse de buena fe para una salida soberana al mar,  una serie de acuerdos que emanan de los más altos representantes del Estado y que tienen la forma de intercambio de notas diplomáticas y otros memorándums que datan de los años 1950, 1975, 1961, 1925, entre otros.

Antecedentes del compromiso de Chile

De acuerdo a los antecedentes entregados a la CIJ, Chile en varias ocasiones comprometió salida soberana al mar a Bolivia. Por ejemplo, el lunes 10 de julio de 1961, el embajador de Chile en Bolivia, Manuel Trucco ratificó en un memorándum un compromiso de 1950 “Chile manifiesta estar llano a entrar formalmente en una negociación directa destinada a buscar la fórmula que pueda hacer posible dar a Bolivia una salida propia y soberana al Océano Pacífico”.

En 1895, después de la Guerra del Pacífico, Chile establece que Bolivia podrá alegar que el país vecino contrajo el compromiso de dotarle de un puerto en el Pacífico en 1895 mediante el Tratado Especial sobre Transferencia de Territorios.

“Si a consecuencia del plebiscito (…) adquiriese la República de Chile dominio y soberanía permanente sobre los territorios de Tacna y Arica, se obliga a transferirlos a la República de Bolivia, en la misma forma y con la misma extensión que los adquiera”, señala el artículo uno de ese tratado.

“Si la República de Chile no pudiese obtener en el plebiscito, o por arreglos directos, (…) la soberanía definitiva de la zona (…), se compromete a ceder a Bolivia la coleta de Vítor, hasta la quebrada de Camarones u otra análoga”, manifiesta el artículo 3 del documento señalado.

En 1904, el país vecino alegó que el Tratado que firmó ese año con Bolivia dilucidó para siempre todos los temas que quedaron pendientes entre los dos países después de la Guerra del Pacífico. Sin embargo, Chile ofreció a Bolivia, a través de su ministro Plenipotenciario en La paz, Emilio Bello Codesido, una salida propia al mar el 10 de enero de 1920, es decir, después del tratado de 1904.

La oferta del extinto dictador, Augusto Pinochet del 8 de febrero de 1975 a su homólogo, Hugo Banzer en el Acta de Charaña establece que “ambos mandatarios, con ese espíritu de mutua comprensión y ánimo constructivo, ha resuelto que continúe el diálogo a diversos niveles para buscar fórmulas de solución a los asuntos vitales que ambos países confrontan, como el relativo a la situación de mediterraneidad que afecta a Bolivia, dentro de recíprocas conveniencias y atendiendo a las aspiraciones de los pueblos boliviano y chileno”, señala parte del documento.

Redacción: Leo.com

Fuente: noticiasfides

Visto 659 veces

Últimas Noticias

Prev Next

Gobierno Municipal aplaude apertura de C…

Gobierno Municipal aplaude apertura de CasaCor 2018

El Gobierno Autónomo Municipal de Santa Cruz de la Sierra aplaudió y felicitó a los...

Al desnudo y llena de arcilla, Kim Karda…

Al desnudo y llena de arcilla, Kim Kardashian usó su cuerpo para una nueva fragancia

Las proporciones del cuerpo de Kim Kardashian, siempre han sido los motivos por los cuales...

Rihanna casi muestra sus “rihannitas” pa…

Rihanna casi muestra sus “rihannitas” para promocionar su nueva línea de ropa íntima

Rihanna no para de sorprendernos, hace poco la chica de Barbados dejó claro que iba...