Santa Cruz de la Sierra

Volviendo más verde la presidencia argentina del G-20 (3)

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

En tanto la Argentina avanza en la dirección contraria, los países que han hecho del cambio climático una alta prioridad -entre ellos Gran Bretaña, Canadá, China, Alemania, Francia y México- deben ayudar a que Macri regrese a la mesa de negociaciones. La responsabilidad debería recaer en los líderes políticos de Europa, donde los diplomáticos han cuestionado en privado la estrategia argentina.
Más allá de la agenda del G-20, la Argentina puede hacer más desde una perspectiva bilateral. Un buen lugar para empezar sería reformular el compromiso con Estados Unidos, especialmente profundizando los lazos con los estados, las ciudades y los inversores que han adoptado una posición más iluminada en materia climática que la administración Trump, que ha señalado su intención de retirar a Estados Unidos del acuerdo de París. Por ejemplo, la Argentina podría encontrar un aliado en el gobernador de California, Jerry Brown, que organizará la Cumbre Global de Acción Climática en San Francisco en septiembre.
El tiempo no se detiene en lo que concierne a los esfuerzos por reducir las emisiones globales de gases de tipo invernadero. Para no superar el umbral de los 2°, todas las partes en el acuerdo de París tendrán que elevar el nivel de ambición de sus compromisos actuales en 2020. Varias reuniones este año, incluida la Cumbre de Líderes del G-20, que se realizará dos días antes del inicio de las conversaciones de las Naciones Unidas sobre clima en Polonia, fijará el tono político. La Argentina puede aprovechar estas oportunidades para dar a conocer su intención de poner sus compromisos en línea con el acuerdo de París, alentado así posiblemente a otros países a seguir el ejemplo, ganando a la vez la atención de los inversores que quieren explotar las oportunidades de bajo carbono de la Argentina.
A principios del mandato de Macri, la Argentina era un líder global en soluciones de cambio climático, y los líderes del país impulsaban políticas para diversificar la economía, alejándola de los combustibles fósiles. Pero hoy, con el poder para impulsar la cuestión, la Argentina se encuentra en un segundo plano. No es demasiado tarde para que Macri integre una agenda climática más fuerte a su liderazgo del G-20. Su estrategia cautelosa no es una buena apuesta para él, mucho menos para un mundo comprometido en una lucha que no puede darse el lujo de perder.

 

 Guy Edwards
Columnista

Visto 217 veces

Últimas Noticias

Prev Next

Lampe, en la lista de los 20 convocados …

Lampe, en la lista de los 20 convocados en Boca para enfrentar a Palmeiras

El portero boliviano Carlos Lampe fue incluido en la lista de los 20 jugadores del...

Lenny Valdivia deja la dirección de la A…

Lenny Valdivia deja la dirección de la ASFI y posesionan a Ivette Espinoza en el cargo

El ministro de Economía, Mario Guillén posesionó hoy de manera sorpresiva Ivette Espinoza como Directora...

Mesa dice que renuncia de Uriona muestra…

Mesa dice que renuncia de Uriona muestra un TSE sometido y prevé una crisis de Estado

El expresidente de Bolivia, Carlos Mesa, a través de su cuenta de Twitter se refirió...