Santa Cruz de la Sierra

El túnel de los maestros (II)

Información adicional

  • DodgerBlue: tbg-dodgerblue

Mi hijito Sebastián, quien nunca ha sido un alumno ejemplar, quiere alejarse lo más pronto posible del kínder alemán. “Vamos, papá. Quiero ir a la casa. Quiero jugar con los gatos en el patio”, dice. Su profesora nos dice: “¡Esperen! Quisiera hablar de un problema que seguimos teniendo con el niño. Sebastián no me hace caso. Prácticamente, no obedece jamás.” El taxista y flamante político don Braulio Robles le comenta a mi hijito: “El que nunca ha aprendido a obedecer, no puede ser un buen líder.” Yo le digo a la profesora: “Su ídolo Maquiavelo decía que la persona que quiere ser obedecida debe saber mandar.” La profesora me contesta: “Estoy hablando seriamente, ‘Herr’ Hoekzema Nieboer. Creo que Sebastián necesita una maestra integradora.” Pregunto: “¿Maestra? ¿Tiene que ser sí o sí una mujer?” Ella me pregunta: “¿Qué significa? ¿Acaso tiene algo contra las mujeres?” Oigo a alguien reír. Es el cineasta Tony Peredo, quien le explica a la profesora: “Los holandeses son bastante misóginos. Los sicilianos somos así también.” Yo insisto: “Prefiero buscar a un maestro hombre.” Tony dice: “La única diferencia entre los holandeses y los sicilianos es que ellos, encima, son sumamente tercos.”

De vuelta en nuestro barrio El Trompillo y recorriendo el último tramo de la avenida La Barranca hasta mi casa en el condominio Siena, don Braulio observa: “Esas losetas son dañinas. Causan unos temblores tremendos. Mi primera medida de presidente será asfaltar la avenida.” Entramos todos a la casa y Sebastián corre hacia el patio en busca de los gatos. “¡Papa, vení! ¡Se escaparon por un túnel!” Resulta que una parte del patio se hundió. Tony mira al taxista y le pregunta: “¿Será por los tremendos temblores de las losetas de la avenida?” Debajo del piso se entrevé una estructura abovedada. Una empinada escalera nos lleva a un amplio y largo pasadizo revestido con ladrillos y bien iluminado con antorchas. Caminando sobre adoquines florentinos nos topamos con un hombre ensabanado. “Se parece a un filósofo de antaño”, susurra el cineasta Tony Peredo. “¿Viste a mis gatos? Son tres. Minnie es negra, Rosy es anaranjada y Blanqui es blanco. ¿Pasaron por aquí?” le pregunta mi hijito Sebastián a este curioso hombre, quien responde: “Vi a tres lindos animales. Dos eran gatos, pero para saber y verificar si el tercero era gato también francamente se hubiera necesitado un cuarto.” El cineasta exclama: “¡Es el famoso argumento platónico del tercer hombre aplicado a tres gatos! ¡Les dije que el hombre era un filósofo de antaño!” Continuará.

Visto 245 veces

Últimas Noticias

Prev Next

América blanca

Las silenciosas calles de Massachusetts se ordenan mediante una sucesión de casas familiares que parecen...

Cuidar a nuestra gente

Pasó la campaña de vacunación canina en el municipio de Santa Cruz de la Sierra...

Sus obras son apreciadas por los turista…

Sus obras son apreciadas por los turistas-Los artesanos solicitan nuevo espacio para exhibir productos

Artesanos quienes a través de sus obras buscan conservar la cultura cruceña, solicitan nuevos espacios...