Santa Cruz de la Sierra
30 Octubre 2014

La escalada de las cifras de balseros cubanos que arriesgan su vida para llegar a EEUU ha encendido la alarma por el temor a un nuevo éxodo, ante la frustración en la isla por la difícil situación económica, según analistas.

La imagen es casi cotidiana: helicópteros y patrulleros de la guardia costera estadounidense acuden a rescatar a inmigrantes cubanos, que en improvisadas balsas se lanzan al mar para intentar llegar a las costas de Florida, sureste de Estados Unidos.

En el mejor de los casos, son recogidos cuando navegan o flotando en el mar, una vez destrozadas o perdidas las precarias embarcaciones. En el peor caso, nunca llegan y desaparecen en algún punto de los 150 km de mar infestados de tiburones que separan a Florida de Cuba.

"Sabemos el número de personas que llegan y las que interceptamos cuando están viniendo, pero no sabemos cuántas mueren en el mar", reconoció esta semana un portavoz de la guardia costera, Gabe Somma.

El número de balseros cubanos hacia Estados Unidos aumentó 75% entre 2013 y 2014, de 2.129 a 3.722, estima la guardia costera. Desde 2008 no se registraban números tan altos.

En el año fiscal que culminó en septiembre pasado, 814 cubanos lograron llegar a la costa, más del doble que un año antes (359), según la Patrulla Fronteriza.

Pisar tierra es clave ya que, según leyes estadounidenses, los cubanos que lo hacen pueden radicarse. Los capturados en el mar, son repatriados. Esta política conocida como "pies secos/pies mojados" es repudiada por La Habana que alega que alienta las salidas ilegales.

La mayor parte de los cubanos que llegan a Estados Unidos lo hacen por México, 16.247 este año solamente.

- Desilusión total -

"Lo que estamos viendo es una desilusión total con las llamadas reformas" económicas del gobierno de Raúl Castro, indicó a la AFP José Azel, del Instituto de Estudios Cubano-Americanos de la Universidad de Miami.

"Ya han pasado seis años (desde que se instrumentan las reformas) y creo que el pueblo se ha dado cuenta de que no hay intención ni voluntad de cambios importantes", afirma.

Las reformas, que no logran hacer despegar la economía cubana, "han sido significativas pero muy lentas, todavía no se han visto los avances", dice de su lado Jorge Duany, director del Instituto de Investigaciones Cubanas de la Florida Internacional University.

Los más afectados son los jóvenes, "que no ven una salida en el país, eso puede ser muy explosivo", dice Duany.

La reforma migratoria de 2013, explica, "alivió bastante la tensión" y permitió a los cubanos salir como nunca antes, pero la demanda es más grande que la cantidad de visas a las que tienen acceso.

Estados Unidos, donde viven unos 2 millones de cubanos, les otorga entre 20.000 y 30.000 visas anuales.

"Hay una especie de potencial migratorio en Cuba acumulado que ha ido aumentando en esta última década, que no puedo encontrar una vía legal para salir del país", dice. "Estamos hablando de una crisis potencial, ojalá que no, pero la situación actual parece apuntar en esa dirección", advierte.

Azel, de su lado, minimiza la posibilidad de que la llegada de cubanos por el mar se masifique, por las mismas limitaciones a la hora de conseguir las precarias embarcaciones que usan, y augura que seguirá siendo "a cuentagotas".

- Muertes incontables -

Pero aunque aún se está lejos de los niveles de la crisis de los balseros, cuando en 1994 salieron 37.000 cubanos, o el éxodo de Mariel en 1980, que vio a 125.000 personas abandonar la isla, activistas opinan que la situación ya es crítica.

"Hay un éxodo masivo silencioso que está creciendo rápidamente y las muertes son incontables ya, y lo que nos preocupa es que los gobiernos están como si esto no estuviera pasando", afirma a la AFP Ramón Saúl Sánchez, presidente del grupo anticastrista de Miami Movimiento Democracia.

Tan solo el miércoles, una lancha del Movimiento Democracia colaboró en la búsqueda de dos inmigrantes que seguían desaparecidos de un grupo de 13 cubanos que naufragaron cerca de los cayos de Florida. Dos personas del grupo lograron alcanzar tierra a nado, otras nueve fueron recogidas por la guardia costera.

La búsqueda de los dos restantes fue infructuosa, agregó Sánchez con pesar.

Redacción Leo.bo

Fuente: AFP

 

22 Septiembre 2014

En un éxodo masivo marcado por el horror y la desesperación, más de 100.000 kurdos llegaron ayer a la frontera de Turquía tras huir de las matanzas de los fundamentalistas del Estado Islámico –conocidos como ISIS– en el norte de Siria. La gran mayoría de estas familias, que recorrieron zonas desérticas con chicos y ancianos en una travesía dramática, provienen de la ciudad de Kobani, asediada por los extremistas, que ya conquistaron unas 60 poblaciones en la región. Hasta ahora esa ciudad clave de Siria se había mantenido a salvo, pero los yihadistas quieren tomarla para controlar toda la zona fronteriza.

La afluencia de kurdos hacia Turquía, donde ya hay 1.300.000 refugiados, generó algunos conflictos en la frontera. El gobierno turco había cerrado el paso, pero ante la presión de cientos de miles de familias tuvo que abrirla. También hubo incidentes cuando la policía turca le impidió a más de mil jóvenes kurdos que viven en ese país cruzar para ayudar a los combatientes que resisten en Kobani el avance yihadista.

Los kurdos en el sur de Turquía y el norte de Siria han mantenido siempre una estrecha relación a través de una frontera que solía ser porosa, pero que ahora fue reforzada y bloqueada por las autoridades turcas, un gesto que los kurdos consideran hostil porque aísla a sus comunidades en Siria.

A esto se agrega que gran parte de la oposición percibe un velado respaldo de Ankara a los grupos ultraislámicos de la oposición siria e, incluso, al propio ISIS. En un comunicado, el Partido Democrático de los Pueblos (HDP), de tendencia kurda, denunció que la actitud del gobierno turco “equivale a dar permiso al Estado Islámico para masacrar a la resistencia de Kobani” y a una población kurda “que se ve frente a un genocidio y una limpieza étnica”.

“Las calles de Kobani están casi vacías y hay un gran sentimiento de miedo”, explicó Mustefa Ebdi, un sirio kurdo que sobrevive en el lugar. Numerosos civiles, “entre ellos personas mayores y discapacitados, fueron ejecutadas en distintos pueblos por el ISIS”, cuenta, y agrega que pese a ello “hay miles de hombres armados que están preparados para defender la ciudad hasta la última gota de su sangre”.

Redacción: Leo.bo               

Fuente: AFP

Últimas Noticias

Prev Next

Accidente: Carretera Trinidad-Santa Cruz…

Accidente: Carretera Trinidad-Santa Cruz se tiñe de muerte

Tres personas fallecidas y seis heridos dejaron este miércoles un accidente de tránsito registrado cerca...

Por un golpe santo

Por un golpe santo

En medio de una crisis económica e institucional, San José debuta hoy (18:15 HB) en...

Liga boliviana en el puesto 38

Liga boliviana en el puesto 38

La Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol (IFFHS, por sus siglas en inglés)...