Santa Cruz de la Sierra
25 Junio 2018

Los tres cuerpos hallados en la selva de Colombia pertenecen a los periodistas del diario El Comercio, de Quito, asesinados en cautiverio por disidentes de la ex guerrilla de las FARC, según informó este lunes el fiscal general colombiano, Néstor Humberto Martínez.

"Se le ha informado a los familiares que los cuerpos pertenecen efectivamente a los tres periodistas ecuatorianos", declaró el funcionario, al término del cotejo de ADN que se llevó a cabo en la ciudad de Cali (suroeste).

La identidad de los cuerpos había sido confirmada el pasado viernes por la ministra de Relaciones Exteriores colombiana, María Ángela Holguín, y anunció que el reconocimiento para entregárselos a sus familiares se llevaría a cabo en Cali.

"Ayer llamé al canciller (de Ecuador) a darle la noticia de que habíamos encontrado los cuerpos de los periodistas asesinados, están hoy precisamente en Cali en ese reconocimiento para entregárselos a sus familiares", dijo Holguín  en el paso fronterizo con Venezuela de Paraguachón.

El equipo del diario quiteño El Comercio, compuesto por el periodista Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas y el conductor Efraín Segarra, fue secuestrado el 26 de marzo en una zona rural de la parroquia de Mataje, provincia de Esmeraldas, fronteriza con Colombia, a donde se habían desplazado para cubrir la inseguridad creciente en la zona.

El grupo disidente de las FARC autodenominado "Frente Oliver Sinisterra" que lidera Walter Patricio Arizala, alias "Guacho", autor del secuestro, los asesinó días después, según confirmó en su momento el propio presidente ecuatoriano, Lenín Moreno.

En este sentido, Holguín explicó que los dos Gobiernos están trabajando en el caso.

La labor conjunta no sólo se ocupa del caso de los tres miembros del equipo periodístico, sino que también están "tratando de unir esfuerzos en esa lucha contra el narcotráfico" en la frontera común.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: elcomercio

 

 

02 Mayo 2018

 En los primeros meses de 2018 un total de 12 sacerdotes fueron asesinados de forma violenta. Existe una media de 11 días de intermedio. La violencia contra los varones de vida consagrada se registró en cuatro continentes: África, América, Asia y Europa, según un artículo de Cameroon Doody para Religión Digital.

El recuento indica que cuatro sacerdotes perdieron la vida en Malawi, la República Centroafricana y la República Democrática del Congo, del continente africano, entre enero y marzo. En América, seis curas fueron asesinados: uno en El Salvador, otro en Colombia y cuatro en México, país considerado especialmente “peligroso” para los servidores de la Iglesia Católica, según Doody. También se reportó la muerte violenta de un clérigo en India (Asia) y otro sacerdote en Alemania (Europa).

La víctima más reciente se registró este 1 de mayo, durante el ataque a una iglesia en la ciudad de Bangui (República Centroafricana), donde murieron al menos 16 personas, entre ellas un sacerdote, según reporte de ACI Prensa.

Según  Doody, la muerte violenta de hombres al servicio de la iglesia  se debe a factores como la guerra, tensiones políticas y crimen común u organizado, entre otros,  peligros a los que comúnmente está expuesta la población civil. 

Casos

P. Joseph Désire Angbabata, muerto el 24 de marzo en los conflictos de la República Centroafricana tras un ataque a la parroquia de Seko.

P. Florent Mbulanthie Tulantshiedi, estrangulado en marzo a la orilla del Río Kasai, posible víctima del régimen brutal del Joseph Kabila en la República Democrática del Congo.

P. Alain Florent Gandoulou, asesinado el 22 de febrero en Berlín. Según las hipótesis que se manejan fue perseguido por las tensiones étnicas de su Congo natal.

P. Tony Mukomba, muerto el 18 de enero víctima de la extorsión de delincuentes callejeros en Malawi, África.

 P. Rubén Alcántara Díaz, asesinado en México, el 18 de abril, al parecer víctima de un criminal común.

P. Juan Miguel Contreras, el 20 de abril, murió violentamente en México (Jalisco) tras ser apuñalado en su parroquia mientras impartía el sacramento de la reconciliación.

P. Germaín Muñiz García y el P. Iván Jaimes, ambos muertos en México, al parecer por haber caído en manos del crimen organizado.

P.  Walter Osmir Vásquez Jiménez, fue abatido el 29 de marzo en El Salvador presumiblemente por pandilleros de la Mara Salvatrucha.

P. Dagoberto Noguera (Colombia) perdió la vida el 10 de marzo en manos de personas a las que quiso ayudar, migrantes venezolanos.

P. Xavier Thelakkat (India) murió el 1 de marzo apuñalado por un exsacristán con problemas mentales.

P. Albert Toungounmale Baba, muerto el 1 de mayo en un ataque a su parroquia en Bangri, República Cetroafricana.

Cameroon Doody en su artículo afirma que si bien los sacerdotes pueden morir como cualquier otro ciudadano víctima de violencia u otros factores, lo cierto es que su trabajo y servicio los ponen en una situación “especial” de riesgo, pero que los sacerdotes “no han hecho más que seguir el ejemplo de su Señor por muy dolorosas que nos parezcan sus muertes”.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: noticiasfides

20 Abril 2018

En Quito, Guayaquil, Cuenca, Ambato, Ibarra, Santo Domingo y otros rincones de Ecuador, cientos de ciudadanos salieron a las calles y plazas para pronunciarse por el cese de los acontecimientos violentos que han ocurrido en los últimos meses en la frontera norte.

En la capital, familiares, amigos y compañeros de trabajo de Paúl Rivas, Javier Ortega y Efraín Segarra encabezaron el llamado por un país de paz. Se sumaron también estudiantes universitarios, de las carreras de Comunicación Social, Periodismo y Estudios Sociales.

Al recorrido acudieron integrantes de la Universidad Andina, Central, Universidad de las Américas, Salesiana, Universidad de los Hemisferios, la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), Universidad San Francisco de Quito, Tecnológica Equinoccial, entre otras instituciones educativas.

La marcha se inició en el Arco de la Circasiana, centro norte de Quito, a las 17:30. Tras un recorrido hacia el Centro Histórico, llegaron a las 19:30 a la plaza de San Francisco. A esa hora, la Plaza Grande estaba ocupada por participantes de otra marcha organizada por el Gobierno Nacional.

A la misma hora partieron las marchas y se iniciaron los plantones en otras ciudades. Agrupaciones sociales, colectivos de ayuda y ciudadanía en general se unieron a esta movilización.

A través de diferentes consignas también se pidieron las acciones necesarias para el retorno de los cuerpos de los tres periodistas de EL COMERCIO, así como la liberación de las dos últimas personas secuestradas.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: Elcomercio

12 Julio 2017

En 2005, un profesor de derecho descubrió una "Zona de la Muerte" en el Parque Nacional de Yellowstone, en Estados Unidos, en la que puedes matar a alguien sin sufrir las consecuencias. Once años más tarde, todavía puedes hacerlo.

Todavía hay rastros de sangre fresca en las manos de Clay McCann cuando entra en la remota estación de la guardia forestal. Tras deslizar una pistola todavía humeante sobre el escritorio, Clay anuncia al guardia que acaba de matar a cuatro campistas.

"¿Quieres que llame a un abogado?", pregunta el ranger, alarmado.

"Yo soy abogado", responde McCann.

Así arranca Free Fire, la séptima entrega de una saga de thrillers escrita por C. J. Box que tiene como protagonista a un guarda de coto de Wyoming. En esta ocasión, la novela basa su argumento en la premisa de que existe una zona de 80 km2 en el Parque Nacional de Yellowstone en la que es posible cometer un asesinato sin repercusiones penales.

La idea fue extraída de "The Perfect Crime", un artículo de 14 páginas escrito por Brian Kalt, profesor de Derecho de la Universidad Estatal de Michigan, y en el que se describe esa especie de tierra de nadie en una zona del parque perteneciente al territorio de Idaho en la que, por un descuido en materia de límites jurisdiccionales, es posible cometer un asesinato y quedar impune.

El Parque Nacional de Yellowstone es el único distrito federal del país cuyas fronteras ocupan parte de otro estado.

En 2004, Kalt estaba a pocas semanas de ser padre. Antes de que llegara el bebé, quería publicar un último artículo sobre vacíos legales tras haber leído una referencia respecto a la insólita jurisdicción que rige en el Parque Nacional de Yellowstone. Como ocurre con cualquier otro parque de EUA, el de Yellowstone se considera territorio federal, y aunque su extensión se encuentra dividida entre los estados de Idaho, Montana y Wyoming, el Congreso considera que pertenece íntegramente al distrito federal de Wyoming. Se trata, pues, del único distrito federal del país cuyas fronteras ocupan parte de otro estado.

Quizá este dato no suscite mayor interés en el ciudadano de a pie, pero para un abogado especializado en derecho constitucional como Kalt, el conocimiento de ese caso le llamó poderosamente la atención. Kalt sabía que el Artículo II de la Constitución de los EUA establece que los juicios penales en el ámbito federal deben celebrarse en el estado en que se cometió el delito. Asimismo, la Sexta Enmienda otorga al acusado el derecho a que su sentencia la dicte un jurado compuesto por personas que residan en el mismo estado y distrito en el que se perpetró el acto. Basándose en estos datos, Kalt dedujo que sería imposible formar un jurado popular para juzgar un delito que se hubiera cometido en la zona deshabitada de Yellowstone perteneciente a Idaho. Por otro lado, siendo como es territorio federal, el estado tampoco tendría jurisdicción sobre esa zona. Ahí tenemos, pues, una clara disposición constitucional que concede inmunidad penal en una parcela de 80 km2 del parque nacional más antiguo de EUA.

A la gente le fascina encontrar vacíos legales que permitan cometer el crimen perfecto. Hay muchos enfoques, pero desde el punto de vista geográfico, solo existe este

"Cuanto más profundizaba en el tema, más captaba mi interés", me explicó hace poco Kalt en una conversación telefónica. "A la gente le fascina encontrar vacíos legales que permitan cometer el crimen perfecto. Hay muchos enfoques, pero desde el punto de vista geográfico, solo existe este".

Kalt redactó el artículo en dos semanas antes de que naciera el bebé y el Georgetown Law Journal accedió a publicarlo en 2005. Con el tiempo, a Kalt empezó a preocuparle la posibilidad de que hubiera quien quisiera planear un viaje a Yellowstone en compañía de su peor enemigo. Para curarse en salud, decidió enviar sendas copias del artículo al Ministerio de Justicia, la fiscalía de Wyoming y los Comités Judiciales de la Cámara y el Senado de los EUA, con la esperanza de que esos organismos se encargaran de llenar esos vacíos antes de que el artículo saliera a la luz. Sería tan sencillo, escribió Kalt, como que el Congreso dividiera Yellowstone en tres distritos federales, cada uno bajo la jurisdicción de los estados correspondientes. Incluso se tomó la molestia de redactar la disposición, que ocupaba tres líneas.

Sin embargo, su esfuerzo se topó con el muro de la indiferencia. Según llegó a su conocimiento, nadie parecía dispuesto a hacer nada. "Ingenuo de mí, pensé que cuando el Congreso lo supiera, lo consideraría un problema lo suficientemente importante como para tratar de solucionarlo", me explicó. "Pero en Washington las cosas no funcionan así".

El revuelo mediático que siguió a la publicación del artículo fue mayúsculo. Medios como Washington Post, BBC, NPR e incluso un periódico japonés se hicieron eco de la noticia. El escritor C. J. Box vio en la historia la trama perfecta para una novela.

"Escribo novelas de misterio, suspense y crímenes, por lo que me pareció muy intrigante saber que en la zona en la que vivo existía la posibilidad de cometer el crimen perfecto", me explicó Box por teléfono.

Kalt señala que incluso en la Zona de la Muerte sería muy complicado cometer un crimen con total impunidad

Free Fire lideró las listas de superventas durante mucho tiempo y todavía hoy goza de gran popularidad. "Cada vez que salgo de gira, hay gente que me pregunta por esa novela", afirma el escritor. "Es muy curioso, porque el libro se vende por todo Yellowstone. La gente lo sigue comprando como loca".

En su artículo, Kalt señala que incluso en la Zona de la Muerte sería muy complicado cometer un crimen con total impunidad. Para empezar, el delito debería ser lo suficientemente importante como para que requiriese la formación de un jurado popular, ya que por lo general los delitos menores se dirimen con multas o penas de prisión de corta duración. Además, el crimen debería cometerse íntegramente en el parque (es decir, que si se hubiese planeado en otro lugar, el acusado podría ser imputado por "conspirar para cometer un asesinato" en otro distrito). Incluso si se dieran las condiciones anteriores, el acusado podría enfrentarse a procesos civiles como una demanda por parte de algún familiar de la víctima. Otro dato a tener en cuenta es que no existen muchas oportunidades de asesinar en una zona prácticamente deshabitada y tan remota que ni siquiera dispone de una carretera que la conecte con el resto del parque de Yellowstone.

"Todos esos elementos son de por sí bastante disuasorios", afirma Kalt. "Cuesta imaginar que pueda haber alguien que ponga en práctica mi teoría y se salga con la suya".

Pese a todo, Kalt se opone abiertamente a la actitud expectante del Congreso. "No creo que vaya a pasar nada, pero si ocurriera sería una desgracia. Si el Congreso realmente tuviera intención de solucionarlo, ya lo habría hecho, pero no tienen el menor interés".

El Congreso no opina lo mismo. El secretario de prensa del senador de Wyoming, Michael Enzi, afirmaba en una declaración por email que "el senador Enzi ha estudiado el asunto de la 'zona de la muerte' del Parque Nacional de Yellowstone y no parece haber una solución legislativa sencilla al respecto". El senador de Idaho, Jim Risch, insistió en que ese argumento es "ciencia ficción" y en que si se produjera un delito allí, sería jurisdicción del estado de Idaho. "Todo esto es muy romántico y buen material para una novela", añadió, "pero le aseguro que es jurisdicción de los estados". (Este estatuto, sin embargo, establece claramente que Yellowstone se encuentra "bajo la jurisdicción única y exclusiva de los Estados Unidos").

A Kalt no le sorprende la pasividad de los legisladores. "No se ocupan de amenazas hipotéticas", explicó, "sino de asuntos que actualmente afectan a los ciudadanos influyentes".

La pasividad de las autoridades sigue intranquilizando a Kalt. "La pregunta que me suelen hacer es por qué escribí el artículo", explicó. 'Si sabes que no van a hacer nada por arreglarlo, ¿por qué sacar a la luz el tema?'. La verdad es que no tengo una buena respuesta, aparte de que soy optimista y confío en que pase algo muy de vez en cuando".

Mientras tanto, a la teoría de Kalt sobre el crimen perfecto solo le hace falta el asesino perfecto que se adentre en los bosques y la ponga en práctica. Lo malo es que eso implica que alguien muera, algo que tampoco sería una novedad en los parques nacionales de EUA: en 2015 un hombre murió apuñalado en el parque nacional de las Great Smoky Mountains y dos años antes, una mujer empujó al vacío al hombre con el que se acababa de casar desde lo alto de un precipicio en el Parque Nacional de los Glaciares.

Cuando se publicó Free Fire, la editorial organizó varios eventos de promoción en Wyoming en los que Kalt dio charlas. Tras una de ellas, alguien sugirió que podrían ir a la zona del parque en territorio de Idaho para hacer una sesión fotos. Es un lugar precioso, sin duda, con profusión de pinos, osos pardos y cascadas, pero Kalt prefirió no tentar al destino.

"No iría ni por un millón de dólares", aseguró. "Al menos no hasta que se solucione el problema, e incluso entonces me lo pensaría mucho".

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: Tvnws

31 Octubre 2016

Freddy Krueger, que ganó fama a nivel mundial en la saga de películas de terror A Nightmare on Elm Street (Pesadilla en la calle Elm, Pesadilla en la calle del infierno o simplemente Pesadilla, según la rebautizaron en diferentes países de habla hispana) protagonizó un violento episodio en Texas, Estados Unidos, en el que cinco personas resultaron heridas.

El último domingo por la madrugada, alrededor de las 5:00 AM, un hombre irrumpió, vestido como el personaje cinematográfico Freddy Krueger, en una fiesta de Halloween celebrada en la localidad de San Antonio.

El individuo, acompañado por unos amigos, tuvo un altercado que escaló cuando los anfitriones de la fiesta trataron de expulsarlos del evento al que no habían sido invitados, según reporta el diario The San Antonio Express-News.

Es entonces cuando Krueger sacó un arma de su disfraz y empezó a disparar contra la multitud. Cuatro hombres y una mujer fueron alcanzados por los tiros.

"Me despertó en plena noche", contó William Warren a KSAT 12. "Escuché gritos y más gritos… Lo siguiente que escuché fue un par de disparos y cuatro o cinco tiros después de eso, y pude ver los flashes y todo".

Tres hombres fueron trasladados al hospital universitario de esa localidad, de acuerdo con The Express-News. Un cuarto hombre fue atendido en el Baptist Medical Center. En cuanto a la mujer que resultó herida, intentó alcanzar un centro médico por sus propios medios, en coche, pero se desplomó en el camino, según reportó KENS 5.

Los sospechosos se dieron a la fuga después del tiroteo y no pudieron ser ubicados por el momento.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: AFP

26 Agosto 2016

El Fiscal General del Estado, Ramiro Guerrero, instruyó la conformación de dos equipos de fiscales para investigar  los hechos de sangre producidos en la localidad en Sayari, Pongo, Panduro e impulsar diez procesos penales contra a 29 cooperativistas mineros por los delitos de secuestro  y otros.

Guerrero sostuvo que existen diez mineros aprehendidos en Arque, once en Tapacarí, ocho en Sipa Sipe. También se abrieron dos procesos por homicidios de dos mineros por impacto de proyectil de bala. El Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) ya evacuó informe de médico forense.

En Cochabamba hay cinco procesos abiertos, con diez mineros aprehendidos en Arque, once en Tapacarí y ocho en Sipe Sipe. Hay dos procesos por homicidio a causa de la muerte de dos mineros por impacto de proyectil.

La autoridad informó que en el caso del cooperativista German (Fermín) Mamani Astepi, el protocolo de autopsia señala como causa de la muerte,  hemorragia interna, laceración de cayado y arteria aórtica,  traumatismo torácico penetrante por proyectil de arma de fuego

En el caso de Severino Ichota Poma, se estableció lesión de centros encefálicos superiores, traumatismo encéfalo craneano severo, perforante por proyectil de arma de fuego.  Sin embargo precisó el tipo de calibre de ambos proyectiles.

Dijo que los peritos balísticos realizan la valoración de este proyectil que ocasionó la muerte de estas dos personas.

Guerrero informó que una vez recibida la información sobre el secuestro del viceministro de Régimen Interior, Rodolfo Illanes, despachó un equipo de tres fiscales a la zona de Panduro para que pueda verificar en el terreno sobre la situación.

De hecho instruyó abrir proceso penal por delito de secuestro contra él o los autores del posible homicidio y asesinato. Adicionalmente, desplazó otro equipo de cinco fiscales para abrir un proceso de investigación y trabajar en base a una información del servicio de Inteligencia y de la Policía. 

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: Erbol

 

 

23 Agosto 2016

El Sistema Nacional de Seguridad Pública de México reportó 2.073 asesinatos registrados durante el mes pasado producto del avance desmedido del crimen organizado en distintas regiones del país. Es la cifra más alta desde que la administración comenzó a medir los homicidios dolosos, en el mes de enero de 2014.

Dieciséis estados mexicanos registraron un alza de homicidios durante el mes de julio por encima de otros meses según el registro de los últimos tres años.

El aumento exponencial de la violencia durante el gobierno de Enrique Peña Nieto es preocupante y ya en el mes de mayo de este año se alcanzó una cifra de 1.895 homicidios.

México suma 12.376 homicidios tan sólo en los primeros siete meses del año, un aumento de casi el 16% comparado al mismo periodo del 2015 basado en los expedientes iniciados en los distintos ministerios públicos locales.

Los estados donde aumentó la criminalidad son Baja California, Chihuahua, Colima, Guerrero, Michoacán, Nuevo León, Oaxaca, Tamaulipas y Veracruz. En Baja California por ejemplo, centro de operaciones del Cártel de Tijuana, se superaron los 110 asesinatos.

Michoacán, al oeste de la capital, contó 187 asesinatos el mes pasado. Ese estado fue durante varios años campo de batalla de civiles que se levantaron en armas para luchar contra el narcotráfico en la región. El Gobierno enfocó sus esfuerzos en ese Estado y pensó haberlo pacificado, sin embargo las cifras indican lo contrario.

Otro ejemplo es el de Tamaulipas, que lleva meses sufriendo la pulverización de dos cárteles en mini organizaciones criminales, vivió en julio su mes más violento en lo que va del año con 106 víctimas, 31 más que en junio.

Se pueden encontrar números similares en el año 2011, bajo el gobierno de Felipe Calderón y su ofensiva efectuada contra los cárteles que controlan el narcotráfico. Aquel año quedó como el más sangriento de esa gestión, con 27.213 homicidios según las cifras relevadas por el Instituto Nacional de Geografía y Estadística.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: AFP

26 Julio 2016

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía de México (INEGI) informó que los homicidios en ese país aumentaron un 2,5% en el año 2015. Las zonas más afectadas son el Estado de México, que lidera la lista con 2.671 homicidios, mientras que en Guerrero se registraron 2.402 muertes. Otros de los estados más afectados son Chihuahua, Sinaloa, Colima y Baja California.

En el año 2013 la tendencia había bajado y se mantuvo a niveles estables, pero en 2015 el gobierno de Enrique Peña Nieto volvió a sufrir al repunte del delito, con 20.525 asesinatos perpetrados por el crimen organizado.

Durante la primera parte de 2016, México enfrentó un notable aumento de las ejecuciones llevadas a cabo por los cárteles del narcotráfico en todos los estados del país. La tasa nacional de homicidios en el primer semestre fue de ocho asesinatos por cada 100 mil habitantes.

El INEGI también proporcionó los datos de los homicidios registrados a nivel nacional desde 2008 y se observa que el período más violento para México fue en 2011, año en el que el país sumó 27.213 asesinatos.

Si bien el Estado de México está primero en la lista, presentó una disminución de un 19% con respecto a los años 2013 y 2014. Por otro lado en Guerrero, el segundo lugar con mayor número de homicidios, la cifra se elevó en 673 muertos durante 2015 con respecto a los años anteriores.

La violencia se incrementó por las luchas de esas organizaciones por ocupar espacios de poder en las distintas regiones y llevó incluso a funcionarios de gobiernos locales a pedir a los residentes que se "armen" para la defensa propia y evitar el avance desmedido del crimen organizado.

Un caso de este tipo fue el del alcalde de Pungarabato, Ambrosio Soto, quien advirtió a los productores ganaderos de Tierra Caliente: "No va a haber otra alternativa, pero si el gobierno federal no actúa y extermina a esta delincuencia que tanto daño le ha hecho concretamente a mi municipio, va a ser complicado y nos vamos a tener que armar", aseguró el alcalde de una de las zonas más afectadas por el crimen organizado.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: AFP

Últimas Noticias

Prev Next

Los conceptos que nos faltan (II)

Lo cierto es que los conceptos dominantes tienen plazos de validez insondables, ya sea porque...

Deudas al Estado

El Gobierno presentó el proyecto de ley de regularización de impuestos, en la cual se...

Informe oficial-En el Tipnis encontraron…

Informe oficial-En el Tipnis encontraron pozas de maceración

El viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres, confirmó ayer martes que en el Polígono 7...