Santa Cruz de la Sierra
25 Abril 2018

Después de un comienzo de partido en el que sufrió mucho y en el que se vio en desventaja en el marcador a los 27 minutos tras un gol de Kimmich, el Real Madrid se repuso, remontó y encadenó su tercera victoria consecutiva contra el Bayern de Múnich en el Allianz Arena en la Champions. Después del gol en contra de los alemanes, los blancos se vieron contra las cuerdas durante alrededor de un cuarto de hora, hasta que a un par de minutos del descanso, Marcelo cazó una pelota en la frontal, desde donde conectó un disparo cruzado que igualó el partido.

Después del descanso, Zidane corrigió el plan: introdujo a Asensio en lugar de Isco, que había pasado desapercibido, y el cambio resultó decisivo. El mallorquín robó un balón en el centro del campo en el minuto 56, armó una contra con Lucas Vázquez, y terminó rematando con clase por encima del portero. De nuevo Asensio revulsivo. De nuevo Asensio decisivo en el Allianz Arena con ese 1-2 que resultó definitivo.

Con este resultado el Madrid se pone en ventaja en la eliminatoria de semifinales de la Champions, un paso más cerca de la final de Kiev. La noticia negativa para los blancos fue la lesión de Carvajal, que tuvo que retirarse con molestias musculares en el minuto 66. Con Nacho aún sin recuperarse completamente de sus problemas musculares, la duda de Carvajal dejaría a Zidane solo con la opción de Achraf para el lateral derecho en la vuelta el próximo martes en el Bernabéu. En Múnich, el lugar de Carvajal lo ocupó durante casi media hora Lucas Vázquez.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: Elpais

 

24 Abril 2018

Desatado, maravilloso, auténtico. Ver al Liverpool de Jürgen Klopp hoy en día es un verdadero regalo para el gusto futbolístico. Los reds entraron a la semifinal de la Liga de Campeones contra la Roma como sólo los grandes pueden hacerlo; con personalidad, con esa bendita personalidad que tanto le gusta imprimir al alemán a sus equipos, y con una tormenta ofensiva que acaba con el pensamiento único de que a este deporte sólo se juega bien atesorando el 70% de la posesión. Es cierto que Anfield imprime una marcha extra en los jugadores de la ciudad que vio nacer a los Beatles, pero el ritmo y el compás que acompañan a este equipo recuerdan más a un atronador huracán que a un himno pacifista. En la rivera de Merseyside ya no vale el All you need is love, ahora todo lo que se necesita para que la ciudad vuelva a creer en levantar una Champions se llama Mohammed Salah.

Porque hay que hablar, y muy en serio, del egipcio. Lo que comenzó como un tímido susurro a mitad de temporada puede terminar siendo una afirmación no tan descabellada: este jugador huele a Balón de Oro. Nombrado ya mejor futbolista de la Premier, y con 43 goles en su casillero, Mo, como le llama su entrenador, está encumbrando a unos reds que ya de por sí recuerdan a una tormenta perfecta sobre el terreno de juego.

La Roma resistió media hora

Ante una Roma que, como se vio en la vuelta que terminó siendo fatal contra el Barcelona, no es precisamente un pelele, el Liverpool propuso un intercambio de golpes en los primeros compases que terminó mandando a la lona a los italianos antes de que hubiese transcurrido ni un tercio de la eliminatoria. Resistieron, eso sí, hasta la media hora de juego, cuando el egipcio se inventó dentro del área un disparo con la zurda a la escuadra de un Alisson que nada pudo hacer ante el tanto. Diez minutos más tarde, y justo antes de irse al vestuario, Salah decidió inventarse una contra en colaboración con Firmino para picarla de manera preciosa y sutil por encima del portero romano.

El partido recordaba peligrosamente al 3-0 que le endosó al Manchester City de Pep Guardiola en el partido de ida de cuartos, y Mané terminó por confirmar el símil tras una asistencia de Salah, que se había aburrido de marcar goles y empezó a repartir asistencias, regalándole el cuarto a Firmino cuando sólo se llevaba una hora de juego.

Volvió a mojar el brasileño poco después en un córner que terminó de completar la manita y que ejemplificó, mejor que nunca, ese hambre insaciable que demuestran siempre los de Klopp.

Aun así, y para desesperación del técnico alemán, la salida de Salah en el 75 deshinchó al Liverpool y la Roma aprovechó para sacar sus armas y acortar distancias con un gol de Edin Dzeko y otro de Diego Perotti de penalti tras una mano de Henderson.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: Mundodeportivo

13 Abril 2018

Tras eliminar al Paris Saint-Germain y a la Juventus con arbitrajes polémicos del italiano Gianluca Rocchi en la ida de octavos y de Michael Oliver en la vuelta de cuartos, el Real Madrid tendrá al durísimo Bayern Múnich como último escollo antes de la deseada final de Kiev para conquistar la tercera Champions League consecutiva. Será una eliminatoria explosiva, la primera en aparecer de las manos de Andriy Shevchenko, mano inocente el sorteo de Nyon, y con el segundo asalto en el Santiago Bernabéu. El otro duelo enfrentará al Liverpool con la Roma, con la vuelta en la capital italiana.

Los partidos de ida se celebrarán entre el 24 y 25 de abril, en menos de dos semanas, y los de vuelta, el 1 y 2 de mayo con el horizonte puesto en la final de Kiev el sábado 26 de mayo para cerrar la temporada de clubs a tres semanas del Mundial de Rusia.

Se espera una encerrona en el Allianz Arena tras el escandaloso arbitraje de la temporada pasada, que dejó fuera al Bayern en el Bernabéu en cuartos de final (1-2 en Múnich y 4-2 en Madrid) por obra y gracia del húngaro Viktor Kassai: dos goles del Madrid en fuera de juego, una roja a Arturo Vidal por una falta inexistente, una expulsión perdonada a Casemiro y un ‘offside’ pitado a Lewandowski que no era cuando se marchaba solo hacia Keylor Navas. Karl-Heinz Rummenigge, presidente del Bayern, explotó: “Esto no se ha visto en Europa en los últimos 40 años”. Hay muchas más cuentas pendientes entre los germanos y el Madrid, que nunca se han visto las caras en una final como el pisotón de Juanito a la cabeza de Matthäus en 1987 o aquellas declaraciones de Salihamidzic antes de los cuartos de 2002, cuando dijo que “el Madrid se caga en los pantalones bajo presión”, antes de caer eliminado los alemanes.

Ahora, con Jupp Heynckes en el banco tras relevar en octubre a Carlo Ancelotti, el equipo bávaro es el único que aspira al triplete. Ya campeón de la Bundesliga, jugará la ‘semi’ de Copa la próxima semana en Leverkusen. Los otros tres semifinalistas de la Champions no podrán ganar ya sus Ligas. Desde la triple corona de 2013, el Bayern no ha vuelto a la final europea.

También entonces Heynckes conocía su sustituto. En enero supo que sería Guardiola pero no le privó de hacer historia. Ayer se supo que Niko Kovac (Eintracht Frankfurt) le suplirá en julio.

Reedición de la final de 1984

En la otra eliminatoria, se repetirá la final de 1984. Tras el milagro ante el Barça, la Roma de Di Francesco en el banquillo y Monchi en los despachos disputará la segunda semifinal de su historia en la Copa de Europa sin renunciar a nada y sin importarle no tener el cartel de favorito. En 1984 eliminó al Dundee United pero perdió la final en el Olímpico romano contra el Liverpool.

Los Bruno Conti, Falcao, Toninho Cerezo, Pruzzo y compañía, con el mito sueco Nils Liedholm en el banquillo, solo claudicaron ante el Liverpool de Joe Fagan en una tanda de penaltis recordada por los bailes de Bruce Grobbelaar sobre la línea que desconcertaron a Conti y Graziani. Ian Rush, líder de aquel Liverpool junto a Kenny Dalglish, Souness y Kennedy, entre otros, recordaba esta mañana en Nyon aquella final. El legendario delantero es hoy embajador del club ‘red’ y deseaba otro cruce con la Roma. Su deseo se ha cumplido.

El Liverpool, único inglés superviviente en esta Champions vuelve a una semifinal 11 años después con Mohamed Salah como estrella tras eliminar por todo lo alto al Manchester City de Pep Guardiola por un 5-1 global. En 2007 echó al Chelsea tras hacer lo propio en octavos con el Barça pero perdió la final en Atenas contra el Milan sin poder repetir el éxito de 2005 en Estambul, testigo del milagro del equipo de Benítez tras ir perdiendo por 3-0 en el descanso.

La final se disputará el sábado 26 de mayo en Kiev. El Madrid se medirá de nuevo al Bayern, un gran clásico de la competición. Españoles y alemanes se han medido en varias ocasiones, la última de ellas el año pasado, cuando el Madrid pasó en la prórroga.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: mundodeportivo

11 Abril 2018

El Real Madrid se ha clasificado para las semifinales de la Champions con un gol de penalti marcado por Cristiano Ronaldo en el minuto 97. En ese momento la Juventus ganaba 0-3, lo que hubiera forzado la prórroga, pero su remontada se quedó en la orilla. El cuadro italiano empezó su escalada nada más arrancar el encuentro. En el minuto dos, un centro de Khedira tras una pérdida de Marcelo acabó en la cabeza de Mandzukic para abrir el marcador.

La Juventus metió entonces la directa con el impulso del gol y el partido se convirtió en un festival de ocasiones. Pudo hacer el segundo Higuaín en un par de jugadas y el empate también estuvo cerca en las botas de Bale e Isco, al que le anularon un gol por fuera de juego. El premio fue para la Juventus, que en el 37 calcó la jugada del primer tanto para poner el 0-2, también obra de Mandzukic. Con esta desventaja llegó el Madrid al descanso y Zidane agitó el banquillo. Entró Asensio y Lucas Vázquez por Casemiro y Bale. No sirvió de mucho.

En la segunda parte, la Juve siguió poniendo en peligro al Madrid y Matuidi, en el minuto 60, igualó la eliminatoria tras un grave error de Keylor Navas, que dejó escapar un centro que no entrañaba ningún peligro. Con el duelo enfilando la prórroga, el árbitro señaló un penalti después de que Benatia derribara a Lucas Vázquez dentro del área. Buffon fue expulsado por su encendida protesta. Cristiano metió el penalti en el minuto 97. Y el Madrid accedió a semifinales.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: Elpais

10 Abril 2018

La Roma gestó una de las hazañas más grandes en la historia de la Champions League al levantarse de la lona luego del 4-1 en la ida contra el Barcelona, pero ahora ganar 3-0 en el Estadio Olímpico y convertirse en semifinalista.

La Loba dejó sembrado a Lionel Messi y a uno de los grandes favoritos para conquistar la Orejona. El milagro se gestó desde que al 6′ Edin Dzeko acercó al cuadro romano, al 58′ provocó el penal que acertó Daniele de Rossi, mientras que al 82′ Manolas se convirtió en el héroe de esta historia, el hombre que con un cabezazo provocó la locura en la capital de Italia.

Leo y el Barsa estuvieron irreconocibles, fallando pases de rutina. Despertaron hasta que tenían tres goles en la canasta, por eso al 91′ Ousmane Dembélé estuvo cerca del gol de la clasificación cuando el portero dejó el marco vacío al cortar con una barrida una ofensiva de Gerard Piqué, pero el francés mandó la pelota apenas arriba del travesaño.

Andrés Iniesta, incrédulo en la banca, observó la debacle de su equipo. El cerebro blaugrana había sido sustituido por André Gomes, un cambio muy extraño y que le acarreará aún más críticas a Ernesto Valverde.

Cuando sonó el silbatazo incluso los niños aficionados de La Roma soltaron en llanto, al igual que Allison y Stephan El Shaarawy. Un resultado épico, del que se hablará mucho y que le dará la vuelta al mundo. Lo más sorprendente, un resultado más que justo.

En el Estadio Olímpico de Roma también se esfumó la posibilidad de otro triplete ya que el Barsa se roba España al ser líder de LaLiga y finalista de Copa contra el Sevilla.

La Roma agobió al Barsa. Cuántas veces se ha visto que el Barcelona apenas generé 6 disparos contra 15 del rival, que los catalanes apenas terminen un partido con el 55 por ciento de posesión, pero estéril, sin poner en aprietos a sus contrincantes.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: mundodeportivo

04 Abril 2018

La escuadra de los ‘Reds’ necesitó de tan solo 30 minutos para sentenciar el partido y quizá la eliminatoria ante uno de los máximos candidatos.

El Manchester City de Josep Guardiola se encuentra al borde de la eliminación en la Champions League, luego de caer de manera estrepitosa en su visita 3-0 ante el Liverpool, conjunto que dio un gran primer tiempo con el que definió el partido y, quizá, la eliminatoria.

Los ‘Reds’ abrieron el marcador al minuto 12, cuando en un contragolpe letal fue Mohamed Salah el que terminó empujando el esférico al fondo de las redes.

Ocho minutos después, el conjunto local amplió la ventaja gracias a Oxlade Chamberlain, quien tomó el esférico en tres cuartos de cancha desde donde sacó un tremendo disparo que se incrustó en la portería del City.

Pero eso no sería todo ya que al minuto 31 el equipo de Anfield encontraría el tercer gol de la noche, cuando Mohamed Salah sacó una gran servicio desde la banda derecha para Sadio Mané, quien con un buen remate de cabeza puso el 3-0 parcial.

Ya en el complemento, el Liverpool sufrió el doloroso golpe de la lesión de Salah, quien tuvo que abandonar el campo de juego por molestias en la ingle. Su lugar fue ocupado por Georginio Wijnaldum.

El conjunto dirigido por Josep Guardiola tuvo la posesión del balón durante todo el segundo tiempo; sin embargo, fueron contadas las jugadas de cierto peligro las que hubieron en el área grande del Liverpool, equipo que finalmente se terminó llevando la victoria en casa.

De esta manera, el Liverpool dio un importante y sólido pase rumbo a las semifinales de la Champions League, aunque aún tendrá que visitar el Etihad Stadium la próxima semana ante un Manchester que seguro saldará a vender cara la derrota.

 Redacción: Leo.com

Fuente: mundodeportivo

04 Abril 2018

Gracias a un par de autogoles y a un par de goles más de Gerard Piqué y Luis Suárez, el FC Barcelona sacó un importante triunfo en casa 4-1 ante la Roma en el duelo de ida de los cuartos de final de la Champions League.

El equipo catalán fue el que dominó de manera amplia en la primera mitad del partido, aunque no lograba concretar las jugadas peligrosas. Hasta el minuto 38, cuando en una jugada colectiva, Andrés Iniesta quiso asistir a Lionel Messi, pero el balón fue desviado por Danielle de Rossi, quien finalmente terminó encajando gol en propia puerta.

La Roma estuvo a punto de empatar en el marcador, pero la polémica se hizo presente, pues cuando Pellegrini se disponía a entrar al área grande fue derribado por Umtiti, un penal que finalmente el árbitro decidió no marcar.

Ya en el complemento, el equipo italiano tuvo una jugada clara para empatar el marcador en una jugada donde Perotti no hizo un buen remate de cabeza y terminó mandando el balón desviado de la portería.

Por su parte, el cuadro catalán no perdonó y marcó el segundo tanto del encuentro al minuto 55, cuando después de un centro raso, Kostas Manolas metió el pie y marcó el segundo gol en contra para la Roma.

El Barcelona todavía marcaría el tercer tanto de la noche al minuto 59, cuando después de un disparo de Luis Suárez que fue rechazado por el arquero, Gerard Piqué aprovechó el rebote para empujar el esférico al fondo de las redes.

La Roma todavía pudo descontar en el marcador al marcar un tanto de visitante que les daba esperanzas para el partido de vuelta. Fue al minuto 80 cuando Edin Dzeko aprovechó un pase dentro del área para definir ante Ter Stegen.

Sin embargo, la alegría del esperanzador tanto duró apenas un par de minutos para la Roma, equipo que volvió a ver caer su portería al minuto 87 cuando Luis Suárez aprovechó un error en un rechace para marcar el 4-1 definitivo.

Con este marcador, el Barcelona prácticamente sentenció la eliminatoria y con ella su pase a las semifinales de la Champions League, aunque la siguiente semana deberá visitar Roma para finiquitar el trámite.

 Redacción: Leo.com

Fuente: mundodeportivo

03 Abril 2018

Un tanto tempranero del portugués Cristiano Ronaldo, que siempre marcó al Juventus con el Real Madrid, puso en ventaja al descanso al equipo de Zinedine Zidane, que se defendió ante el intento de reacción italiano y rozó el segundo con un disparo de Toni Kroos al travesaño.

Una centro de Isco Alarcón, la apuesta de Zidane para completar su once, lo remató con calidad cruzado Cristiano a los tres minutos del partido. El portugués extendió su racha marcando en todos los partidos de la competición.

Con este gol, ya son 13 los goles los que ha marcado Cristiano Ronaldo en lo nueves partidos de estación, es decir, el luso ha hecho goles en todos los partidos de la Champions en la actual temporada.

Incluso, la racha se prolonga a 15 goles en 10 partidos si se tiene en cuenta que CR7 marcó en la final de la Champions League en 2017, disputada en Cardiff, casualmente también ante la Juventus.

El Real Madrid pudo marcar el segundo con un remate plácido de Varane arriba tras un saque de esquina y un latigazo de Kroos que repelió la madera.

El Juventus presionó buscando el empate pero Keylor Navas se lució en su mejor ocasión, a los 23 minutos tras un remate a bocajarro de Gonzalo Higuaín.

Redacción: Leo.com

Fuente: EFE

Últimas Noticias

Prev Next

Esperan doble aguinaldo: Acuerdan que au…

Esperan doble aguinaldo: Acuerdan que aumento salarial será del 5,5%

El Gobierno y la Central Obrera Boliviana (COB) luego de más de cinco horas de...

Elegidos por meritocracia: Bolivia inici…

Elegidos por meritocracia: Bolivia inicia carrera notarial con designación de 445 abogados

Con la posesión de 445 nuevas notarias y notarios seleccionados por meritocracia y examen de...

Con el apoyo de campañas de Adepor: Cons…

La pujanza del sector porcinocultor llevó en cinco años a triplicar el consumo per cápita...