Santa Cruz de la Sierra
19 Noviembre 2014

Escribir bien me cuesta mucho. Siempre ha sido así, no importa si escribo en mi lengua materna, el holandés, o en mis lenguas adoptadas, el italiano y el español. Yo la escritura la vivo como un trabajo sumamente físico. Acabo un buen cuento o un artículo y siento el cansancio del albañil. Estoy ‘doodmoe’ (holandés), ‘stanco morto’(italiano), o sea muerto de cansancio. Y quiero relajarme con unas cervecitas o unas copas de vino tinto.

Después de esta premisa empezamos. Agarro una noticia cualquiera de las últimas semanas. Resulta ser que el cocinero peruano Daniel Dávila fue alejado del restaurante Jardín de Asia, de La Paz, donde trabajaba como chef ejecutivo.  A través de su cuenta de Facebook  realizó comentarios sobre la cultura al discutir con usuarios que reclamaban el robo de las danzas bolivianas por parte de folcloristas peruanos. “Ustedes eran nuestra provincia, hasta ahora siguen siendo nuestra sombra”…. “tenemos cultura y tradiciones para regalarles”, escribió, además de insultos de índole racista.

Luego hizo referencia a la reivindicación marítima: “No somos payasos como ustedes de festejar algo que no tienen como el Día del Mar”. Lógicamente, muchos bolivianos se enojaron y no se hicieron esperar las repercusiones en las redes sociales, por lo que el restaurante Jardín de Asia se vio en la obligación de despedirlo. “No pensé que se iba a hacer tanto lío. Me disculpé, pero no aceptaron mis disculpas. Yo decidí venir a Lima porque desde que salí en periódicos ya ni podía caminar en las calles de Bolivia, mi seguridad es primero. Ya no pienso regresar, me quedaré acá”, aseguró en una entrevista en Perú.

El señor Dávila metió la pata. El mar es un asunto muy sensible para los bolivianos. Yo soy del parecer que todos los seres humanos deberíamos tener una salida libre al mar. Es una ley natural. Yo nací cerca de La Haya a dos tiros de piedra del Mar del Norte. La playa y el agua siempre me han brindado la mejor diversión.

Para los franceses la buena vida y las buenas novelas literarias tienen que tener tres ingredientes esenciales: l’amour, la mort y la mer. El amor, la muerte y el mar. Entonces, vamos por orden empezando con el amor. Casi casi diría que es demasiado banal hablar del amor porque todos somos expertos. No hay nadie que no sepa qué significa amar a otro ser humano. Hablando del amor se arriesga la devaluación de su valor, como si fuera una moneda débil. Mario Vargas Llosa en su exquisita novela ‘Los cuadernos de don Rigoberto’ lo dice bien: ‘Nunca, ni en broma  ni en serio, hay que aludir durante el día a lo que decimos y hacemos en las noches en el secreto de la alcoba. Para no trivializar el amor y conservarle un aura mágica, sagrada.’

Los mejores poetas saben conservar el aura mágica. Yo siempre he sido un fanático de la poesía. La entera historia de la poesía de amor es una historia del espejismo. Esencialmente, se puede reducirlo todo a un problema de deseo erótico manifestado de manera variamente noble. Uno de mis poetas preferidos es el español Pedro Salinas que supo identificar el núcleo del amor en la ausencia y la soledad. En un pasaje de su libro ‘La voz a ti debida’ dice:

‘La forma de querer tú es dejarme que te quiera. El sí con que te me rindes es el silencio. Tus besos son ofrecerme los labios para que los bese yo. Jamás palabras, abrazos, me dirán que tú existías,  que me quisiste: jamás. Me lo dicen hojas blancas, mapas, augurios, teléfonos; tú, no. Y estoy abrazado a ti sin preguntarte, de miedo a que no sea verdad que tú vives y me quieres. Y estoy abrazado a ti sin mirar y sin tocarte. No vaya a ser que descubra con preguntas, con caricias, esa soledad inmensa de quererte sólo yo.’

Cuando se ama se quiere que no le pase nada a la persona amada. Somos vulnerables, frágiles, y por esta condición deseamos que nuestros queridos puedan vivir eternamente, que nunca les toque la muerte. Tal vez, el amor más fuerte sea el de los padres por los hijos. Yo, sinceramente, estoy enamorado de mi hijito de dos años, Sebastián. Sueño con él, lo protejo. Le deseo toda la felicidad del mundo.

Recientemente, la muerte entró en la vida de Sebastián al fallecer su bisabuela Enriqueta. El día del entierro estuvo con él paseando por la casa de mis suegros en la avenida La Barranca. En el cuarto que era de Enriqueta Sebastián se dio cuenta de que el altar, los santitos y los rosarios de la bisabuela no estaban. Mi hijo gritó: İAbuela! Y apretó el botón de la alarma que Enriqueta tenía a lado de su cama.

El mismo día fuimos a nadar juntos por primera vez en una piscina del barrio. A Sebastián le fascina el agua. Antes de su primera clase de natación estuvimos en el arenero de la plazuela de la Barranca construyendo un castillo. Pero no es lo mismo que la playa y el mar. El año que viene quiero ir con mi esposa Emma y Sebastián a Holanda, para que nuestro hijo conozca el Mar del Norte, Y quiero ir también con él a Arica.

Mientras tanto, nadamos en la piscina. Y en las noches estamos muertos de cansancio. El cansancio del albañil. Y dormimos bien los dos, soñando con el mar.

Por Allart Hoekzema

Fuente: Primicia

17 Noviembre 2014

El chef peruano Daniel Dávila concedió una entrevista en Lima y se disculpó nuevamente por sus comentarios sobre la cultura boliviana y la demanda marítima. Aseguró que temió por su seguridad.

El chef peruano Daniel Dávila, que realizó comentarios ofensivos sobre la cultura y la demanda marítima boliviana, retornó a su país y desde Lima volvió a disculparse y aseguró que habló con “el hígado” y que lo “agarraron en un mal momento”. Aseguró que no volverá a Bolivia y que temió por su seguridad.

“No pensé que se iba a hacer tanto lío. Me disculpé, pero no aceptaron mis disculpas. Yo decidí venir (a Lima) porque desde que salí en periódicos ya ni podía caminar en las calles (de Bolivia), mi seguridad es primero. Ya no pienso regresar, me quedaré acá”, aseguró en una entrevista publicada en la página digital peru21.pe.

El chef fue alejado del restaurant Jardín de Asia, de La Paz, donde trabajaba como chef ejecutivo.  A través de su cuenta de Facebook  realizó el jueves 13 comentarios sobre la cultura al discutir con usuarios que reclamaban el robo de las danzas bolivianas por parte de folcloristas peruanos. “Ustedes eran nuestra provincia, hasta ahora siguen siendo nuestra sombra”…. “tenemos cultura y tradiciones para regalarles”, escribió, además de insultos de índole racista.

Luego hizo referencia a la reivindicación marítima: “No somos payasos como ustedes de festejar algo que no tienen como el Día del Mar”.

“Me agarraron en un mal momento, hablé con el hígado”, explicó y volvió a pedir disculpas por sus dichos en La Paz. “Cometí el gran error de discutir con una persona por medio de Facebook siendo yo una persona pública. Simplemente respondí unos ataques, se me pasó la mano, toqué un punto muy sensible para ellos”, afirmó, según el portal peru21.pe.

Los ejecutivos del restaurante Jardín de Asia, donde trabajó, informaron sobre su desvinculación. “El restaurante Jardín de Asia La Paz informa que el señor Jorge Daniel Dávila Yika ya no forma parte de nuestro equipo de trabajo, que diariamente se esmera por brindar el mejor servicio a nuestros clientes”, señaló en un comunicado.

El viceministro de Descolonización, Félix Cárdenas, anunció el 15 de noviembre un proceso contra el ciudadano peruano y adelantó que reunirá todos los antecedentes de la polémica para presentarlo al Comité Nacional contra el Racismo y Toda forma de Discriminación, creado por la Ley 045.

Redacción Leo.bo

Fuente: La Razón Digital

14 Noviembre 2014

El chef peruano Daniel Dávila se enfrascó en una discusión en las redes sociales y lanzó insultos de índole racista a bolivianos. ¿Qué fue lo que sucedió?

El chef peruano Daniel Dávila Yika, que radica en Bolivia y labora en el restaurante Jardín de Asia La Paz , tuvo comentarios por demás ofensivos para los bolivianos e ironizó con la demanda marítima que el país altiplánico ha emprendido para obtener una salida soberana al mar.

Sus comentarios los realizó a través de su cuenta de Facebook y fue a modo de respuesta a comentaristas bolivianos que reclaman por un supuesto robo de las danzas bolivianas por parte de folcloristas peruanos. “Ustedes eran nuestra provincia, hasta ahora siguen siendo nuestra sombra”, escribió agregando insultos de índole racista.

“No somos tan payasos como ustedes de festejar algo que no tienen como el Día del Mar, qué ridículos”, manifestó el chef según La Razón Digital.

Luego de publicar los polémicos comentarios, no se hicieron esperar las repercusiones en las redes sociales, por lo que el restaurante Jardín de Asia se vio en la obligación de deslindar. “Los puntos de vista expresados por este colaborador no son un reflejo de los valores y principios de nuestra marca. Pedimos las más sinceras disculpas”, se lee en el comunicado.

Redacción Leo.bo

Fuente: Perú.com

Últimas Noticias

Prev Next

Violencia y saqueos en Chile: suman 11 l…

Violencia y saqueos en Chile: suman 11 los muertos y 2.151 los detenidos

La Fiscalía de Chile anunció hoy que hay un total de 2.151 detenidos en todo...

Codelcam descarta una segunda vuelta y c…

Codelcam descarta una segunda vuelta y convoca a una concentración “en defensa del voto”

Tras sostener una reunión con el presidente y candidato a la reelección por el Movimiento...

Militantes del MAS y de CC se enfrentan …

Militantes del MAS y de CC se enfrentan en la ciudad de La Paz

Una creciente tensión se vive en la ciudad de La Paz, específicamente en puertas del...