Santa Cruz de la Sierra
15 Octubre 2019

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, restableció hoy su Gobierno en la capital, Quito, tras haberlo trasladado temporalmente a la ciudad costera de Guayaquil durante las protestas contra el polémico decreto que eliminaba los subsidios a los combustibles.

Moreno reapareció en el balcón del Palacio de Carondelet, la sede del Gobierno ecuatoriano, ante una multitud de personas que llenaba la Plaza Grande, la misma que durante las protestas estuvo protegida con varios cercos de seguridad para impedir que los manifestantes llegasen al edificio presidencial.

En el balcón de Carondelet acompañaban al presidente algunos de sus ministros, pues su consejo de ministros no estaba al completo ya que el canciller del país, José Valencia, se encuentra en Washington para tratar la crisis que atravesó Ecuador en el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA).

El mandatario ondeó una bandera ecuatoriana con la que simbolizó así la vuelta a la normalidad en Quito, pues hasta en la mañana de este martes permanecía cerrada la Plaza Grande y sus accesos estaban custodiados por militares.

"Me llena el corazón recibir el respaldo de los compatriotas a la paz, a la democracia, a la justicia, al respeto a los derechos", escribió Moreno en redes sociales.

"¡La democracia va! Se fortalece con el trabajo de todos, de agricultores, maestros, artesanos, emprendedores. Con ese apoyo, la paz se recupera", añadió.

Moreno tomó la decisión de trasladar su Gobierno a Guayaquil el pasado lunes 7 de octubre cuando recrudecieron las protestas en la capital, especialmente en las calles aledañas al Palacio de Gobierno.

El domingo se vio obligado a derogar el decreto que eliminaba los subsidios a los combustibles para que cesaran las protestas que se prolongaron durante días, con episodios violentos como el incendio a la sede de la Contraloría y el ataque a sedes de dos medios de comunicación nacionales.

Hoy entró precisamente en vigor la derogación del polémico decreto, por lo que los precios de los combustibles volvieron a las tasas existentes antes de esta medida.

El decreto estaba dentro de las medidas de austeridad económica emprendidas por el Gobierno ecuatoriano para recibir un crédito de más de 10.000 millones de dólares, de los que 4.200 proceden del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Las protestas dejaron ocho muertos según la Fiscalía, aunque el Gobierno dice que son seis, además de más de 1.500 heridos, entre ellos 435 policías y 1.192 detenidos. También quedó dañado buena parte del mobiliario urbano de Quito, 108 patrulleros y 42 ambulancias.

Redacción: Leo.com      

Fuente: AFP

14 Octubre 2019

El gobierno de Ecuador accedió este domingo a derogar el decreto que eliminaba el subsidio a los combustibles y por el cual se había generado una gran ola de protestas en el país.

La medida fue acordada en el marco del diálogo realizado entre el Ejecutivo que preside Lenín Moreno y los movimientos indígenas.

“Como resultado del diálogo se establece un nuevo decreto que deja sin efecto el decreto 883, para lo cual se instala una comisión que elaborará este nuevo decreto”, anunció el coordinador de las Naciones Unidas en Ecuador, Arnaud Peral.

La decisión del presidente Lenín Moreno tiene como contrapartida la suspensión por parte de los movimientos indígenas de las protestas que mantenían en el país desde hace casi dos semanas.

El mandatario propuso a la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) la conformación de una comisión que trabajará en la elaboración de una nueva norma para sustituir el texto derogado.

“Con este acuerdo se terminan las movilizaciones y medidas de hecho en todo en Ecuador. Y nos comprometemos de manera conjunta a restablecer la paz en el país”, señala el texto del comunicado conjunto.

El acuerdo fue alcanzado en una mesa de diálogo instalada en las afueras de Quito y con la mediación de la ONU y de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana.

En un mensaje publicado en su cuenta de Twitter, Moreno indicó que el decreto 883 será sustituido “por uno nuevo que contenga mecanismos para focalizar los recursos en quienes más los necesitan”.

Del “paquetazo” al acuerdo

La ola de protestas que ha sacudido Ecuador desde inicios de este mes tuvo su origen en un conjunto de medidas económicas adoptadas por el gobierno de Moreno.

Entre estas, más allá de la eliminación del subsidio a los combustibles, destacan una baja de salarios de hasta un 20% en contratos temporales del sector público, así como la reducción de vacaciones de 30 a 15 días para empleados públicos y un aporte de 1 día de salario mensual, entre otras.

El gobierno esgrimió como justificación para estas medidas las necesidad de equilibrar las finanzas del país.

El ministro de Economía y Finanzas, Richard Martínez, dijo que esos ajustes respondían al acuerdo que alcanzó en febrero el gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI), gracias al cual el país obtuvo acceso a créditos por US$4.209 millones en tres años, de los cuales US$900 millones ya fueron entregados.

Sobre la medida más polémica, la eliminación del subsidio a los combustibles, Moreno dijo que “ha beneficiado durante décadas principalmente a los que no lo necesitaban y a los que viven del contrabando”.

Ecuador destinaba más de US$1.300 millones al año a subsidios al diésel y a la gasolina extra.

La respuesta no se hizo esperar y en las principales ciudades del país se iniciaron una serie de movilizaciones lideradas por el sector del transporte, estudiantes e indígenas.

Con los días, los choques entre manifestantes y fuerzas del orden crecieron en intensidad, hasta el punto de que Moreno decretó el estado de excepción e incluso llegó a mudar la sede del Ejecutivo de Quito a Guayaquil ante la llegada de una masiva movilización indígena que se dirigía a la capital.

Durante la ola de protestas perdieron la vida al menos cinco personas y hubo importantes daños materiales y pérdidas económicas, ocasionadas entre otros motivos por los cortes de carreteras que afectaron el comercio.

Moreno denunció que detrás de las protestas había un intento de desestabilización de su gobierno impulsada por el exmandatario Rafael Correa y por el gobierno del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

Correa, quien hasta 2017 había compartido trinchera política con Moreno, negó las acusaciones en su contra y llamó al actual mandatario a convocar elecciones anticipadas.

Con la mediación de la ONU y de la Conferencia Episcopal se logró realizar este domingo una mesa de diálogo entre el Ejecutivo y los movimientos indígenas agrupados en CONAIE, los cuales en los últimos días habían asumido el liderazgo de las protestas en contra del gobierno.

Durante la primera parte de la reunión -que fue televisada-, los representantes indígenas dejaron claro que su objetivo en la reunión era lograr la derogación del decreto 883.

Por su parte, Moreno se mostró dispuesto a flexibilizar la medida y a corregir lo que hiciera falta pero haciendo hincapié en la importancia de lograr que los recursos del país estuvieran destinados a quienes realmente los necesitan y no a las clases más favorecidas.

Los participantes en la reunión se tomaron una pausa que se extendió durante unas dos horas para analizar la situación, tras lo cual se anunció el acuerdo que deroga el decreto 883 y pone fin a las protestas.

Redacción: Leo.com      

Fuente: BBCMundo

 

 

 

 

10 Octubre 2019

La Defensoría del Pueblo de Ecuador confirmó este jueves el fallecimiento de cinco personas que fueron heridas por fuerzas policiales en el desarrollo de las manifestaciones contra las políticas económicas y nuevas resoluciones del presidente Lenín Moreno.

El ente ecuatoriano ratificó la muerte del líder social, Inocencio Tucumbi, quien fungía como dirigente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador de Cotopaxi (Conaie), herido de gravedad en las protestas pacíficas de Quito, capital ecuatoriana, el pasado miércoles 9 de octubre.

Asimismo, estas muertes fueron corroboradas por el presidente del Movimiento Indígena y Campesino de Cotopaxi (MICC), quien además anunció que entre las personas que perdieron la vida durante las protestas se encuentra el líder de la comunidad de Yanahurco en Pujil, José Rodrígo Chaluisa.

“La Conaie con profundo dolor comunica al Ecuador que en la represión desmedida y brutal del día miércoles 9 de octubre, direccionada por las políticas represivas de Lenín Moreno, María Paula Romo y el Ministerio de Defensa Nacional, confirmamos que existen compañeros que perdieron la vida", denunció la organización indígena ecuatoriana.

Tras la confirmación de estas muertes, organizaciones sociales y dirigentes indígenas rindieron homenaje póstumo a estas dos víctimas en las instalaciones del Ágora de la Casa de la Cultura, ubicado en la ciudad de Quito.

Los restos mortales de estos dirigentes aborígenes serán trasladados en lo sucesivo a su pueblo natal para que reciban los honores fúnebres y el posterior sepelio por parte de sus familiares y seres queridos.

Redacción: Leo.com      

Fuente: TeleSur              

10 Octubre 2019

La organización Jatarishun, una unión de grupos indígenas en Ecuador, informó que desde ayer retiene a 47 militares y 3 vehículos de las Fuerzas Especiales, y pidió el cese a la violencia en las protestas contra las medidas económicas del presidente Lenín Moreno.

Jatarishun justificó la decisión al decir que la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) había decretado el Estado de Excepción, limitando el tránsito de personas ajenas en sus territorios, donde los militares fueron encontrados.

“Al ser interrogados por las autoridades indígenas, sobre el traslado por esa zona no justificaron el motivo, por lo que se procedió a retener al personal militar en mención”, informó la unión indígena en un comunicado.

“Garantizamos los derechos humanos, físicos, psicológicos y de sobrevivencia en situación de conmoción social”.

En el documento, las autoridades indígenas pidieron el cese a la represión y aseguraron que las manifestaciones se realizaban de manera pacífica.

“(Exhortamos) cesen la represión en contra de nuestros hermanos indígenas y la liberación de nuestros hermanos y hermanas que se encuentran privados de sus libertades”, pidieron.

Jatarishun además exigió la comparecencia del Comandante de las Fuerzas Especiales #9, a la que presuntamente pertenecen los militares, por los hechos.

Redacción: Leo.com      

Fuente: Agencias           

09 Octubre 2019

El expresidente ecuatoriano Rafael Correa urgió este miércoles al actual mandatario, Lenín Moreno, a convocar elecciones anticipadas ante las protestas ciudadanas contra sus medidas económicas, y se ofreció a ser candidato pese a que cree que no le "dejarán" participar.

"Si es necesario que sea candidato, lo seré. A mí me inhabilitaron entre comillas para ser presidente porque todo fue ilegal, todo fue inconstitucional, pero de vicepresidente para abajo, yo no tengo ningún problema para participar", indicó en una rueda de prensa en el Parlamento Europeo, al que fue invitado por el grupo de Izquierda Unida.

A su juicio, las autoridades ecuatorianas "van a crear esos problemas, van a buscar cómo impedir mi participación porque saben que los derrotamos".

El exmandatario, que fue presidente de Ecuador entre 2007 y 2017 y actualmente reside en Bélgica, recordó que durante el Gobierno de Moreno le han abierto "sin pruebas" más causas judiciales que "a Al Capone, Pinochet y el Chapo Guzmán juntos", y que si regresa a su país será encarcelado.

"Que me metan preso, pero que me dejen inscribirme. No, me van a meter preso primero y no me van a dejar inscribirme", lamentó.

Sobre una posible participación electoral, dijo no estar "seguro de que ganaría", aunque aseguró tener "confianza en el pueblo ecuatoriano".

Correa, de 56 años, rechazó las acusaciones de que esté detrás de las marchas indígenas y las protestas en contra de medidas como la eliminación del subsidio a los combustibles, y especialmente las alegaciones de que había viajado a Venezuela para instigar junto a su presidente, Nicolás Maduro, las movilizaciones.

"Dicen que ahorita estoy en Venezuela. Por si acaso, vean los informes, con pelos y señales (...) que ayer estuve reunido con Maduro, y que es el que financia para la desestabilización. Esto es de locura, es algo demencial", comentó.

Lamentó que el Gobierno ecuatoriano "construye ese relato, lo repiten, lo repiten, y creen que en la repetición está la demostración", al tiempo que garantizó que "jamás va a poder presentar una prueba, porque no es cierto".

Para Correa, "ellos son los golpistas", mientras que él y los manifestantes "lo que estamos pidiendo es la salida que establece la Constitución, una salida democrática".

Puso como ejemplo el caso de España y la moción de censura que terminó con la presidencia del conservador Mariano Rajoy el año pasado.

"Si asume (el poder el socialista) Pedro Sánchez, a nadie se le va a ocurrir que se rompió la democracia, es parte de la democracia y parte del Estado de derecho lo que pasó en España", comentó.

"Y si anticipa elecciones Pedro Sánchez como lo ha hecho después de nueve meses, a nadie se le va a ocurrir que hay una inestabilidad. Se están resolviendo los conflictos en el marco constitucional y en democracia", agregó.

Aseguró que "Ecuador tiene esos mecanismos", que "establecen la anticipación de elecciones en casos de grave conmoción social, que es lo que estamos viviendo, para resolver ese conflicto de manera pacífica y democrática".

"Que la gente vote en las urnas, como se deben resolver los conflictos en democracia", pidió, y agregó que "no lo quieren hacer porque saben que la respuesta va a ser más fuerte que la que están recibiendo en las calles, que van a ser arrasados en las urnas".

Sobre las movilizaciones, apoyó "que la gente siga defendiendo sus derechos con firmeza, pero en paz. Porque buscan cualquier excusa para la represión".

En ese sentido, denunció que hay "represión brutal" en Ecuador que ha dejado ya "muertos".

"Y por qué no (van a salir los manifestantes a la calle hoy). Tienen que cuidarse, pero tampoco se van a dejar amedrentar" por el temor a la represión, indicó.

Por lo que respecta a la mediación que ha ofrecido la ONU y la Iglesia católica en la crisis, dijo "desconfiar" de los interlocutores concretos que estarían implicados por su proximidad al Gobierno.

En cuanto al papel de la Unión Europea, Correa lamentó que la actual crisis ecuatoriana "ni siquiera figure en su agenda" y que toda la atención en Latinoamérica la acapare Venezuela.

Criticó esa "doble moral" y aseguró que el caso en su país es diferente porque "ocurre con un Gobierno de derechas que persigue a los líderes progresistas".

Redacción: Leo.com      

Fuente: Agencias                  

 

 

08 Octubre 2019

Manifestantes indígenas tomaron hoy el edificio de la Asamblea Nacional (Parlamento) de Ecuador al grito de "¡fuera Moreno fuera!", tras tirar abajo las verjas de seguridad que rodaban la sede.

La sede se encuentra cerca de un parque de Quito que servía de lugar de concentración a unos 10.000 miembros de colectivos indígenas, en la víspera de una marcha con la que esperan la derogación de recientes medidas económicas o la salida del presidente Lenín Moreno.

La toma de la sede parlamentaria se realizó en la calle Yaguachi de Quito, donde los manifestantes alcanzaron la plaza central compuesta por varios peldaños, desde la que se accede al edificio, ondeando banderas tricolores y de organizaciones de base, constató Efe.

El nutrido grupo de manifestantes logró romper el cerco de seguridad en la entrada principal del edificio y posteriormente un grupo de dirigentes, vestidos con ponchos y bastones llegaron al lugar donde se encontraba la fuerza pública, informó la emisora local Radio Calle.

Los dirigentes han solicitado a los manifestantes que mantengan la calma y no provoquen innecesariamente a las fuerzas de seguridad, y llegaron al lugar con las manos en alto.

Uno de ellos relató a la emisora que una vez que tomaron el hall del Parlamento, las fuerzas comenzaron a disparar gases lacrimógenos.

También se escucharon varias detonaciones en la aledaña Avenida 6 de Diciembre, a donde llegaron vehículos blindados antimotines.

En las inmediaciones del edificio también había miembros de la Policía Montada.

Los disturbios y protestas en diferentes puntos del país se registran desde el pasado jueves a raíz de medidas económicas adoptadas por el Gobierno como la retirada del subsidio a los combustibles.

Redacción: Leo.com      

Fuente: Agencias

 

07 Octubre 2019

Las autoridades ecuatorianas investigan el atropellamiento por parte de un vehículo a un hombre que se encontraba ayer, domingo, en el sur del país, en una manifestación contra el incremento de los combustibles.

Personal del Ministerio de Salud informó que alrededor del mediodía de ayer "se encontró a un hombre de 35 años sin signos vitales, víctima de un atropello por un vehículo que aparentemente huía del lugar al ser agredido por comuneros que mantienen bloqueada la vía pública", señaló la Comisión de Tránsito de Ecuador (CTE).

Edison Moscoso, director provincial de la CTE, dijo que "aparentemente se trata de un vehículo privado que habría ocasionado este accidente lamentable" en la vía Cuenca-Molleturo, en la provincia del Azuay.

Hasta ayer todavía se investigaba quién fue el responsable y dónde estaba el vehículo involucrado en el incidente, según un audio colgado en la cuenta de Twitter de la Gobernación del Azuay, provincia situada en el sur del país donde manifestantes han bloqueado las vía contra el alza del precio de los combustibles.

En un comunicado, esa Gobernación rechazó el corte de la circulación y aseguró que la ambulancia que iba a socorrer al ciudadano no pudo avanzar "debido al cierre de las vías y la negativa por parte de los manifestantes".

Ante esa situación y citando al Ministerio de Salud, la Gobernación indicó que la doctora que iba en la ambulancia caminó hasta el lugar del suceso, donde certificó el fallecimiento.

Moscoso pidió a los manifestantes facilitar el paso de los peritos de la Policía que se dirigieron al lugar del accidente para hacer un reconocimiento.

Tras lamentar la situación, las Fuerzas Armadas pidieron a la ciudadanía "que permita en todo momento el paso a los vehículos de emergencia".

Por otra parte, el Gobierno ecuatoriano informó ayer que la red vial de la costa estaba completamente habilitada, mientras que en nueve provincias de los Andes y la Amazonía persistían los bloqueos en el cuarto día de protestas sociales contra el incremento del precio de los combustibles.

La Secretaría General de Comunicación de la Presidencia indicó en un comunicado que hay bloqueos en siete provincias andinas (Azuay, Cañar, Imbabura, Loja, Pichincha, Cotopaxi y Chimborazo), y en dos amazónicas (Napo y Pastaza).

Según la Secretaría, desde los Puestos de Mando Unificado (PMU), instalados a escala nacional en los 16 centros del servicio de seguridad integrado (ECU 911), se coordinan las labores interinstitucionales para atender incidentes y garantizar la recuperación total de la paz social.

Desde el pasado jueves, cuando subieron los precios de los combustibles, movimientos sociales han protagonizado protestas que incluyeron la paralización del transporte por dos días, suspendida parcialmente.

Las protestas más fuertes del fin de semana las han protagonizado los indígenas, que han bloqueado diversas carreteras, que los militares despejan amparados en un estado de excepción decretado para velar por la seguridad y evitar el caos.

La Secretaría de Comunicación anotó que la Policía, las Fuerzas Armadas y el Ministerio de Transporte y Obras Públicas trabajan en conjunto para despejar los tramos de vías que aún se encuentran obstaculizados para la circulación de vehículos.

De acuerdo con la Secretaría de Comunicación, "en las zonas urbanas de las todas ciudades del país las actividades se desarrollan con normalidad, los ciudadanos desempeñan sus labores cotidianas con regularidad, el orden y la movilidad están restablecidos por completo".

Por otra parte, los aeropuertos de la red nacional se mantienen operativos con normalidad en todo el país y para la distribución de combustibles, hay resguardo militar para garantizar el abastecimiento en todas las provincias, subrayó.

Redacción: Leo.com      

Fuente: EFE

 

04 Octubre 2019

La crisis social que desató en Ecuador la eliminación de los subsidios a los combustibles paralizó hoy el transporte público y vació las escuelas por segundo día consecutivo, aunque las fuertes protestas en las calles parecieron amainar bajo el estado de excepción impuesto por el gobierno.

Luego de los disturbios de ayer -que dejaron 35 heridos incluidos 21 policías, además de 350 detenidos, según autoridades-, el pequeño país petrolero sigue lidiando con la huelga de los transportistas, que desafían la medida de excepción.

Sin taxis ni autobuses circulando, los ecuatorianos debieron ingeniárselas para cumplir con sus actividades, mientras las clases están suspendidas por orden gubernamental.

En Quito, solo opera el servicio municipal de transporte -insuficiente para atender la demanda-, por lo que las Fuerzas Armadas habilitaron sus vehículos para movilizar a los ciudadanos. En virtud de la medida de excepción declarada por 60 días, los militares también están en las calles para controlar la seguridad.

"No queremos desestabilizar el país, pero lamentablemente en este momento lo que se está tratando es de sobrevivir", dijo a la prensa el presidente de la Federación Nacional de Transportistas Pesados, Luis Vizcaíno. "Si se logra bajar un poco las tarifas del combustible creo que puede haber una salida para que el Ecuador vuelva la paz", añadió.

El descontento estalló por cuenta del alza de más del 100% en el precio de los combustibles que desencadenó el desmonte de los subsidios por parte del gobierno de Lenín Moreno, tras cuatro de décadas de vigencia.

El Ejecutivo adoptó la impopular medida en acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), para obtener millonarios préstamos ante el desbarajuste de su economía dolarizada.

El elevado endeudamiento de los últimos años -que Moreno achaca a su antecesor Rafael Correa- afectó la liquidez, según las autoridades.

Pese a las protestas, Moreno dijo que no cambiará de "opinión" sobre el fin de los subsidios -que al año representaban 1.300 millones de dólares- y apeló al estado de excepción para enfrentar a los manifestantes que en la víspera protagonizaron violentos choques con la policía, saqueos y otros desmanes.

Bajo esa figura constitucional, el presidente quedó facultado para restringir derechos, aunque de momento solo ha empleado esas atribuciones para reforzar el control con los militares.

"Con el estado de excepción se está logrando el propósito fundamental, el cual es restablecer el orden y la paz social", expresó el ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, en rueda de prensa el viernes en la casa presidencial.

Millonarias pérdidas

Las manifestaciones del jueves en Quito, a las que se sumaron estudiantes universitarios y sectores de oposición, generaron choques violentos con la policía en los alrededores de la sede de gobierno, donde el viernes se observaban destrozos.

Las protestas, que dejan pérdidas diarias por 262 millones de dólares de acuerdo con industriales, también se sintieron con fuerza en Guayaquil, de las ciudades más pobladas de Ecuador. Organizaciones de indígenas y sindicales prevén protestar en los próximos días contra la política económica de Moreno, en el poder desde 2017.

Sin mayoría en el Congreso y las encuestas en contra, Moreno encara las primeras consecuencias del acuerdo de marzo con el FMI para acceder a créditos por 4.209 millones de dólares.

La eliminación de subsidios disparó los precios. El galón americano de diésel pasó 1,03 dólares a 2,30 dólares y el de gasolina corriente de 1,85 a 2,40 dólares.

El ministro de Transporte, Gabriel Martínez, indicó que el Ejecutivo hará un "ajuste" en los pasajes de autobuses interprovinciales e impulsa a que los municipios hagan lo mismo con la transportación urbana y de taxis, que están a su cargo.

"Pero esta subida del pasaje, que será moderada, que será justa y que será técnica, no deberá tener consecuencias en los (precios de los) demás productos", añadió.

Antes de que la izquierda asumiera el poder en Ecuador, en 2007, protestas sociales dieron paso al derrocamiento de tres presidentes, dos de los cuales intentaron ajustes económicos.

Además del FMI, otros organismos multilaterales también entregarán 6.070 millones de dólares en préstamos a la administración de Moreno, que por falta de liquidez ha emitido bonos por más de 10.000 millones de dólares. 

La deuda externa pública de Ecuador subió en 47% en el actual gobierno (a 39.491 millones de dólares, 36,2% del PIB).

 Redacción: Leo.com     

Fuente: AFP

Últimas Noticias

Prev Next

El extraño secreto con el que Marilyn Mo…

El extraño secreto con el que Marilyn Monroe mantenía un cutis perfecto

Antes de que las redes sociales ofrecieran a las estrellas de Hollywood una plataforma para...

Salvatierra reaparece y dice que no renu…

Salvatierra reaparece y dice que no renunció, pero la Policía le impide entrar a la Asamblea

Adriana Salvatierra reapareció este miércoles públicamente. Intentó ingresar, junto a la Bancada del MAS al...

Tarea

Tarea

Yosalid Vedia, profesora de primero de primaria del colegio Adolfo Kolping, acaba de mandarnos tres...