Santa Cruz de la Sierra
17 Abril 2018

Todas las mañanas, suena el despertador y parece que no hubieras dormido nada. Camino al trabajo notas que algo no anda bien con tu estómago, además de que en tu cabeza figura una lista de pendientes interminables.

La bandera roja del estrés puede ser tensión muscular, malestar estomacal, fatiga, falta de concentración, irritabilidad, nervios, ansiedad y problemas de memoria. De acuerdo con la Asociación Americana de Psicología (por sus siglas en inglés APA), algunas situaciones estresantes pueden ayudar a las personas a superar situaciones difíciles; sin embargo, una cantidad extrema de estrés puede tener consecuencias para la salud y afectar negativamente los sistemas inmunológico, cardiovascular, neuroendocrino y nervioso central.

Un equipo de investigación, liderado por el psicólogo Sheldon Cohen de la Universidad Carnegie Mellon, en Pennsylvania, descubrió que el estrés prolongado promueve el desarrollo y la progresión de muchas enfermedades.

“El estrés puede atenuar nuestra capacidad para luchar contra las enfermedades. De hecho, el manejo del estrés es una parte importante del tratamiento para muchos diagnósticos médicos y psiquiátricos”, asegura la doctora Rachel Annuziato, profesora asociada en el departamento de psicología en la Universidad Fordham de Nueva York.

Según Annunziato, el estrés puede desconcentrarnos, contribuir a la ansiedad y a una sensación de impotencia, además afecta nuestros hábitos.

Los expertos nos dan técnicas sencillas que sirven para apaliar el estrés:

1.    Inicia el día con unos minutos en calma

¿Has notado cómo respiras cuando estás en calma? La respiración correcta debería sentirse desde tu abdomen y no desde tu pecho, como solemos hacerlo. Iniciar el día frenéticamente hace que el resto del día lo continúes así.

Tomarte unos minutos al despertar para meditar o simplemente concientizarte de una correcta respiración en la que llenes al máximo tus pulmones ayudará a tu cuerpo a sobrellevar el estrés. Trata de hacerlo parte de tu forma de respirar y verás los cambios.

De acuerdo con el doctor Richard Wolf, fundador del Centro Holístico para el Alivio del Dolor y la Pérdida de Peso, en New Jersey, iniciar el día así no solo te hará sentir relajado, sino que los efectos de hacerlo por la mañana durarán todo el día.

2.    Ten cuidado con lo que comes

El estrés nos resta vitalidad y nos hace sentir cansados. Quizá no puedas eliminar de la noche a la mañana la carga de trabajo que te estrés. Pero sí puedes cuidar tu alimentación para estar lleno de energía para cumplir con tus objetivos.

Jacob Teitelbaum, autor del libro From Fatigued to Fantastic! y médico experimentado en los síndrome de fatiga crónica, fibromialgia, el sueño y el dolor en Estados Unidos recomienda incrementar el consumo de agua y proteínas, reducir los azúcares, y añadir algún suplemento vitamínico para incrementar tu energía.

Además, los expertos recomiendan sustituir el café por una taza de té verde. Así como añadir nueces a tu dieta, ya que pueden contrarrestar los efectos del estrés, gracias a que son ricas en grasas saludables y antioxidantes.

3.    Haz una lista de prioridades

Hacer cada día una lista con tus pendientes más importantes, estableciendo prioridades, no te permitirá perder el tiempo, recomienda el profesor de psicología John Norcross, de la Universidad de Scranton, en Pennsylvania.

Divide la carga de trabajo en pequeños objetivos y concédete una fecha de vencimiento para cada tarea, aconsejan los expertos.

4.    Aprende a decir NO

Nunca digas “sí” inmediatamente. Ya sea en el trabajo, con tus amistades, con tu familia, los compromisos que adquirimos pueden acumularse al punto de causarnos un nivel alto de estrés.

Antes de decir “sí” considera de manera realista si tu agenda te permitirá otra obligación. El psicólogo Norcross sugiere preguntar por fechas límite para hacerlo y en caso de no tener tiempo responder: “No puedo hacerlo ahora. Por favor, tenme en cuenta para futuras ofertas”.

5.    Comparte tiempo con una mascota

Sí, es muy probable que tus niveles de estrés bajen más cuando pasas tiempo con una mascota que con un amigo o tu pareja, sugiere un estudio realizado por la Universidad Estatal de Nueva York, en Buffalo. Los autores del estudio sugieren que las mascotas ofrecen compañía sin prejuicios, un apoyo que incluso el cónyuge o el amigo más alentador pueden condicionar.

Se ha descubierto además que la presencia de una mascota mitiga los efectos del estrés en la frecuencia cardíaca y la presión arterial, acelerando la recuperación a niveles saludables.

6.    Un poco de ejercicio te ayudará

Se ha demostrado consistentemente que el ejercicio mejora el estado de ánimo, al aumentar los niveles de endorfinas.

“El ejercicio tiene un impacto en varias proteínas cerebrales que son importantes para mantener una mente sana, la cognición y el estado de ánimo”, dice el neurocientífico Fernando Gómez-Pinilla, de la Universidad de California, en Los Àngeles. Recomienda 30 minutos por día.

7.    Relaja tus músculos progresivamente

Cuando estás estresado sientes el rigor muscular justo en el cuello y los hombros bajando por la espalda. Lo peor es que estos músculos tensos no sólo son el resultado del estrés, sino que contribuyen a sentirte peor.

La relajación muscular progresiva es una técnica simple que implica tensar y relajar grupos específicos de músculos de una manera sistemática para romper el círculo vicioso del estrés y la tensión muscular. Puedes descargar los audios gratuitos en el sitio web de la Universidad Brigham Young o encontrar decenas de videos en Youtube.

8.    Duerme a la misma hora siempre

De acuerdo con la encuesta Estrés en América, generada anualmente por la Asociación Americana de Psicología, más del 40% de los norteamericanos dicen despertar durante la noche por causa del estrés. Los expertos recomiendan irse a la cama a una hora regular cada noche, esforzándose por tener al menos siete u ocho horas de sueño y eliminando las distracciones como la televisión y las computadoras del dormitorio, así como estar inmerso en tu celular previo a la hora de dormir.

9.    El poder de la imaginación guiada

El poder de la imaginación es increíble, y existe una forma de revertir toda esa ansiedad generada por el estrés mediante la imaginación guiada. Esta técnica ayuda a crear armonía entre la mente y el cuerpo y es una forma de “escape mental” para afrontar el estrés o los problemas.

Esta visualización guiada se puede utilizar para obtener claridad mental, estimular la frecuencia cardíaca y mejorar los patrones respiratorios. También puedes encontrar audios gratuitos en inglés o español en Internet.

10.    Las cosas pueden ir mal

Olvídate de la perfección y deja que los errores sucedan. Para Maribel Quiala, directora Clínica en el Hospital de Enfermedades Mentales de Ft. Lauderdale, en Miami, una forma de minimizar el estrés es aceptar que las cosas, los eventos y las personas no van a actuar como lo calculas.

“Es importante aceptar que las cosas pueden ir mal, pero tú no tienes que ir con ellas”, finaliza Quiala.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: paratimujer.us

04 Marzo 2018

Un estudio de la Universidad de Columbia ha descubierto que el aroma de nuestra pareja o de un ser conocido y afín a nosotros puede ayudar a reducir los niveles de estrés, reseñó el portal Muy interesante.

Según las investigaciones realizadas en el proyecto, las mujeres se sienten más tranquilas tras estar expuestas al olor de su pareja masculina y por contra, sus niveles de cortisol (la hormona del estrés) aumentan al estar ante el olor de un extraño.

Las pruebas se han realizado con un total de 96 parejas de sexo opuesto. A los hombres se les entregó una camiseta nueva para que las impregnaran con su aroma natural durante 24 horas, sin “contaminarlas” con otros olores como colonias, cremas, tabaco o comida. Estas prendas fueron posteriormente congeladas para su preservación. Las mujeres, por otra parte, fueron las encargadas de olerlas y diferenciarlas, puesto que su capacidad olfativa está más desarrollada que la de los varones.

Marlise Hofer, autora principal del estudio y psicóloga, asegura que “muchas personas usan la camisa de su compañero o duermen en el lado de su pareja cuando esta no está. Pero, pueden no darse cuenta por qué se involucran en estos comportamientos. Nuestros hallazgos sugieren que el aroma de un compañero solo, incluso sin su presencia física, puede ser una herramienta poderosa para ayudar a reducir el estrés”.

Las voluntarias del experimento fueron asignadas al azar para oler estas prendas. Las camisetas podían ser totalmente nuevas, usadas por su pareja o por otro de los sujetos que se sometieron a la prueba.

Sin saber cuál se les había dado a cada una, pasaron por tres pruebas diferentes: una entrevista simulada, un examen matemático y una muestra de saliva para medir sus niveles de cortisol. Por último, se sometieron a un test de preguntas sobre su nivel de estrés en cada una de estas actividades.

Descubrieron que las mujeres que habían olido la camisa de su compañero se sentían menos estresadas, tanto antes como después de la prueba de esfuerzo. Aquellos que olieron la camisa de su pareja y también identificaron correctamente el olor también tenían niveles más bajos de cortisol, lo que sugiere que los beneficios de reducir el estrés del aroma de la pareja son más fuertes cuando las mujeres saben lo que están oliendo. Por el contrario, las mujeres que habían olido el aroma de un desconocido presentaban niveles más altos de esta hormona a lo largo de la prueba de medición de estrés.

Redacción: Leo.com

Fuente: imujer.com

15 Febrero 2018

Hasta hace unas décadas la ciencia occidental dudaba de que cosas como el estrés o la soledad pudieran contribuir a producir enfermedades o, por el contrario, que el ritual y el pensamiento positivo pudieran ayudar a sanar (como ocurre con el efecto placebo). Hoy en día, ya se admite mucho más que existe una línea tenue entre lo que es físico y lo que tiene orígenes psicológicos o emocionales. Resulta evidente que existe una retroalimentación entre los padecimientos físicos y sus síntomas y nuestras actitudes y pensamientos.

A continuación presentamos cinco cosas que la ciencia ha empezado a descubrir que pueden enfermarnos -sin contar el estrés, que es una respuesta física intensa a cualquier presión y que, de alguna manera, ocurre en cualquiera de estos cinco casos-. En parte esta lista está basada en el trabajo del psicólogo clínico Jordan Peterson, profesor de la Universidad de Toronto.

1. La soledad

El estudio más largo que se ha hecho sobre los factores que contribuyen a la saludad de una persona, realizado por investigadores de Harvard, notó que el principal predictor de bienestar y longevidad es si una persona tiene relaciones íntimas. Por otro lado, algunas investigaciones incluso han clasificado la soledad como una enfermedad, en tanto que está vinculada con enfermedades neurodegenerativas y mayor mortalidad.

2. La muerte de una persona querida

Esto es especialmente patente entre personas de la tercera edad, donde existen muchos casos en los que la muerte de un ser querido precipita una enfermedad e incluso la muerte. Obviamente ello está ligado con el primer apartado, siendo que la soledad puede ser patológica, pero también con la idea del tercer punto, de que una vida sana necesita de un propósito o sentido y muchas personas obtienen sentido en la vida de sus seres queridos.

3. Perder un empleo/no tener una actividad significativa

Una persona que no tiene un empleo o que no tiene una actividad o pasatiempo altamente significativo, tiende a desarrollar a mediano y largo plazo diferentes patologías, según señala el doctor Peterson. Esto tiene que ver con lo que también observó el doctor Viktor Frankl, quien notó que las personas que no tienen un sentido o significado en la vida suelen enfermarse más fácilmente y perecer ante las adversidades.

4. Pensamientos negativos constantes o rumiación

Aunque no existe un estudio científico que ligue el pensamiento negativo u obsesivo con una enfermedad física tal cual (si bien, el caso del efecto nocebo parece indicarlo claramente), sí existe una clara correlación entre la rumiación y diferentes enfermedades mentales. De hecho, según el doctor David Kessler, casi todas las enfermedades mentales pueden rastrearse a lo que llama “captura”, cuando el pensamiento es capturado por un pensamiento obsesivo. Esto, en otras palabras, es no poder controlar la atención, una forma de distracción patológica. Kessler explica esto con el caso de David Foster Wallace, quien era uno de los más grandes escritores de su generación -probablemente el mejor- pero que sufrió constantemente porque pensaba que no era lo suficientemente bueno. Esta idea de ser inadecuado lo devoró y, de alguna manera, lo llevó al suicidio.

5. Decir mentiras

Este es el punto más interesante de esta lista y el más controvertido. Peterson cree que decir mentiras o estar en una relación de engaño, hace que el ser humano viva una especie de desalineación con el orden y sentido que lleva su vida (con el mismo Logos). Algo así como una antisincronicidad, por usar el término de Jung. Freud atribuía la psicopatología fundamentalmente a la represión, pero Peterson señala que no hay tanta diferencia entre la represión y el autoengaño. “¿Cuál es la diferencia entre reprimir algo y mentirte al respecto?”, se pregunta Peterson. Y añade:

Freud decía que lo reprimido era inconsciente, pero creo que puede ser que algo ocurra que te molestó y que puedes pensarlo y buscar resolverlo pero decides no hacerlo y queda vago e incierto. Y practicas haciéndolo mucho hasta que desarrollas un hábito de no pensar en ello. Pero lo sabes, o al menos lo sabías al principio.

Peterson señala que esto puede notarse físicamente, evitando lo que el psicólogo Carl Rogers llamaba subcepción (el mecanismo que emplea una estrategia para impedir que una sensación perturbadora emerja a la conciencia). Por ejemplo, cuando dices una mentira o engañas a alguien en una conversación, si eres capaz de poner atención en ese momento en tu cuerpo -y no bloquear la percepción- sentirás una sensación física de incomodidad en el centro del cuerpo o incluso de debilidad, una sensación de perder el piso o soporte y de haberte traicionado. Esto es algo que podemos poner a prueba nosotros mismos (no necesitamos creerle a Peterson) y seguramente será un ejercicio sumamente provechoso.

 Redacción: Leo.com

Fuente: isalud.com                                           

28 Enero 2018

Todos sabemos lo que nos hace gordos: comer más calorías de las que quemamos en energía.

Pero esto no responde a la pregunta más interesante: ¿por qué comemos en exceso?

¿Por qué a veces nos sentimos obligados a comer ese pedazo de pastel o barra de chocolate aunque sabemos que nos arrepentiremos unos minutos después? ¿Es solo gula, o hay algo más?

La culpa la tiene el estrés

Aunque el autocontrol es importante, existe cada vez más evidencia de que el estrés juega un papel clave en el aumento de peso.

El estrés crónico interrumpe nuestro sueño y desequilibra los niveles de azúcar en la sangre. Esto conduce a un aumento del hambre y a que comer se transforme en un escape emocional.

Eso, a su vez, lleva a una mayor interrupción del sueño, a niveles más altos de estrés y a valores aún más elevados de azúcar en la sangre.

Con el tiempo, esto puede conducir no solo a niveles insalubres de grasa corporal, sino también a diabetes tipo 2.

La prueba

Para analizar esto, el doctor Giles Yeo, del programa de la BBC Trust Me, I’m a Doctor (Confía en mí, soy doctor), decidió, con la ayuda de científicos de la Universidad de Leeds, Reino Unido, someterse a un día particularmente estresante.

Los científicos de Leeds comenzaron pidiéndole a Giles que hiciera la prueba Maastricht Stress Test: una evaluación rápida y no invasiva para provocar respuestas de estrés autónomo y de glucocorticoide, hormonas clave para el metabolismo de carbohidratos.

Lo pusieron frente a una computadora y le hicieron hacer restas rápidamente, por ejemplo 2.043 – 17.

En la sucesión de sustracciones cometió muchos errores, que para alguien como Giles fue particularmente estresante.

Luego le hicieron poner una mano en un cubo de agua helada y lo obligaron a que la sostuviera allí.

Antes y después de estas pruebas, el equipo de Leeds midió los niveles de azúcar en la sangre de Giles.

Los niveles de azúcar en la sangre aumentan cuando comemos, y en una persona sana como Giles, rápidamente vuelven a la normalidad.

Pero lo que el equipo de Leeds descubrió fue que el día en que Giles fue puesto bajo estrés deliberadamente, sus niveles de azúcar en la sangre tardaron tres horas en volver a la normalidad, unas seis veces más que en un día libre de estrés.

La razón por la que esto sucede es que cuando estás estresado, tu cuerpo entra en el modo “luchar o huir”.

Tu cuerpo cree que está bajo ataque y libera glucosa en tu sangre para proporcionar energía a tus músculos.

Pero si no necesitas esa energía para escapar del peligro, tu páncreas bombeará insulina para reducir nuevamente los niveles de azúcar en la sangre.

Estos niveles crecientes de insulina y la disminución de los niveles de azúcar en la sangre te harán sentir hambre, razón por la cual anhelas carbohidratos azucarados cuando estás estresado.

Lo mismo sucede cuando dormiste mal una noche.

Un reciente estudio de investigadores del King’s College de Londres descubrió que, si privas de sueño a personas consumirán, en promedio, 385 calorías adicionales por día, lo que equivale a las calorías de un muffin grande.

Y lo niños no están exentos de esto.

En otro estudio, investigadores analizaron a un pequeño grupo de niños de tres y cuatro años (todos con sueño regular) y no solo los privaron de su siesta de la tarde, sino que también los mantuvieron despiertos durante unas dos horas después de su hora normal de acostarse.

Al día siguiente, los niños comieron un 20% más de calorías de lo habitual, especialmente más azúcar y carbohidratos. Luego se les permitió dormir tanto como quisieran.

El día después de eso, todavía consumieron un 14% más de calorías de lo normal.

Entonces, ¿cómo se puede reducir el estrés diario?

Respirar para eliminar el estrés

Hombre respira.

Aquí hay una técnica de respiración, recomendada por el servicio de salud británico NHS Choices, que considero efectiva. Obtendrás un mayor beneficio si lo incorporas como parte de su rutina diaria.

Puedes hacerlo de pie, sentado o recostado, lo que sea más relajante.

    Comienza inhalando tan profundamente como puedas, por la nariz, sin forzarlo, hasta contar cinco

    Luego, exhala suavemente, por la boca, hasta contar cinco

    Sigue respirando por la nariz y por la boca, de forma constante

    Continúa haciendo esto de tres a cinco minutos

Una de las primeras cosas que recomiendo enfáticamente es intentar dormir bien por la noche.

Claro que es más fácil decirlo que hacerlo.

También puedes probar algunas técnicas para “eliminar el estrés”, como el ejercicio, la jardinería, la conciencia plena (conocida como mindfulness) o el yoga.

Cuando los probé recientemente, con la ayuda de la profesora Angela Clow, una experta en estrés de la Universidad de Westminster, la conciencia plena quedó primera en la lista.

Pero un hallazgo clave de nuestro estudio fue que solo obtendrás beneficio si realmente lo disfrutas.

Así que intenta diferentes cosas y analiza cuál funciona mejor para ti.

Redacción: Leo.com

Fuente: BBCMundo

20 Enero 2018

Quien en la actualidad no vives una persona sumamente afortunada. Hoy en día, entre el trabajo, a casa, y demás actividades, hacen que pasemos prácticamente todo el día en un estado alto de tensión, el cual solo se remedia cuando llegamos a nuestro hogar.

Hay quienes con un buen baño, una taza de café o un plato con tu comida favorita logran relajarse, incluso un simple beso de la pareja puede cambiar el día; sin embargo, un estudio ha revelado que existe otra actividad que es altamente relajante, aunque no suena del todo agradable.

Investigadores de la Universidad de Columbia Británica llevó a cabo un estudio en el cual participaron 96 parejas. A los hombres se les pidió que se bañaran con jabón sin perfume y que usaran por 24 horas una camiseta blanca nueva. Posteriormente, estas prendas fueron puestas en el congelador.

Las chicas tuvieron la difícil tarea de oler tres playeras: una de su pareja, otra de un completo extraño y una totalmente limpia, sin saber cuál era cuál. Luego, fueron sometidas a un tipo entrevista de trabajo y a una prueba matemática, elevando así sus niveles de estrés.

Para desestresarlas, los investigadores les pidieron que olieran nuevamente las camisetas, mientras ellos medían sus niveles de estrés. El estudio arrojó que la mayoría de las chicas se desestresaron cuando olieron las playeras de sus parejas.

Redacción: Leo.com

Fuente: imujer.com

 

22 Noviembre 2017

Tomar decisiones no siempre es fácil, especialmente cuando se eligen entre dos opciones que tienen elementos positivos y negativos, como decidir entre un trabajo con un salario alto pero largas horas y un trabajo de menor salario que permite más ocio.

Neurocientíficos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos, han descubierto que tomar decisiones en este tipo de situaciones, conocidas como conflicto de costo-beneficio, se ve dramáticamente afectado por el estrés crónico. En un estudio de ratones, detectaron que los animales estresados eran mucho más propensos a elegir opciones de alto riesgo y mucho rendimiento.

Los científicos también hallaron que las deficiencias de un circuito cerebral específico subyacen a esta toma de decisiones anormal y mostraron que podían restaurar el comportamiento normal al manipular este circuito. Si se desarrollara un método para sintonizar este circuito en humanos, podría ayudar a los pacientes con trastornos como la depresión, la adicción y la ansiedad, que a menudo experimentan una mala toma de decisiones.

"Una cosa emocionante es que, al hacer esta ciencia muy básica, encontramos un microcircuito de neuronas en el cuerpo estriado que podríamos manipular para revertir los efectos del estrés en este tipo de toma de decisiones. Esto para nosotros es extremadamente prometedor, pero somos conscientes de que hasta ahora estos experimentos son en ratas y ratones", dice un miembro del equipo, Ann Graybiel, profesora del Instituto en el MIT y miembro del Instituto McGovern para la Investigación del Cerebro y autora principal de un artículo publicado en 'Cell'.

El autor principal del artículo, Alexander Friedman, científico investigador del 'McGovern Institute', junto a Graybiel y colegas, identificaron en 2015 el circuito cerebral involucrado en la toma de decisiones que implican un conflicto de costo-beneficio. El circuito comienza en la corteza prefrontal medial, que es responsable del control del estado de ánimo, y se extiende a grupos de neuronas llamadas estriosomas, ubicadas en el cuerpo estriado, una región asociada con la formación de hábitos, la motivación y el refuerzo de recompensas.

En ese estudio, los investigadores entrenaron a roedores para ir por un laberinto en el que tenían que elegir entre una opción que incluía leche con chocolate altamente concentrada, que les gusta, junto con luz brillante, que no les gusta, y una opción con luz tenue, pero leche de chocolate más suave. Al inhibir la conexión entre las neuronas corticales y los estriosomas, utilizando una técnica conocida como optogenética, descubrieron que podían transformar la preferencia de los roedores por opciones de menor riesgo y bajo rendimiento a una preferencia por mayores recompensas a pesar de sus mayores costos.

Control de la integración de lo bueno y lo malo

En el nuevo estudio, los investigadores realizaron un experimento similar sin manipulaciones optogenéticas. En cambio, expusieron a los roedores a un corto periodo de estrés todos los días durante dos semanas. Antes de experimentar estrés, las ratas y los ratones normales elegirían correr hacia el lado del laberinto con luz más tenue y leche con chocolate más débil la mitad del tiempo. Los científicos aumentaron gradualmente la concentración de chocolate con leche en el lado más tenue, y cuando lo hicieron, los animales comenzaron a elegir ese lado con más frecuencia.

Sin embargo, cuando se puso en la misma situación a las ratas y los ratones crónicamente estresados, continuaron eligiendo el lado de la luz brillante/mejor chocolate con leche, incluso cuando la concentración de leche con chocolate aumentó en gran medida en el lado más tenue. Este mismo comportamiento observaron los autores en roedores que tenían el circuito prefrontal crotex-estrosoma interrumpido optogenéticamente.

"El resultado es que el animal ignora el alto costo y elige la gran recompensa", dice Friedman. Los investigadores creen que este circuito integra información sobre los aspectos buenos y malos de las opciones posibles, ayudando al cerebro a producir una decisión. Normalmente, cuando el circuito se enciende, las neuronas de la corteza prefrontal activan ciertas neuronas llamadas interneuronas de alta activación, que luego suprimen la actividad estriosa.

Cuando los animales están estresados, la dinámica de estos circuitos cambia y las neuronas corticales se encienden demasiado tarde para inhibir los estriosomas, que luego se sobreexcitan, lo que lleva a una toma de decisiones anormal. "De alguna manera, esta exposición previa al estrés crónico controla la integración de lo bueno y lo malo --dice Graybiel--. Es como si los animales hubieran perdido su capacidad de equilibrar la excitación y la inhibición para establecer un comportamiento razonable".

Una vez que ocurre este cambio, permanece durante meses, hallaron los investigadores. Sin embargo, pudieron restaurar la toma de decisiones normal en los roedores estresados mediante el uso de optogenética para estimular las interneuronas de alta activación, suprimiendo así los estriosomas.

Redacción: Leo.com.bo                                                              

Fuente: EFE

05 Octubre 2017

El problema más grande por el que puede atravesar una pareja es la falta de sexo, la cual se puede deber a infinidad de motivos, algunos de ellos físicos, y por lo regular, las mujeres deciden callarlos antes de darlos a conocer, sin pensar en las consecuencias.

Anteriormente, habíamos tratado el tema de la vagina deprimida, y ahora, trataremos acerca de cómo el estrés también puede afectar esta zona femenina.

Cuando se sufre de estrés, por lo regular suelen presentarse dolores y molestias en la espalda y cuello; sin embargo, hay mujeres que pueden sentir tensión en los músculos de la pelvis, lo cual desencadena un dolor tan fuerte que hay quienes lo asemejan con el de la migraña. Con esta condición, las relaciones sexuales se vuelven prácticamente imposibles.

¿Cómo saber si tu vagina está estresada?

El Centro Nacional para la Investigación del Dolor Pélvico de Reino Unido ha comentado respecto a este tema que quienes suelen presentar dolor pélvico son quienes tienen niveles elevados de ansiedad y/o depresión.

Los médicos pueden saber si una mujer sufre o no de vagina estresada con un estudio en donde las personas que tienen aumento de la hormona cortisona, son quienes están más propensas a padecerlo.

Redacción: Leo.com.bo              

Fuente: imujer.com

19 Abril 2016

El estudio destaca beneficios para enfrentar problemas como la tristeza, el insomnio, los problemas, los ingresos o cambios en las relaciones sociales. Hoy es el día mundial de la bicicleta.

Una investigación realizada por economistas de la salud en la Universidad de East Anglia (Inglaterra) y el Centro de Dieta y de Investigación de la Actividad (Reino Unido) afirma que ir a trabajar caminando o en bicicleta genera beneficios en la salud mental. Hoy se celebra el día mundial de la bicicleta.

Para su investigación, los expertos realizaron un seguimiento de los datos de 18 mil pasajeros con edades comprendidas entre los 18 y los 65 años durante un período de 18 años. En ellos se destacaban varios aspectos relacionados con la salud mental como la tristeza, el insomnio, los problemas, los ingresos o cambios en las relaciones sociales.

Según se desprende del estudio, las personas que dejaron de conducir y empezaron a ir caminando o en bicicleta a su trabajo, registraron un mejor bienestar así como una mejor capacidad de concentración y un menor nivel de estrés. “Nuestro estudio muestra que cuanto más tiempo se pasa durante los desplazamientos en coche, peor es el bienestar psicológico y, en consecuencia, la gente se siente mejor cuando tiene un largo paseo hasta el trabajo”, contó Adam Martin, líder del estudio.

Entre las bondades de caminar o ir en bici ya se encuentran los saludables beneficios físicos pero, gracias a este trabajo, la faceta de salud mental se ha convertido en otro punto positivo de hacer ejercicio a nivel moderado. Además, los participantes que decidieron cambiar el vehículo propio por uno de transporte público, sintieron una mejoría en su bienestar psicológico al igual que los que decidieron caminar o ir en bicicleta al trabajo.

"Un hallazgo sorprendente fue que los pasajeros dijeron sentirse mejor cuando viajaban en transporte público, en comparación con conducir. Se podría pensar que cosas como la interrupción del servicio o multitudes de pasajeros podrían causar estrés pero como autobuses o trenes también dan a las personas tiempo para relajarse, leer y socializar y, por lo general, hay un paseo hasta la parada de autobús o la estación de tren, todo ello parece animar a la gente”, afirmó Martin.

Día mundial

El 19 de abril se celebra el Día mundial de la bicicleta, una jornada que promueve el uso del vehículo de dos ruedas, un medio de transporte sostenible, barato y saludable. En su origen, en cambio, se cruzan las bicicletas con las drogas alucinógenas.

El 19 de abril de 1943 el científico Albert Hofmann realizó el primer experimento con el LSD: ingirió una dosis y volvió a casa en bicicleta, en un viaje en el que sintió intensamente los efectos de la droga. En 1985, Thomas B. Roberts, profesor de la Universidad de Illinois, bautizó el 19 de abril como Día mundial de la bicicleta.

La celebración ideada por Roberts comenzó en su propia casa. El Día de la bicicleta se difundió, primero entre sus alumnos; más tarde, a través de Internet. En la fecha del 19 de abril marchas ciclistas en todo el mundo reivindican el uso de la bicicleta y el derecho de los ciclistas a pedalear seguros y respetados por los conductores de vehículos de motor.

Redacción Leo.bo

Fuente: La Capital

 

Últimas Noticias

Prev Next

Retenidos en el Polígono 7 Tribunal recl…

El miembro del Tribunal Internacional de los Derechos de la Naturaleza, Alberto Acosta, aseguró ayer...

Por impuestos Empresa ‘Bolivia-China’ de…

Por impuestos Empresa ‘Bolivia-China’ debe Bs 7 mil millones

La deuda con impuestos de la empresa ‘Bolivia China Oriente Petróleo & Gas S.R.L.’ supera...

Los conceptos que nos faltan (I)

A diferencia de los pájaros, los seres humanos vuelan con raíces. Parte de las raíces...