Santa Cruz de la Sierra
06 Octubre 2017

Los soldados bolivianos que integraron las divisiones militares que combatieron y vencieron en 1967 la guerrilla de Ernesto “Che” Guevara recordaron hoy al medio centenar de sus camaradas caídos y afirmaron que no se arrepienten de nada.

Más de un centenar de beneméritos participaron en La Paz en una ofrenda floral, una misa en la basílica de San Francisco y un acto público en el atrio del templo religioso, vestidos con sus trajes camuflados y luciendo sus antiguas condecoraciones.

La ceremonia fue convocada a propósito del 50 aniversario de la derrota de la guerrilla guevarista y la ejecución del “Che”, que se conmemorarán el próximo lunes en Vallegrande.

En 1967, el Ejército boliviano movilizó 2.600 uniformados para cazar el revolucionario comunista y contó con el asesoramiento de instructores Boinas Verdes de Estados Unidos.

El representante nacional de los excombatientes de Ñancahuazú, Mario Moreira, dijo a Efe que acudieron al llamado de las Fuerzas Armadas “sin pensamientos políticos e ideológicos” para combatir al “Che” y a su también medio centenar de guerrilleros.

El dirigente sostuvo que tanto él como sus camaradas no sienten arrepentimiento por la acción ya que la derrota del legendario revolucionario argentino cubano permitió que en Bolivia las autoridades estén “ejerciendo el cargo que les corresponde”.

El Gobierno del presidente Evo Morales, que es un admirador del “Che” Guevara, eliminó en su momento los homenajes que hacían las Fuerzas Armadas a los soldados caídos en 1967.

Consultado sobre lo que piensa del “Che”, Moreira señaló que “fue un hombre que se dedicaba a matar”, aunque rescata que el revolucionario haya también elogiado a los soldados bolivianos.

“El ‘Che’ decía: ‘cómo obedecen ciegamente a sus superiores, jamás pensé que fueran tan duros y valientes”, resaltó Moreira.

Las autoridades gubernamentales anunciaron su intención de que en la conmemoración de los 50 años de la muerte de Guevara se organice un acto de unidad entre exguerrilleros cubanos y soldados bolivianos de entonces, pero estos lo han descartado por completo.

Otros homenajes a los bolivianos caídos ante la guerrilla se efectuarán estos días en Santa Cruz  y Cochabamba.

Mientras, el Gobierno organiza actos masivos, exposiciones, foros y debates para recordar al “Che” Guevara con la participación de familiares y estudiosos de la obra de combatiente.

El próximo lunes, en Vallegrande el presidente Morales encabezará una marcha antiimperialista para resaltar el legado político del revolucionario argentino-cubano.

Redacción: Leo.com.bo              

Fuente: radiofides.com

23 Junio 2016

Las delegaciones del Ejecutivo y de la guerrilla sellaron el punto que incluye el alto al fuego, la dejación de armas, el cese de hostilidades y las garantías de seguridad para los rebeldes.

El gobierno colombiano y las FARC oficializaron este jueves el abandono de las armas por parte de la guerrilla.

"El proceso de paz no tiene vuelta atrás. Esta es la victoria de Colombia pero también de toda nuestra América", exclamó el presidente cubano Raúl Castro luego que el mandatario colombiano Juan Manuel Santos y Timochenko, jefe máximo de FARC, pusieran su firma en La Habana.

"Ante las diferencias, diálogo. Ante los retos, concertación", afirmó el cubano. Y agregó: "La paz en Colombia será una esperanza para millones de personas en el planeta que luchan por sobrevivir".

También tomó la palabra el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, quien tras manifestar su "profunda admiración" por los equipos negociadores, señaló que "el proceso de paz colombiano valida la perseverancia de todos aquellos que pelean por poner fin a los conflictos en todo el mundo".

El acuerdo marca que las FARC terminarán la entrega de armas a Naciones Unidas 180 días a contar a partir de este jueves.

Según el documento, una vez que entre en vigencia el acuerdo a partir del primer día "la Fuerza Pública reorganizará sus esquemas para que las FARC puedan retornar y reorganizarse en 23 zonas". A partir del día cinco, se "desplazarán a esas zonas siguiendo las rutas establecidos en el acuerdo".

El presidente Juan Manuel Santos asistió a la firma del acuerdo sobre el cese al fuego bilateral y definitivo con las FARC, principio del fin de medio siglo de conflicto armado con esa guerrilla.

"Rumbo a La Habana a silenciar para siempre los fusiles. #SíALaPaz", escribió en su cuenta en Twitter el mandatario, que desde que asumió el poder en 2010 impulsa un acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas), principal y más antigua guerrilla del país.

El gobierno colombiano y las FARC negocian desde noviembre de 2012 en La Habana un acuerdo que permita establecer una paz "duradera y estable" en Colombia, en base a una agenda de seis puntos, de los cuales han alcanzado pactos provisionales en cinco, entre ellos uno de lucha contra el narcotráfico y otro de reparación a las víctimas.

Las partes anunciaron que se concluyó la discusión sobre el espinoso punto sobre el fin el conflicto, que incluye el alto al fuego, la dejación de armas, el cese de hostilidades y las garantías de seguridad para los rebeldes.Los mandatarios Nicolás Maduro y Michelle Bachelet presenciaron el anuncio en La Habana

Los mandatarios Nicolás Maduro y Michelle Bachelet presenciaron el anuncio en La Habana
 

El acto en La Habana estuvo encabezado por Santos y el jefe supremo de las FARC, Timoleón Jiménez, "Timochenko". Además, estuvieron presentes representantes de los países garantes del proceso de paz: por Cuba, el presidente Raúl Castro, y por Noruega, el canciller Borge Brende; y de los países acompañantes: los presidentes de Chile, Michelle Bachelet, y de Venezuela, Nicolás Maduro.

Como invitado especial, participó el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, quien estuvo acompañado por el presidente del Consejo de Seguridad y el presidente de la Asamblea General.

La firma de este acuerdo sobre el fin del conflicto con las FARC abre la puerta para sellar la paz definitiva, que, según anunciaron las partes, puede tener lugar en las próximas semanas.

El conflicto colombiano ha enfrentado durante más de 50 años a guerrillas, paramilitares, miembros de la fuerza pública y grupos del narcotráfico, dejando un saldo de alrededor de 260.000 muertos, 45.000 desaparecidos y 6,9 millones de desplazados.

Redacción Leo.com.bo

Fuente: Infobae

 
 
22 Junio 2016

El presidente Juan Manuel Santos anunciará el jueves en La Habana los detalles que terminan con más de 50 años de guerra.

El Gobierno de Colombia y las FARC han anunciado la mañana del miércoles en un comunicado que han llegado con éxito "al acuerdo del cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo, la dejación [entrega] de las armas y las garantías de seguridad". Este texto es el paso previo al anuncio oficial que se hará mañana jueves, también en La Habana. Este nuevo pacto no significa que el final de la violencia llegue de manera inmediata. Solo entrará en vigor cuando el punto 3, el del Fin del Conflicto, se firme en su totalidad. Tras más de 50 años de guerra, el enfrentamiento armado más longevo de América llega a su fin con más de seis millones de desplazados, más de 200.000 muertos y 45.000 desaparecidos.

Previsiblemente en el acto oficial del jueves se detallará el cronograma para el cese, las condiciones para la puesta en marcha de las zonas de concentración de los guerrilleros y la fórmula de dejación y entrega de las armas con garantías de seguridad para los desarmados. Quedan por cerrar los capítulos que hacen referencia a la implementación, la verificación y la refrendación de los acuerdos. El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ya está preparado para supervisar y verificar el cese bilateral del fuego, incluyendo la entrega de las armas, a través de una misión política aprobada por el organismo el pasado enero. Las tareas durarán un año, con la posibilidad de extenderlas si lo piden el Gobierno y las FARC, y empezarán a contar tras la firma del acuerdo final de paz entre ambas partes.

El Gobierno de Colombia y las FARC acuerdan el cese al fuego bilateral y definitivo 
 

El comunicado también especifica que el final de la guerra con la guerrilla implica "la lucha contra las organizaciones criminales responsables de homicidios y masacres o que atentan contra defensores de Derechos Humanos, movimientos sociales o movimientos políticos". Es decir, se hace referencia directa sobre el papel a "las organizaciones criminales que hayan sido denominadas como sucesoras del paramilitarismo y sus redes de apoyo, y la persecución de las conductas criminales que amenacen la implementación de los acuerdos y la construcción de la paz". Uno de los principales escollos que ha retrasado la negociación ha sido la demanda de las FARC de que se garantice su seguridad para que no se vuelva a producir un exterminio como el que sufrió el partido de izquierda Unión Patriótica durante los ochenta y noventa.

Al acto del jueves en La Habana acudirán las dos delegaciones que negocian la paz desde hace más de tres años, el presidente Juan Manuel Santos y el secretario general de la ONU Ban Ki-Moon en compañía del presidente del Consejo de Seguridad y el presidente de la Asamblea General. Raúl Castro, presidente de Cuba, el canciller noruego, Borge Brende, lo harán en calidad de garantes del proceso. También estarán en representación de los estados acompañantes, la presidenta de Chile, Michelle Bachelet y el de Venezuela, Nicolás Maduro. Completan la delegación, el delegado especial de Estados Unidos para el proceso de paz, Bernie Aronson; y de la Unión Europea, Eamon Gilmore.

La guerrilla de las FARC se ha adelantando al anuncio del anuncio a través de sus miembros. Carlos Antonio Lozada, que forma parte de la comitiva insurgente en La Habana, comenzó a compartir mensajes en su cuenta de Twitter con el hashtag #ElUltimoDiaDeLaGuerra, desde primera hora de la mañana, canalizando la conversación en las redes sociales.

El martes los negociadores viajaron a Cuba para ultimar esta hoja de ruta y permanecerán en la isla hasta el 5 de julio con el fin de lograr un acuerdo definitivo, o al menos dejar cerrado los asuntos más relevantes. El lunes en la tarde, el presidente Juan Manuel Santos, aseguró que confía en haber firmado la paz con las FARC para el 20 de julio, día de la Independencia de Colombia. Para esa fecha, el mandatario confía en que la Corte Constitucional haya aprobado la celebración del plebiscito –la consulta que ha prometido a los ciudadanos para refrendar el acuerdo- y que estén listos los mecanismos jurídicos para aplicar la mayor parte de los pactos alcanzados en La Habana. “Creo que las dos partes queremos terminar lo antes posible para poder empezar a implementar. No quiero dar fechas porque siempre se le devuelven a uno con gran fuerza. La práctica ha demostrado que fijar fechas le hace daño al proceso, más cuando no es un acuerdo… aunque avanzamos aún falta pelo pa'l moño”, respondió a través de Twitter el líder de las FARC, alias Timochenko. La última fecha propuesta por ambas partes fue el pasado 23 de marzo y no se pudo llegar a un acuerdo.

Redacción Leo.com.bo

Fuente: elpais.com

30 Marzo 2016

El Gobierno colombiano y la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), la segunda mayor del país, anunciarán este miércoles el inicio de un proceso formal de diálogos de paz, informaron fuentes gubernamentales.

El anuncio se hará en Caracas y las negociaciones, al parecer, tendrán como sede Quito, donde en los dos últimos años se llevaron a cabo al menos siete reuniones de "contactos exploratorios" para iniciar una negociación de paz.

Una fuente gubernamental dijo a la agencia de noticias EFE que en Caracas esperan hacer antes del mediodía de este miércoles el anuncio del "final de la etapa exploratoria para pasar a una etapa formal de diálogo".

El anuncio se hará en la sede de la cancillería venezolana y por parte del Gobierno lo hará el negociador de paz Frank Pearl, que ha participado en los diálogos con las FARC en La Habana y lidera los contactos con el ELN, la segunda guerrilla del país, de inspiración marxista-leninista.

En junio de 2014, el Gobierno y el ELN anunciaron que en enero de ese año iniciaron los "contactos exploratorios" para abrir una negociación de paz, y dos meses después el presidente de Ecuador, Rafael Correa, reveló que su país había albergado esas reuniones.

En los últimos meses, el jefe máximo del ELN, Nicolás Rodríguez Bautista, alias "Gabino", manifestó en varias ocasiones que ese grupo estaba muy cerca de acordar una agenda de diálogos con el Gobierno.

La agenda de negociación que las partes han discutido y que se espera sea confirmada como hoja de ruta incluye seis puntos.

Esos apartados son los de participación de la sociedad; democracia para la paz; víctimas; transformaciones para la paz; seguridad para la paz y dejación de las armas, y garantías para el ejercicio de la acción política.

El anuncio del inicio formal de los diálogos de paz con el ELN se produce justo cuando las negociaciones del Gobierno con las FARC en Cuba están en una fase crítica por las diferencias entre las partes sobre los lugares de concentración de guerrilleros y su dejación de armas y desmovilización.

Esas diferencias en el último punto de negociación impidieron llegar a un acuerdo definitivo el pasado 23 de marzo, como estaba previsto.

De igual manera se produce días después de que el ELN dejara en libertad al cabo del Ejército Jair de Jesús Villar y al administrador de empresas Ramón de Jesús Cabrales, a quienes mantenía secuestrados.

La liberación de "todos los secuestrados" ha sido una condición del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, para iniciar formalmente una negociación de paz con el ELN.

En medio de la expectativa, el ELN abrió una cuenta de Twitter en la que informarán sobre el proceso de paz.

"Hay que persistir en una salida negociada con el ELN", dijo el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo.

Redacción: Leo.bo

 

Fuente: EFE

28 Marzo 2016

En una declaración en la Casa de Nariño, sede del Ejecutivo, Santos expuso tres razones para el aplazamiento de la firma, entre las que destacó que exige a las FARC "una fecha fija, precisa y clara para que termine el proceso de desarme".

Dicha fecha, según anunciaron las partes en septiembre pasado, sería "en un plazo de 60 días tras la firma de un eventual acuerdo de paz definitivo", que Gobierno y FARC fijaron entonces para el 23 de marzo.

En este sentido, el mandatario recordó su compromiso de "no firmar un acuerdo" el 23 de marzo "que no fuera bueno" para los colombianos con tal de cumplir la fecha acordada.

Asimismo, afirmó que "exige que las FARC" hayan dejado las armas y "dado el paso hacia la legalidad, para poder hacer política y circular por el territorio nacional".

"Como lo he dicho desde el primer día, el vínculo entre política y armas debe acabarse para siempre en Colombia", agregó Santos acompañado por el jefe del equipo negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, y el alto comisionado para la paz, Sergio Jaramillo.

El jefe de Estado también dijo que "por ningún motivo" la fecha para la dejación de armas "puede quedar abierta".

"El Gobierno no puede permitir que ningún colombiano -en cualquier zona que se acuerde para la dejación de armas- quede desprotegido", destacó Santos como tercera razón para no haber firmado la paz el pasado 23 de marzo.

Por todo ello, el jefe de Estado concluyó que ni los colombianos ni el Gobierno aceptarán "un acuerdo que signifique algo diferente".

Además, el mandatario dijo que si se quiere llegar a una "paz estable y duradera" es necesario "seguir con el pulso firme, el rumbo fijo y obrando con total responsabilidad".

"Insistiendo, perseverando, vamos a encontrar soluciones razonables a estos problemas, soluciones que les convengan a todos los colombianos", concluyó.

El pasado 23 de marzo, las delegaciones del Gobierno y las FARC dieron declaraciones por separado tras una reunión de varias horas, si bien no detallaron las razones para postergar la firma de un acuerdo ni pusieron una nueva fecha para terminar el conflicto armado de más de medio siglo que padece Colombia.

Redacción Leo.bo

Fuente: EFE

10 Marzo 2016

La guerrilla de las FARC y el gobierno de Colombia desistieron por separado del plazo que fijaron para firmar la paz el 23 de marzo, y abrieron la opción de prorrogar las negociaciones que llevan en Cuba desde 2012 para cerrar más de medio siglo de conflicto armado.

El primero en admitir una muy probable extensión de los diálogos en La Habana fue el presidente Juan Manuel Santos el miércoles desde Colombia.   "Después de tanto esfuerzo, después de tanto tiempo, si no hemos llegado el 23 a un buen acuerdo, yo le digo a la contraparte 'pongamos otra fecha', porque yo no voy a cumplir una fecha con un mal acuerdo", afirmó Santos.

Este jueves desde Cuba, el líder rebelde Joaquín Gómez, negociador de paz de las FARC, apoyó la posición del mandatario.

"Nos parece que el presidente Santos ha actuado con objetividad y estamos de acuerdo con lo dicho por él, y pensamos que sí, que después del 23 puede haber un acuerdo", afirmó Gómez a la prensa.

En ese sentido, insistió en que "no hay condiciones" para culminar las negociaciones dentro del plazo de seis meses que se impusieron Santos y Timoleón Jiménez ("Timochenko") el 23 de septiembre en La Habana.   "Estamos de acuerdo que de manera consensuada acordemos otra fecha", enfatizó Gómez.

De esa forma, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el gobierno de Santos despejaron el camino hacia una prórroga de las conversaciones para sellar un acuerdo que finalice con la prolongada lucha de esa guerrilla, y le permita convertirse en un partido político.

Sin embargo, no existe, al menos públicamente, una nueva fecha en discusión y de su lado el grupo comunista ha señalado que espera que hacia finales de este año pueda afirmarse que "la guerra terminó".

El plazo del 23 de marzo había alimentado una expectativa mayor por la histórica visita que realizará el presidente Barack Obama a Cuba del 20 al 22 de este mes.

Estados Unidos, que financió por años la lucha contra las FARC, respalda las negociaciones con esa guerrilla.

Sin definir aún zonas para desarme de las FARC

Actualmente las FARC y el gobierno están negociando el cese bilateral del fuego definitivo (que incluye el desarme de la guerrilla) y el mecanismo de refrendación de los acuerdos, últimos puntos del proceso de paz que acompañan Cuba, Noruega, Chile y Venezuela.

Hasta el momento han alcanzado pactos en torno a la problemática rural, cultivos ilegales, reparación de víctimas y participación en política de los rebeldes una vez dejen los fusiles.

Desde hace ocho meses las FARC cumplen una tregua unilateral, y el gobierno mantiene suspendidos los bombardeos contra esa organización de unos 7.000 combatientes. Sin embargo, persiste el conflicto con la organización rebelde del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y grupos de origen paramilitar.

Este jueves Gómez volvió a insistir en su llamado al gobierno a que se abstenga de actuar sin el previo consenso en la mesa de las conversaciones, a propósito de la aprobación en el Congreso de Colombia de una ley que permitirá la concentración y desarme de las FARC.

Gómez aclaró que las partes no han definido las zonas en Colombia donde se ubicarán los guerrilleros durante el proceso de dejación de armas.

"Esto no se ha definido y la posición nuestra (...) es que eso tiene que ser consensuado", insistió.

El conflicto colombiano ha dejado hasta ahora unos 260.000 muertos y más de seis millones de desplazados.

Redacción Leo.bo

Fuente: AFP

07 Marzo 2016

La canciller colombiana, Ángela Holguín, dijo hoy que ve factible que el 23 de marzo próximo se firme un acuerdo de paz entre el Gobierno y la guerrilla de las FARC, que puede ser parcial o total, más de tres años después del inicio de las conversaciones.

“El 23 de marzo habrá algo, veremos si es la firma total del acuerdo o de una parte”, afirmó Holguín en Madrid tras reunirse con su colega español, José Manuel García-Margallo, y con los embajadores latinoamericanos acreditados en este país.

Los negociadores de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) afirmaron ayer en La Habana que hay “avances sustanciales” en la construcción de un acuerdo para un alto el fuego bilateral y definitivo, sin precisar si será para el 23 de marzo, día fijado en septiembre pasado como plazo para la firma de la paz.

Lo “relevante”, a juicio de la canciller, es que el proceso se desarrolle con todo detalle, sin dejar temas pendientes que el día de mañana puedan generar alguna dificultad, de manera que se dé paso a una paz “duradera y estable”.

La semana pasada estuvieron en Colombia funcionarios de las Naciones Unidas para la preparar la verificación del futuro acuerdo el Gobierno y las FARC, así como la dejación de las armas de esa guerrilla.

Ahora tienen que elaborar una lista con los integrantes de esa misión, respecto a la cual Holguín recordó hoy que es competencia de las Naciones Unidas elaborarla.

“Buscan las personas idóneas y cuentan con apoyo de organismos como la Celac”, subrayó la canciller, quien confirmó que esa misión tendrá una oficina nacional, ocho regionales y un número aún no precisado de subregionales.

El Gobierno de Bogotá confía en que la ONU tenga todo listo para cuando se produzca la firma del acuerdo de paz, añadió la ministra.

Por su parte, el español García-Margallo mostró la disposición a que esa comisión de verificadores cuente con españoles, aunque la decisión final corresponde a Naciones Unidas, en cuyo Consejo de Seguridad se sienta ahora España como miembro no permanente.

Holguín agradeció el apoyo e interés de España por el proceso de paz en Colombia, pero también por iniciativas como la exención de visado para sus nacionales para estancias de menos de tres meses en la Unión Europea.

Redacción Leo.bo

Fuente: EFE

10 Noviembre 2015

El máximo jefe de las Farc, alias “Timochenko”, aseguró el martes que hace más de un mes dio la orden a sus subalternos de suspender la compra de armas y municiones.

“El 30 de septiembre de 2015 di orden suspender compra armas y municiones a todas las estructuras”, escribió el comandante rebelde en un mensaje en Twitter dirigido al presidente Juan Manuel Santos.

Desde fines de 2012, el gobierno de Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) adelantan en Cuba un proceso de paz para tratar de poner fin a más de 50 años de confrontaciones entre las partes.

El 30 de septiembre “Timochenko”, cuyo verdadero nombre es Rodrigo Londoño Echeverry, había anunciado la suspensión de cursos militares para los integrantes de la su organización armada.

El 23 de septiembre en La Habana y en presencia del presidente cubano Raúl Castro, Santos y “Timochenko” se pusieron de acuerdo en el punto más complejo de la negociación: la justicia transicional o la forma como los actores del conflicto armado colombiano pagarán por sus crímenes.

Ese mismo día, el gobernante colombiano y el jefe rebelde se dieron un plazo para dar por terminado el conflicto entre las partes: el 23 de marzo de 2016.

Redacción Leo.bo

Fuente: AP

Últimas Noticias

Prev Next

Wisin recibe reconocimiento en los premi…

Wisin recibe reconocimiento en los premios ‘La Musa’

El reguetonero puertorriqueño Wisin recibirá el galardón Triunfador durante la quinta edición de los premios...

Mexicano inventó un brasier que logra de…

Mexicano inventó un brasier que logra detectar el cáncer de mama

El joven mexicano, Julián Ríos ha inventado un brasier que detecta el cáncer de mama...

Condorito vuela del papel al cine para s…

Condorito vuela del papel al cine para salvar al mundo… y a su suegra

El amor por Yayita llevará a Condorito a tratar de salvar a su suegra Tremebunda...