Santa Cruz de la Sierra
28 Julio 2016

Los legisladores asumieron ante la falta de un dictamen del Tribunal Supremo de Justicia, a quien la oposición de acusa de servir al gobierno y entorpecer el proceso.

La mayoría opositora en el Parlamento venezolano juramentó este jueves a tres diputados pese a que su elección se encuentra suspendida por la justicia, ante acusaciones de fraude realizadas por el oficialismo.

"No vamos a acatar ninguna sentencia inconstitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ)", advirtió el presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, al juramentar a Nirma Guaruya, Julio Ygarza y Romer Guzamana, elegidos por el estado Amazonas (sur).

La Sala Electoral del TSJ -acusado por la oposición de servir al gobierno- no ha fallado sobre un recurso de amparo presentado por el chavismo que impugnó la elección de esos tres diputados alegando fraude tras los comicios del 6 de diciembre, en los que la oposición logró una súper mayoría de dos tercios de las bancas.

A finales de ese mes, la corte suspendió provisionalmente la toma de posesión del cargo de esos tres legisladores.

Pero el 5 de enero fueron posesionados por la mayoría opositora del Congreso, ante lo cual el TSJ declaró en desacato a la directiva del Legislativo, con lo cual sus actos serían considerados nulos mientras los impugnados se mantuvieran en sus curules.

Debido a ello, los tres políticos pidieron su desvinculación del cargo mientras se resolvía la causa.

"Hasta que no haya sentencia, no hay delito", subrayó este jueves Ramos Allup, quien defendió la juramentación de los tres diputados ante la falta de un dictamen del tribunal.

"No hay sentencia, mucho menos de una Sala Electoral llena de vicios, que nos pueda quitar el poder que nos dio el pueblo de Amazonas de ser su voz", celebró Ygarza tras la votación que decidió restituirlo en su puesto.

El jefe del bloque oficialista, Héctor Rodríguez, tildó a la decisión de "absolutamente ilegal" y señaló que el Legislativo ha incurrido nuevamente en desacato, por lo que sus decisiones futuras son írritas.

"Ningún acto ilegal genera derechos. Por el contrario, genera responsabilidades" ante la justicia, apuntó.

Su compañero de bancada, Pedro Carreño, expresó que los dirigentes de Amazonas usurpan funciones, por lo que los tribunales "tendrán que actuar de manera expedita".

Redacción Leo.com.bo

Fuente: AFP

24 Junio 2016

El presidente de la Asamblea Nacional (AN) de Venezuela, el opositor Henry Ramos Allup, dijo hoy en Miami (EE.UU.) que el Gobierno venezolano caerá por sí mismo y se mostró satisfecho de que se incluyera la crisis social y económica del país en la agenda de la OEA.

"Al Gobierno de Venezuela nadie lo va a tumbar, es que se cae solo", expresó Ramos Allup en rueda de prensa en Miami, donde se concentra buena parte del exilio venezolano, tras regresar de Washington en compañía de varios diputados opositores venezolanos.

La mayoría de países de la OEA votaron este jueves en contra de cancelar la sesión sobre si se le aplica la Carta Democrática a Venezuela, un mecanismo cuyo proceso incluye la posibilidad de la suspensión de ese país del organismo.

Ramos Allup calificó como un "rotundo éxito para la Venezuela democrática" las gestiones de la oposición en la Organización de Estados Americanos (OEA), donde los 34 estados miembros escucharon el crítico informe del secretario general, Luis Almagro, sobre la crisis social y política en Venezuela.

"Logramos avanzar muchísimo con los países de la OEA y sobretodo sensibilizar al organismo y superar esa diplomacia de presión del Gobierno venezolano", manifestó Ramos Allup en rueda de prensa, junto con los diputados y el opositor refugiado en EE.UU. Carlos Vecchio.

Ramos Allup, quien agradeció la presencia "firme y rotunda" de Almagro, indicó que el secretario se impuso ante las presiones del Gobierno de Venezuela contra la convocatoria de la sesión.

El diputado del partido de centroizquierda Acción Democrática, sin embargo, reconoció que la diplomacia puede ser lenta y "no se traduce en alimentos o medicinas", pero hizo un llamado a la "confianza".

"La diplomacia es la distancia más larga entre dos puntos, ojalá se resolviera en un santiamén", lamentó el diputado, quien señaló que él mismo estaba "escéptico" antes de viajar a Washington.

Sin embargo, se mostró optimista del proceso en la OEA, el referendo revocatorio con todas las trabas que pueda encontrar en el camino, y un diálogo "sin que nadie les marque la pista".

Celebró además, que ya se completaron las firmas para convocar un referendo revocatorio del presidente Nicolás Maduro.

Por otro lado, aseguró sobre el diálogo, que agradece a cualquiera que haga de interlocutor, pero rechazó de plano que las conversaciones sigan su curso en República Dominicana.

"No nos vamos a reunir más en República Dominicana", manifestó Ramos Allup, quien además aseguró que no es "negociable" el derecho de la oposición a poner los temas sobre la mesa.

La Unión de Países Suramericanos (Unasur) junto al exjefe del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, el expresidente de República Dominicana Leonel Fernández, y Martín Torrijos de Panamá, se han reunido con la oposición y el Gobierno, por separado, en República Dominicana con la intención de promover un diálogo entre las partes.

Junto a Ramos Allup viajaron a Washington, pese al rechazo del Gobierno de Maduro a esta visita, los diputados Williams Dávila, Luis Aquiles Moreno, Luis Carlos Padilla y Eudoro González, a quienes acompañó Vecchio.

Redacción: Leo.com.bo
Fuente: EFE

 

31 Mayo 2016

El presidente del Parlamento venezolano, Henry Ramos Allup, le pidió al organismo que acepte que los opositores presenten ante el Consejo Permanente "cuál es la situación de Venezuela".

El presidente del Parlamento venezolano, el opositor Henry Ramos Allup, celebró el informe de la OEA con el que el secretario del organismo, el uruguayo Luis Almagro, invocó la activación de la Carta Democrática Interamericana. 

Almagro, "acogiendo las exigencias y los planteamientos que hemos venido haciendo ante la competente autoridad, para que en el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA) se plantee crudamente la situación de Venezuela, procedió hoy en ejercicio de sus funciones", indicó el jefe parlamentario opositor en rueda de prensa.

El parlamentario sostiene que la situación del país caribeño "no se puede ocultar más ni con gestiones de carácter burocrático ni con gestiones de carácter diplomático".

La declaración del líder opositor se produjo poco después de que la OEA publicara un informe de Almagro en el que llamaba a la activación de la Carta Democrática a Venezuela por considerar que hay una "alteración del orden constitucional que afecta gravemente el orden democrático".

Ramos Allup insistió en la crisis humanitaria que, dijo, viven los venezolanos y en que "el único que se empeña en negarla es el Gobierno" que preside el chavista Nicolás Maduro.

"Presos político, todos los órganos del Poder Público puestos al servicio de una causa injusta, que es la que representa el Gobierno, presos y exiliados sin juicio, derechos humanos violados, no existe auténtica libertad de expresión, se persigue y criminaliza la disidencia", enumeró el diputado para referirse a los elementos que se suman a esa crisis.

Explicó que el paso dado por Almagro "no quiere decir que se comienza, quiere decir que se va activar la Carta para que se debata el caso de Venezuela en el seno de la OEA".

Los opositores han pedido formalmente al organismo que se les permita exponer ante el Consejo Permanente "cuál es la situación de Venezuela", informó hoy Ramos Allup.

"Ahí no vamos con conjeturas, ahí vamos con pruebas, con documentos públicos, con hechos concretos, y por supuesto, desearíamos fervorosamente, vehementemente que cuando expresemos allí lo que tenemos a bien expresar, esté presente la representación del Gobierno del presidente Maduro", dijo.

Los opositores, señaló el presidente del Legislativo venezolano, entienden "lo complicado que son los mecanismos diplomáticos", por lo que son "consientes que, en un organismo como la OEA, la representación es de los distintos Gobiernos que suele proceder muy cautelosamente en caso de que se presente un tema que pueda afectar a uno de los Gobiernos que hace grupo".

"Pero tampoco la comunidad internacional, incluso la misma OEA, puede voltear la cara, taparse los ojos, ante la grave crisis humanitaria por la que estamos atravesando, que no es solo de alimentos y medicamentos, que es por violación de los derechos humanos, que es por la inexistencia de democracia", dijo.

Advirtió que "un estallido" en el país caribeño "afectaría a toda el área, y todas esos países entes relacionados o no con Venezuela desde el punto de vista diplomático y económico van a verse afectados en su propia economía y su propia estabilidad".

Redacción Leo.com.bo

Fuente: EFE

19 Febrero 2016

La oposición, hoy mayoría de la Asamblea Nacional, sigue en la búsqueda de caminos para acortar el mandato del presidente venezolano.

El jefe del Parlamento venezolano, Henry Ramos Allup, dijo este viernes que la mayoría opositora en la Asamblea podría cesar en sus funciones al presidente Nicolás Maduro a través de la figura de "abandono de cargo", que aseguró no requiere el control del Poder Judicial.

"Hay incluso, que eso no se ha descartado, en el texto de la Constitución la posibilidad de que se apruebe por mayoría simple de la Asamblea Nacional la figura del abandono de cargo por parte del presidente", señaló Ramos en una entrevista con la televisora privada Globovisión.

El jefe parlamentario explicó que se trata de una causal que se configura cuando un mandatario no cumple sus funciones. "Significa la dejación o el no ejercicio de muchas de las facultades constitucionales por inacción", indicó.

Adelantándose a la posibilidad de que esa alternativa sea bloqueada por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) -al que la oposición acusa de servir al gobierno chavista- el legislador manifestó que el abandono del cargo no requiere la aprobación del Poder Judicial.

"No sé qué argucia, qué trampa irán a montar los emboscadores de la Sala Constitucional (del TSJ), pero el abandono de cargo se aprueba por mayoría simple en la Asamblea Nacional y es el único caso donde expresamente la Constitución no señala intervención de la Sala Constitucional", precisó.

La coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) controla el Legislativo con una amplia mayoría desde el pasado 5 de enero, tras 17 años de hegemonía chavista.

El diputado oficialista y excanciller Elías Jaua definió el planteamiento de Ramos como una "irresponsabilidad" y una "nueva forma de golpe de Estado".

"¿Con qué organización popular respaldarían una medida así, qué Fuerza Armada acompañaría eso?", cuestionó Jaua, quien llamó al líder opositor a tener "más mesura y más racionalidad".

El jurista José Ignacio Hernández explicó a la AFP que existen dos tipos de abandono del cargo: físico, cuando se desconoce el paradero del gobernante, y funcional, si éste "no está ejerciendo sus atribuciones".

Aunque esta medida no requiere de la anuencia del TSJ, Hernández advirtió que para que la Asamblea "racionalmente pueda decir que ha habido un abandono del cargo, requiere más que criticar al gobierno por no hacer nada, implica la falta de ejercicio sistemática, continua y regular de las funciones inherentes al cargo".

El planteamiento de Ramos se suma a una serie de opciones que evalúa la oposición para propiciar un "cambio de gobierno" como un referéndum revocatorio o una enmienda constitucional que recorte el mandato de Maduro, elegido para el período 2013-2019.

Redacción Leo.bo

Fuente: AFP

16 Febrero 2016

Así lo señaló el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Henry Ramos Allup.

El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Henry Ramos Allup, se decantó por la vía de la enmienda constitucional para recortar el mandato del presidente del país, Nicolás Maduro, y propuso además acompañarla de otras dos para reducir también el período del Parlamento y del Tribunal Supremo.

"El plazo de seis meses que nos fijamos para buscar una salida constitucional, pacífica y electoral, que antes parecía muy apremiante, ahora parece más bien demasiado largo ante la dinámica y la agudización de la crisis por la que estamos atravesando en Venezuela", afirmó Ramos Allup en una entrevista con Efe en su despacho del Palacio legislativo.

El máximo responsable de la primera Asamblea Nacional (AN) de contundente mayoría opositora considera que la enmienda constitucional es la vía "más expedita, menos complicada" ya que se puede aprobar por mayoría simple de la Cámara y requiere posteriormente sólo la mayoría de los votos en una consulta popular.

Ramos Allup, que se ha convertido a sus 72 años en la figura más destacada de la oposición venezolana en las últimas semanas tras llegar a la presidencia del nuevo Parlamento, precisa que la alianza opositora decidirá "muy pronto, en breves días" si opta por esta vía o por una de las otras dos sobre la mesa: el referendo revocatorio o la convocatoria de una asamblea constituyente.

"Para acabar con el argumento de que es discriminatorio acortar sólo el mandato del presidente, yo propondría tres enmiendas: una para recortar el tiempo del Ejecutivo, otra para hacer lo mismo con el del Legislativo y otra para el Tribunal Supremo", explica.

"De este modo, iríamos todos a consulta de la voluntad popular, a ver quién supera ese escrutinio", subraya.

El presidente de la AN cree que la enmienda podría fijar el mandato presidencial incluso en cuatro años sin reelección y recalca que "no hay por qué tenerle miedo a la consulta popular".

A su juicio, se trata de buscar el método "menos obstaculizable" por parte del Gobierno y "su" Tribunal Supremo de Justicia, al que tacha de ser "un apéndice del Ejecutivo" y al que acusa de "dictar sentencias una y otra vez" para impedir el trabajo opositor en el Parlamento.

Ramos Allup advierte de que, "dada la crisis terminal muy aguda que está atravesando el Gobierno venezolano", ha vuelto a reaparecer la posibilidad de un golpe de Estado por parte de sectores "nasseristas" en el seno de las Fuerzas Armadas.

"Hay un golpe de Estado a las instituciones y puede haber otro golpe de Estado militar de sectores castrenses, que no descarto que esté en curso, para derribar a todos los poderes por la fuerza", asevera.

El veterano político socialdemócrata -secretario general del partido Acción Democrática (AD), que gobernó el país en diferentes períodos durante décadas en la segunda mitad del siglo XX- no aprecia cosas "salvables" de los 17 años de chavismo con respecto a los 40 años precedentes, en su opinión, "los mejores de la historia de Venezuela en todos los órdenes".

"Qué sería salvable del chavismo para el futuro, la verdad no lo sé, programas sociales hubo siempre en Venezuela y además eran no discriminatorios, a nadie se le pedía una camisa o un carné del partido para acceder a un programa social o a un cargo público", asegura.

También argumenta que las cifras de las misiones sociales chavistas están "verdaderamente trucadas" y que "no es verdad" que se hayan construido un millón de viviendas desde la llegada de Hugo Chávez al poder en 1999, como afirma el Gobierno, "sino apenas unas 350.000".

"Yo de verdad no veo qué cosas podrían aprovecharse de estos 17 años. Se dice fácil, pero este gobierno en 15 años manejó una cifra descomunalmente superior a la que manejaron todos los gobiernos precedentes de la historia política del país", indica.

"Si con ese monto, con precios del petróleo por encima de 100 dólares, causaron este desastre, imagínese lo que le va a pasar a Venezuela ahora con 20 dólares por barril", advierte.

Respecto a las promesas electorales de la oposición antes de las legislativas de que acabarían con las colas para comprar alimentos, reconoce que la Asamblea puede dictar leyes para suprimir trabas o para incentivar la producción pero arguye que "ningún remedio es automático ni de resultados inmediatos".

Además, considera que se hace muy complicada la cohabitación "con alguien que quiere aplicar su propio modelo fallido y que no acepta ninguna recomendación, sobre todo cuando la otra parte de la eventual coexistencia no tiene funciones ejecutivas".

Preguntado sobre si se ve como eventual candidato de la oposición en unas próximas elecciones presidenciales, Ramos Allup evita pronunciarse, aunque no lo rechaza.

"No sabemos nada de eso, por de pronto vamos a despachar lo que tenemos por delante que es tratar de salir de este Gobierno de manera constitucional, pacífica, democrática y electoral", insiste.

Redacción Leo.bo

Fuente: EFE

04 Febrero 2016

Se da por descontada la aprobación de la asamblea nacional al proyecto de ley, así como el rechazo que generará entre los chavistas. Vendrán nuevos choques.

El parlamento venezolano comenzó este jueves el debate del proyecto de ley de amnistía para presos políticos, pero aunque se da por descontada su aprobación por la mayoría opositora, le espera un camino de escollos que amenaza con desembocar en un nuevo choque institucional.

En una encendida sesión que contó con la presencia de familiares de los políticos presos, un grupo de diputados presentó el proyecto formalmente al plenario de la Asamblea Nacional, que lo someterá a votación en las próximas semanas.

"Después de 17 años de odio y división, debemos unirnos para salir de esta crisis. El clamor que tenemos los venezolanos es de unión, paz y reconciliación nacional, por ello es tan necesaria la aprobación de la amnistía", expresó la legisladora opositora Delsa Solórzano, desde la tribuna del hemiciclo.

La ley, a la que el gobierno de Nicolás Maduro y el oficialismo se oponen rotundamente, es una de las prioridades del Congreso, dominado por la oposición tras 17 años de hegemonía chavista.

Esta busca amnistiar a unos 75 presos y a personas que se han exiliado por su oposición al chavismo.

"No la apoyamos porque es una ley que pretende generar impunidad, mediante la cual los victimarios buscan perdonarse a sí mismos", afirmó el jefe de la minoritaria bancada oficialista, Héctor Rodríguez.

Al presentar su informe de gestión ante el nuevo parlamento el 15 de enero, Maduro expresó su rechazo a la ley, aduciendo que dejaría en la impunidad las 43 muertes ocurridas en las protestas de 2014 que buscaban sacarlo del poder, y por lo cual se apresó entonces al opositor Leopoldo López, acusado de incitar a la violencia.

Maduro, cuyo gobierno niega que los detenidos sean presos políticos y los califica como "asesinos" y "golpistas", propuso una comisión para resolver la situación de los detenidos, siguiendo modelos como el que se aplicará en el proceso de paz con las guerrillas colombianas o el del apartheid en Sudáfrica.

"Amnistía + reconciliación = paz", se leía en un letrero que llevó al palco de invitados Lilian Tintori, esposa de López, condenado en septiembre pasado a casi 14 años de prisión, junto a familiares del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, y seguidores del excandidato presidencial Manuel Rosales, también presos.

A la sesión también acudieron partidarios de Maduro y familiares de fallecidos en las protestas que rechazan la amnistía, con pancartas y fotos de las víctimas.

Tintori y otros parientes de políticos presos entregaron el 11 de enero el proyecto, elaborado por organizaciones no gubernamentales (ONG) y juristas, para que lo acogieran los diputados y le dieran trámite.

"Hoy comienza la cuenta regresiva para la reconciliación y la paz. Esta ley se trabajó por mucho tiempo, los mejores abogados participaron", afirmó Tintori, vestida con camiseta blanca, a la prensa en el Palacio Legislativo.

Pero a la ley, según el experto constitucionalista José Ignacio Hernández, le espera una ruta plagada de obstáculos, pues, una vez que sea aprobada en segundo debate, el Parlamento deberá someterla a promulgación del presidente, quien tendrá diez días para hacerlo aunque ya anticipó que la vetará.

Estallará entonces un nuevo choque entre Ejecutivo y Legislativo que deberá finalmente dirimir el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) -concretamente la Sala Constitucional-, al que la oposición acusa de estar al servicio del chavismo.

"Lo más probable es que el presidente lo remitirá a la Sala Constitucional, quien va a opinar que es inconstitucional, y se va a generar un conflicto institucional, pues la Asamblea insistirá en publicar la ley por sus propios medios", declaró Hernández a la AFP.

El presidente del parlamento, Henry Ramos Allup, reconoció que el debate y posterior aprobación de la ley generará otro forcejeo con el TSJ.

"Nosotros no solo tenemos la razón jurídica y política, sino, sobretodo, la razón moral", declaró Ramos Allup.

Un primer capítulo del conflicto de poderes ocurrió apenas instalado el parlamento el 5 de enero, cuando el TSJ obligó a la bancada opositora a separar a tres de sus diputados cuya elección fue impugnada por el oficialismo.

"El verdadero problema de fondo no es la amnistía sino la situación del Poder Judicial en Venezuela", concluyó Hernández.

Mientras avanzaba el debate, miles de chavistas marchaban hacia el palacio presidencial de Miraflores para conmemorar el fallido golpe de Estado de Hugo Chávez el 4 de febrero de 1992.

Redacción Leo.bo

Fuente: AFP

 

 

29 Enero 2016

Henry Ramos Allup aseguró que la oposición consensuará a más tardar en junio una figura legal para cambiar el gobierno.

El presidente del parlamento venezolano, Henry Ramos Allup, afirmó este viernes que sería irresponsable permitir que el presidente Nicolás Maduro finalice su mandato, al reiterar que la oposición definirá en el primer semestre de 2016 un mecanismo para anticipar su salida del poder.

"Alguien me decía: 'vamos a dejar que el gobierno termine hasta el final para que se achicharre en su propio aceite'. Eso es una irresponsabilidad", dijo Ramos Allup en una rueda de prensa con corresponsales extranjeros.

El diputado añadió que si Maduro gobierna hasta 2019 heredaría a su sucesor un "cementerio", por lo que la oposición -que controla el Legislativo con una amplia mayoría- consensuará a más tardar en junio una figura legal para cambiar el gobierno.

"La verdad es que yo no quiero que esto dure tres años más, así de peor en pésimo, porque ¿qué va a pasar al final?. Si tú puedes ponerle remedio a una enfermedad antes de que te produzca la muerte, pues le pones el remedio, parece obvio", sostuvo.

Ramos Allup, del partido socialdemócrata Acción Democrática, aseguró que ante la gravedad de la crisis económica no vislumbra a Maduro concluyendo su mandato.

"Yo lo veo muy mal. No sé si a final del año, porque tampoco (es posible) poner un día preciso. Pero yo al final del período constitucional, a este ritmo, no lo veo llegar", manifestó.

Para anticipar la salida de Maduro, la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) se ha planteado un referendo revocatorio o una enmienda constitucional (para acortar el período del gobernante), sin descartar su renuncia.

El jueves, el excandidato presidencial Henrique Capriles dijo que llegó el momento para convocar el revocatorio o plantear la enmienda que permita acelerar la salida del heredero político del mandatario Hugo Chávez (1999-2013).

"O aquí hay soluciones, o los venezolanos tenemos que plantearnos cuál será el camino para el cambio. El tiempo constitucional para un referendo revocatorio o la enmienda constitucional ha llegado", declaró a la prensa Capriles, gobernador del estado Miranda (norte).

Las leyes venezolanas consagran la posibilidad de convocar a un referendo revocatorio cuando el gobernante cumpla la mitad del mandato, lo que en el caso de Maduro ocurrirá el próximo 19 de abril.

Redacción Leo.bo

Fuente: AFP

26 Enero 2016

La prestigiosa revista británica The Economist publicó un artículo sobre la delicada situación económica de Venezuela, acompañado por una controvertida imagen que tiene como protagonista al presidente chavista.

Este martes la revista británica The Economist publicó una polémica caricatura en la que busca retratar la profunda crisis económica que atraviesa Venezuela.

En la imagen se observa al presidente Nicolás Maduro conduciendo un autobús, que lleva los colores de la bandera venezolana.

En la parte trasera del vehículo, aparece como primer pasajero Henry Ramos Allup, dirigente opositor y presidente de la Asamblea Nacional.

La imagen fue titulada por la prestigiosa publicación británica como "Rumbo a un accidente".

La caricatura fue publicada días después de que el Parlamento rechazara el Decreto de Emergencia Económica enviado por Maduro.

El ex candidato a presidente y dirigente opositor, Henrique Capriles, indicó en un comunicado que el decreto propuesto por el Ejecutivo es "una ley habilitante disfrazada".

"El contenido del decreto es un frasco de veneno para los venezolanos. Es un decreto para darle más poder a quien ha destruido la economía del país", apuntó el gobernador del Estado de Miranda.

Venezuela sufre una de las peores crisis económicas y de desabastecimiento de su historia. La gestión del chavismo llevó al país a ser el que registra mayores índices de inflación.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) vaticinó para el país una inflación récord de 720%.

En los últimos días Ramos Allup sostuvo que los problemas del país se agravarán si Maduro sigue en el poder. "Hasta que no salgamos democráticamente de este Gobierno, el país no se va a recuperar", aseguró.

Redacción Leo.bo

Fuente: Infobae

Últimas Noticias

Prev Next

El TAS reduce la sanción al Chelsea, aut…

El TAS reduce la sanción al Chelsea, autorizado a fichar jugadores en enero

 El Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) redujo hoy la sanción al Chelsea, suspendido de incorporar...

Diputado mexicano solicita a sus colegas…

Diputado mexicano solicita a sus colegas aporte mensual para Evo

El diputado mexicano Gerardo Fernández Noroña, de tendencia de izquierda, solicitó por escrito a sus...

Mercosur: Argentina y Brasil respaldan t…

Mercosur: Argentina y Brasil respaldan transición a cargo de Áñez

En la última reunión del Mercosur (Mercado Común del Sur) en Brasil, los actuales gobiernos...