Santa Cruz de la Sierra
15 Octubre 2019

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, restableció hoy su Gobierno en la capital, Quito, tras haberlo trasladado temporalmente a la ciudad costera de Guayaquil durante las protestas contra el polémico decreto que eliminaba los subsidios a los combustibles.

Moreno reapareció en el balcón del Palacio de Carondelet, la sede del Gobierno ecuatoriano, ante una multitud de personas que llenaba la Plaza Grande, la misma que durante las protestas estuvo protegida con varios cercos de seguridad para impedir que los manifestantes llegasen al edificio presidencial.

En el balcón de Carondelet acompañaban al presidente algunos de sus ministros, pues su consejo de ministros no estaba al completo ya que el canciller del país, José Valencia, se encuentra en Washington para tratar la crisis que atravesó Ecuador en el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA).

El mandatario ondeó una bandera ecuatoriana con la que simbolizó así la vuelta a la normalidad en Quito, pues hasta en la mañana de este martes permanecía cerrada la Plaza Grande y sus accesos estaban custodiados por militares.

"Me llena el corazón recibir el respaldo de los compatriotas a la paz, a la democracia, a la justicia, al respeto a los derechos", escribió Moreno en redes sociales.

"¡La democracia va! Se fortalece con el trabajo de todos, de agricultores, maestros, artesanos, emprendedores. Con ese apoyo, la paz se recupera", añadió.

Moreno tomó la decisión de trasladar su Gobierno a Guayaquil el pasado lunes 7 de octubre cuando recrudecieron las protestas en la capital, especialmente en las calles aledañas al Palacio de Gobierno.

El domingo se vio obligado a derogar el decreto que eliminaba los subsidios a los combustibles para que cesaran las protestas que se prolongaron durante días, con episodios violentos como el incendio a la sede de la Contraloría y el ataque a sedes de dos medios de comunicación nacionales.

Hoy entró precisamente en vigor la derogación del polémico decreto, por lo que los precios de los combustibles volvieron a las tasas existentes antes de esta medida.

El decreto estaba dentro de las medidas de austeridad económica emprendidas por el Gobierno ecuatoriano para recibir un crédito de más de 10.000 millones de dólares, de los que 4.200 proceden del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Las protestas dejaron ocho muertos según la Fiscalía, aunque el Gobierno dice que son seis, además de más de 1.500 heridos, entre ellos 435 policías y 1.192 detenidos. También quedó dañado buena parte del mobiliario urbano de Quito, 108 patrulleros y 42 ambulancias.

Redacción: Leo.com      

Fuente: AFP

14 Octubre 2019

El gobierno de Ecuador accedió este domingo a derogar el decreto que eliminaba el subsidio a los combustibles y por el cual se había generado una gran ola de protestas en el país.

La medida fue acordada en el marco del diálogo realizado entre el Ejecutivo que preside Lenín Moreno y los movimientos indígenas.

“Como resultado del diálogo se establece un nuevo decreto que deja sin efecto el decreto 883, para lo cual se instala una comisión que elaborará este nuevo decreto”, anunció el coordinador de las Naciones Unidas en Ecuador, Arnaud Peral.

La decisión del presidente Lenín Moreno tiene como contrapartida la suspensión por parte de los movimientos indígenas de las protestas que mantenían en el país desde hace casi dos semanas.

El mandatario propuso a la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) la conformación de una comisión que trabajará en la elaboración de una nueva norma para sustituir el texto derogado.

“Con este acuerdo se terminan las movilizaciones y medidas de hecho en todo en Ecuador. Y nos comprometemos de manera conjunta a restablecer la paz en el país”, señala el texto del comunicado conjunto.

El acuerdo fue alcanzado en una mesa de diálogo instalada en las afueras de Quito y con la mediación de la ONU y de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana.

En un mensaje publicado en su cuenta de Twitter, Moreno indicó que el decreto 883 será sustituido “por uno nuevo que contenga mecanismos para focalizar los recursos en quienes más los necesitan”.

Del “paquetazo” al acuerdo

La ola de protestas que ha sacudido Ecuador desde inicios de este mes tuvo su origen en un conjunto de medidas económicas adoptadas por el gobierno de Moreno.

Entre estas, más allá de la eliminación del subsidio a los combustibles, destacan una baja de salarios de hasta un 20% en contratos temporales del sector público, así como la reducción de vacaciones de 30 a 15 días para empleados públicos y un aporte de 1 día de salario mensual, entre otras.

El gobierno esgrimió como justificación para estas medidas las necesidad de equilibrar las finanzas del país.

El ministro de Economía y Finanzas, Richard Martínez, dijo que esos ajustes respondían al acuerdo que alcanzó en febrero el gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI), gracias al cual el país obtuvo acceso a créditos por US$4.209 millones en tres años, de los cuales US$900 millones ya fueron entregados.

Sobre la medida más polémica, la eliminación del subsidio a los combustibles, Moreno dijo que “ha beneficiado durante décadas principalmente a los que no lo necesitaban y a los que viven del contrabando”.

Ecuador destinaba más de US$1.300 millones al año a subsidios al diésel y a la gasolina extra.

La respuesta no se hizo esperar y en las principales ciudades del país se iniciaron una serie de movilizaciones lideradas por el sector del transporte, estudiantes e indígenas.

Con los días, los choques entre manifestantes y fuerzas del orden crecieron en intensidad, hasta el punto de que Moreno decretó el estado de excepción e incluso llegó a mudar la sede del Ejecutivo de Quito a Guayaquil ante la llegada de una masiva movilización indígena que se dirigía a la capital.

Durante la ola de protestas perdieron la vida al menos cinco personas y hubo importantes daños materiales y pérdidas económicas, ocasionadas entre otros motivos por los cortes de carreteras que afectaron el comercio.

Moreno denunció que detrás de las protestas había un intento de desestabilización de su gobierno impulsada por el exmandatario Rafael Correa y por el gobierno del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

Correa, quien hasta 2017 había compartido trinchera política con Moreno, negó las acusaciones en su contra y llamó al actual mandatario a convocar elecciones anticipadas.

Con la mediación de la ONU y de la Conferencia Episcopal se logró realizar este domingo una mesa de diálogo entre el Ejecutivo y los movimientos indígenas agrupados en CONAIE, los cuales en los últimos días habían asumido el liderazgo de las protestas en contra del gobierno.

Durante la primera parte de la reunión -que fue televisada-, los representantes indígenas dejaron claro que su objetivo en la reunión era lograr la derogación del decreto 883.

Por su parte, Moreno se mostró dispuesto a flexibilizar la medida y a corregir lo que hiciera falta pero haciendo hincapié en la importancia de lograr que los recursos del país estuvieran destinados a quienes realmente los necesitan y no a las clases más favorecidas.

Los participantes en la reunión se tomaron una pausa que se extendió durante unas dos horas para analizar la situación, tras lo cual se anunció el acuerdo que deroga el decreto 883 y pone fin a las protestas.

Redacción: Leo.com      

Fuente: BBCMundo

 

 

 

 

08 Octubre 2019

Manifestantes indígenas tomaron hoy el edificio de la Asamblea Nacional (Parlamento) de Ecuador al grito de "¡fuera Moreno fuera!", tras tirar abajo las verjas de seguridad que rodaban la sede.

La sede se encuentra cerca de un parque de Quito que servía de lugar de concentración a unos 10.000 miembros de colectivos indígenas, en la víspera de una marcha con la que esperan la derogación de recientes medidas económicas o la salida del presidente Lenín Moreno.

La toma de la sede parlamentaria se realizó en la calle Yaguachi de Quito, donde los manifestantes alcanzaron la plaza central compuesta por varios peldaños, desde la que se accede al edificio, ondeando banderas tricolores y de organizaciones de base, constató Efe.

El nutrido grupo de manifestantes logró romper el cerco de seguridad en la entrada principal del edificio y posteriormente un grupo de dirigentes, vestidos con ponchos y bastones llegaron al lugar donde se encontraba la fuerza pública, informó la emisora local Radio Calle.

Los dirigentes han solicitado a los manifestantes que mantengan la calma y no provoquen innecesariamente a las fuerzas de seguridad, y llegaron al lugar con las manos en alto.

Uno de ellos relató a la emisora que una vez que tomaron el hall del Parlamento, las fuerzas comenzaron a disparar gases lacrimógenos.

También se escucharon varias detonaciones en la aledaña Avenida 6 de Diciembre, a donde llegaron vehículos blindados antimotines.

En las inmediaciones del edificio también había miembros de la Policía Montada.

Los disturbios y protestas en diferentes puntos del país se registran desde el pasado jueves a raíz de medidas económicas adoptadas por el Gobierno como la retirada del subsidio a los combustibles.

Redacción: Leo.com      

Fuente: Agencias

 

20 Febrero 2017

El candidato oficialista de izquierda Lenín Moreno seguía acercándose este lunes a una victoria en primera vuelta en las elecciones presidenciales más reñidas de los últimos años en Ecuador.

El exvicepresidente Moreno, del movimiento socialista Alianza País, llegaba a un 39,09% de los sufragios válidos, frente a 28,28% del exbanquero conservador Guillermo Lasso, tras el conteo del 87,59% de las actas.

"El escenario que me parece completamente probable es que rebasemos ese 40% que necesitamos. Y el otro es que logremos una diferencia de más de 11 puntos con el segundo puesto y que no nos toque ir a una segunda vuelta", prevista para el próximo 2 de abril, dijo este candidato de 63 años a sus simpatizantes, concentrados frente a la sede de su formación.

"Esta es una lucha de largo aliento, porque esta batalla la vamos a ganar", añadió Moreno, quien de confirmarse su victoria, se convertiría en el primer ecuatoriano con discapacidad en asumir la jefatura de Estado, ya que sufre una paraplejia consecuencia de un disparo en un asalto en 1998.

Este aspirante a suceder al presidente saliente Rafael Correa dijo que todavía faltaba por contar gran parte de la poblada provincia de Manabí, el feudo del correísmo severamente golpeado por el terremoto de abril, y los votos del exterior, donde también cuenta con holgada mayoría.

Cientos de seguidores de Lasso, animados ante la posibilidad del segundo turno -donde podría trabar alianzas con el resto de los opositores-, se concentraron frente a la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE) en Quito en una vigilia para exigir transparencia en el escrutinio.

A medida que el recuento iba avanzando con extrema lentitud a favor de Moreno, los opositores, entre ellos el candidato a vicepresidente de Lasso, Andrés Páez, denunciaban a gritos la existencia de fraude.

En su último comunicado del domingo, el presidente del ente electoral desmintió cualquier irregularidad y dijo que el conteo seguirá desarrollándose en la web y que dará una rueda de prensa durante la mañana del lunes, con los resultados definitivos.

Desgaste

Los analistas siempre advirtieron que iba a ser duro llevar al correísmo a segunda vuelta, cuando cuenta con una base de 30% de sólido apoyo en el país.

"Estos 10 años han sido una muestra para que vean el progreso del país, aunque mucha gente no quiera ver lo que tenemos ante nosotros", señaló Nora Molina, una empleada pública de 53 años.

Pero más allá de que gane Moreno en primer vuelta, el oficialismo ha sufrido una contundente pérdida de votos en relación a las presidenciales del 2009 y 2013, debido a la ausencia de Correa, una delicada situación económica y la corrupción que ensombreció la campaña.

Los resultados aún no permiten confirmar si el correísmo mantendrá la mayoría de dos tercios en el Legislativo.

"Antes Correa ganaba por más del 50%, por la bonanza que había en ese momento. La gente sentía que vivía mejor, pero eso ya no es así", dijo a la AFP el economista Alberto Acosta-Burneo, consultor del Grupo Spurrier.

Según el gobierno, el deterioro de la economía se debe a factores externos como la debacle petrolera, la devaluación de monedas vecinas, el fortalecimiento del dólar o los costos del terremoto del pasado abril.

Moreno, cuyo estilo conciliador contrasta con el temperamental Correa, representa el continuismo de un sistema que combina un disparado gasto social con altos impuestos y elevado endeudamiento.

La corrupción, que está salpicando a políticos de la región, también se fue instalando poco a poco como tema en la campaña.

Con casos como el de la petrolera estatal Petroecuador, que implicó a un exministro de Correa, y el de los supuestos sobornos de la firma brasileña Odebrecht a funcionarios ecuatorianos, por unos 33,5 millones de dólares.

Assange y la izquierda

El resultado de estas elecciones será decisivo para el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, asilado en la embajada de Ecuador en Londres desde 2012 para evitar su extradición a Suecia por supuestos delitos sexuales que él niega.

Moreno es partidario de mantener el asilo, pero Lasso dijo a la AFP que, de llegar al poder, se lo retirará.

Y la elección podría dar un alivio a la izquierda latinoamericana, muy golpeada en la región tras el giro en Argentina, Brasil y Perú.

De esa manera, los ecuatorianos podrían frenar lo que Correa define como una "restauración conservadora" en la región.

Redacción: Leo.com.bo
Fuente: Semana

 

Últimas Noticias

Prev Next

Accidente: Carretera Trinidad-Santa Cruz…

Accidente: Carretera Trinidad-Santa Cruz se tiñe de muerte

Tres personas fallecidas y seis heridos dejaron este miércoles un accidente de tránsito registrado cerca...

Por un golpe santo

Por un golpe santo

En medio de una crisis económica e institucional, San José debuta hoy (18:15 HB) en...

Liga boliviana en el puesto 38

Liga boliviana en el puesto 38

La Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol (IFFHS, por sus siglas en inglés)...