Santa Cruz de la Sierra
30 Marzo 2017

Comunarios de los municipios de Monteagudo y Huacareta se encuentran desesperados. Las pérdidas agropecuarias, muerte de ganado y derrumbes de casas incrementan por las incesantes lluvias, reportó radio Suprema. 

Con voz entrecortada, una damnificada de la localidad Valle Nuevo en Monteagudo, manifestó que se encuentran “en medio lodo,  (la lluvia) ha hecho estragos, no se puede ni caminar”.

“El camino está totalmente cerrado de Huacareta – San Miguel (…) no tenemos salida ni para caballo”, declaró otro comunario.

El alcalde de Monteagudo, Ronald Aramayo, manifestó que se ayudará a los damnificados en la medida de las posibilidades del municipio.  “Existen casas derrumbadas (…) todos los animales han muerto”, acotó.

Ante reclamos de los afectados por la falta de atención de los gobiernos departamental y nacional, el director de la gestión de Riesgos de la gobernación de Chuquisaca, Fausto Escalante, manifestó que aún se está haciendo la cuantificación de daños en ambos municipios.

“Huacareta y Monteagudo está en plena evaluación, cuántas familias están afectadas, cómo vamos a ayudar”, indicó Escalante.

Redacción: Leo.com.bo
Fuente: Erbol

 

27 Marzo 2017

Los municipios de Macharetí, Monteagudo y Muyupampa, ubicados en el Chaco chuquisaqueño, sufrieron las torrenciales lluvias registradas el fin de semana. Hubo derrumbes, familias damnificadas y pérdida de producción agropecuaria. 

La crecida y el desborde de la laguna de la localidad Carandaití, en Macharetí, dejó un saldo de 10 familias sin sus viviendas además de pérdida de producción agrícola y ganadera, reportó radio Aclo.

“Estamos haciendo el desagüe para que baje el caudal del agua e inmediatamente veremos cómo podemos apoyar (a los damnificados)” declaró su alcalde, Eduviges Chambaye.

El 2016, la población de Macharetí sufrió una intensa sequía con perdidas significantes en su producción.

En Monteagudo las fuertes lluvias ocasionaron dos derrumbes que alertaron a los transportistas. El primero que se presentó a 20 kilómetros  de la ciudad, en la construcción de la carretera de la diagonal Jaime Mendoza y tramo Monteagudo – Muyupampa que hasta el momento impide el paso de motorizados. El segundo derrumbe se dio en el tramo Monteagudo – Sucre. 

“Mi nuera lloraba, no sabía qué hacer, mi animalitos han muerto”, “si mañana no arreglan, en persona voy a parar mi auto y no voy a dejar entrar ni una volqueta, que vengan las autoridades” son  las declaraciones de algunos vecinos que han sido afectados por las lluvias.

 

Según reporte de radio Suprema, existe el corte de agua en algunas zonas, aunque no se tiene la información oficial de la empresa que da este servicio.

Redacción: Leo.com.bo
Fuente: Erbol 

 

20 Marzo 2017

Lima, la segunda ciudad más grande del mundo ubicada en un desierto, así como casi todos los pueblos y ciudades peruanos ubicados en la costa del Pacifico, sufren desde hace varios días los embates de la lluvia y el agua, la verdadera maldición histórica de esta región, la más poblada y desarrollada del país.

Un verano inusualmente caluroso elevó varios grados la temperatura de la superficie del agua del litoral peruano, poniendo en marcha la rueda devastadora del fenómeno climatológico conocido como “El Niño Costero”. Mayor temperatura implica más evaporación de agua, que al chocar con la muralla de los Andes genera lluvias torrenciales en una zona en que las precipitaciones anuales habituales no llegan a los 150 litros por m2.

El sábado, el municipio de Morropón acumuló 116 litros por m2 en pocas horas, y la ciudad de Tumbes, fronteriza con Ecuador, aglutinó 45 litros por m2 en apenas una hora, cifras similares a las que se han visto en otros puntos de la región desde el miércoles pasado.

Las lluvias provocaron el anegamiento de pueblos y ciudades, ríos desbordados y deslizamientos de tierra, conocidos en Perú con el término quechua de “huaicos” y que destruyeron rutas y puentes, hundieron viviendas y arrastraron vehículos, animales y personas. Desde diciembre último, cuando comenzó a darse este fenómeno en Perú, ya hubo 75 los muertos, al menos 264 heridos, 20 desaparecidos, 100.000 damnificados que perdieron todo o casi todo, y unas 630.000 personas que sufrieron inundaciones o pérdidas materiales de algún tipo.

Trujillo, la tercera ciudad más poblada de Perú, ha quedado virtualmente aislada por accesos viales del resto del país, tras el hundimiento de los puentes de la ruta Panamericana, que atraviesa Perú de sur a norte a lo largo de la costa. En Lima, los “huaicos” también afectaron la Carretera Central, la única vía asfaltada que une la capital con el centro del país, lo que dificultó el suministro de alimentos y el envío de ayuda.

Paradójicamente, el exceso de lluvias obligó también a cortar durante tres días el agua potable a casi toda la ciudad, donde viven unos 9 millones de personas, ya que el lodo y la basura arrastrados por los torrentes impedían procesarla y potabilizarla. Las escuelas en Lima están cerradas desde el jueves pasado y no retomarán las clases hasta el miércoles próximo, siempre que amainen las lluvias y se regularice la situación.

Este fenómeno destructor ha sido desde tiempo inmemorial el azote más duro para los habitantes del Perú, a la par de los terremotos que periódicamente devastan el país, ubicado en el cinturón de fuego del Pacífico, donde se registra el 85% de la actividad sísmica mundial.

Todas las culturas precolombinas que desarrollaron sus estados en la zona prosperaron gracias a su aprovechamiento de la ecología local, como la abundante pesca que se encuentra en las habitualmente frías aguas del Pacífico, y debido a la gestión de las escasas corrientes de agua que bajan por vertiente occidental de los Andes y que permiten cultivar en el desierto.

La historia revela que cada vez que se producía el fenómeno del Niño, con sus abundantes lluvias, todas estas civilizaciones sufrían e incluso desaparecían, arrastradas por los “huaicos” y la destrucción económica y social que éstos causaban. Hoy en día la población peruana se concentra en esa misma zona costera, lo que genera graves problemas de estrés hídrico, tanto para el impulso de la agricultura como para suministrar agua potable a la población.

Varias de las mayores obras de infraestructura en marcha en el Perú buscan precisamente llevar el agua de la vertiente oriental de los Andes, que alimentan los grandes ríos amazónicos y en donde ese recurso es muy abundante, a la zona desértica. La presión demográfica también lleva a la gente a ocupar las zonas próximas a ríos, cañadas y desagües naturales más susceptibles de inundarse o ser arrasados por las riadas y “huaicos”, multiplicando los efectos y los daños cuando se producen estas torrenciales lluvias en el desierto.

Redacción: Leo.com.bo
Fuente: Agencias

 

20 Febrero 2017

Una copiosa lluvia caída en la ciudad de Cochabamba provocó el ingreso de mazamorra a una casa precaria y la crecida de las aguas de un canal de riego que dejaron el saldo de dos muertos y tres familias evacuadas, informaron este lunes fuentes institucionales.

"La víctima fatal del caso fue Roberto Tarqui, de 75 años, quien fue arrastrado por una corriente de lodo y agua que ingresó a su vivienda ubicada en una torrentera en medio de una precipitación pluvial", informó el jefe departamental de la Unidad de Cambio Climático, Riesgos y Desastres, Oscar Soriano.

Explicó que ese hecho se registró cerca de las 4h30 de ayer, domingo, en la zona Nueva Jerusalén y dijo que el cuerpo del anciano fue arrastrado unos 20 metros fuera de su inmueble.

"La única vivienda que ha sido afectada ha sido esta, pero también se ha visto otras que pueden correr riesgo más adelante", agregó.

Por su parte, la Alcaldía de Cochabamba ordenó que tres familias que tienen viviendas cerca del inmueble afectado sean evacuadas.

Por su parte, el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), Gualberto Díaz, informó que un hombre de aproximadamente 35 años de edad murió ahogado, luego que fue arrastrado por las aguas crecidas de un canal de riego por una copiosa lluvia registrada en la zona del Barrio Profesional.

Según la investigación preliminar de ese caso, la víctima cayó al ducto por razones que todavía están bajo investigación y su cuerpo quedó sumergido a casi tres metros de profundidad.

Redacción: Leo.com.bo
Fuente: ABI

 

17 Febrero 2017

Luis Aguilera, director del Servicio de Encauzamiento de Aguas y Regulación del Rio Piraí de la Gobernación (Searpi), comunicó  a la población que debido a las características de estas épocas de lluvia en el deparmento de Santa Cruz, se presentarán lluvias aisladas para la próxima semana, que podrían llegar hasta los 30 milímetros de crecidas en los ríos.

Entre martes y jueves de la próxima semana, las incidencias de lluvias serán mayores, por ello la población debe tomar sus previsiones si en caso presentan alguna actividad cerca de estas zonas hidrológicas.

Por otro lado, los ríos con mayor aumento fluvial en esta jornada son, el Rio Grande, el Rio Piraí con incremento menor, el Río Surutú con crecidas elevadas y el Río Yapacaní con tendencia a subir de nivel, en caso que persiste la lluvia durante la jornada.

Aguilera, indicó también que  las probabilidades de rebalses no se descartan,  en cuanto a la cuenca baja del rio Piraí (zona norte) y posiblemente en Rio Grande que podría llegar a la altura del puente instalado en dicho lugar.

Redacción: Leo.com.bo
Fuente: GAD

 

30 Enero 2017

Pese a las últimas lluvias, los embalses de Potosí siguen vacíos y la ciudad no lograr superar la crisis por el racionamiento de agua potable a las zonas altas del área urbana, según informó el concejal municipal Eloy Relos.

Dijo que las lluvias no son suficientes porque ni siquiera llegaron al 30% de la capacidad de las lagunas y la situación ya se torna preocupante, por lo que, considera necesario ver  otras alternativas.

Explicó que ya se están haciendo bombeos hacia las lagunas para garantizar agua a los potosinos, porque las lluvias no caen todos los días y cuando se produce, vuelve en una semana.

El dirigente vecinal Alberto Pérez coincidió con la autoridad municipal y exigió que la Alcaldía tome con mayor seriedad el trabajo, sin descartar una movilización vecinal en protesta por la escasez de agua.

“Es media hora o una hora de abastecimiento de agua de las 24 horas y eso no está bien, hay que atender a la población que está molesta porque la lluvias otra vez nos han dejado”, manifestó.

Redacción: Leo.com.bo
Fuente: Erbol

 

27 Enero 2017

Un total de 1.900 familias resultaron afectadas por desborde de ríos y al menos ocho ríos representan riesgo para las comunidades ribereñas por las intensas lluvias que persistirán en febrero y apuntan a extenderse hasta marzo, informó el viceministro de Defensa Civil, Óscar Coca.

La preocupación está centrada en las localidades donde circundan las aguas de los ríos Chapare, Mamoré, Beni, Ichilo, Yacuma, Acre, Madre de Dios y Tuichi; también en las regiones de Rurrenabaque, San Buena Ventura y Cachuela Esperanza. Un último informe del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) establece que las aguas de los ríos de estas zonas aumentaron a partir del 11 de enero.

“En este momento tenemos 1.900 familias afectadas. Estamos atendiendo las riadas, desbordes de ríos y tormentas eléctricas en distintos puntos del país. Va a haber más lluvias en febrero con posibilidades de que se vaya prolongando a marzo”, explicó.

Las precipitaciones serán más constantes en todo Bolivia por la alta presión de las nubes, lo que obligó -recordó- a decretar alertas Naranja en La Paz, Beni, Cochabamba y Santa Cruz.

“Esta alta presión en Bolivia se ha ido moviendo y es una anomalía, ya que estaba previsto que enero iba a ser el mes con más lluvia y bajar en febrero, pero esto no está ocurriendo”, señaló.

Defensa Civil coordina con las unidades de gestión de los municipios para prevenir contratiempos. Señaló que las aguas de todos las cuencas que desembocan en el río Beni han subido sus niveles lo que está provocando desbordes.

Redacción: Leo.com.bo
Fuente: La Razón

 

10 Enero 2017

La época de lluvias empezó en el país de forma tardía, pero hasta ahora ya se contabilizan 1.700 familias afectadas en cinco departamentos, informó el viceministro de Defensa Civil, Oscar Cabrera.

Indicó que las familias damnificadas por las lluvias se encuentran en los departamentos de Chuquisaca, Cochabamba, Potosí, La Paz y Oruro.

“No hay que olvidar que las posibilidades de riadas, de desbordes, están ocurriendo en la parte del occidente, se está presentando en los valles, y también el altiplano”, dijo el Viceministro.

Citó los más recientes ejemplos ocurridos en Oruro y Potosí, donde el desborde de ríos y deslizamientos dejaron damnificados en las ciudades.

Sin embargo, dijo que la atención de los desastres en primera instancia corresponde a los municipios, luego a las gobernaciones y, sólo cuando las capacidades son rebasadas, interviene el Gobierno central.

En todo caso, dijo que el Gobierno está pendiente a situaciones que podrían requerir de su presencia para búsqueda y rescate y para la parte de asistencia humanitaria.

Redacción: Leo.com.bo
Fuente: ANF

 

Últimas Noticias

Prev Next

Rayo cobra la vida de una joven pareja y…

Rayo cobra la vida de una joven pareja y su hijo

El impacto de un rayo terminó con la vida de una joven pareja y su...

Mourinho afirma que las eliminatorias su…

Mourinho afirma que las eliminatorias sudamericanas son serias y destaca el desempeño de Bolivia

“Los partidos de clasificación en Europa me aburren; mientras que los de Sudamérica me motivan”...

Conferencia Boliviana de Religiosas y Re…

Conferencia Boliviana de Religiosas y Religiosos rechaza ampliar causales para el aborto

La Conferencia Bolivia de Religiosas y Religiosos repudió y rechazó el artículo 157 del proyecto...