Santa Cruz de la Sierra
20 Marzo 2017

El ex presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, se convirtió ayer en la nueva estrella de la arena política alemana, tras ser elegido por unanimidad como presidente del Partido Socialdemócrata (SPD) y nominado oficialmente como candidato a las elecciones generales del 24 de septiembre, en las que intentará desafiar el poderío de Angela Merkel.

Al mismo tiempo, en el seno del gobierno alemán se vivió otro importante episodio político cuando el también socialdemócrata Frank-Walter Steinmeier asumió ayer la presidencia federal de Alemania en el palacio Bellevue de Berlín en reemplazo del ex pastor protestante Joachim Gauck. El cargo de presidente federal en Alemania, que tiene una duración de cinco años, es de carácter protocolar y representativo.

La designación de Steinmeir había sido parte de un acuerdo entre los socialdemócratas y los conservadores de Merkel, dos fuerzas que ayer comparten coalición de gobierno. Pese a ello, el partido de centroizquierda intentará disputarle la mayoría a la canciller en las próximas elecciones a fines de septiembre.

Para hacerle frente a la popular Merkel, los socialdemócratas eligieron a su dirigente con mejor imagen pública. Schulz, de 61 años, obtuvo el 100 por ciento de los votos de unos 600 delegados reunidos en un congreso extraordinario en Berlín y el encargo de poner fin a los 12 años de hegemonía de la actual canciller, líder de la Unión Demócrata Cristiana (CDU). "Creo que este resultado es el comienzo de la conquista de la Cancillería", dijo Schulz.

Un moderado que supo defender a capa y espada los intereses de Bruselas como funcionario europeo, Schulz anunció que presentará a fines de junio un programa electoral de "justicia, respeto y dignidad". "Si no velamos porque en este país haya más justicia, no lo hará nadie", proclamó Schulz, el principal rival que enfrentará Merkel en septiembre. El ahora candidato llamó a dar un giro a la izquierda y corregir la llamada Agenda 2010, el programa de reformas del gobierno rojiverde que encabezó Gerhard Schröder entre 1998 y 2005. Según destacó, no se trata de "una revisión del pasado", sino de su "actualización".

En su discurso, abogó por "más respeto" para los que trabajan y se comprometen por el país, por la igualdad de salarios para los mismos trabajos, por garantizar las pensiones, invertir más en educación y aliviar las cargas sociales. Subrayó también la importancia de una Europa fuerte como respuesta a las inseguridades globales y afirmó que en Alemania no hay espacio para islamistas que ponen en duda los valores fundamentales de una democracia. Pero también atacó a los populismos, en particular, a la formación ultraderechista Alternativa para Alemania, a la que calificó de "vergüenza" para el país y fue duro con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en su campaña por el referéndum convocado para el 16 de abril para instaurar un sistema presidencialista en Turquía y sus declaraciones, en las que comparó a Alemania con el régimen nazi.

Redacción: Leo.com.bo
Fuente: La Capital

 

Últimas Noticias

Prev Next

La autonomía indígena y la jurisdicción …

La autonomía indígena y la jurisdicción indígena, temas pendientes del Estado Plurinacional

La autonomía indígena y la jurisdicción indígena constituyen dos institutos paradigmáticos que representan la inclusión...

Los monologuistas (I)

Como creían los griegos, la historia es cíclica. Y no deberíamos sorprendernos si algún día...

Dan mal servicio y buscan cobrar más

A tan solo unos días de haber expresado su intención de subir el pasaje de...