Santa Cruz de la Sierra
26 Febrero 2016

La inflación en 2015 llegó a 30% y en enero fue del 3,6% según cálculos privados a la espera de un índice oficial.

Moda o necesidad, los argentinos no se resignan al ritual del asadito, pero frente a la inflación que puso el precio en las nubes, el popular plato de carne a las brasas cambia jugosos cortes por brochettes de berenjenas.

"¡Llegó el asado vegano!", reza el cartel en una tienda de Buenos Aires que vende brochettes con vegetales listos para "tirar a la parrilla".

En este país carnívoro y devoto del asado, el "kit parrillero" se vende a la mitad de lo que cuesta un kilo de legítimo asado vacuno y promete variedades con soja y legumbres para "que coman dos, piquen tres y prueben cuatro" personas.

"No queda otra, con el asado a 200 pesos el kilo (13 dólares), ¿quién puede?", explica Teresa detrás del mostrador donde expone los preparados en base a berenjenas, ají, cebolla, calabacines y soja en el barrio de Parque Chacabuco, corazón geográfico de la capital argentina.

Luis Castro, un contador de 54 años, se lleva varios. "Los mecho (mezclo) entre los cortes de carne y abultan, un asado con todas las de la ley para seis personas te saca de presupuesto", justifica.

Enfrente, la carnicería del barrio da la bienvenida con una vaca de cemento tamaño natural, pero el enorme salón queda grande para los pocos clientes.

Además de carne y vísceras, también ofrece otros alimentos, como quesos, huevos y preparados de soja. "Es para compensar la caída de la venta", explica Antonio Luttari, que con 30 años de mostrador se vio obligado "por primera vez" a diversificar la oferta.

Según el ministro de Agricultura, Ricardo Bruyaile, el precio del asado debe rondar los 90 pesos el kilo (6,30 dólares), pero en el mostrador un corte de calidad cuesta más del doble. El funcionario aconsejó a los consumidores dejar de comprar carne "hasta que los precios bajen".

La inflación en 2015 llegó a 30% y en enero fue del 3,6% según cálculos privados a la espera de un índice oficial.

El salto mayor correspondió al rubro Alimentos y Bebidas y el subrubro carne se llevó el primer lugar.

El ministro de Hacienda, Alfonso Pray-Gay, también hizo alusión al precio del popular corte. "Fui al supermercado y el precio del asado es excesivo, otros cortes han bajado, pero no lo suficiente", se quejó.

"Si seguimos así, en mayo para comprar un kilo de asado vas a tener que estar en el 'top five' de Forbes", se mofó por Twitter el popular animador de televisión Marcelo Tinelli. "Yo, si fuera Victoria Beckham, invertiría la plata del divorcio en 3 kilos de asado", escribió sobre los rumores de ruptura con el exastro del fútbol, David Beckham.

- Puñal al asador -

En Parrilla Verde, en la periferia oeste de Buenos Aires, ofrecen reemplazar los tradicionales choripanes (embutidos de carne servidos en pan) por los más económicos "chori-paz" de seitán, un preparado de gluten de trigo y las sabrosas morcillas (embutidos de cerdo) por las modestas "amor-cillas"... de lentejas.

"Siempre hay 'rebusques' (oportunismos), pero el chori es el chori", dice con simpatía Carlos Roque, un cordobés de 68 años y casi 40 de venta callejera de choripanes en la costanera de Buenos Aires, aunque su precio de 50 pesos (3,30 dólares) espante a más de un cliente.

"¡Al chori Stone!", vocifera Carlos con picardía. Semanas atrás sucumbió al tradicional bocadillo el mismísimo baterista de los Rolling Stones en su paso por Buenos Aires. "Charlie fue a la costanera y comió un choripán con chimichurri" (salsa criolla), contó en el escenario Mick Jagger en trabajoso castellano.

"...las vaquitas son ajenas...", dice El Arriero, hito del folklore argentino del fallecido compositor Atahualpa Yupanqui. Como nunca, los argentinos saben a qué se refiere.

Pero la cultura carnívora argentina despertó el ingenio y dio a la luz el Mapa del Asado, una aplicación donde los usuarios pueden registrar el precio del corte en la carnicería de su barrio.

El sitio tiene cientos de precios registrados y miles de seguidores. La idea es comparar y acudir adonde sea más barato. Todo vale por comer un buen asado.

Redacción Leo.bo

Fuente: AFP

23 Febrero 2016

El ministro de Modernización argentino, Andrés Ibarra, anunció este martes que su cartera estudia la posibilidad de rescindir entre 24.000 y 25.000 contratos de funcionarios en todas las áreas de Gobierno, que se unirían a los 6.200 que ya se cesaron a principios de febrero.

Así lo adelantó Ibarra en una entrevista para la radio local La Red, donde sugirió que en lo que queda de mes se pueden producir más despidos si se confirman irregularidades en los procesos de contratación de los mismos, aunque evitó concretar el número de convenios laborales que no se renovarán.

"Podría haber más cesanteados si hay contratos que no cumplen funciones específicas o tienen origen de militancia financiada con dinero público", afirmó el titular de Modernización, al tiempo que explicó que el Ejecutivo que preside Mauricio Macri marcó un plazo de tres meses para analizar los contratos en cada área de Gobierno.

De hecho, los despidos de funcionarios públicos en Argentina comenzaron al poco de la asunción de Macri, quien a principios de enero aplicó un decreto para revisar irregularidades en los contratos estatales firmados durante los últimos tres años.

Así, el Gobierno anunció que no renovaría miles de convenios que vencían el pasado 31 de diciembre en diferentes departamentos del Estado, mientras que en el Senado, la vicepresidenta argentina, Gabriela Michetti, rescindió los contratos de unos 2.000 empleados firmados por su antecesor, Amado Boudou.

Este cúmulo de despidos se unió a la decisión, también en enero, de no renovar a más del 80 % del personal del Centro Cultural Kirchner de la capital argentina y a la rescisión de más de 500 contratos en el Ministerio de Justicia.

Ya a principios de febrero, un estudio elaborado por el Observatorio del Derecho Social de la Central de Trabajadores de Argentina (CTA) contabilizó unos 19.000 despidos o no renovaciones en organismos estatales.

La ola de despidos de funcionarios indignó a los sindicatos de trabajadores públicos, por lo que uno de los gremios mayoritarios del sector, la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), convocó para este miércoles una huelga y una manifestación en señal de protesta por las decisiones del Gobierno en este sentido.

Redacción Leo.bo

Fuente: EFE

22 Febrero 2016

El objetivo de modernizar la gestión y situar al país entre los diez Gobiernos que dan más acceso a información del mundo.

El presidente argentino, Mauricio Macri, anunció este lunes la implementación de un plan para digitalizar y transparentar el Estado argentino, con el objetivo de modernizar la gestión y situar al país, en un plazo de cuatro años, entre los diez Gobiernos que dan más acceso a información del mundo.

En una comparecencia junto al ministro de Modernización, Andrés Ibarra, y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, Macri se comprometió a terminar con "los trámites eternos", "los teléfonos que no contestan" y las "colas interminables" para "que el Estado deje de ser un lugar desordenado, desarticulado, oscuro, sin información".

El plan, que se promulgará mediante la publicación de un decreto en los próximos días, orientará a las distintas instituciones del Estado para que los trámites se digitalicen.

Abarcará también la publicación de información de la gestión de Gobierno, como, por ejemplo, a través de la creación de una plataforma unificada para difundir las compras del Estado.

Asimismo, el mandatario destacó que se fomentará la capacitación del personal público y que el acceso a todas las plazas se hará por concurso, en medio de un conflicto con los sindicatos de trabajadores estatales por la salida masiva de empleados de las instituciones, que el miércoles cristalizará en una huelga.

Macri detalló que Argentina está en el puesto 54 de la lista de países con los Gobiernos más abiertos del mundo y que se propone "estar en cuatro años entre los diez países del mundo que den mayor acceso a la información".

"Ninguna de estas transformaciones que hemos encarado se van a hacer de un día para el otro", puntualizó el presidente, antes de recalcar que está comprometido con el objetivo de que el Estado "esté al servicio de la gente", en vez de que sea "un aguantadero de la política".

"Hay que pasar de las palabras a los hechos, ser responsables a la hora de administrar, de rendir cuentas", prosiguió Macri, quien instó a los gobernadores provinciales y a los alcaldes a que se unan al proceso para transparentar y digitalizar.

A continuación, Ibarra analizó con más detalle los distintos ejes del plan, como la "despapelización" de la administración, el lanzamiento de un portal de datos abiertos, la comparación de compromisos y resultados y el desarrollo de los recursos humanos, para volver a poner en valor el empleo público.

Para todo ello, reconoció Ibarra, jugará un papel fundamental la mejora de las infraestructuras y de la conectividad, aunque aseguró que el Estado argentino tiene "buena capacidad".

Por su parte, Peña apuntó que el eje de debate no debe ser si el aparato público es "más grande o más pequeño", sino tener "un Estado que funcione, un Estado que brinde respuesta y que vaya mejorando", después de "muchos años de discurso vacío".

Redacción Leo.bo

Fuente: EFE

18 Febrero 2016

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, anunció este jueves (18 de febrero) la rebaja de un impuesto a los salarios reclamada por los sindicatos y que beneficia a los asalariados medios.

El anuncio sobreviene en medio de la presión sindical por aumentos salariales ante una inflación que llegó en 2015 al 30% y fue de 3,6% en enero según mediciones privadas.

La medida anunciada por Macri es retroactiva a enero y eleva de 20.000 a 30.000 pesos (unos 2.000 dólares) el piso a partir del cual se cobra el gravamen que pagan 1,1 millón de asalariados.

"Les agradezco la flexibilidad, muchos pensaban que teníamos que dar más, pero estas son etapas", dijo Macri frente a ministros, gobernadores y sindicalistas en la Casa de Gobierno.

La semana pasada el tema había sido abordado en la primera reunión que mantuvo Macri con representantes sindicales desde que asumió el 10 de diciembre.

"Es un avance, pero faltan muchos temas", señaló tras el acto Hugo Moyano, titular de una de las cinco centrales obreras que realizaron varias huelgas en los últimos años para peticionar por la eliminación del impuesto.

Los sindicatos reclaman que además se revean las escalas para la aplicación del impuesto que tiene un cálculo escalonado con una alícuota máxima del 35%.

Se estima que esos cambios formarán parte de un proyecto de ley que será enviado al Congreso a partir del 1 de marzo cuando comiencen las sesiones ordinarias.

Moyano indicó que pese al anuncio los sindicatos mantendrán su reclamo de conseguir aumentos salariales en torno al 32% y consideró "desactualizado" el piso a partir del cual se pagará impuesto.

"El clima de paritarias (negociaciones salariales entre sindicatos y empresas) es el mismo, el piso es 32%" de aumento, dijo Moyano sobre el peso del anuncio al recordar que aquellos trabajadores que no son beneficiados por los cambios "han tenido un efecto muy duro de la inflación" sobre sus salarios.

El gobierno plantea una meta inflacionaria de entre 20 y 25% para este año y pretende que las discusiones salariales se encuadren en esa franja.   Macri anunció además una ampliación de las asignaciones familiares, una ayuda del Estado para los salarios más bajos.

Redacción Leo.bo

Fuente: AFP

01 Febrero 2016

Carlos Mancuso reveló que fue contactado por el gobierno para exorcizar la quinta de Olivos, pero señaló que el presidente Mauricio Macri finalmente optó por encargar esa tarea a budistas.

El sacerdote católico platense Carlos Mancuso reveló que fue contactado por el gobierno, por intermedio de una mujer, para exorcizar la quinta de Olivos, pero señaló que el presidente Mauricio Macri finalmente optó por encargar esa tarea a budistas.

Según el diario Buenos Aires Herald, en los últimos días de diciembre Mancuso —conocido como el cura exorcista— recibió un llamado en su domicilio, en La Plata, de “una señora de apellido Gómez” que se presentó como representante del presidente para encargarle una “limpieza” espiritual en la quinta presidencial de Olivos.

El sacerdote, de 81 años, afirmó que no sabía si se trataba de una “infestación” (un espíritu poseído que recorre los ambientes), una “obsesión demoníaca” (el demonio que persigue a una persona y le provoca malestar) o “un poseso” (el maligno que está dentro del ser humano), que de acuerdo con el catolicismo requieren terapias específicas cada uno.

Entonces, el cura sostuvo que tres días después la señora Gómez lo llamó para disculparse y señaló que el jefe de Estado había optado por otra solución apelando a un rito budista.

“Los budistas están en nuestras antípodas (geográficas), son del Lejano Oriente”, señaló Mancuso, que atiende en el Hogar Sacerdotal de La Plata, en la calle 60 entre 27 y 28, y fue un cura regular durante 33 años en la parroquia San José de la capital bonaerense.

“Por edad, presenté mi renuncia, pero con esta avalancha de fenómenos tenemos más trabajo ahora que cuando éramos párrocos”, aseveró Mancuso, y agregó: “Es una tarea oscura; son las fuerzas de espíritu maligno con las que uno tiene que vérselas”.

Mancuso señaló que su tarea está “por encima de las lides políticas” y que ayuda a infectados de diferente signo, entre los cuales figura un ex gobernador de la provincia de Buenos Aires cuyo nombre no quiso revelar.

En el gobierno de Mauricio Macri no reconocen a una persona allegada al presidente apellidada Gómez, aunque sí confirmaron —según publicó el diario Clarín la semana pasada— las “limpiezas energéticas” llevadas a cabo en la Casa Rosada y en la quinta de Olivos.

Aparentemente, la mala energía que Macri cree que Cristina Kirchner dejó instalada en los despachos presidenciales fue atendida por religiosos budistas, aunque la identidad de la mano liberadora no fue revelada.

La versión indica que Macri padecía fuertes dolores de cabeza en sus primeros días en la Casa Rosada y ello activó el combate contra los malos espíritus, pero otros que conocen al presidente afirman que tanto él como su esposa, Juliana Awada, suelen apelar a prácticas esotéricas.

Redacción Leo.bo

Fuente: La Capital

27 Enero 2016

La medida alcanzará a unos 32 millones de usuarios residenciales, comerciales e industriales de todo el país.

Los aumentos de tarifas en Argentina van del 300% al 500%. El gobierno de Argentina eliminó este miércoles los subsidios a la electricidad aplicados en los 12 años de kirchnerismo y entidades de consumidores esperan alzas de entre 300% y 500%.

El gobierno del presidente Mauricio Macri justificó la decisión en "el abandono (por el anterior gobierno) de criterios económicos en la definición de precios, que distorsionó las señales económicas, aumentando el costo del abastecimiento, desalentando la inversión privada", según el texto publicado el miércoles en el Boletín Oficial.

"Los cuadros tarifarios aún no fueron difundidos. Se sabe que el costo de la energía mayorista aumenta 208%. Un consumidor puede pagar 28% más y otro casi 1.000% de alza, según la zona geográfica, impuestos, etc.", dijo a la AFP el economista Fausto Spotorno, de la consultora Ferreres.

Al sincerar los precios de la energía, de hecho quedaron eliminados los subsidios que recibían millones de usuarios en sus boletas de pago.

La medida alcanzará a unos 32 millones de usuarios residenciales, comerciales e industriales de todo el país. El gobierno no hizo anuncios en rueda de prensa y se espera que el viernes precise los valores, que según estimaciones de la prensa subirán entre 200% y 300% en promedio.

Macri (derecha liberal) asumió el 10 de diciembre y se comprometió a eliminar los subsidios impuestos por los gobiernos peronistas de centroizquierda de Néstor Kirchner (2003-2007) y Cristina Kirchner (2007-2015), con el argumento de que las empresas del sector eléctrico sufren un proceso de desinversión por esta causa.

"Los aumentos de tarifas van del 300% al 500%, por ahora y puede ser un porcentaje mayor", dijo Pedro Busetti, presidente de la Ong Defensa de Usuarios y Consumidores (Deuco), en declaciones a radio Del Plata.

Redacción Leo.bo

Fuente: AFP

20 Enero 2016

En su primera entrevista con la prensa extranjera, el presidente argentino afirma que su tarea como jefe del Ejecutivo será "demostrar que se puede gobernar de otra manera".

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, que asumió el poder el pasado 10 de diciembre, lamenta que los doce años de kirchnerismo causaron al país un grave daño, y acusa al anterior gobierno de Cristina Fernández de permitir "que avanzase el narcotráfico".

En una entrevista conjunta al diario francés "Le Monde", al británico "The Guardian", al italiano "La Stampa" y al español "El País", Macri denuncia que durante los gobiernos de Kirchner "la corrupción se instaló en la sociedad argentina en su conjunto", y advierte de que "la lucha contra el narcotráfico llevará años".

En su primera entrevista con la prensa extranjera, el presidente argentino afirma que su tarea como jefe del Ejecutivo será "demostrar que se puede gobernar de otra manera".

Antes de emprender viaje a Davos, para contar al mundo económico que su país vuelve a la ortodoxia, según dice, el jefe del Estado argentino subraya que uno de los objetivos de su gobierno será generar empleo y que "se ha comprometido con una Argentina con pobreza cero".

Su Ejecutivo también se compromete a trabajar en otros temas como "el cambio climático, terrorismo, corrupción, narcotráfico", asegura Macri, mientras se prepara para visitar Davos, que anualmente por esta época se convierte en la capital económica del mundo y a donde Argentina no acude desde hace trece años.

"Vamos a ser un país predecible", afirma solemne Macri, mientras subraya que tiene una profunda confianza en su país y en poder resolver los problemas que parecen difíciles, como resolvió el "cepo cambiario" apenas asumió el poder, en referencia a la limitación de comprar dólares.

En relación a la situación política que atraviesan algunos países del continente americano, Macri asegura que no se "quiere meter en lo que pasa" en otras naciones, pero añade que la única situación con la que no puede estar de acuerdo es que "no se respeten los derechos humanos en Venezuela".

Interrogado sobre España, Macri dice que confía en que el Partido Popular (PP) pueda formar gobierno sin recurrir a otras elecciones generales.

Pero añade que "lo importante es que lo peor de la crisis en España ya pasó".

Macri, que se niega a ser encasillado en la derecha o la izquierda, reconoce que su referente político es el dirigente sudafricano Nelson Mandela, que siente un profundo respeto por la canciller alemana, Angela Merkel, y que se alegra de haber recibido el apoyo de su partido.

Macri asegura sentirse satisfecho de cómo han transcurrido las cinco semanas de su gobierno.

"Tenemos el mejor equipo de los últimos 50 años", subraya, para dar a entender que tiene las herramientas para resolver los problemas de Argentina.

Con respecto a los grandes desafío del narcotráfico y la inflación, Macri se lamenta de que la lucha contra el narcotráfico llevará años porque el anterior Gobierno de Kirchner permitió que avanzara "el narcotráfico de forma importante".

En cuanto a la inflación, subraya que existían los temores de que pasara "el tipo de cambio a la inflación y no sucedió, hasta ahora ha andado muy bien. Estamos donde pensábamos", afirma.

"Creo que acabaré el mandato, pero sobre todo lograré cambiar el país", subraya confiado el presidente argentino.

Redacción Leo.bo

Fuente: EFE

18 Enero 2016

El presidente argentino sorprendió ayer al publicar en su muro de la red social Facebook una foto en la que se ve a su perro, llamado “Balcarce”, subido al sillón presidencial.

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, sorprendió ayer al publicar en su muro de la red social Facebook una foto en la que se ve a su perro, llamado “Balcarce”, subido al sillón presidencial, y destacar que “es el primero en la historia argentina que llega a ese lugar”.

“Los otros días, Balca estuvo en La Rosada y se sentó en el famoso sillón presidencial. Es el primer perro de la historia argentina que llega a ese lugar. Estamos muy orgullosos de él”, escribió el mandatario.

Macri recordó que “Balcarce es el perrito que adoptamos de cachorrito en junio del año pasado” y que lo acompañó “en varios momentos de la campaña presidencial”. “Desde entonces, se convirtió en el perrito del PRO, pero también en un símbolo del respeto que tenemos por los animales”, agregó.

Desde que fue adoptado, Balcarce se convirtió en una especie de mascota del PRO, y hasta tiene su propia cuenta en Twitter, donde escribe, opina y sube fotos para los más de 12.500 seguidores.

Redacción Leo.bo

Fuente: La Capital

Últimas Noticias

Prev Next

Tarea

Tarea

Yosalid Vedia, profesora de primero de primaria del colegio Adolfo Kolping, acaba de mandarnos tres...

El Terror

El Terror

Mi padre, ex presidente del partido liberal de los Países Bajos, con un conocimiento histórico...

Remedio

Remedio

Estamos comiendo de la olla común preparada por mi esposa Emmita en su atelier en...