Santa Cruz de la Sierra
29 Abril 2019

El presunto autor del tiroteo de este sábado en una sinagoga cerca de San Diego (California), identificado como John Earnest de 19 años, dejó escrito un manifiesto antisemita en las redes sociales y reconoció haberse inspirado en la matanza perpetrada el 15 de marzo en Nueva Zelanda.

El tiroteo en una sinagoga de la localidad estadounidense de Poway, a 30 kilómetros al norte de San Diego, dejó una persona muerta y tres heridos.

El alcalde de Poway, Steve Vaus, indicó que todo hacía indicar que fue un “crimen de odio” dadas las declaraciones del autor del tiroteo al entrar en la sinagoga.

En rueda de prensa, el sheriff de la ciudad, William Gore, confirmó la identidad del presunto autor del tiroteo como John Earnest, un joven de raza blanca de 19 años que llevaba un rifle AR-15.

Gore señaló que habían localizado una “carta abierta” firmada por una persona del mismo nombre en la que reconocía su odio a los judíos y prometía defender su raza europea.

Asimismo, explicaba que tomó la decisión de llevar a cabo el tiroteo en la sinagoga tras conocer la matanza de Nueva Zelanda del pasado mes, en la que 50 personas resultaron muertas y otras tantas heridas cuando un supremacista blanco abrió fuego contra las personas presentes en dos mezquitas.

Por su parte, el presidente estadounidense, Donald Trump, subrayó en un acto electoral en Wisconsin que “esta noche el corazón de Estados Unidos está con las víctimas del horroroso tiroteo de Poway”.

“La nación entera llora la pérdida de vida, y reza por los heridos, y está en pie en solidaridad con la comunidad judía. Condenamos con contundencia el mal de antisemitismo y el odio, que debe ser derrotado”, afirmó Trump.

Poway es una pequeña localidad de 50.000 habitantes a 30 kilómetros al norte de San Diego.

El año pasado un hombre entró en una sinagoga en Pittsburgh, Pensilvania, y abrió fuego contra los asistentes, provocando la muerte a 11 personas, en el mayor ataque contra la comunidad judía en la historia reciente de Estados Unidos.

Redacción: Leo.com

Fuente: EFE

20 Marzo 2019

Nueva Zelanda comenzó hoy a enterrar a las primeras víctimas del atentado supremacista que causó 50 muertos en dos mezquitas en Christchurch y se prepara para arropar a la comunidad musulmana este viernes, cuando se cumple una semana de la tragedia.

 "Tenemos el deseo de mostrar nuestro apoyo a la comunidad musulmana en su regreso a las mezquitas, en particular el viernes", dijo la primera ministra, Jacinda Ardern, en alusión a la Yumu'ah, la oración que congrega a los musulmanes en sus templos para orar poco después del mediodía ese día de la semana.

 El rezo del viernes se producirá bajo fuerte vigilancia policial tras los ataques armados contra las mezquitas Al Noor y Linwood atribuidos al australiano Brenton Tarrant, quien disparó a quemarropa contra los musulmanes que estaban en su interior para la Yumu'ah, matando a 50 personas e hiriendo además a otras 50.

 Pero no será fácil e incluso algunos supervivientes como Tofazzal Alam, quien sobrevivió al tiroteo de Linwood, no acudirán a la mezquita el próximo viernes.

 "Siento mucho miedo, rezaré en casa...sé que es muy importante rezar en la mezquita, pero si voy, no podré concentrarme", comentó Alam a Radio New Zealand al insistir en que no olvidará esos momentos cuando agarró a un adolescente y se tiró con él al suelo "porque los que estaban de pie recibían los balazos".

 Para recordar esa tragedia, la peor masacre de Nueva Zelanda en su historia reciente, "habrá dos minutos de silencio el viernes. También haremos una retransmisión a nivel nacional de la llamada a la oración a través de TVNZ y Radio New Zealand", explicó la primera ministra.

 Ardern, que hoy realizó su segunda visita a Christchurch (sur) desde el atentado terrorista, volvió a reunirse con familiares de las víctimas y miembros de la comunidad musulmana para planear un homenaje público, aunque la fecha no se ha fijado aún.

 Mientras Christchurch comienza a recuperar la normalidad, en el cementerio Memorial Park se registraban los primeros entierros de las víctimas en una zona preparada especialmente para ello.

 El primero fue el de Khaled Mustafa, de 44 años, y su hijo Hamza, de 15, quienes habían huido de Siria y no llevaban ni un año en Nueva Zelanda.

 Entre los deudos estaba Zaid, su hijo de 13 años, en una silla de ruedas. Al mirar la tumba de su padre afirmó: "No debería estar frente a ti, sino echado a tu lado", según el portal de noticias Stuff.

 "Allahu Akbar" ("Dios es grande") cantaba la multitud, entre la que también se encontraba Abdul Aziz, quien se enfrentó al atacante en Linwood y logro evitar más muertes.

 Al otro lado del mar de Tasmania, Australia reaccionó a unos comentarios del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que el primer ministro australiano, Scott Morrison, consideró "muy ofensivos".

 En un acto electoral en el que se mostraron imágenes del vídeo grabado por el atacante neofascista, Erdogan afirmó que si Nueva Zelanda no castiga al autor del atentado, de nacionalidad australiana, lo hará Turquía.

 Y añadió que quien visite Turquía con actitud antimusulmana será devuelto a su país en un ataúd "como sus abuelos", en alusión a la batalla de Galípoli en la que las tropas australianas y neozelandesas fueron derrotadas en Turquía durante la Primera Guerra Mundial.

 Morrison, quien también se enfrentará a elecciones previsiblemente el próximo mayo, llamó a consultas al embajador turco en Australia, Korhan Karakoç, y le exigió una rectificación pública.

 Ardern, por el contrario, mostró calma y dijo que el ministro de Exteriores, Wintson Peters, viaja esta semana a Turquía donde aclarará los comentarios "cara a cara", al recordar que una delegación oficial de alto nivel de Ankara se encuentra en Nueva Zelanda en solidaridad por la masacre, donde murieron turcos, entre otros musulmanes de varias nacionalidades.

 "(Peters) irá allí para aclarar las cosas. Esa es una oportunidad que se debe aprovechar. Tenemos que asegurarnos de que lo que se refleja es el retrato exacto de Nueva Zelanda y los neozelandeses. Y también de nuestra comunidad musulmana. Esa es su intención", dijo Ardern a la prensa.

Redacción: Leo.com                                     

Fuente: EFE

 

 

15 Marzo 2019

Musulmanes de Turquía, India y Pakistán se manifestaron en las calles denunciando la masacre perpetuada por el supremacista blanco de origen australiano, Brenton Tarran, a  la mezquita Al Noor de Christchurch en Nueva Zelanda. 

"Estos ataques terroristas contra dos lugares de oración deben incitarnos a no ser tolerantes con las corrientes y los grupos racistas que cometen este tipo de acciones abyectas", declaró en un comunicado el gran imán de Al Azhar, la principal institución del islam sunita

Estos ataques son el "resultado de la proliferación del discurso islamófobo en varios países, incluso en aquellos reputados por la coexistencia de sus poblaciones", dijo el imán.

Así mismo, el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif escribió en su cuenta de Twitter que "debe cesar la hipocresía occidental que defiende la demonización de los musulmanes en pos de la 'libertad de expresión'".

La ONU condenó este viernes el ataque terrorista contra dos mezquitas en Christchurch y pidió a todo el mundo mostrar solidaridad con la comunidad musulmana.

El jefe de la organización, Antônio Guterres, se declaró "conmocionado" e "indignado" por el atentado y trasladó sus condolencias a las víctimas y a toda Nueva Zelanda.

"El secretario general recuerda la santidad de las mezquitas y todos los lugares de culto. Llama a todo el mundo en este día sagrado para los musulmanes a mostrar señales de solidaridad con la doliente comunidad islámica", señaló su portavoz, Stéphane Dujarric, en su conferencia de prensa diaria.

Guterres, dijo, reitera "la urgencia de trabajar mejor juntos a escala global para responder a la islamofobia y eliminar la intolerancia y el extremismo violento en todas sus formas".

Redacción: Leo.com                                                                                                     

Fuente: EFE y AFP

 

 

 

 

 

15 Marzo 2019

Un atacante a la mezquita de Al Noor, en Christchurch, Nueva Zelanda, transmitió en vivo el hecho por Facebook.

Se trata de Brenton Tarrant, australiano de 28 años de edad.

Tanto el ataque en la mezquita de Al Noor como un segundo tiroteo en la cercana mezquita de Linwood dejaron al menos 49 muertos y 48 heridos de bala.

Tarrant portaba una cámara en la cabeza que le permitió hacer un streaming no sólo de los asesinatos, también los momentos previos, así como del coche en el que viajaba y el arsenal de armas preparadas para matar.

Son 17 minutos de video que recogen el momento en el que llega a la mezquita de Al Noor y abre fuego indiscriminadamente contra la gente.

La cuenta de twitter @brentontarrant también fue cerrada.

Las autoridades de Nueva Zelanda solicitaron que no se comparta en Internet ese material.

Manifiesto en Internet

En un manifiesto de 74 páginas colgado en esa cuenta de Twitter, Tarrant se describe así mismo como un "hombre blanco común, de una familia normal que ha decidido defender una postura para asegurar el futuro de su gente", afirma.

En el texto también califica a los inmigrantes como "un grupo de invasores" que "quieren ocupar las tierras de mi pueblo y reemplazar étnicamente a mi propia gente".

Unas líneas que coinciden con la "teoría del reemplazo" que circula entre los grupos de extrema derecha.

Su objetivo no deja lugar a dudas: atacar a musulmanes.

"Son el grupo de invasores más odiado en Occidente, atacarlos tendrá el mayor nivel de apoyo".

Además afirma que al matar a estos "invasores" podría "acabar con la superpoblación y así salvar el medio ambiente", dice al definirse como un "ecofascista". También dijo haber sido inspirado por Anders Breivik, el extremista de ultraderecha que dio muerte a 77 personas en Noruega el 22 de julio del 2011.

Un detenido

Las autoridades de Nueva Zelanda informaron que una persona ha sido formalmente acusada por asesinato: se trata de un australiano de casi 30 años de edad. Sin embargo su nombre no ha sido divulgado.

Otras tres personas han sido arrestadas. Se cree que una de ellas no tiene ninguna relación con los ataques mientras que las dos restantes siguen bajo investigación.

Pocas horas después de la masacre, el primer ministro de Australia, Scott Morrison, describió a ese detenido como un "terrorista violento de extrema derecha".

Redacción: Leo.com                                                                                                     

Fuente: BBCMundo

 

 

 

 

15 Marzo 2019

Un hombre armado que mató a 49 personas en dos mezquitas de Nueva Zelanda transmitió en vivo los ataques por Facebook durante 17 minutos usando una aplicación diseñada para fanáticos de los deportes extremos y copias aún se compartían en redes sociales varias horas después.

La emisión en vivo de los ataques del viernes del peor tiroteo masivo que haya habido en Nueva Zelanda fue transmitida primero en Facebook y desde entonces ha pasado a Twitter , YouTube, Whatsapp e Instagram.

Facebook, Twitter y YouTube dijeron que habían tomado medidas para eliminar copias de los videos. Facebook informó que había eliminado las cuentas del atacante "poco después de que comenzó la transmisión en vivo" y tras ser alertado por la policía.

Sin embargo, Reuters encontró videos de los disparos en las cinco plataformas hasta 10 horas después de los ataques, que comenzaron a las 13:45 hora local en la ciudad de Christchurch.

Twitter y Google dijeron que estaban trabajando para evitar que las imágenes fueran compartidas. Facebook no respondió de inmediato a más preguntas.

En un lapso de 15 minutos, Reuters encontró cinco copias de las imágenes en YouTube con búsquedas por "Nueva Zelanda" y etiquetadas con categorías que incluyen "educación" y "personas y blogs".

En otro caso, el video fue compartido por un usuario de verificado de Instagram en Indonesia con más de 1,6 millones de seguidores. El usuario no respondió a una solicitud de comentarios de Reuters.

El tiroteo en Nueva Zelanda muestra cómo los servicios que ofrecen pueden ser usados por grupos extremistas, dijo Lucinda Creighton, asesora principal del Proyecto contra el Extremismo.

La activista dijo que los ataques se mostraron en vivo en Facebook durante 17 minutos antes de que se detuviera la transmisión.

El tirador filmó y compartió los ataques usando una aplicación para teléfono móvil llamada LIVE4, que permite a los usuarios transmitir directamente a Facebook desde cámaras personales, según el desarrollador de la aplicación y una revisión de Reuters de los videos disponibles en línea.

La aplicación generalmente se usa para compartir videos de deportes extremos y música en vivo, pero el viernes las imágenes recrearon una matanza de juego de computadora, mostrando la perspectiva del atacante mientras conducía, entraba y disparaba a personas dentro de una mezquita.

Alex Zhukov, fundador y director de tecnología de VideoGorillas, que desarrolló LIVE4, dijo que los servicios de LIVE4 transmitieron las imágenes directamente a Facebook y que su compañía no tenía la capacidad para revisarlas primero.

"La transmisión no es analizada, almacenada ni procesada por LIVE4 de ninguna manera, no tenemos la capacidad (incluso si quisiéramos) de ver las transmisiones en vivo cuando se hacen o cuando se completan", dijo en comentarios que escribió a Reuters.

"La responsabilidad del contenido de la transmisión es total y exclusivamente de la persona que inició la transmisión".

El Departamento de Asuntos Internos de Nueva Zelanda dijo que las personas que publicaban el video en internet corrían el riesgo de infringir la ley.

"El contenido del video es perturbador y puede ser perjudicial para la gente", dijo el departamento. "Estamos trabajando con plataformas de redes sociales, que están eliminando activamente el contenido tan pronto como se les informa de una publicación".

Pero comunidades privadas en línea dedicadas a contenido violento seguían buscando formas de compartir copias del video.

Miembros de un grupo llamado "watchpeopledie" de Reddit discutieron cómo compartir las imágenes pese a que el sitio de foros en Internet tomaba medidas para limitar su propagación.

Redacción: Leo.com                                                                                                     

Fuente: Reuters

 

 

 

 

15 Marzo 2019

Christchurch. Un "extremista de derechas" equipado con armas semiautomáticas cometió una matanza el viernes en dos mezquitas de Christchurch, en Nueva Zelanda, matando a 49 fieles e hiriendo a decenas.

La primera ministra, Jacinda Ardern, que habló de de uno de los "días más oscuros" de este país del Pacífico Sur, calificó el atentado de "terrorista" y subrayó que se trata del peor ataque contra musulmanes en un país occidental.

El supuesto autor, un australiano de 28 años, fue detenido y acusado de asesinatos.

El atentando suscitó una cascada de condenas en todo el mundo, desde el papa Francisco hasta la reina Isabel II, pasando por el presidente estadounidense, Donald Trump, y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan.

El asaltante difundió en directo en las redes sociales las imágenes de sus ataques, donde se le ve pasar de víctima en víctima, disparando contra los heridos cuando intentaban huir.

Debe comparecer el sábado ante el tribunal del distrito de Christchurch. Otros dos hombres están detenidos, aunque se desconoce que se les achaca.

Antes de pasar a la acción, el hombre, que se presenta como un blanco de clase obrera con pocos recursos, publicó en Twitter un manifiesto racista de 74 páginas titulado "El gran reemplazo", en alusión a una teoría originada en Francia y que va ganando terreno entre los círculos de la ultraderecha según la cual los "pueblos europeos" son "reemplazados" por poblaciones no europeas inmigrantes.

El documento detalla dos años de radicalización y preparativos. Afirma que los momentos claves de su radicalización fueron el fracaso de la dirigente ultraderechista Marine Le Pen en las elecciones francesas del 2017 y la muerte de la pequeña Ebba Åkerlund de 11 años en un atentado con camión en abril del 2017 en Estocolmo.

Las cuentas en Twitter, Instagram y Facebook donde fue publicado el video, las fotos y el manifiesto fueron desactivadas.

"Esta claro que esto solo se puede describir como un ataque terrorista (...) Por lo que sabemos parece que estaba bien planeado", dijo Ardern.

Desde Sídney, el primer ministro australiano, Scott Morrison, describió al autor como un "terrorista extremista de derecha, violento".

Las dos mezquitas atacadas fueron la de de Masjid al Noor, en el centro de Christchurch, donde murieron 41 personas, según la policía, y la de Linwood, en las afueras, donde siete personas perdieron la vida. Otra víctima, de la que no está claro en que mezquita estaba, sucumbió a sus heridas en el hospital. Entre las víctimas mortales figuran mujeres y niños.

Unos 50 heridos por bala estaban hospitalizados. Según la primera ministra, una veintena estaban graves.

- "Cubiertas de sangre" -

En una de las mezquitas, un palestino que no quiso ser identificado dijo que vio cómo un hombre era abatido de un disparo en la cabeza.

"Escuché tres disparos rápidos y después de unos diez segundos todo comenzó de nuevo. Debe haber sido un arma automática porque nadie puede apretar el gatillo tan rápidamente", dijo el hombre a la AFP.

Según su testimonio, "las personas comenzaron a correr. Algunas estaban cubiertas de sangre".

Las imágenes del video difundido son "extremadamente angustiosas", advirtió la policía neozelandesa. Las autoridades advirtieron que compartir la grabación en las redes sociales podría acarrear penas de hasta 10 años de cárcel.

Este video publicado en Facebook Live, realizado con una cámara colocada supuestamente en el cuerpo del autor, muestra a un hombre blanco con pelo corto yendo en coche hasta la mezquita Masjid al Noor de Christchurch.

Luego entra en el edificio y empieza a disparar, pasando de sala en sala.

Además de este video, del que la AFP ha podido comprobar su autenticidad pero que no publicará, fueron difundidas en las redes sociales fotos relacionadas con el atacante en las que se ven armas semiautomáticas con inscripciones de nombres de personajes de la historia militar, entre ellos numerosos europeos que lucharon contra los otomanos en los siglos XV y XVI.

Esta tragedia conmocionó a Nueva Zelanda, un país de cinco millones de habitantes, y donde solo el 1% de la población se dice musulmana. En este país, que se enorgullece de ser un lugar apacible y acogedor, se registran unos 50 asesinatos por año.

Las fuerzas de seguridad, que bloquearon el centro de la ciudad durante unas horas, pidieron a todos los fieles evitar las mezquitas "en toda Nueva Zelanda". El nivel de alerta pasó de "bajo" a "elevado".

El equipo completo de críquet de Bangladesh, un deporte muy popular en este país, iba a entrar en una de las mezquitas cuando empezó el ataque, pero ninguno de los jugadores, que tenían que enfrentarse a la selección de Nueva Zelanda, resultó herido.

"Están sanos y salvos, pero en estado de shock. Pedimos al equipo que se quedaran confinados en su hotel", declaró a la AFP un portavoz.

Los tiroteos son raros en Nueva Zelanda, un país que en 1992 restringió la legislación para tener acceso a armas semiautomáticas tras una matanza de 13 personas en la ciudad de Aramoana, en la Isla Sur.

Redacción: Leo.com                                                                                                     

Fuente: AFP

 

 

 

 

10 Febrero 2017

Más de 400 ballenas encallaron este viernes en una playa de Nueva Zelanda, y la mayoría murió a pesar de los esfuerzos por salvar a las sobrevivientes, indicó el ministerio de Conservación del medio ambiente.

Andrew Lamason, portavoz del departamento, dijo que que 416 ballenas piloto encallaron por la noche en Farewell Spit en la región de Golden Bay, en la extremidad norte de la Isla Sur, una de las dos principales de Nueva Zelanda.

En los anales de Nueva Zelanda, donde el fenómeno es relativamente frecuente, sólo se registran dos de mayor importancia por la cantidad de ballenas encalladas, en el siglo pasado.

Lamason dijo que un 70% había perecido y que las perspectivas de rescate para intentar devolver con vida a alta mar a las restantes no eran demasiado optimistas.

"Con esta cantidad de ejemplares muertos, hay que asumir que las demás se encuentran en mal estado", explicó el responsable a Radio Nueva Zelanda. "Por esa razón nos preparamos para lo peor".

Hay tantos cadáveres en el agua que los voluntarios tienen dificultades para devolver a los cetáceos al océano, explicó a la AFP un vocero del departamento.

Sin embargo, los voluntarios lograron poner en el agua a buena parte de los cetáceos que quedaban con vida y formaron una cadena humana para intentar impedir que vuelvan a encallar.

"Esperemos que la marea se los lleve mar adentro y que puedan irse", agregó la misma fuente.

Este tipo de ballenas son conocidas por su tendencia a volver hacia la playa aunque que se la eche de nuevo al mar. Los especialistas consideran que podría tratarse de un comportamiento tendiente a reunirse con los demás miembros del grupo.

Fenómenos anteriores más masivos se registraron en 1918, cuando unos mil ejemplares encallaron en las islas Chatham, seguido en importancia por otro de 450 en Auckland en 1985.

Las ballenas piloto, también conocidas como calderones, llegan a medir hasta seis metros de largo y son la especie más común en Nueva Zelanda.

En Farewell Spit, situada a unos 150 kilómetros al oeste de la ciudad turística de Nelson, hubo al menos nueve fenómenos masivos de ballenas encalladas en la última década, siendo esta última la más importante en ese período.

Según el experto, no existe explicación científica clara a ese comportamiento, siendo la causa probable la geografía submarina del lugar.

"Si alguien se propusiese diseñar un lugar para atrapar ballenas, Golden Bay sería probablemente el diseño ideal", comenta. "Frente a Farewell Spit existe una gran cantidad de arena en forma de gancho y las aguas son poco profundas: una vez que las ballenas entraron, es difícil que puedan volver a salir".

Redacción: Leo.com.bo                                              

 

Fuente: AFP

31 Diciembre 2016

La pequeña isla de Kiritimati, en medio del Océano Pacífico, fue la primer región del mundo habitada en recibir el Año Nuevo 2017.

Mientras que en Perú eran aún las 5 de la mañana del sábado 31 de diciembre, en Australia ya empezaban las celebraciones del nuevo año, con un mágico espectáculo de juegos artificiales:

Después de Kiritimati, recibieron el 2017 Saoma, Nueva Zelanda, Australia y otras islas del Pacífico sur.

Kiritimati, ubicada en el archipiélago de Kiribati, al noreste de Australia y a 232 kilómetros por encima de la línea del Ecuador, se encuentra en la parte más oriental del planeta, y por eso comienza con el huso horario, en tanto que Hawaii será el último lugar en el mundo en brindar por el Año Nuevo.

Los cambios de hora según las regiones y los países son un acuerdo internacional que data de 1884 cuando se dividió la Tierra en 24 husos horarios.

Kiritimati, que tiene una superficie de 388 kilómetros cuadrados y una población de 5586 habitantes, adquiere mayor dimensión en esta fecha porque arriban al lugar muchos viajeros que buscan vivir la experiencia de ser los primeros en celebrar la llegada de un nuevo año.

Redacción: Leo.com.bo
Fuente: Agencias

 

Últimas Noticias

Prev Next

Durante la gestión del coronel Igor Ilic…

Durante la gestión del coronel Igor Ilich Echegaray Hechos delictivos disminuyeron un 15% en Santa Cruz en 4 meses

Cumplidos los primeros cuatro meses de su gestión como comandante Departamental de la Policía, el...

Expobol 2019 En EEUU se realizará feria…

Expobol 2019  En EEUU se realizará feria de empresarios bolivianos

La segunda versión de la Feria Exposición Boliviana ExpoBol-USA 2019, se proyecta como un escenario...

Recolectados en Santa Cruz Fundare expo…

Recolectados en Santa Cruz  Fundare exporta 21 t. de RAEEs a EEUU cada año

21 toneladas de residuos eléctricos y electrónicos (RAEE), al año, son exportadas por Fundare (Fundación...