Santa Cruz de la Sierra
19 Septiembre 2014

La Organización de Estados Americanos (OEA) firmó un acuerdo con Paraguay para fortalecer los procesos de manejo de los bienes decomisados al narcotráfico en el país suramericano, informó hoy el ente.

El acuerdo fue firmado el jueves último por el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, durante el marco de la 46 Asamblea General Extraordinaria de la entidad que se realiza en Guatemala y que aborda el tema de las drogas en la región, según un comunicado de la organización.

El diplomático chileno afirmó que el camino que le espera a Paraguay "no será fácil", pero que le permitirá "consolidar útiles herramientas para combatir el lavado de activos".

El ministro secretario ejecutivo de la Secretaría Nacional Antidrogas de la Presidencia de Paraguay, Luis Alberto Rojas Ramírez, puntualizó que su país se encuentra "en un proceso importante de transición hacia la responsabilidad regional" y que están "comprometidos con honrar" los acuerdos.

El convenio le permitirá a la nación suramericana implementar el proyecto de Administración de Bienes Incautados y Decomisados en América Latina (BIDAL), una nueva iniciativa puesta en marcha por la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD) y los miembros de la OEA.

El mismo tiene como principal objetivo auxiliar a las comisiones nacionales antidrogas para resolver la falta de fondos destinados a financiar programas de leyes contra los narcóticos, además de la reducción de su demanda.

Durante la firma de la carta de entendimiento estuvieron presentes, además de Insulza y Rojas Ramírez, el general adjunto de la OEA, Albert Ramdin, y el secretario ejecutivo de la CICAD, Paul Simons, entre otros.

Redacción Leo.bo

Fuente: EFE

 

09 Septiembre 2014

Indígenas paraguayos de la comunidad Aché advirtieron el martes de que arremeterán con arcos y flechas contra campesinos que incursionen en sus tierras con el objetivo de deforestar para vender sus árboles y plantar marihuana.

El líder indígena del departamento de Canindeyú, 400 km al noreste de Asunción, explicó a la AFP que expusieron su posición a las autoridades en la capital para evitar la invasión a sus tierras, estimada en unas 6.400 hectáreas.

"Es la última advertencia que hacemos para que sepan de la gravedad de la situación", dijo el cacique del lugar, conocido como Kuetuvi, Martín Achipurangi, en un contacto telefónico con AFP.

El líder indígena dijo haber enviado un emisario a Asunción para conversar con las autoridades del Ministerio del Interior.

"Aquí no nos hacen caso, ni la fiscalía ni la policía", se lamentó.

En su propiedad viven unas 60 familias, más de 300 personas, entre hombres, mujeres y niños, dedicados al cultivo de productos de alimentación básica, a la caza y a la pesca.

Organizaciones estatales y privadas instalaron en sus tierras pozos de agua potable, establecimientos escolares y de salud, entre otros.

Sin embargo, según el cacique Achipurangi, "oportunistas y estafadores buscan de todas formas hostilizarlos" para ocupar parte de sus tierras, último reducto de la otrora selva virgen de los años 70.

Hoy en día estas tierras han sido ocupadas enteramente por grandes monocultivos de soja, maíz y trigo.

La ONG internacional World Wildlife Fund envió técnicos hace una semana para realizar un informe de la reserva indígena y descubrieron cultivos de marihuana, restos de carbón y vestigios de camiones que extraen y hurtan rollos de madera, muchos de ellos centenarios.

"Estamos dando un plazo de tres semanas para que entren a actuar las autoridades. De lo contrario, vamos a usar nuestros propios medios para defender nuestra comunidad", reiteró Achipurangi.

El cacique ordenó a los hombres fabricar arcos y flechas, incluso para los niños. "No podemos tolerar más esta situación", manifestó.

Los aché-guayakí fueron los últimos indígenas en salir de la selva entre los años 60 y 70, en la región oriental de Paraguay.

Hasta la fecha murieron unos 4.000 miembros de esta comunidad por epidemias y asesinatos, y su población se estima en no más de 2.000 personas.

En Paraguay se estima una población de distintas comunidades indígenas que no supera las 150.000 personas.

Redacción Leo.bo

Fuente: AFP

 

Últimas Noticias

Prev Next

Congreso de Viena

Congreso de Viena

Mi amigo Teo, el viejo vendedor de periódicos, por fin volvió al mercadito El Trompillo...

FFAA dicen que en “vándalos” usaron expl…

FFAA dicen que en “vándalos” usaron explosivos de alto poder en Senkata

Tras el enfrentamiento de este martes en la ciudad de El Alto que dejó saldo...

Clausura se reanudará este fin de semana…

Clausura se reanudará este fin de semana si hasta el jueves frenan conflictos en el país

El torneo Clausura de la División Profesional del Fútbol Boliviano (DPFB) podría volver este fin...