Santa Cruz de la Sierra
Error
  • JLIB_APPLICATION_ERROR_COMPONENT_NOT_LOADING
  • JLIB_APPLICATION_ERROR_COMPONENT_NOT_LOADING
  • Error loading component: com_jvotesystem, 1
13 September 2015

Boca tuvo su domingo perfecto en el Monumental. El equipo de Rodolfo Arruabarrena se quedó con el Superclásico por 1 a 0 con un gol de Nicolás Lodeiro en la primera mitad. Así, recuperó la cima del torneo que San Lorenzo le había arrebatado una semana atrás y se tomó revancha de River, que en el último año lo había eliminado de la Copa Sudamericana y de la Libertadores.

En el inicio del partido, Boca tuvo que realizar un cambio obligado. Todavía no se jugaban 30 segundos del Superclásico cuando Fernando Gago, quien marcaba un avance de River, se frenó y se dejó caer sobre el césped del Monumental con gestos de mucho dolor pese a no haber tenido contacto con ningún rival. E inmediatamente le manifestó a sus compañeros: "se me cortó el tendón". En su lugar ingresó Lodeiro.

Y, precisamente, El uruguayo sería el autor de abrir el marcador cuando se jugaban 18 minutos y Boca jugaba en terreno rival, aunque sin general peligro. Luego de un desborde de Sebastián Palacios, Carlos Tevez no pudo definir pero Lodeiro tomó el rebote y con un violento remate puso el 1 a 0.

Boca manejaba el partido y Palacios era un peligro cada vez que picaba en velocidad. Y, a los 28 minutos, tuvo una clarísima: Meli le robó la pelota a Emanuel Mammana y se iba solo contra Marcelo Barovero, con el delantero por el medio. El pase del volante fue muy impreciso y en la jugada se diluyó.

River, que no generaba juego, pudo haberse quedado con diez a los 29: Leonardo Ponzio, que estaba amonestado, bajó a Cristian Erbes pero el árbitro Darío Herrera no sacó tarjeta. El volante de River se iría reemplazado por Luis González seis minutos más tarde.

De todas formas, los locales se acercaron a fuerza de centros al área de Boca y tuvieron una oportunidad para igualar cuando se jugaba el final del primer tiempo. Sin embargo, el cabezazo de Lucas Alario fue directamente a donde estaba Agustín Orion.

River se adelantó en el inicio mismo del segundo tiempo y otra vez en la cabeza de Alario estuvo la posibilidad del empate: luego de un gran desborde y centro de Carlos Sánchez por la derecha, el delantero cabeceó en la línea del área chica y nuevamente Orion le negó el gol, esta vez con una muy buena volada.

Fue a fuerza de centros que River intentó en ese segundo tiempo en el que Boca apostó a la contra. Pero en ninguno de los dos arcos el gol estuvo cerca. El local careció de ideas y los visitantes aguantaron bien la diferencia.

Con la victoria, Boca recuperó la punta del torneo a falta de seis partidos: ahora suma 52, dos más que San Lorenzo. River, con 41 y un partido menos quedó muy lejos de la pelea de arriba.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Erbol

11 September 2015

Entre los muchos condimentos que ya tiene un Superclásico, la vestimenta de River le agregará uno más al duelo que se disputará el domingo desde las 18:15 en el Monumental. Allí, el local saldrá a jugar con una camiseta que sacará a relucir el éxitoso presente internacional del equipo, con símbolos de la Copa Libertadores, la Sudamericana y la Recopa.

Los tres títulos fueron ganados en el último año por River, y en dos de estos torneos (La Libertadores y la Sudamericana) llegaron luego de haber dejado en el camino frente a Boca. Junto a los trofeos dibujados, los jugadores lucirán en sus camisetas la leyenda "El más grande de América".

Tras consagrarse este año en la Libertadores, el equipo de Marcelo Gallardo ya había lucido una camiseta con el dibujo del torneo más importante del continente. Ahora, agregará los otros dos logros sudamericanos, los cuales lo convirtieron en el primer equipo en ganar los tres títulos en una temporada.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Erbol

05 August 2015

“Los empleados que llegaron a River a las 9 de la mañana del día siguiente al empate 1-1 con Belgrano se encontraron con un club arrasado. Kosovo. Fukushima. Al descenso le sumaban la destrucción. Fierros, caños, paraavalanchas, butacas, mangueras, vidrios”. En su libro Ser de River, el periodista y escritor Andrés Burgo describió con tintes dantescos el escenario que presentaba uno de los dos clubes más populares de Argentina el 27 de junio de 2011. 24 horas antes, el equipo que reúne mayor cantidad de títulos locales en el fútbol de su país había descendido de categoría por primera vez en su historia, y sus hinchas habían destrozado todo lo que encontraron a mano.

Justo aquel 26 de junio se cumplían 15 años de la conquista de su última Copa Libertadores, pero la coincidencia de fechas pasó casi inadvertida. Rememorar tiempos mejores en momentos infaustos no hace más que agrandar la herida y muy pocos quisieron recordar los gloriosos 90, cuando los Millonarios encadenaban títulos con el fútbol de Enzo Francescoli, Ariel Ortega, Hernán Crespo, Marcelo Salas, Pablo Aimar o Javier Saviola y nada hacía presagiar lo que vendría.

Lo que vino fue el calvario. Más allá de seguir sumando torneos locales, el cambio de siglo no le sentó bien al orgulloso club de la banda roja. Ya en 2000, River sufriría una humillante eliminación a manos del Boca Juniors, en cuartos de final de la Libertadores (3-0 en La Bombonera, con un último gol de un renqueante Martín Palermo). No fue lo peor. En 2003, el modestísimo Cienciano de Perú lo derrotó en la final de la Copa Sudamericana; en 2004, otra vez Boca lo dejó afuera de la Libertadores; y en 2008, San Lorenzo volvió a hundir los sueños continentales de River remontando en el Monumental un 0-2 en contra con dos jugadores menos. En 2011 llegaría el descenso. “El club se estaba suicidando”, recordó años más tarde Rodolfo D’Onofrio, presidente de la entidad desde diciembre de 2013.

El escritor francés Romain Rolland decía que la vida “es una serie de muertes y resurrecciones”. ¿Cuándo empezó a resucitar River? “El día siguiente a irnos a la B me compré el chaquetón del equipo para salir a la calle”, recuerda con orgullo Matías Finazzi, productor de radio y uno de los tantos protagonistas anónimos de la recuperación. Como explicó en su libro Andrés Burgo: “El descenso provocó una multiplicación bíblica. Los discípulos mantuvieron vivo a River. (…) A mayor adversidad, mayor implicación”.

Los hinchas, incluyendo algunos jugadores como Cavenaghi, Trezeguet, Ponzio o el Chori Domínguez, se abrazaron al club y aun a gatas y trastabillando lo echaron a andar. River padeció 42 interminables jornadas para sellar el regreso a Primera División en la última fecha; sufrió la todavía vigente guerra interna de Los Borrachos del Tablón, su feroz barra brava; y se vio obligado a cuidar como nunca hasta el último peso. En 2013, el club arrastraba un pasivo de 383 millones de pesos (unos 38 millones de euros), que crecerían hasta 654 millones un año más tarde, auditoría mediante. Pero esquivó la convocatoria de acreedores y fue tomando impulso.

La vuelta a Primera conoció un subcampeonato y un 17º puesto, hasta que en 2014 ocurrió el milagro. En mayo, River lograría el título del torneo Final, con Ramón Díaz como entrenador y la base del actual equipo. Tres meses después, el técnico decidió marcharse y el nuevo director general, Enzo Francescoli, fue a buscar al entrenador que quería, Marcelo Gallardo, suplente suyo en aquel equipo de 1996.

El resto ya es historia reciente y más conocida. De la mano de un fútbol ofensivo, fiel a la historia del club, River comenzó a sumar alegrías: campeón de la Copa Sudamericana el año pasado, actual finalista de la Copa Libertadores y, casi lo más importante, doble vencedor de Boca, su acérrimo rival, en ambos torneos continentales. Esta madrugada, en la revancha ante Tigres de México (03.00, hora española, 0-0 en la ida), Gallardo, Francescoli y todo River juegan más que una final de Copa Libertadores. Hoy pueden nada menos que cerrar el círculo, concluir la resurrección y, por fin, recuperar la gloria.

Redacción: Leo.bo        

Fuente: Mundodeportivo.com

03 August 2015

Los Tigres de la UANL del fútbol mexicano viajaron ayer de muy buen ánimo a Buenos Aires, donde enfrentarán el próximo miércoles al River Plate argentino en la final de la Copa Libertadores.

Después de una emotiva despedida por parte de centenares de hinchas en el aeropuerto, poco antes de despegar el avión los jugadores se tomaron fotos y pusieron mensajes de alegría en las redes sociales, confiados en buscar la victoria el miércoles.

“En el avión rumbo a Argentina con la banda de Tigres a preparar la gran final, vamos Tigres”, escribió en su cuenta de twitter el centrocampista uruguayo Egidio Arévalo, integrante de la selección de su país en la pasada Copa Mundial y uno de los posibles titulares del partido de la final.

Tigres empató sin goles como local el pasado miércoles y aunque ahora irá a la casa de River con todo en contra, el entrenador Ricardo Ferretti ha insistido en que a su equipo no se le doblan las piernas y saldrá a tutear a los argentinos.

Los “felinos” de Ferretti llegaron a la capital argentina y en horas de la tarde cumplirán su primer entrenamiento en la cancha del Boca Juniors, rival acérrimo del River. El martes los mexicanos harán una práctica ligera en el mismo lugar y el miércoles jugarán el partido.

Aunque Ferretti no ha divulgado su alineación es probable que juegue con Nahuel Guzmán; Israel Jiménez, Juninho, José Rivas, Jorge Torres; Jurgen Damm, Egidio Arévalo, Guido Pizarro, Damián Álvarez; Rafael Sobis y André Pierre Gignac.

En la fase de grupos, el Tigres empató por 1-1 en casa del River Plate y ahora el equipo tratará de salir con la defensa bien ordenada y a partir de ahí buscar goles, en el peor de los casos, provocar un empate y la decisión en serie de penaltis.

México, que participa en la Libertadores desde 1999, ha alcanzado la final en dos ocasiones, en 2001, cuando Cruz Azul perdió en penaltis con el Boca Juniors, en el 2010 cuando las Chivas de Guadalajara fueron vencidas por el Internacional de Porto Alegre brasileño.

Redacción: Leo.bo

Fuente: AP

29 July 2015

Tigres de México y River Plate de Argentina se enfrentarán hoy en la ida de la final de la Copa Libertadores 2015 en un duelo donde la escuadra azteca, con sus potentes refuerzos como el francés Gignac, tratará de aprovechar el empuje de su afición para vencer a los 'millonarios'.

Las 42.000 entradas del estadio Universitario de la ciudad de Monterrey (noreste) se agotaron desde el lunes para presenciar este partido entre dos clubes que reúnen un gran poder ofensivo.

Si el elenco felino tiene en sus filas a André-Pierre Gignac -segundo máximo goleador de la pasada liga francesa-, al nigeriano Ikechukwu Uche y al brasileño Rafael Sobis, los 'millonarios' cuentan con el uruguayo Rodrigo Mora y los veteranos argentinos Fernando Cavenaghi y Javier Saviola.

River Plate ya tiene en su mano el boleto para el próximo Mundial de Clubes de la FIFA, ya que Tigres juega como invitado el máximo torneo de clubes de la Conmebol.

No obstante, el club argentino aspira a levantar su tercera Copa Libertadores mientras que la escuadra mexicana desea inscribirse como la primera del país en conseguir ese trofeo, después de que Cruz Azul y Guadalajara cayeran en las finales de 2001 y 2010, respectivamente.

Si bien ambos equipos confían en sus posibilidades, de los dos planteles han salido voces que auguran una final muy igualada. Los dos partidos que disputaron en la fase de grupos del torneo se saldaron con sendos empates: 1-1 en Buenos Aires y 2-2 en Monterrey.

"Le tenemos mucho respeto al rival que nos enfrentamos, pero tenemos también una gran confianza de que estamos haciendo bien las cosas y esperamos que vaya bien", dijo Saviola, exdelantero del FC Barcelona y Real Madrid, en la llegada el lunes de River Plate a la ciudad de Monterrey (900 km al noreste de Ciudad de México).

En la fase de grupos de la Copa Libertadores 2015, Tigres y River Plate igualaron 2-2 en México.

En la concentración de Tigres son conscientes de la necesidad de afrontar con un buen resultado la complicada visita del 5 de agosto al estadio Monumental de Buenos Aires, en el choque de vuelta de la final.

"Allá el partido va a ser complicado, el rival, la cancha pesan. Lo importante es llevarte una ventaja, ya sea uno o dos goles", reconoció el extremo mexicano Jürgen Damm.

Esta joven promesa es uno de los fichajes con los que Tigres sorprendió al fútbol mexicano y expresó su firme propósito de alcanzar su primer trofeo internacional.

Además de Damm, el equipo del gigante cementero Cemex reclutó al volante Javier Aquino del Rayo Vallecano español, a Uche del Villarreal español y a Gignac, del Olympique de Marsella francés.

El ariete europeo, mundialista en Sudáfrica-2010, se está adaptando rápidamente al fútbol latinoamericano y fue el jugador más peligroso de Tigres en el partido de vuelta de las semifinales ante el Internacional de Brasil, en el que anotó el gol que abrió la victoria mexicana por 3-1.

Del lado argentino, el River Plate también se ha reforzado para levantar de nuevo la Copa Libertadores, como hizo en las lejanas ediciones de 1986 y 1996.

La escuadra dirigida por Marcelo Gallardo ha incorporado recientemente a Saviola, al también veterano 'Lucho' González y al uruguayo Tabaré Viudez, aunque perdió al delantero colombiano Teófilo Gutiérrez, transferido al Sporting de Portugal.

Precisamente Viudez, que anotó un gol el pasado fin de semana en el triunfo 3-1 ante Colón, trata de convencer al "Muñeco" Gallardo de que le alinee el miércoles en la banda izquierda del mediocampo, donde el técnico tiene su única duda del once inicial, ya que también podría situar allí a González o incluso a Gonzalo "Pity" Martínez.

El choque, dirigido por el árbitro paraguayo Antonio Arias, iniciará a las 20H00 locales (01H00 GMT del jueves) en el estadio Universitario.

Alineaciones probables:

Tigres: Nahuel Guzmán - Israel Jiménez, Juninho, Hugo Ayala, Jorge Torres Nilo - Javier Aquino, Egidio Arévalo Ríos, Guido Pizarro, Jürgen Damm - Rafael Sobis y André-Pierre Gignac. DT: Ricardo Ferretti.

River Plate: Marcelo Barovero - Gabriel Mercado, Jonatan Maidana, Ramiro Funes Mori, Leonel Vangioni - Carlos Sánchez, Matías Kranevitter, Leonardo Ponzio y Lucho González (o Tabaré Viudez) - Rodrigo Mora y Lucas Alario. DT: Marcelo Gallardo.

Redacción: Leo.bo

Fuente: AFP

24 July 2015

Las tapas de los diarios mexicanos dividieron sus focos entre el escándalo arbitral de la Copa de Oro en la semifinal ante Panamá que le dio a los aztecas el pase a la final, ante Jamaica, y la gran victoria de Tigres como local frente a Inter de Porto Alegre para llegar a los choques decisivos por la Copa Libertadores, frente a River. Los de Monterrey pueden transformarse en el primer equipo mexicano en levantar el trofeo de clubes más importante del continente y no quieren dejar pasar esta oportunidad histórica.

Es por eso que la expectativa crece. Y nadie quiere perderse la primera final, el miércoles en el estadio Universitario, con capacidad para 42 mil espectadores que, al parecer, serán todos locales. Así lo anunció el presidente de Tigres, Alejandro Rodríguez, quien afirmó que no venderán entradas para los hinchas de River.

"Nosotros llevamos una extraordinaria relación con River desde el primer juego. Siempre nos intercambiamos necesidades, pero cuando la hinchada quiere ir de visitante, nosotros no intervenimos y les decimos que deben buscar por sus medios. El estadio está pre vendido y no hay duda de que va a estar todo lleno", advirtió.

"A mí nadie me ha pedido entradas ni tampoco nosotros hemos pedido, porque en los estadios cambian los precios y por eso dejamos que la hinchada se mueva por su propia voluntad", agregó el presidente.

El estadio de Tigres fue construido en 1967 y se encuentra en el corazón del campus de la Universidad Autónoma de Nuevo León, en el municipio metropolitano de San Nicolás de los Garza. Allí se hizo por primera vez la famosa "ola" que luego recorrió el mundo. Fue en 1984 en un amistoso entre México y Argentina, que terminó 1-1 con goles de Manuel Negrete y Jorge Burruchaga.

Redacción: Leo.bo

Fuente. Mundodeportivo.com

15 May 2015

 “El abogado del club y el jefe de seguridad viajaron a Paraguay con vídeos, documentación y pruebas”, dijo a TyC Sports Norberto Álvarez, integrante del Consejo de Fútbol de River. Ambos participan en la reunión de la Conmebol en Paraguay en la que se decidirán las medidas aplicadas por los incidentes violentos registrados anoche en la Bombonera, que obligaron a suspender la segunda parte del partido de vuelta de los octavos de final de Copa Libertadores.

La dirigencia de River pretende que el Tribunal de Disciplina haga valer el artículo 23 del reglamento que sanciona con la pérdida de puntos al equipo que generó los incidentes descartando la posibilidad de que el partido se reanude a puerta cerrada, informó la agencia oficial Télam.

Álvarez acusó al técnico de Boca Juniors, Rodolfo Arruabarrena, de haber aplaudido los cánticos de la hinchada local contra River Plate y recordó que su club fue sancionado con severidad por el uso de “10 bengalas en el Monumental”.

La Conmebol debe resolver la definición de esta serie de octavos de final de Copa Libertadores, que en el momento de la suspensión, con el marcador en blanco, favorecía a River gracias al triunfo por 1-0 en el partido de ida con gol del uruguayo Carlos Sánchez.

El vencedor de esta llave se enfrentará en cuartos de final con el Cruzeiro brasileño.

Redacción: Leo.bo

Fuente: EFE

15 May 2015

El fiscal general de Buenos Aires Martín Ocampo anunció la clausura preventiva de la cancha xeneize y anunció que hoy se realizará una inspección para recabar pruebas, como el túnel inflable por el que debían acceder al campo los jugadores de River, escenario de la agresión. “No puedo decir que fallaron los controles porque hay que investigar ”, dijo Ocampo, en declaraciones al canal televisivo C5N.

El superclásico del fútbol argentino se convirtió ayer en un escándalo cuando la plantilla de River fue atacada con una sustancia irritante mientras se encontraba en el túnel de acceso al campo para disputar la segunda parte del encuentro, que transcurría 0-0. Cuatro jugadores de River Plate fueron diagnosticados con “queratitis química” por el ataque y el partido fue suspendido, aunque tras el confuso episodio ambas plantillas debieron esperar una hora y 14 minutos antes de que pudieran retirarse a sus respectivos vestuarios.

“La manga (túnel inflable) tiene dos capas, debieron haberse roto ambas para que pase el gas pimienta, si es que se trató de eso”, detalló hoy el fiscal general. Además, cuando los jugadores de River trataron de abandonar el césped para volver al vestuario, desde las gradas les lanzaron objetos. También ha causado una fuerte polémica la aparición de un dron en el interior de la cancha, usado para exhibir un mensaje de burla para River.

“Queremos dejarle en claro a la ciudadanía que se está investigando desde la ciudad lo que pasó. Después, las medidas apropiadas se tomarán, según corresponda, desde la Fiscalía a cargo del caso”, expresó Ocampo.

Ante este inesperado escenario, la Confederación Sudamericana (Conmebol) deberá resolver hoy sobre la definición de esta serie de octavos de final de Copa Libertadores, que en el momento de la suspensión, con el marcador en blanco, favorecía a River gracias al triunfo por 1-0 en el partido de ida con gol del uruguayo Carlos Sánchez. El vencedor de esta llave se enfrentará en cuartos de final con el Cruzeiro de Brasil.

Redacción: Leo.bo

Fuente: EFE