Santa Cruz de la Sierra
07 Marzo 2015

El ministro de Gobierno, Hugo Moldiz, acaba de reconocer lo que el Gobierno negó en su oportunidad: que el excomandante Oscar Nina tuvo nexos con el hijo del narcotraficante mexicano Joaquín "El Chapo" Guzmán y que incluso éste visitó Bolivia en 2011 y sufrió un accidente aéreo.

Esa información la divulgó la cadena norteamericana de TV Univisión en septiembre de 2011, que añadió que "El Chapo" logró "sacar provecho del ambiente corrupción en Bolivia para ampliar su negocio". Pero el ministro de Gobierno de entonces, Sacha Llorenti, negó su veracidad y salió en defensa del entonces comandante.

Carlos Romero, que fue ministro de Gobierno posteriormente hasta octubre pasado, también negó varias veces cualquier presencia del cartel de Sinaloa, que dirigía "El Chapo", haya tenido alguna presencia en Bolivia.

Por su parte, Nina negó cualquier relación con el narcotraficante mexicano, que en su momento fue el exportador de droga más importante del mundo, o con su hijo. Ambos están actualmente detenidos en prisiones de alta seguridad mexicana.

Pero esas versiones han sido desmentidas ahora por el ministro Moldiz, que señaló el jueves que efectivamente el hijo de El Chapo, de nombre Jesús, y también alto miembro del Cartel de Sinaloa, estuvo en Bolivia y que sufrió el accidente mencionado por Univisión.

"El hijo de un connotado narcotraficante mexicano, ‘El Chapo’ Guzmán, llegó a Bolivia en 2011, él pasó cursos de pilotaje en el país y tuvo relación con algunos miembros de la Policía vinculados especialmente a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn), entre ellos estaba Nina y la familia Navía. Después de mucho tiempo las pruebas permitieron abrirles proceso a ellos", dijo Moldiz en declaraciones recogidas por La Razón.

LLORENTI Y ROMERO

En 2011, cuando se divulgó el documental, preparado por el afamado periodista colombiano Gerardo Reyes, el entonces ministro Sacha Llorenti negó la veracidad de la información.

"Jamás me ha llegado la información de ese señor", dijo Llorenti. "Que la gente que no se deje sorprender, no se deje manipular por ese tipo de informaciones, noticias de gente desacreditada, de gente que no tiene la valentía de dar la cara aquí en el país y de gente que tiene el objetivo de tratar de estigmatizar al país", agregó el exministro.

También el exministro Romero negó en numerosas ocasiones la presencia de carteles en el país. Por ejemplo, en noviembre de 2013, cuando un piloto boliviano murió en un accidente en territorio peruano y fue sindicado por la prensa de ese país como integrante del cartel de Sinaloa, Romero negó aquello.

"No hay un informe oficial (de la presencia del cártel de Sinaloa) respaldado en una investigación objetiva, ni una comunicación siquiera de parte de las autoridades peruanas. En nuestro caso no hemos verificado de que existan carteles funcionando en Bolivia, más bien hemos descartado esta posibilidad", manifestó Romero entonces.

REACCIONES

Las declaraciones de Moldiz causaron importantes repercusiones. La oposición considera que la detención de Nina y dos de sus supuestos cómplices es "solo un show", que no aclara los verdaderos implicados con el narcotráfico y "tapa" las denuncias que se realizan actualmente contra el Fondo Indígena.

El senador de UD, Oscar Ortiz, recordó "que el Gobierno hasta ahora decía que solo llegaban emisarios de los carteles, que era el discurso del exministro Carlos Romero, pero que no había carteles, lo que obviamente era imposible y difícil de sostener en la realidad".

"Ahora en el Gobierno, ellos mismos están sospechando que el excomandante de la Policía tiene relaciones con uno de los líderes de los carteles más peligrosos, obviamente significa que ya la presencia de estos grupos entraron a Bolivia no solo es real, sino habrían utilizado las principales instituciones de la seguridad del Estado, al nivel más alto posible", contó

Su colega, el senador Rubén Medinacelli del MAS, pidió no apresurarse: Sobre la presencia de carteles en Bolivia, dijo: "Hay que esperar que las instituciones llamadas hagan su trabajo, es difícil opinar sobre una información que aún es parcial".

Explicó que "de manera desagradable nos hemos informado que hay un nuevo caso de un alto jefe policial involucrado en tema de narcotráfico, esto es realmente preocupante. Sin embargo, el Ministerio de Gobierno ha iniciado las investigaciones que tiene que ver con el caso particular del excomandante Nina, que fue denunciado y se tienen los elementos de su culpabilidad".

Cuando se emitió el documental de Univisión, el Gobierno respondió señalando que la fuente del reporte era el exsenador Roger Pinto, posteriormente asilado en Brasil. Ante esa versión, el periodista Reyes negó que Pinto hubiera sido su informarte y dijo que se lo había entregado un exfuncionario del MAS relacionado a actividades de inteligencia.

El documental se difundió meses después de que fuera aprehendido en Panamá, y conducido a EE. UU., el ex director de la Felcn, René Sanabria, y que admitió en su proceso posterior haber tenido relación con el narcotráfico.

Redacción Leo.bo

Fuente: ANF

06 Marzo 2015

El ministro de Gobierno, Hugo Moldiz, afirmó el viernes que sus antecesores, Sacha Llorenti y Alfredo Rada, no tienen ninguna relación con las supuestas actividades ilícitas del ex comandante de la Policía, Oscar Nina, investigado por vínculos con el narcotráfico.

Nina afirmó ante una comisión de fiscales que sus acciones al frente de la Policía Boliviana y de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico tenían el aval de los ex ministros de Gobierno, que ahora serán citados a declarar.

El que los cite (la Fiscalía) no quiere decir que existe una relación política. Para el Ministerio de Gobierno está clarísimo de que no hay ninguna relación entre las actividades ilícitas del ex general Nina con las autoridades de Gobierno", dijo Moldiz a los periodistas.

Esa autoridad también dejó en claro que Sacha Llorenti y Alfredo Rada, cuando eran ministros, "tenían responsabilidad política y no responsabilidad operativa" de las policía antinarcóticos.

Para Moldiz, los acusados y su defensa buscan desviar la investigación por supuesta legitimación de ganancias y enriquecimiento ilícito.

El ex comandante de la Policía tuvo vínculos con el hijo del narcotraficante mexicano Joaquín Chapo Guzmán en 2011, según el ministro, pero aseguró que en Bolivia no hay una penetración de los carteles de la droga.

"El proceso de investigación permitirá establecer el nexo de Nina con narcotraficantes mexicanos o de otros países", agregó.

Nina, cuyo patrimonio superaría los 2 millones de dólares, fue enviado el pasado miércoles a la cárcel de Palmasola junto a su hijo, un teniente de la Policía, y su ex edecán Xavier Millán.

Tras un proceso administrativo, el Comando de la Policía ordenó la baja definitiva del teniente Oscar Nina Morales y el capitán Xabier Millán, informó Moldiz.

Redacción Leo.bo

Fuente: ABI

06 Marzo 2015

Ana Luisa Heredia, fiscal anti corrupción, encargada de investigar el delito de legitimación de ganancias atribuido al ex comandante de la Policía, General Oscar Nina y su familia, adelantó al diario "El Día" de Santa Cruz que "dos ex ministros y un viceministro" serían convocados a declarar para ampliar el conocimiento del caso.

El principal inculpado, el General Nina, declaró al diario "El Deber" que los entonces ministros Sacha Llorenti y Alfredo Rada y el hoy viceministro Felipe Cáceres, le dieron su aval a los nombramientos que hizo en el aeropuerto de la capital oriental.

El Ministro de Gobierno, Hugo Moldiz Mercado, se adelantó en señalar que Nina tuvo contactos directos con el hijo del célebre narcotraficante mexicano, Joaquín "Chapo" Guzmán. El dato revela la posibilidad de que los cárteles de la droga estén operando en Bolivia y que incluso hayan logrado penetrar en los altos mandos de la policía.

En sus declaraciones en la ciudad de Santa Cruz, Nina dijo que nunca firmó memorándums de cambio de destinos para los funcionarios encargados de controlar el movimiento de pasajeros y equipaje en el aeropuerto de Viru Viru y que todo cambio era autorizado por el Ministro de Gobierno de entonces.

Hasta ahora los detenidos por el caso son el excomandante, su hijo, el teniente Óscar Hugo Nina Morales, y su exedecán, el capitán Xavier Raúl Millán Salazar. La esposa e hija de Nina tienen detención domiciliaria.

Redacción Leo.bo

Fuente: ANF

21 Octubre 2014

El embajador de Bolivia ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), Sacha Llorenti, confirmó el martes que Bolivia ingresó al Consejo de Derechos Humanos de ese organismo multilateral con 144 votos a favor.

"Bolivia salió electa como miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU con 144 votos", informó Llorenti en su cuenta de Twitter.

Según un comunicado de la Cancillería, "en una jornada histórica" Bolivia fue elegida para ocupar uno de los tres espacios vacantes para la región de Latinoamérica y el Caribe del Consejo de Derechos Humanos durante la 69 Asamblea General de las Naciones Unidas.

El comunicado detalla que durante la reunión el Estado Plurinacional de Bolivia recibió el apoyo de 144 países para cumplir con esas altas funciones para el período 2015-2017.

"Esto significa que más de dos terceras partes de los miembros de las Naciones Unidas apoyaron a Bolivia", reseña la nota.

Para Bolivia, esa elección "significa un reconocimiento internacional del compromiso del país con los derechos humanos a partir de la constitucionalización de los mismos y el trabajo activo para incluirlos en todos los ámbitos internacionales y regionales".

Asimismo, significa un reconocimiento al importante trabajo en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas durante el período 2007-2010, reconocido por varios países de las diferentes regiones del mundo, manifiesta la cancillería mediante su comunicado.

Tras haber recibido el apoyo de varios países, "Bolivia se compromete a jerarquizar la temática de los Derechos Humanos", para continuar fortaleciendo el trabajo multilateral enfocado en la cooperación entre países para la implementación y el goce de los derechos humanos.

Redacción Leo.bo

Fuente: ABI

10 Octubre 2014

Ponce aseguró que la intención era trasladar a indígenas a sus pueblos de origen.

El fiscal de Distrito de La Paz, José Ponce, afirmó ayer que el  exsubcomandante de la Policía,  Óscar Muñoz Colodro, fue quien dio la orden de intervención a la marcha de los indígenas del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) en Chaparina, el 25 de septiembre de 2011. Sin embargo, esta intervención tenía la finalidad de trasladarlos a sus lugares de origen, pero esta desmovilización se habría salido de control terminando en violencia.

"Él (Muñóz) es quién en algún momento ordena el desplazamiento de los efectivos de la Policía y allí se origina la represión”, afirmó Ponce a Cadena A.

El fiscal precisó que ese día se registró un amago de enfrentamiento en unas cabañas situada en una zona próxima a Chaparina (Beni). Unos indígenas, que hacían vigilancia de la marcha, estaban armados con palos y flechas y atacaron a los policías que tenían la intención de desmovilizar la marcha indígena.

Debido a este enfrentamiento entre policías e indígenas es que el ex jefe policial habría dado la instrucción de que  se "proceda a la represión”. Aunque esta instrucción era "trasladar a los marchistas” y trasladarlos a sus lugares de origen. Pero en esa intención es que la desmovilización se salió de control, dijo Ponce.

El 25 de septiembre de 2011, un contingente de al menos 500 policías intervino violentamente el campamento de la VIII marcha indígena del TIPNIS en la comunidad de San Miguel de Chaparina (Beni). Los uniformados golpearon a los marchistas  sin consideración, a mujeres y niños les taparon la boca con masking y les maniataron.

A más de tres años de la violenta represión que sufrieron los indígenas, el dirigente Adolfo Chávez demandó a la Fiscalía emitir una orden de detención  contra Sacha Llorenti, quien entonces era ministro de Gobierno, porque habría ordenado la represión a  los marchistas.

Redacción Leo.bo

Fuente: Página Siete

23 Septiembre 2014

Bolivia presentará este martes una queja ante la Secretaría de Estado de Estados Unidos por las amenazas de un policía estadounidense al embajador boliviano ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Sacha Llorenti.

El encargado de negocios de Bolivia en Estados Unidos, Freddy Berzati, indica que su decisión responde a las amenazas de un policía estadounidense, asignado a la seguridad del presidente boliviano Evo Morales, con arrestar a Llorenti.

Berzati, la principal figura del cuerpo diplomático de La Paz en el país norteño, luego que ambos gobiernos retiraron a sus embajadores en 2008, recalca que esas amenazas contradicen el régimen de inmunidad que protege al alto funcionario boliviano.

Como han informado medios locales, el guardia llegó al extremo de llevarse las manos al cinto donde tenía un revólver de nueve milímetros y unas esposas, mientras discutía con el embajador y un par de agentes diplomáticos de la nación suramericana.

“No me importa. Estamos en territorio norteamericano. Soy el encargado y aquí usted hace lo que yo digo. Lo voy a esposar”, expresó el policía en respuesta a la petición de la misión presidencial boliviana para autorizar el ingreso de su equipaje en la aduana estadounidense en el aeródromo Detterboro, tras su llegada al territorio estadounidense.

El incidente tuvo lugar tras un cambio intempestivo de pista ordenado por la autoridad local a la tripulación del avión oficial de Bolivia, y Llorenti gestionaba la salida rápida y fácil de los vehículos que transportaban al presidente y su comitiva.

Morales, a la cabeza de una comitiva de alto rango, viajó a Estados Unidos para inaugurar la I Conferencia Mundial sobre los Pueblos Indígenas y participar en la 69 Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU).

En el marco de esos eventos, el mandatario boliviano también se reunirá con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon; la administradora del programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Helen Clark, y sus homólogos de Egipto, Venezuela, Palestina y Colombia, entre otros programas.

El 69º periodo de sesiones de la AGNU comenzó su labor el pasado 16 de septiembre, y como define la agenda del evento, a partir de ayer lunes se iniciaron las reuniones de alto nivel entre las altas autoridades de los Estados miembros.

Redacción Leo.bo

Fuente: Agencias

22 Septiembre 2014

Un policía estadounidense asignado a la seguridad del presidente boliviano Evo Morales, que interviene en el 69 período de sesiones de la Organización de Naciones Unidas en Nueva York, amenazó temprano el lunes con llevarse preso al embajador de Bolivia ante el organismo multilateral, Sacha Llorenti, en desconocimiento del régimen de inmunidad diplomática vigente.

El guardia, un corpachón caucásico de 1.85m de estatura y de no más de 30 años y cuya identidad no pudo ser recabada, llegó al extremo de llevarse las manos al cinto donde colgaba una cartuchera con un revólver 9mm y unas esposas, mientras discutía con Llorenti y un par de agentes diplomáticos de Bolivia.

"I don’t care. We are in American soil. .I am the one in charge here you do as I say. I going to lock you up (No me importa. Estamos en territorio Americano. Soy el encargado y aquí. Usted hace lo que yo digo. Lo voy a enmanillar)", rugió el uniformado contrariado porque el equipaje de la misión presidencial boliviana urgía autorización de alguna autoridad de la aduana estadounidense ausente hacia las 6h15 locales en un aeródromo Detterboro, emplazado en el distrito de New Jersey, donde aterrizó la aeronave del mandatario boliviano.

El incidente tuvo lugar tras un cambio intempestivo de pista ordenado por la autoridad local a la tripulación del avión oficial de Bolivia.

Llorenti gestionaba la salida pronto y fácil de la cápsula de vehículos abordo Morales y su comitiva.

El diplomático boliviano  no se amilanó y respondió, en una suerte de careo, a la amenaza.

"¡Do it. (Hágalo). If you dare (si se atreve)!", repuso. Un compañero del uniformado, salido de quicio, morigeró la situación y alejó al uniformado, indesmentiblemente enfadado.

Las valijas fueron cargadas en un vehículo de la comitiva boliviana, después que el agente diplomático boliviano, Alejandro Bilbao La Vieja, se ofreció de prenda.

El general en retiro Freddy Berzati, encargado de negocios en la Embajada de Bolivia en Washington, prometió hacer una representación ante la Secretaría de Estado de Estados Unidos a causa del incidente.

Las embajadas de ambos países en La Paz y Washington son conducidas actualmente por encargados de negocios, después de que ambos gobiernos echaran a los embajadores Phillip Goldberg y Gustavo Guzmán.

Redacción Leo.bo

Fuente: ABI

 

Últimas Noticias

Prev Next

Fantasía

Fantasía

Gente que conozco bien pero también numerosas personas que conozco sólo superficialmente me han hecho...

Pepitas de oro

Pepitas de oro

Recibo una llamada del urubicheño Dámaso Vaca quien me pregunta: “¿Estás aprovechando la cuarentena para...

El pacto

El pacto

En medio de la tan vasta como persistente pandemia hablo una vez al día por...