Santa Cruz de la Sierra
11 Julio 2018

La esposa de Will Smith hizo esa y otras revelaciones en su programa de Facebook Watch.

La actriz Jada Pinkett Smith ha confesado que una vez se enfrentó a una lucha difícil contra la adicción al sexo.

La esposa de Will Smith relató las diversas batallas que enfrentó con diferentes adicciones a lo largo de los años en un nuevo episodio de su serie de Facebook Watch, Red Table Talk.

La estrella se abrió a los problemas superados por su madre, Adrienne Banfield-Jones, quien luchó contra una dependencia a la heroína durante 20 años, mientras ella estaba creciendo.

“Cuando yo era más joven, definitivamente creo que tenía una adicción al sexo de algún tipo, sí, que todo podía arreglarse por sexo. ¿Sabes de que estoy hablando?”, contó Jada.

La mujer de 46 años también confesó haberse enganchado al entrenamiento físico en exceso en un momento de su vida, así como a luchar contra la adicción a las bebidas alcohólicas, que amenazaba con descontrolarse.

“Recuerdo que llegué al fondo una vez que estaba en la casa yo sola, y tenía esas dos botellas de vino y me iba por la tercera botella”, reveló.

Smith abordó los problemas modificando su comportamiento y aprendiendo a controlar sus impulsos.

“Así que me quedé tranquila”, agregó. “No es lo que estás haciendo sino cómo estás con eso. Si quieres tener mucho sexo, eso es genial, pero ¿por qué estás teniendo todo ese sexo? Eso es lo que tienes que mirar “.

Redacción: Leo.com                                                         

Fuente: elfarandi

 

08 Mayo 2018

Al escritor estadounidense Mark Twain se le adjudica haber dicho que dejar de fumar era fácil: él lo había hecho 100 veces.

Puede que la frase no sea de su autoría, pero lo cierto es que Twain falleció de cáncer de pulmón.

Como sociedad, aceptamos que existe la adicción a sustancias como la nicotina, el alcohol y otras drogas.

Pero, cuando se trata de sexo, los expertos no se ponen de acuerdo en si esta adicción es real o es un mito.

Actualmente, la adicción al sexo no es un diagnóstico clínico, lo que significa que, al menos en Reino Unido (pero también en otros países del mundo), no hay cifras de cuánta gente ha buscado ayuda médica por este problema.

Falta de evidencia

Los editores del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, una herramienta de diagnóstico clave en Reino Unido y Estados Unidos, consideraron incluir la adicción al sexo en la última edición del texto, pero finalmente no lo hicieron por falta de evidencia.

Pero ahora, se ha propuesto la inclusión del término “comportamiento sexual compulsivo” en la Clasificación Internacional de Enfermedades, el manual producido por la Organización Mundial de la Salud.

La inclusión de la adicción al juego fue considerada en el pasado en la categoría de comportamientos compulsivos, pero obtuvo el estatus formal de diagnóstico como adicción en 2013 junto con el llamado trastorno por atracón, después de que surgiera nueva evidencia.

Terapeutas creen que la adicción al sexo puede seguir el mismo camino.

Actividad cerebral

Un estudio publicado en 2014 señaló que la actividad cerebral en los “adictos al sexo” cuando miraban pornografía es similar a la de los adictos a las drogas cuando les mostraban su droga preferida.

En ese momento, la autora principal de la investigación, Valerie Voon, de la Universidad de Cambridge, Reino Unido, le dijo a la BBC: “Éste es el primer estudio que se centra en personas que sufren estos desórdenes y que se observa su actividad cerebral, pero no creo que ahora entendamos lo suficiente como para decir que se trata, claramente, de una adicción”.

Creer que alguien puede ser adicto al sexo depende en gran medida de lo que uno considere que es una adicción, y actualmente no hay una definición oficial aceptada.

Si se trata solamente de algo de lo que una persona llega a depender fisiológicamente, (y si se le quita le puede producir daño físico), el sexo “no puede ser una adicción”, señala Frederick Toates, profesor emérito de la Universidad Abierta de Reino Unido.

Pero Toates cree que una definición más amplia es más útil.

Búsqueda de placer

Hay dos características clave que distinguen a una adicción, dice Toates: la búsqueda de una recompensa o de placer, y la existencia de un conflicto en torno a este comportamiento.

La búsqueda de una recompensa es lo que muchos expertos creen que diferencia una adicción de un comportamiento obsesivo compulsivo, aunque ambos son muy similares.

La gente que sufre una adicción busca una ganancia en el corto plazo, incluso si ésta es menor que la pérdida en el largo plazo. En cambio quienes sufren un desorden obsesivo compulsivo ejercen un comportamiento que no les da ningún placer, explica Toates.

Pero todos buscamos placer, entonces, ¿en qué se diferencian la búsqueda regular de placer y una adicción?

La psicóloga Harriet Garrod cree que un comportamiento se vuelve una adicción cuando alcanza un nivel de intensidad tal que provoca un daño en el individuo y en quienes lo rodean.

La adicción a la comida y a las apuestas fueron reconocidas como condiciones diagnosticables mientras que la adicción al sexo no, porque ambas han estado en la conciencia pública desde hace más tiempo, dice Garrod.

Abigael San, psicóloga clínica, cree que el comportamiento sexual puede ser adictivo, pero la gente que tiene dificultad para mantener el control, el sexo en sí mismo es un elemento secundario de otro problema subyacente, ya sea depresión, ansiedad o trauma, que lo lleva a recurrir al sexo como mecanismo para lidiar con este problema.

“Diferentes actividades y sustancias activan vías de recompensa de diferentes maneras, pero aún activan esas vías de recompensa”, dice San.

“No hay razón para creer que el sexo no funciona de la misma manera, es solo que aún no tenemos evidencia suficiente”.

Pero San no está convencida de que catalogarlo como una adicción sea, necesariamente, una ayuda para la gente, sobre todo para aquellos que usan el sexo para lidiar con otros problemas, y cree también que puede generar diagnósticos excesivos.

¿Es la adicción al sexo un mito?

David Ley, terapeuta sexual y autor de “El mito sobre la adicción sexual”, dice que los comportamientos comúnmente catalogados como adicción sexual son en realidad los síntomas de desórdenes de ansiedad y ánimo no tratados.

“Equiparar el sexo o la masturbación al alcohol y las drogas es absurdo. La gente adicta al alcohol puede morir por la abstinencia”, dice Ley.

“El concepto de adicción al sexo está basado en valores morales de lo que es el sexo saludable”, añade.

 “Eres adicto al sexo si tienes más sexo, o sexo diferente, en comparación con el terapeuta que te hace el diagnóstico”.

Un estudio reciente que analizaba la posibilidad de incluir la adicción al sexo en el manual de Clasificación Internacional de Enfermedades, de la OMS, un grupo de investigadores entre los que se incluye Voon, justamente intentó evitar caer en esta trampa.

Por ello, dicen que el diagnóstico no debe utilizarse para “describir los niveles elevados de interés y comportamiento sexual” o basarse en “el estrés psicológico relacionado con el juicio moral o la desaprobación de impulsos sexuales”.

Para estos y otros investigadores que quieren que se reconozca formalmente la adicción sexual, tener una etiqueta clínica es importante para que la gente que lo necesita pueda recibir ayuda, más allá de si el comportamiento adictivo es un problema en sí mismo o el síntoma de algo más profundo.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: BBCMundo

19 Abril 2018

Un hombre estranguló fatalmente a su esposa en India cansado de la supuesta adicción de la mujer a Facebook y WhatsApp.

Según reportó esta semana Times of India, el sospechoso –identificado como Hariom– dijo que estaba harto que su esposa pasaras horas en el teléfono celular conversando con gente.

El hombre de 35 años que fue arrestado el viernes supuestamente no aguantó que su esposa, de 32, lo ignorara por estar metida en las redes y que no cumpliera con las labores del hogar.

“Nosotros nos casamos en el 2006 y tuvimos dos hijos. Todo estuvo bien en los primeros años y luego le conseguí un teléfono móvil. En los pasados dos años, el teléfono la cambió y empezó a ignorarnos a mí y a los niños. Parecía que los niños y yo habíamos dejado de existir para ella. Ella ya no cocinaba comidas y no hacía las labores de la casa; ella no llevaba a los niños a la escuela y no los ayudaba en las asignaciones. Ella pasaba días y noches en Facebook y WhatsApp”, argumentó el hombre según citado por el referido medio.

De acuerdo con la versión de Hariom, tuvo que enviar a su hija de 8 años y su hijo de 10 a una escuela de internado (boarding school) en Kurukshetra debido a la situación.

Balwant Singh, padre de la mujer identificada como Luxmi,  descubrió el cuerpo que yacía en la cama cuando fue a visitar a la pareja el viernes en su vivienda en la ciudad de Gurgaon, cerca de Nueva Delhi.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: AFP

 

13 Abril 2018

“Mi nombre es JC y soy adicto al trabajo”.

JC, quien vive en Tampa Bay, Florida, en Estados Unidos, asegura que necesitó mucho valor la primera vez que se paró y habló frente a un grupo de personas que nunca había conocido antes.

JC, quien no quiere que revelemos su verdadero nombre, fue a una reunión de Workaholics Anonymous (Adictos al Trabajo Anónimos) porque sentía que ya no podía seguir adelante.

Tiene 40 años y es una trabajadora del sector salud que logró vencer su alcoholismo y su trastorno de alimentación. Pero dice que no puede experimentar la serenidad que esperaba obtener con la sobriedad porque ahora se ha vuelto adicta al trabajo.

“Me veía constantemente obsesionada con el trabajo”, afirma. “Me di cuenta de que usaba el trabajo para bloquearme y evitarme a mí misma, a mis sentimientos y mis temores“.

Su adicción al trabajo y el estrés que esto provocó afectó su salud.

 “A los tres meses de haber empezado en un cargo gerencial, me salieron canas prematuras”, cuenta. “Experimenté fatiga adrenal… tenía un trastorno cardíaco”.

Workaholics Anonymous comenzó a operar en Estados Unidos a principios de los 1980, siguiendo un plan de recuperación de 12 pasos similar al que creó Alcohólicos Anónimos.

Hoy hay más de 100 grupos de reunión en todo el mundo, desde Argentina hasta Estados Unidos, Reino Unido y Japón. También existe la posibilidad de unirse a las reuniones en internet con Skype o por teléfono.

Pero ¿cómo sabes si realmente eres adicto al trabajo? Y ¿existen otras formas de obtener ayuda?

Wilmar Schaufeli, profesor de psicología del trabajo y organizacional de la Universidad de Utrecht, en Holanda, describe a un adicto al trabajo como “una persona que trabaja obsesivamente duro de manera compulsiva”.

“Es una combinación entre trabajo excesivo y trabajo compulsivo”.

Agrega que asistir a Workaholics Anonymous funciona para muchos adictos porque “ves a personas que tienen el mismo problema, así que no estás solo. Pienso que es algo importante para todo tipo de problemas conductuales o adicciones”.

Para otras personas con problemas de adicción al trabajo, las terapias individuales con un profesional entrenado podrían ser la respuesta.

Pero ¿qué es lo que en realidad puede conducir a la adicción al trabajo?

La doctora Claudia Herbert, psicóloga clínica del Centro de Desarrollo Oxford, en Oxfordshire, Inglaterra, a menudo trata a pacientes.

Afirma que muchos adictos al trabajo tienen otros trastornos de salud mental.

“Muchos de los clientes quizás se sienten deprimidos, quizás piensan que la vida es un poco vacía, y pueden tener problemas de ansiedad. También pueden tener otras adicciones”.

Presión familiar

El trastorno puede desencadenarse en primer lugar cuando una persona tiene que trabajar demasiado. “La gente a menudo tiene que aceptar un empleo que antes pudo haber sido desempeñado por dos o tres personas”, afirma.

La adicción al trabajo puede provocarse en parte cuando una persona se ha visto en el pasado demasiado presionada por sus padres.

“Las personas que siendo niños se vieron reforzados por sus logros en lugar de por lo que eran tienen más probabilidades de convertirse en adictos al trabajo”, agrega.

En lo que se refiere a los tipos de empleos en los que la gente tiene más posibilidades de volverse adictos al trabajo, el profesor Schaufeli afirma que se trata de los profesionales de más alto rango más que de aquellos en los niveles más bajos de la jerarquía laboral.

Agrega que los que trabajan por su cuenta también son vulnerables porque se pueden obsesionar con sus empresas.

Shaufeli asegura que los adictos al trabajo a menudo no se dan cuenta de que su conducta es problemática debido a que el llevar a cabo enormes cantidades de trabajo a menudo significa que ganan más dinero y se les promueve.

En lo que se refiere a tratar la adicción al trabajo, la doctora Herbert afirma que los tratamientos deben ser hechos a la medida de cada paciente, para llegar al fondo de lo que está causando el trastorno.

En Retreat South, un centro de rehabilitación y salud mental en Australia, organizan un programa para ejecutivos que sufren agotamiento y estrés vinculados al trabajo, que intenta que la gente recupere el equilibrio entre su trabajo y su vida.

El programa comenzó hace seis años y la duración promedio de la estancia es de un mes, con precios que van desde los $6,100 dólares a la semana.

La mayoría de los clientes son australianos pero también llegan personas de Asia y Europa.

Culpabilidad

“Trabajamos sobre la culpabilidad. La de que ‘no he sido un buen padre’, o ‘no he sido una buena pareja'”, afirma Jane Enter, la directora clínica de Retreat South.

“Las personas deben volverse a conectar con lo que son ellas mismas. Se trata de recuperar una vida más equilibrada“.

De vuelta a Florida, Estados Unidos, JC, a quien encontramos en Workaholics Anonymous en 2012, ahora es voluntaria en la organización.

“Tengo más tiempo para divertirme y para relacionarme con la gente”, dice. “Tengo el mismo trabajo. Sin embargo, debido a que he cambiado la forma como pienso y actúo las cosas son mucho más manejables”.

“Me coloco límites en el número de horas que trabajo en un día”, agrega.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: BBCMundo

12 Enero 2018

Una pulverización en cada orificio nasal y se acabó la adicción al juego. Investigadores finlandeses anunciaron este lunes el lanzamiento de un estudio único en su género para medir la eficacia de un espray nasal contra la ludopatía.

El pulverizador contiene naloxona, un fármaco utilizado en tratamientos de emergencia de las sobredosis de opiáceos que permite incidir en la producción de dopamina, un neurotransmisor ligado al placer que juega un papel clave en las adicciones.

"Jugar responde a un comportamiento muy impulsivo (...) La necesidad de jugar es inmediata, por ese motivo buscamos un medicamente de efecto rápido (...) El espray nasal actúa en pocos minutos", explicó a la AFP Hannu Alho, profesor de toxicología en el Instituto Nacional de Salud y Bienestar de Helsinki.

Cada voluntario, en total serán unos 130, podrá utilizar su espray durante tres meses. La mitad de ellos recibirá un placebo para poder comparar resultados.

Según el investigador, este es el primer estudio en su género. Los científicos habían intentado en el pasado utilizar una sustancia similar a la naloxona, en pastillas, pero el tratamiento era ineficaz porque necesitaba al menos una hora para hacer efecto.

Los resultados del estudio deberían conocerse dentro un año y medio.

Redacción: Leo.com.bo                                              

Fuente: AFP

01 Enero 2018

La Organización Mundial de la Salud (OMS) incluirá el trastorno por videojuegos como una patología mental cuando publique este año la nueva edición de la Clasificación Internacional de Enfermedades.

“Los profesionales de la salud deben reconocer que los trastornos del juego pueden tener consecuencias graves para la salud”, aseguró Vladimir Poznyak, responsable del departamento de Salud Mental y Abuso de Sustancias de la OMS, en declaraciones a la revista New Scientist.

La publicación adelantó que el trastorno será incluido por primera vez en la Clasificación Internacional de Enfermedades, un manual de diagnóstico ampliamente utilizado que se actualizó por última vez en 1990, y la última versión, llamada ICD-11, se publicará este 2018.

La redacción para el ICD-11 aún no está terminada, pero el borrador actualmente enumera una variedad de criterios que los médicos podrían utilizar para determinar si el juego online de una persona se ha convertido en una condición de salud grave.

Criterios básicos

De acuerdo con los primeros criterios acordados por los profesionales de la OMS, alguien convive con el trastorno:

Si no controla la conducta de juego en cuanto al inicio, frecuencia, intensidad, duración, finalización y contexto en que se juega

Si hay “un aumento de la prioridad” que se otorga a los juegos frente a otros intereses vitales y actividades diarias

Si esa conducta se mantiene y escala.

El trastorno se refiere al uso de juegos digitales o videojuegos, que se puedan utilizar mediante conexión a Internet o sin ella.

“El comportamiento del juego y otras características son normalmente evidentes durante un período de al menos 12 meses para que se asigne un diagnóstico, aunque la duración requerida puede acortarse si se cumplen todos los requisitos de diagnóstico y los síntomas son graves”, señaló Poznyak.

En Brasil, como en otras partes del mundo, ya existen las clínicas de rehabilitación frente a la adicción a la tecnología en general.

 Redacción: Leo.com.bo                                             

Fuente: isalud.com

19 Noviembre 2017

Una joven madre estadounidense de 25 años confesó su adicción al sexo, que según ella, casi la mató, pero poco a poco se va recuperando.

Según el Daily Mail, Monique Price, quien tiene cuatro hijos, dijo que ha tenido relaciones sexuales más de mil veces con 100 hombres distintos.

Narró que se volvió adicta al sexo luego de tener relaciones a los 15 años.

“La adicción al sexo es como una adicción a las drogas. Harás lo que sea por conseguir ese golpe y no te importa cómo lo obtienes o a quién lastimas en el camino”, comentó Price.

“Es solo este impulso incontrolable el que se apodera de toda tu mente y cuerpo. No me di cuenta de que lo que estaba haciendo era peligroso porque solo estaba pensando en mí mismo. Definitivamente fui una mala madre. Ponía a mis hijos a dormir y luego salía de la casa para tener relaciones sexuales y no regresaba por días”, confesó la residente de St. Charles, Missouri.

Sin embargo, su vida comenzó a cambiar cuando uno de los hombres con los que había tenido sexo lo propuso matrimonio y éste la ayudó con su adicción sexual.

Redacción: Leo.com.bo                                                              

Fuente: Tvnws

21 Abril 2017

Cuando las tecnologías de la información emergieron, rápidamente las prácticas de la vida cotidiana se trasladaron al mundo virtual. La pornografía se abrió camino rápidamente en el universo audiovisual de internet y las nuevas formas de mensajería instantánea y videochat dieron lugar a una comunicación directa con otras personas -en cualquier parte del planeta- y generaron un espacio de intimidad sexual mediatizado.

Rápidamente esa tendencia abrió el debate sobre el disfrute de las parejas, sobre nuevas formas de infidelidad, sobre los riesgos relacionados con los abusos y la pedofilia y sobre el enorme potencial adictivo de esta práctica también. El fácil acceso y la comodidad que otorgan las pantallas, de poder hacer o decir cosas que en persona no sería tan fácil, también dan lugar a que la herramienta del cibersexo sea adecuada tanto para parejas como para totales desconocidos, con el riesgo de que su uso se convierta en una necesidad.

Para combatir ese riesgo, la Universidad de Valencia (UV) y la Universidad Jaime I (UJI), en España, crearon Adisex, la primera plataforma digital del ámbito hispano y pionera a nivel internacional para la evaluación y el tratamiento online de la adicción al cibersexo mediante el reconocimiento de su problema y a través de distintos recursos que informen y colaboren con una solución.

Esta iniciativa parte de la Unidad de Investigación en Sexualidad y Sida (Salusex-Unisexsida), que comparten las dos universidades y es un intento de conocer la realidad de la problemática y poder brindar ayuda a quienes sufren por esto. El proyecto surge a raíz de los resultados de un reciente estudio de la Salusex-Unisexsida de la UJI y la UV, que demostraron que este fenómeno tiene una "importante incidencia" tanto en hombres como en mujeres y que, de hecho, un 10 por ciento de los adolescentes que usan internet con fines sexuales presenta niveles de adicción.

La profesora del Departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación de la UV, María Dolores Gil, coordinadora de Salusex-Unisexsida en Valencia, apuntó principalmente a "la necesidad de educar a través de programas de educación afectivo-sexual dirigidos a nuestros adolescentes, en un uso saludable del cibersexo evitando los riesgos que de él se pueden derivar".

"Adisex va a facilitar que cualquier persona desde cualquier lugar del mundo pueda realizar una primera autoevaluación para conocer si presenta un perfil de riesgo clínico o un uso meramente recreativo", destacó por su parte el profesor Rafael Ballester, coordinador de Salusex-Unisexsida y del grupo de investigación Psicología de la Salud: Prevención y Tratamiento de la UJI.

Ballester, también decano de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UJI, explicó que las patologías relacionadas con el sexo "suelen tener estigmas sociales asociados". Por este motivo, Adisex permite un tratamiento con diagnóstico "completamente anónimo" para que las personas puedan saber si su uso de cibersexo es "saludable, similar al consumo de pornografía tradicional, o puede generar problemas de dependencia o interferencias en la vida cotidiana, e incluso, si requiere de intervención médica para su tratamiento".

Luego de una breve autoevaluación, los resultados se contrastan "con una entrevista clínica que realizan desde la unidad, autorizada como centro sanitario por la Generalitat Valenciana, que también se puede realizar a distancia a través de la plataforma digital", explicó el profesor.

De acuerdo con los investigadores, el sexo online puede generar beneficios para la salud sexual, pero también puede favorecer dependencias o conductas de peligro en el ámbito offline. Por este motivo, otro de los lineamientos es poder combatir la desinformación en cuanto a enfermedades de transmisión sexual. "Los adolescentes españoles tienden fácilmente a romper la barrera digital para establecer vínculos físicos y practicar sexo con personas que no conocen realizando conductas poco seguras para la transmisión del VIH", señaló en ese sentido Cristina Giménez-García, investigadora de Salusex-Unisexsida y profesora de la UJI.

La Unidad de Investigación en Sexualidad y Sida de la Universitat Jaume I de Castelló (UJI) y de la Universitat de València está centrada en líneas fundamentales de trabajo: el estudio de la sexualidad tanto en población general como en colectivos específicos -población gay, lesbiana y bisexual, transexuales, trabajadores masculinos del sexo-, además del desarrollo y la evaluación de programas de prevención e intervención psicológica en salud sexual: infección por VIH, embarazos no deseados, homofobia, parafilias, disfunciones sexuales, adicción al sexo y al cibersexo. Y, por último, también abordar la confección y validación de instrumentos de evaluación sobre distintos aspectos de la sexualidad humana y otras conductas de salud.

Aunque a veces sólo sea una conducta recreativa, aislada y hasta saludable, en algunos casos el cibersexo puede convertirse en una oscura necesidad que afecte directamente la salud sexual y mental del adicto. Con un poco de ayuda profesional, ese problema puede solucionarse. Este proyecto online, entonces, además de colaborar con los casos particulares de los afectados, va a generar una base estadística confiable para poder direccionar mejor la solución.  

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: Tvnws

Últimas Noticias

Prev Next

Para septiembre u octubre se espera el f…

Para septiembre u octubre se espera el fallo sobre la demanda marítima

Bolivia espera el fallo sobre la demanda marítima contra Chile para septiembre u octubre de...

Cayó el Dr. Bumbum: el famoso médico bra…

Cayó el Dr. Bumbum: el famoso médico brasileño que huyó tras realizar una trágica cirugía plástica clandestina

El médico Denis César Barros Furtado, conocido como "Doctor Bumbum", fue arrestado en la tarde...

Evo atribuye a falta de orientación que …

Evo atribuye a falta de orientación que no se hayan construido hospitales

El presidente Evo Morales afirmó este jueves que al Gobierno le faltó orientación para una...