Santa Cruz de la Sierra
14 Agosto 2018

Surge más información acerca de la sobredosis que protagonizara Demi Lovato la pasada madrugada del 24 de julio. Según reportó el portal de TMZ la cantante contactó a su proveedor para que éste la visitara en su residencia y así poder consumir libremente OxyContin (fuerte medicamento utilizado para el dolor) sobre papel aluminio.

Al parecer, según dicho portal de noticias Demi Lovato estuvo de fiesta esa noche.. Según información develada por TMZ gracias a un informante, el grave error estuvo en que que el proveedor de Lovato, parece que tiene o tenía la arriesgada costumbre de comprar dicha droga en México, y todo indica que el OxyContin que consumieron estaba mezclado con Fentanilo, la misma droga que al parecer cobró la vida de Prince.

Dicho medio asegura que al parecer Demi lovato mantenía contacto con dicho proveedor desde el mes de abril.

Por el momento parece que la cantante y actriz está decidida a retomar su vida, sanar sus adicciones y volver cuando esté lista.

Redacción: Leo.com                                                         

Fuente: Teleshow

31 Julio 2018

El gerente de la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa), Luis Siles, pidió el martes a la población a consumir arroz producido por bolivianos que cuentan con las normas y parámetros de calidad e inocuidad alimentaria.

“Lo que necesita el país a nivel datos es 370 mil toneladas de arroz y la oferta que tenemos a nivel productores estamos llegando a 230 mil toneladas, entonces hay un déficit todavía pero muy corto y este está siendo cubierto por las importaciones de arroz del extranjero”, sostuvo la autoridad de Emapa en conferencia de prensa.

Siles aseguró que en el caso del arroz plástico, aún no se determinó oficialmente que el mismo haya ingresado al país y que aquello se encuentra aún en investigaciones por el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag), el cual se encarga de realizar los exámenes necesarios para determinar si los granos de arroz que se comercializan en el país cuentan con los parámetros de calidad necesarios o son de plástico.

Por otra parte Siles aseguró que Emapa está ofreciendo arroz de gran calidad producido por  bolivianos, quienes cosechan y siembran el grano de manera natural y orgánica, por lo que instó a la población consumir la producción nacional y no arriesgarse a comprar arroz importado.

Explicó que Emapa compra el arroz a pequeños y medianos productores que siembran la semilla acreditada por el INIAF, el cual es libre de transgénicos, además que el mismo es exportado en pequeñas cantidades por lo que cuenta con todos los parámetros de calidad e inocuidad alimentaria.

Redacción: Leo.com                                                         

Fuente: radiofides

19 Julio 2018

A diferencia de otras celebridades que se limitan a apoyar ciertas causas políticas o sociales a través de oportunos discursos y publicaciones en las redes sociales, las actrices Kim Basinger y Priscilla Presley pusieron de manifiesto este martes en Los Ángeles, en medio de una concurrida manifestación en el centro de la ciudad, que su compromiso con la defensa de los derechos de los animales les lleva a hacer todo lo que esté en su mano para ser escuchadas.

Tanto es así, que según el portal de noticias TMZ, las dos intérpretes se unieron enseguida a los cánticos con los que los manifestantes, congregados por la asociación ‘Last Chance for Animals‘, denunciaban la matanza masiva de perros en Corea del Sur y el consiguiente uso de su carne tanto para satisfacer las necesidades alimenticias del país como para el enriquecimiento de la industria cárnica.

Para asegurarse de que la protesta no pasaba desapercibida para los medios y la opinión pública, Kim Basinger (64) -ex mujer de Alec Baldwin– portaba un cartel de grandes dimensiones cuya imagen retrataba a un grupo de perros colgados de unos garfios tras ser asesinados y despellejados, mientras que Priscilla fue un paso más allá al llevar a uno de estos animales muertos entre sus brazos.

Poco después de la concentración, Priscilla y otras de las celebridades -como Donna D’Errico y EG Daily– que se unieron a este gesto “gráfico e impactante”, como fue calificado por los propios organizadores de la manifestación, aclararon a los reporteros que los mencionados perros habían sido donados por clínicas veterinarias locales después de haber tenido que ser sacrificados por razones médicas.

Mientras tanto, Kim reflexionaba ante otros representantes de la prensa sobre la necesidad de promover el cambio a través de este tipo de iniciativas para poder desterrar de una vez por todas aquellas tradiciones -independientemente de su lugar de procedencia- basadas en el maltrato y la crueldad contra los animales, así como en la explotación insostenible de los recursos naturales.

“Sinceramente, he visto muchos milagros que se han producido precisamente gracias a la movilización de muchas personas, trasladando estas quejas y denuncias a la opinión pública. Creo que todo tiene que ver con la educación y la concienciación, y sé que podemos cambiar las cosas por medio de la presión, de hacer mucha presión”, declaró la que fuera protagonista de ‘L.A. Confidencial’.

Redacción: Leo.com                                                         

Fuente: Showbiz

 

 

11 Mayo 2018

Primera semana sin nada de alcohol: difícil. Decimoquinto día: ahí vamos. Vigésimo noveno y trigésimo: la magia se siente y el cuerpo lo agradece.

La ciencia lo ha demostrado: renunciar al alcohol durante un mes tiene un efecto significativo en nuestra salud.

Se trata del primer estudio que analiza exhaustivamente los efectos de la abstinencia de alcohol en un plazo corto en un grupo de personas consideradas sanas.

Los investigadores del University College London empezaron su estudio con un objetivo: “evaluar los cambios en los factores de riesgo metabólico y en los factores que estimulan el crecimiento del cáncer que se asocian con la abstinencia a corto plazo del alcohol”, señala el estudio.

Y lo que encontraron fue que la abstinencia de alcohol en personas que beben de forma moderada y alta tiene un impacto positivo en el colesterol, el peso corporal y la presión arterial.

Otro hallazgo importante de este estudio, publicado esta semana, es que observó “una disminución en la circulación de concentraciones de factores que estimulan el crecimiento del cáncer”.

“La información recabada apoya una asociación independiente que se ha establecido entre el consumo de alcohol y el riesgo de cáncer y que apunta a un mayor riesgo de (desarrollar) enfermedades metabólicas como la diabetes de tipo 2 y la enfermedad del hígado graso”.

Los participantes

El estudio, liderado por los investigadores Gautam Mehta, Stewart Macdonald y Alexandra Cronberg, explica que el alcohol es una de las principales causas de discapacidad y de muertes prevenibles en todo el mundo.

“Por algunas décadas el alcohol ha sido clasificado por la Organización Mundial de la Salud como un carcinógeno clase 1 y un reporte del Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer y el Instituto de Investigación del Cáncer de Estados Unidos señala que hay evidencia convincente de que el alcohol está causalmente relacionado al cáncer de cavidad oral, faringe, laringe, esófago, pecho y colorrectal”, indican los autores de la investigación.

El estudio contó con la participación de 141 personas cuyo consumo de alcohol era moderado o alto, es decir que “en promedio bebían más del doble del límite recomendado en Reino Unido”, explica Andy Coghlan, de la revista especializada New Scientist.

Se trata, de acuerdo con Coghlan, de personas que ingerían alrededor de 30 unidades de alcohol a la semana: “unas 3 botellas de vino o más de 14 pintas de cerveza”.

De ese grupo, a 94 se les pidió renunciar completamente al alcohol por un mes y el resto continuó con sus patrones usuales de ingesta.

El primer grupo estaba comprendido por 43 hombres y 51 mujeres con una edad promedio de 45,5 años, mientras que el segundo grupo de 47 participantes estaba formado por 22 hombres y 25 mujeres, cuya edad media eran 48,7 años.

Las muestras de sangre de todos los participantes fueron tomadas al principio y al fin del mes y después se compararon los resultados.

Diabetes y peso

Los participantes que dejaron de consumir alcohol por un mes también vieron un efecto positivo en la forma cómo procesan la insulina.

La resistencia a la insulina o insulinorresistencia ocurre cuando el organismo no reacciona a la insulina, que es la hormona que segrega el páncreas para distribuir la glucosa en las células y que permite tener bajo control los niveles de azúcar en la sangre.

Esa deficiencia puede conducir al desarrollo de la diabetes del tipo 2.

“Nuestra información indica que el consumo de alcohol por encima de lo recomendado aumenta marcadamente el riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2”, señaló Mehta, según reportó New Scientist.

El peso de los participantes también se vio beneficiado y no es la primera vez que se relaciona el alcohol con el sobrepeso.

El alcohol está lleno de calorías “vacías”, es decir, calorías con casi nada de valor nutricional que nos engordan y no nos satisfacen.

Una pinta de cerveza contiene alrededor de 200 kilocalorías, lo cual es similar a un paquete de papas fritas.

De acuerdo con la organización de caridad británica Cancer Research, si una persona que toma una copa grande de vino todos los días decide renunciar a ella por un mes, estará suprimiendo unas 10.000 calorías.

Si cree que tiene problemas con el consumo de alcohol lo más recomendable es que acuda al médico, quien le dará el mejor asesoramiento para disminuir su consumo.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: BBCMundo

26 Abril 2018

El desarrollo y mantenimiento de un cerebro sano depende de numerosos factores, entre ellos, de una alimentación saludable.

Más allá de gustos personales, tradiciones culinarias que abrazamos desde pequeños y convicciones particulares con respecto a los alimentos que elegimos comer y servir a nuestros seres queridos, existe un consenso general sobre cuáles alimentos son beneficiales para la salud y cuáles son responsables por el desarrollo de enfermedades crónicas, como la diabetes o la presión arterial. Del mismo modo, en la actualidad existe un consenso general en cuanto a los alimentos que favorecen el desarrollo y mantenimiento de un cerebro sano.

Alimentos de calidad con alto contenido de vitaminas, minerales y antioxidantes son preferibles a aquellos con alto contenido de azúcar o grasas. Numerosos estudios han comprobado los efectos negativos del consumo de una dieta alta en azúcares y su influencia en el cerebro, incluida su inferencia en la depresión y los cambios inexplicables en el humor.

Compartimos algunos de los alimentos que ayudan al mantenimiento de un cerebro sano:

Arándanos o “blueberries”. Conocidos también como “Brainberries”, por sus propiedades benéficas para el cerebro, los arándanos ayudan a proteger el cerebro de los efectos del estrés y de las condiciones relativas a la edad, como el Alzheimer y otros tipos de demencia. Varios estudios en animales encontraron que los arándanos ayudan mejorar las habilidades de aprendizaje y de coordinación.

Salmón. Pescados como el salmón son ricos en ácidos grasos Omega-3 (“fatty acids”), esenciales para la función cerebral. A la vez, Omega-3 es una substancia antiinflamatoria que también puede encontrarse en sardinas y arenques.

Semillas y frutas secas. Estas son buenas fuentes de vitamina E, relacionada a las habilidades cognitivas que decrecen con la edad. Se pueden comer tanto naturales, como tostadas, e incluyen a las nueces, las semillitas de girasol o de sésamo, los maníes y las almendras, entre otras.

    Brocoli. Contiene “Choline”, una substancia que ayuda a la memoria; así como vitamina K, que fortalece las habilidades cognitivas. El brócoli también contiene ácido fólico que puede ayudar a prevenir el Alzheimer. La falta de ácido fólico, por otro lado está relacionada a la depresión.

Avocados. Estudios encontraron que el avocado contribuye a bajar la alta presión. Los aceites del avocado son monoinsaturados, lo que contribuye a la circulación de la sangre. Una buena circulación sanguínea beneficia al cerebro. Los nutricionistas advierten del alto contenido calórico de la fruta, por lo cual se recomienda cuidar las porciones.

Chocolate negro. La comida sana también puede ser deliciosa. Los nutricionistas recomiendan el chocolate negro, o amargo, porque mejora las habilidades cognitivas y verbales. Una porción diaria de este tipo de chocolate contribuye a una buena circulación sanguínea al cerebro.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: Isalud.com

20 Abril 2018

Somos lo que comemos: nuestra alimentación ayuda a nuestro cuerpo a realizar mejor, o peor, sus funciones. Por eso, si tienes problemas para conciliar el sueño, una buena idea sería revisar tu alimentación e incluir algunas de estas comidas que ayudan a dormir mejor.

Las nueces son una gran fuente de triptófano, un aminoácido que ayuda a crear serotonina y melatonina, las hormonas que controlan los ciclos de sueño. Incluso, unos investigadores de la Universidad de Texas descubrieron que las nueces contiene su propia fuente de melatonina.

 Almendras. Las almendras son ricas en magnesio, un mineral necesario para dormir mejor. Un estudio publicado en una revista especializada en medicina ortomolecular descubrió que cuando los niveles de magnesio están bajos en el cuerpo, es mucho más difícil dormir.

Queso. El mito de que un vaso de leche tibia te da sueño es real. Pero la verdad es que cualquier lácteo logra esa función. El calcio ayuda al cerebro a usar el triptófano que se encuentra en la leche para crear la melatonina. Además el calcio ayuda a regular el movimiento de los músculos.

Lechuga. Una ensalada para la cena podría agilizar tu sueño ya que la lechuga tiene lactucina, una sustancia relajante que afecta al cerebro de manera similar al opio.

Atún, Los pescados como el atún y el salmón son altos en vitamina B6, una sustancia que el cuerpo necesita para crear melatonina y serotonina. Otras comidas altas en esta vitamina son el ajo crudo y el pistache.

Arroz. El arroz tiene un alto índice glucémico, por lo que comerlo podría darte sueño según un estudio australiano.

Cereales. Un bowl de tus cereales favoritos podría ser la mejor forma de terminar el día, según la Fundación Nacional del Sueño de Estados Unidos. El snack combina dos componentes importantes para conciliar el sueño: carbohidratos y calcio.

Té de manzanilla con miel. De acuerdo a los investigadores, tomar té está asociado al incremento de glicina, un químico que relaja los nervios y los músculos y actúa como un sedativo suave. El azúcar natural que está en la miel eleva levemente la insulina y permite que el triptófano entre más fácil al cerebro, de acuerdo a la nutricionista Lindsey Duncan en DrOz.com. Una combinación perfecta.

Kale. Esta supercomida está muy de moda y no es para menos. Entre sus muchas propiedades, el calcio que tiene sus hojas ayuda al cerebro a crear melatonina. La espinaca también es una gran opción.

Hummus. Los garbanzos también son grandes fuentes de triptófano, ¿qué mejor que comerlos triturados con un poco de aceite y limón?

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: Isalud.com

 

19 Abril 2018

Las dietas nos obligan a dejar de lado muchos alimentos que nos gustan y nos hacen felices, pero como informa la página de la universidad de Harvard Medical School, hay muchos de ellos que son saludables y no deberíamos abandonar. Es más, deberíamos intentar incorporar la mayor cantidad posible todos los días.

 Para obtener información sobre qué alimentos contienen el mayor impacto nutricional, la nutricionista y profesora adjunta de Harvard, Teresa Fung, detalló cuáles son y qué beneficios nos traen.

1. Salmón: Wste pescado es una gran fuente de proteínas saludables, ácidos grasos omega-3 y vitamina D que fortalece los huesos. “Intenta comer al menos una vez a la semana”, sostiene Fung.

2. Coles de bruselas: Estas verduras tienen alto contenido de nutrientes. “Ofrecen un grupo completo de vitaminas, que incluyen vitamina A, vitamina C, vitamina K, potasio y ácido fólico”, dice. Son amargos y por eso mucha gente se resiste a comerlos, así que ella recomienda asarlos con una pizca de aceite de oliva y cubriendo con nueces picadas.

3. Arándanos: Son muy ricos en antioxidantes, vitamina C, vitamina A y fibra. Ella sugiere mezclarlos con alguna otra fruta y yogur natural para hacer un batido.

4. Frutos secos: Las almendras sin sal, las nueces y hasta los pistaches son un aperitivo saciante que proporciona una “infusión de aceites, proteínas y vitamina E muy saludables. Dependiendo del tipo de nuez que elija, una onza puede generar 200 calorías o más”, explica, así que el límite de su ingesta diaria es solo un puñado chico.

5. Yogur natural: Para obtener una dosis de probióticos saludables para el intestino, proteínas, calcio, magnesio, vitamina B12 y ácidos grasos esenciales, el yogur natural es ideal. “El problema es que algunas de las marcas tienen demasiada azúcar”, dice Fung.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: Isalud.com

 

18 Abril 2018

¿A quién le amarga un dulce? Es una pregunta que muchos no tienen que pensar mucho para responder que a nadie o, por lo menos, a casi nadie. Tentaciones que hacen sucumbir constantemente a muchos que buscan disminuir el consumo de productos con alto contenido de azúcar refinada, como las bebidas carbonatadas o  energizantes, cereales secos azucarados y  dulces de repostería, entre otros.

De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que hoy día, en promedio, cada persona consume unas 150 libras de azúcar refinada al año. Lo que equivale a entre 300 y 600 calorías por día. Una ingesta exagerada que, según los profesionales de la salud, es capaz de afectar severamente tejidos y órganos vitales.

Un consumo que aumenta las posibilidades de enfermarse a personas en riesgo de sufrir síndrome metabólico, un conjunto de dolencias que aumenta las posibilidades de desarrollar diabetes tipo 2, así como enfermedades coronarias y hepáticas. (El exceso de grasas en sangre o triglicéridos, colesterol alto, hipertensión, glucosa alta en sangre o grasa acumulada en el vientre, son algunos de los elementos claves para diagnosticar  este síndrome).

“En el individuo saludable, el consumo excesivo de azúcar se va a almacenar como grasa, lo que eventualmente va a llevar a sobrepeso u obesidad. Pero en la persona que tiene diabetes, si no hay suficiente insulina, esa azúcar va a comenzar a circular por la sangre y se deposita en venas y arterias, lo que  va causando  lesiones  que pueden llevar a diversos problemas de salud, como infartos o derrames cerebrales”, advierte la doctora Ada Laureano, profesora del programa de nutrición de bachillerato y de maestría de la Universidad del Turabo.

Pero, al parecer, también puede tener otros riesgos. Por ejemplo, en enero de este año un equipo de científicos de China y Reino Unido, publicó un artículo en la revista Diabetología del que se desprende  que cuanto mayor es el nivel de hemoglobina glucosilada —que refleja el contenido medio de la azúcar en el organismo  en los últimos tres meses— mayor es la velocidad de deterioro cognitivo del cerebro.

Mientras que una investigación publicada en octubre del año pasado en la revista científica Nature, aporta nueva evidencia sobre el rol de la glucosa y los cambios químicos y biológicos que se dan a nivel molecular en el organismo en relación con el desarrollo de tumores cancerosos.

Una de las teorías es que cuando  los niveles de azúcar en la sangre aumentan rápidamente, el cuerpo libera la dosis de insulina necesaria, acompañada de la emisión de otra molécula, llamada factor de crecimiento celular. Pero mientras el azúcar nutre los tejidos, la insulina y el factor de crecimiento tienen en común otro efecto: potenciar los factores de inflamación que estimulan el crecimiento celular y actúan como abono para los tumores.

Otra investigación, publicada por el Instituto Karolinska, en Suecia, sobre un estudio realizado entre 1997 y 2005, encontró que un elevado consumo de azúcar y alimentos azucarados aumentaba el riesgo de padecer cáncer de páncreas, de colon y de vejiga.

Por eso, si una persona está luchando contra el cáncer, recomiendan los profesionales de la salud, debería transformar su dieta hacia una lo más natural posible, en la que se excluya todo alimento que sea procesado o que sea alto en azúcar refinada.

El gusto por lo dulce

El consumo de alimentos con alto contenido de azúcar se asocia con placer porque favorece la liberación de endorfinas,  como la serotonina, que entre otras funciones fisiológicas, regula el estado de ánimo e interviene en el control del apetito, explica la endocrinóloga Myriam Allende, profesora en el Recinto de Ciencias Médicas y presidenta del Capítulo de Puerto Rico de la  American Association of Clinical Endocrinologists  (AACE).

Sin embargo, la especialista explica que aunque no hay duda de que el exceso de azúcar refinada tiene unos efectos en el organismo, hay  personas saludables y activas que lo pueden  metabolizar correctamente y no tienen problemas.

“El que comas un exceso de azúcar no te va a dar diabetes. Lo que pasa es que si consumes un exceso de calorías, eres sedentario y aumentas de peso, puede haber resistencia a la insulina y de ahí desarrollar diabetes tipo 2”, advierte la doctora Allende.

La resistencia a la insulina es una afección que se caracteriza por la deficiencia de los tejidos a responder a la insulina, resultando en disminución de la utilización de la glucosa y aumento en la liberación de glucosa hepática. Por lo tanto,  es un factor en el desarrollo de obesidad, diabetes tipo 2 y los desórdenes metabólicos más prevalentes.

En ese sentido, la endocrinóloga  explica  que la regulación del apetito y del peso es un sistema complejo  que depende de cientos de hormonas y neurotransmisores, del sistema circadiano y componentes del sistema nervioso central,  la genética, la cultura, el medioambiente y hasta  las bacterias intestinales.

“Todo esto va a determinar cuánto comes, cuándo dejas de comer y cómo metabolizas lo que te comiste. También apunta a las preferencias por el azúcar, las grasas o lo salado”, explica Allende, quien acepta que, en ese sentido, el azúcar podría considerarse como una sustancia adictiva.

Un  efecto  parecido al que sucede con la adicción a los alimentos, que se caracteriza por la ingesta excesiva y descontrolada de comida, indica  la licenciada Zuania Clemente, dietista clínica del Programa de Control de Peso del Hospital Auxilio Mutuo.

“Implica que hay una interacción bioquímica en el cuerpo que crea un deseo fisiológico para unos alimentos específicos, como  los  altos en azúcar o   en grasas”, coincide Clemente, quien dice que pasa lo mismo con la adicción al alcohol y otras sustancias.

“Si consumimos alimentos altos en azúcar y no realizamos actividad física, eso nos lleva a sobrepeso u obesidad debido a que el azúcar es un carbohidrato y su exceso se convierte en grasa. Esto desencadena en el desarrollo de otras condiciones como es la diabetes y las condiciones cardiovasculares, además de que se ha relacionado con ciertos tipos de cánceres”, agrega la nutricionista, quien dice que, en términos generales, un adulto puede consumir hasta 24 cucharaditas de azúcar al día.

“Por ejemplo, una lata de 12 onzas de una bebida carbonatada contiene 9.7 cucharadita de azúcar. O sea que si es una persona que consume tres de estas latas al día, consume unas 29 cucharaditas de azúcar al día”, advierte Clemente.

A tener en cuenta

Según la nutricionista clínica Zuania Clemente, la Asociación Americana del Corazón recomienda que las mujeres consuman  seis cucharaditas de azúcar al día y los hombres nueve.  Aquí otras consejos:

     Es  importante reconocer cuáles son los alimentos que tienen mucha azúcar añadida y se deben evitar o tener un consumo limitado. Entre ellos:

     Disminuye el consumo de bebidas carbonatadas, refrescos y jugos con azúcar añadida.

     Evita o reduce el consumo de  cereales secos azucarados,  chocolates, yogurt con sabor, bizcochos, galletas y otros dulces de repostería.

     Limita las granolas, alimentos congelados, las barras de cereales, las salsas BBQ, el kétchup, los aderezos, las frutas secas, las frutas enlatadas o en puré.

     Usa con moderación los endulzadores artificiales debido a que, aunque  no va a tener el efecto de aumentar los niveles de glucosa en sangre, tiende a endulzar más y  estimula el paladar a consumir  mayor cantidad.

     Deja de endulzar las bebidas calientes, como el té, café, cereales calientes que consumas en el día poco a poco. A medida que dejas  de lado el sabor dulce, podrás disfrutar   del verdadero sabor de las bebidas y alimentos. Intenta usar canela y especias que ayuden a darle sabor a tus bebidas.

     Adquiere la costumbre de consumir agua,  es mucho más saludable. Y cuando desees darte algún gusto prepara jugos de frutas recién exprimidas y diluye con agua.

     Cuando compres alguna bebida o alimento es importante leer las etiquetas nutricionales y solamente compra aquellos que dicen “sin azúcar añadida”.

     Para evitar consumir algo dulce, es recomendable consumir una fruta con un trozo de queso a modo de postre, en vez de  un helado, bizcocho, flan o cualquier otro dulce con alto contenido de azúcar.

     Enseña a tus hijos desde pequeños y no les ofrezcas  golosinas y dulces como premio. De esa forma no los asocian con momentos agradables. En vez, ofréceles  frutas.

     Evita tener en casa alimentos guardados que contengan azúcar añadida, dulces, caramelos, chocolates, etc.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: Isalud.com

Últimas Noticias

Prev Next

Retenidos en el Polígono 7 Tribunal recl…

El miembro del Tribunal Internacional de los Derechos de la Naturaleza, Alberto Acosta, aseguró ayer...

Por impuestos Empresa ‘Bolivia-China’ de…

Por impuestos Empresa ‘Bolivia-China’ debe Bs 7 mil millones

La deuda con impuestos de la empresa ‘Bolivia China Oriente Petróleo & Gas S.R.L.’ supera...

Los conceptos que nos faltan (I)

A diferencia de los pájaros, los seres humanos vuelan con raíces. Parte de las raíces...