Santa Cruz de la Sierra
31 Octubre 2014

Para muchos no hay nada mejor que llegar a casa tras un duro día de trabajo (o estudio) y cenar algo de comida rápida junto a uno de sus cócteles favoritos. Sin embargo, la «Real Sociedad para la Salud Pública» de Gran Bretaña está convencida de que, si la cantidad de calorías que tienen estos alimentos fuera de dominio público, muchos se lo pensarían dos veces antes de darse este pequeño homenaje.

Por ello, esta entidad ha llevado a cabo un estudio en el que ha informado sobre lo mucho que engordan los combinados y ha equiparado cada uno de ellos a comidas altamente calóricas como hamburguesas, pizzas o tartas. Una investigación que, sin duda, hará pensarse dos veces a más de uno lo que va a pedir cuando salga a pasar una noche en un bar.

Según afirma en su versión digital el diario «Daily Mail», el cóctel más calórico es la «Piña colada con ron», el cual tiene nada menos que 644 calorías (cuando la ingestión diaria recomendada es de 2.500 para los hombres y 2.000 para las mujeres). Este combinado engorda exactamente lo mismo que una hamburguesa doble con queso (el equivalente a un «Big Mac», en palabras de los expertos).

A continuación, las bebidas que más engordan son los «Alcapop» (las pequeñas botellas de alcohol que suelen equivaler a un vaso de licor) al contar con 237 calorías, una cantidad similar a la que se puede hallar en una porción de pizza. A estos «chupitos» les sigue de cerca el vino blanco, el cual tiene 185 calorías por 250 ml (lo mismo que cuatro palitos de pescado fritos).

Finalmente, la lista termina especificando que las siguientes bebidas alcohólicas que más te harán subir de peso son una pinta de cerveza (la cual, con sus 180 calorías, equivale a comerse un trozo pequeño de pastel de chocolate) y un vodka con tónica (el cual, al contar con 143 calorías, engorda lo mismo que un donut de chocolate).

Redacción: Leo.bo

Fuente: Abc.es

24 Octubre 2014

Una novedosa pulsera inteligente llamada “Vive” es capaz de avisar cuando la persona que la usa, se ha pasado de copas, según informó El País de Uruguay.

Conformada por sensores: uno epidémico de alcohol, uno de deshidratación, un acelerómetro y un giroscopio, esta pulsera inteligente detecta cuando el usuario esta embriagado, desmayado o dormido, y de ser así es capaz de comunicarse con amigos o familiares para que auxilien a la persona.

“Vive” es un sistema interconectado de seguridad personal, que se puede sincronizar por Blutetooth para comunicarse.

Cuando registre altos niveles de alcohol en el cuerpo empieza a vibrar. Se debe desactivar de una forma específica para que dejen de vibrar las otras pulseras sincronizadas que usan los acompañantes de la persona embriagada, con el fin de que tomen acciones.

La pulsera incluye un sistema de GPS y Wifi para localizar al usuario. Es capaz de enviar la ubicación de la persona en redes sociales.

Pero el dispositivo también sirve para hacer nuevas amistades, sólo deben chocar pulseras para enviarse solicitudes de amistad a Facebook y otras redes sociales.

“Vive” fue desarrollada por estudiantes de la Universidad de Washington, y recibió el premio a ‘mejor concepto’, en el evento de diseño “Microsoft Design Expo 2014”.

Redacción: Leo.bo               

Fuente: El Espectador

21 Octubre 2014

Los pescados como la caballa, el atún o el salmón son ricos en ácidos grasos omega 3 que ayudan a prevenir los infartos. Los recomendaban médicos y nutricionistas, pero ahora se publicó un meta-análisis de los estudios científicos realizados entre 1966 y 2013 en diferentes países que aportaron evidencias que señalan que un mayor consumo de ese tipo de pescados implica una mayor protección para el sistema cardiovascular.

El meta-análisis fue realizado por un equipo de investigadores de diferentes departamentos de la Universidad McGill, en Montreal, Canadá, liderados por Louise Pilote. Consistió en hacer una búsqueda en las bases de datos de estudios prospectivos de cohorte y estudios de control de casos sobre la asociación entre el consumo de pescados y los infartos en población general sin enfermedad. Se incluyeron 408.305 participantes de 19 estudios. Encontraron que cada porción adicional de 100 gramos de pescado por semana estuvo asociada con una reducción del 5% en el riesgo de sufrir infartos o síndrome coronarios agudos.

El trabajo también identificó que la reducción del riesgo cardiovascular no difería según el género o la edad de los participantes en los estudios. "Nuestro meta-análisis demostró que hay una asociación inversa entre el consumo de pescado y el riesgo de síndrome coronario agudo. El consumo de pescado parece ser beneficioso en la prevención primaria", escribieron los investigadores en la revista The American Journal of Medicine.

"Los estudios que detectaron los beneficios de los pescados ricos en ácidos omega 3 empezaron en esquimales. Porque esas poblaciones del Artico consumían grasas de focas y morsas pero no sufrían una alta tasa de mortalidad cardiovascular, y se encontró que el consumo de pescados con los omega 3 tenía un efector protector", comentó a Clarín Silvio Schraier, ex presidente de la Sociedad Argentina de Nutrición y director de la carrera de médicos especialistas en nutrición de la Facultad de Medicina de la UBA (sede Hospital Italiano de Buenos Aires).

"Este meta-análisis viene a corroborar las recomendaciones de que la gente debería consumir al menos dos veces por semana caballa, atún, salmón rosado, trucha, u otros pescados de aguas frías, según su presupuesto. Las personas que no pueden consumirlo porque no les gusta el sabor o porque tienen alergias al pescado pueden recurrir a los suplementos con omega 3 derivado de pescados", aconsejó Schraier. Los omega 3 están compuestos a su vez por ácido eicosapentanoico (más conocido como EPA) y ácido docosahexanoico (DHA), que poseen efectos antiinflamatorios, antritrombosis y antiarrítmicos.

Redacción: Leo.bo               

Fuente: Clarin.com

20 Octubre 2014

El supermercado de hoy en día es "un campo de minas a punto de explotar", según un reciente libro que afirma que la industria alimentaria "depende de los tres pilares de la comida chatarra": el azúcar, la grasa y la sal.

De acuerdo a lo publicado en el portal RT en español, los mencionados elementos son adictivos y conllevan consecuencias graves en la salud, provocando obesidad, enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión arterial y otros males relacionados con la dieta.

El periodista ganador del Premio Pulitzer Michael Moss escribió en su libro "Salt Sugar Fat: How the Food Giants Hooked Us" (Azúcar, sal y grasa. Cómo nos enganchan los gigantes de la alimentación) que las "dosis" de los tres elementos deben ser elegidas con precisión para hacer feliz a los consumidores para que vuelvan a comprar los mismos productos.

El azúcar se ha convertido en un elemento clave en la industria alimentaria y está hábilmente dosificado para lograr un "momento de felicidad" en los consumidores.

Utilizado en varias formas, el azúcar también permite evitar el uso de ingredientes más caros en ciertos alimentos (por ejemplo, tomates en la salsa de tomate). El azúcar es el fundamento para muchos "milagros industriales", como, por ejemplo, el pan que nunca endurece.

La grasa también se utiliza ampliamente en un gran número de productos cotidianos, porque un ser humano puede absorberla en grandes cantidades sin ni siquiera darse cuenta.

La sal, a su vez, "nos hace parecer drogadictos", aunque uno fácilmente puede abstenerse de su consumo durante seis semanas, escribe el portal. Este "polvo blanco" es un excelente conservante y, además, es muy barato, lo que elimina la necesidad de los ingredientes más caros, como especias y hierbas. La sal también es capaz de ocultar el sabor que obtienen varios productos tras el procesamiento industrial. 

"La verdadera magia", se suscribe en el libro, empieza cuando estos tres ingredientes se unen y se utilizan todos juntos.

Redacción: Leo.bo               

Fuente: Aztecanoticias

17 Octubre 2014

Un estudio realizado por World Action on Salt and Health (WASH), una organización cuyo objetivo es mejorar la salud de las personas en todo el mundo a través de una reducción gradual de la ingesta de sal- reveló que las empresas incorporan a un mismo producto diferentes niveles de sal según el país donde éste vaya a ser comercializado.

Para realizar la investigación, WASH seleccionó empresas que operaran en al menos tres regiones del mundo; que tuvieran al menos un producto que fuera consumido a nivel mundial; que tuviera al menos un producto que fuera comparable en los países y que tuviera la información nutricional de éste disponible en su página web o línea de ayuda al cliente.

Asimismo, se consideró la cantidad de sal por porción y por 100 gramos del producto, de acuerdo a la información que a agosto de 2014 aparecía en las páginas web de los fabricantes.

Las principales conclusiones del estudio fueron:

- En el Medio Oriente, la hamburguesa Original Recipe Fillet de la cadena Kentucky Fried Chicken (KFC) contiene 3,5 gramos de sal, tres veces más de lo que tiene el mismo producto en Malasia, que es de 1,05 gramos de sal.

- En Canadá, la hamburguesa Bacon Double Cheeseburger de la cadena Burger King contiene 2,85 gramos de sal, mientras que en Nueva Zelanda el mismo producto contiene 1,92 gramos de sal.

- En Rusia, 100 gramos de cereal Fitness de Nestlé contiene 2 gramos de sal, en tanto que en Chile los niveles de sal por la misma cantidad de producto se reducen a 0,72 gramos.

- En Venezuela, 100 gramos de cereal Cornflakes de Kellogg’s contienen 1,90 gramos de sal, mientras que en Gran Bretaña los niveles por la misma cantidad de producto bajan a 1,25 gramos.

Según WASH, "las diferencias en las preferencias de gustos globales no pueden ser culpadas de las diferencias en contenido de sal".

"Los fabricantes son claramente capaces de hacer productos con menos sal,  pero deliberadamente eligen no hacerlo, a pesar de que la sal daña la salud de sus clientes", sostuvo la organización.

WASH además declaró que la investigación dejó en evidencia la falta de un etiquetado nutricional y tamaño de porción en todo el mundo, lo que confunde a los consumidores y les impide elegir las opciones con menos sal, aunque ellos lo quieran.

"Todos los productos deben tener un etiquetado nutricional coherente en el frente de sus paquetes, para que los consumidores puedan tomar decisiones mejor informadas", afirmó Clare Farrand, directora del Programa Internacional de WASH.

El estudio también reveló que se ha habido un cambio positivo en algunos productos, que han reducido gradualmente sus contenidos de sal desde la última encuesta hecha por la organización en 2006. No obstante, hay productos que se han mantenido igual e incluso otros que han aumentado sus niveles de sal.

"Esta investigación muestra que aún queda mucho por hacer (…) La sal debería ir hacia abajo, no hacia arriba. Este es un problema importante, sobre todo con la gran cantidad de gente que hoy se alimenta al pasar", concluyó Farrand.

Redacción: Leo.bo               

Fuente: Emol

10 Octubre 2014

Una de las controversias en torno a las medidas para adelgazar gira alrededor de saber cuánta agua tomar para bajar de peso, y si realmente este vital líquido contribuye a la reducción de tallas.

Expertos en el tema explican que hay argumentos poco confirmados del por qué el agua ayuda a bajar de peso. Entre otras cosas se dice que no es calórico, ayuda a sentir saciedad, además proporciona energía.

Sin embargo, una reciente investigación realizada por científicos de una Universidad de Virginia, Estados Unidos, confirma que con sólo tomar dos vasos de agua de 240 mililitros hay notables beneficios en la pérdida de peso.

¿Cuál es el secreto?

Este estudio demuestra que efectivamente el agua es un aliado para controlar el peso, aunque la diferencia radica en cuándo hacerlo.

Las pruebas evidencian que quienes beben agua simple durante 12 semanas antes de cada comida, llegan a perder alrededor de dos kilos a diferencia de quienes no aumentan su consumo de agua”, afirma Brenda Davy, investigadora encargada del estudio.

La clave está en que las personas de mediana edad que beben dos vasos de agua justo antes de una comida suelen comer de 75 a 90 calorías menos.

Davy considera que efectivamente el agua puede ser tan eficaz porque hace sentir que el estómago está lleno, además, no tiene aporte calórico y las personas que lo beben antes de las comidas reducen su consumo de alimentos.

Sin embargo, los investigadores de este estudio advierten que no se sabe con precisión cuál debe ser el consumo diario recomendado, aunque el Instituto de Medicina, adscrito a las Academias Nacionales de Estados Unidos, recomienda a las personas sanas que beban cuando tengan sed.

En mujeres, el consumo de líquidos recomendados es de 9 vasos diarios, incluida el agua simple, mientras que los hombres deben de tomar unos 13 vasos. Pero es importante tener en cuenta aspectos como la edad, actividades y hábitos individuales.

La gran recomendación es beber más agua natural y evitar las bebidas endulzadas con azúcar y jarabe de maíz de alta fructosa, ya que contienen muchas calorías.

Redacción: Leo.bo               

Fuente: Reuters

07 Octubre 2014

Desayunás un café y le ponés dos sobrecitos. El mate lo preferís bien dulce. Al té de la tarde le sumás otro tanto. ¿Alguna vez calculaste cuánta azúcar consumís por día? La cantidad recomendada por las Guías Alimentarias Argentinas es de siete cucharaditas diarias para los adultos que no buscan adelgazar, ni tienen problemas de salud. Si estás en este grupo, la sugerencia es aprender a disfrutar del sabor propio de las infusiones, sin la necesidad de endulzar en grandes cantidades.

Ahora, si buscás adelgazar o si querés mantenerte, las cosas cambian. “Una persona que está a dieta no debería sumar azúcar en su alimentación diaria. No aporta principios nutritivos para la salud, solo calorías vacías que deben ser limitadas cuando se desea bajar de peso”, nos explica la licenciada Viviana Wons, miembro de la Asociación Argentina de Dietistas y Nutricionistas Dietistas (AADYND).

Parecidos, pero no tanto

A esta altura, es importante diferenciar algo: no es lo mismo comer un alimento dulce que, por ejemplo, agregarle azúcar a un café. “No debemos mezclar los conceptos. En caso de querer adelgazar, lo que hay que evitar es el azúcar de mesa”, remarca Wons.

Las frutas también contienen azúcares (diferentes al azúcar blanco de mesa), pero son alimentos que aportan muchas sustancias beneficiosas para el organismo, como vitaminas, minerales y fibra. “No deben excluirse de la alimentación diaria y, en caso de tener que limitarlas, será el nutricionista quien aconsejará a cada paciente la cantidad y tipo de frutas que debería consumir”, señala la experta.

También hay que considerar que existen azúcares "ocultos" en alimentos que no consideramos dulces. Un ejemplo es el ketchup: una cucharada de este aderezo tiene cuatros gramos de azúcar.

¿Cuánto y cómo? Algunos ejemplos prácticos

La licenciada Melisa Gaia, nutricionista del equipo de Figurella, nos ayuda a entender cuántas azúcares se pueden incorporar al día. Explica que, según la Organización Mundial de la Salud, el consumo en personas con peso normal debe representar menos del 10% de la ingesta calórica total diaria. Para llegar a la cantidad indicada, hay que hacer un cálculo. Por ejemplo, si una mujer consume 2300 calorías por día, el 10% da como resultado 230 calorías. Ese número hay que dividirlo por 4 (porque cada gramo de hidratos de carbono aporta 4 calorías). Entonces, esta persona podría consumir 57,5 gramos de azúcar.

Si la persona desea bajar de peso, debería reducir la cantidad a un 5% (en el mismo ejemplo, equivaldría a 28,75 gramos de azúcar por día).

Para entender de cuánto estamos hablando, debemos conocer el contenido de azúcar en algunos alimentos: 

* 6 cucharaditas de azúcar de mesa = 25 gramos de azúcar

* 1 manzana grande (250 gramos)  = 25 gramos de azúcar

* 1 vaso de gaseosa (200 ml.) = 20 gramos de azúcar

* 1 bombón chico de chocolate relleno = 7 gramos de azúcar

* 4 galletitas de vainilla sin relleno = 6.5 gramos de azúcar

* 1 cucharadita de mermelada  light = 5.4 gramos de azúcar

* 1 barrita de cereal light = 1,5 gramos de azúcar

Para seguir con el ejemplo de arriba, supongamos que buscás adelgazar y, por lo tanto, podés incorporar hasta 28,75 gramos de azúcar por día. “Lo podés consumir en una sola ración (como es el ejemplo de la manzana grande) o en varias, dependiendo del alimento que selecciones (por ejemplo, una barra de cereal light y cuatro cucharaditas de mermelada light)”, concluye Gaia.

Redacción: Leo.bo               

Fuente: Clarin.com

02 Octubre 2014

Uno de los ingredientes de la cerveza puede aumentar la actividad cerebral, según un nuevo estudio citado por 'The Daily Mail'.

Ensayos realizados por investigadores de la Universidad de Oregón mostraron que uno de los compuestos que se encuentra en el lúpulo, mejoró la función cognitiva en los ratones jóvenes. Los niveles de esa sustancia usados en los experimentos estaban muy por encima de la ingestión natural y fueron posibles solo con la ayuda de suplementos.

Por lo tanto, para alcanzar niveles semejantes de concentración, los humanos tendrían que consumir 2.000 litros de cerveza al día.

Los investigadores esperan elaborar un medicamento para tratar la amnesia de la edad avanzada y el síndrome metabólico, una enfermedad vinculada a la obesidad y la hipertensión arterial.

Redacción: Leo.bo               

Fuente: Rt.com

Últimas Noticias

Prev Next

Informe-Comisión pide paralizar carreter…

Informe-Comisión pide paralizar carretera que va al Tipnis

La comisión del Tribunal Internacional de Derechos de la Naturaleza, que analizó el caso del...

La Paz-Caso Anapol: aprehenden a 2 repre…

La Paz-Caso Anapol: aprehenden a 2 representantes de empresas

Dos representantes de empresas que se adjudicaron la evaluación del ingreso de los postulantes a...

En Bolivia-Prefieren los vehículos entre…

En Bolivia-Prefieren los vehículos entre $us 18 mil y 30 mil

Los bolivianos demandan vehículos cuyos precios oscilan entre los 18 mil a 30 mil dólares...