Santa Cruz de la Sierra
22 Noviembre 2017

Tomar decisiones no siempre es fácil, especialmente cuando se eligen entre dos opciones que tienen elementos positivos y negativos, como decidir entre un trabajo con un salario alto pero largas horas y un trabajo de menor salario que permite más ocio.

Neurocientíficos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos, han descubierto que tomar decisiones en este tipo de situaciones, conocidas como conflicto de costo-beneficio, se ve dramáticamente afectado por el estrés crónico. En un estudio de ratones, detectaron que los animales estresados eran mucho más propensos a elegir opciones de alto riesgo y mucho rendimiento.

Los científicos también hallaron que las deficiencias de un circuito cerebral específico subyacen a esta toma de decisiones anormal y mostraron que podían restaurar el comportamiento normal al manipular este circuito. Si se desarrollara un método para sintonizar este circuito en humanos, podría ayudar a los pacientes con trastornos como la depresión, la adicción y la ansiedad, que a menudo experimentan una mala toma de decisiones.

"Una cosa emocionante es que, al hacer esta ciencia muy básica, encontramos un microcircuito de neuronas en el cuerpo estriado que podríamos manipular para revertir los efectos del estrés en este tipo de toma de decisiones. Esto para nosotros es extremadamente prometedor, pero somos conscientes de que hasta ahora estos experimentos son en ratas y ratones", dice un miembro del equipo, Ann Graybiel, profesora del Instituto en el MIT y miembro del Instituto McGovern para la Investigación del Cerebro y autora principal de un artículo publicado en 'Cell'.

El autor principal del artículo, Alexander Friedman, científico investigador del 'McGovern Institute', junto a Graybiel y colegas, identificaron en 2015 el circuito cerebral involucrado en la toma de decisiones que implican un conflicto de costo-beneficio. El circuito comienza en la corteza prefrontal medial, que es responsable del control del estado de ánimo, y se extiende a grupos de neuronas llamadas estriosomas, ubicadas en el cuerpo estriado, una región asociada con la formación de hábitos, la motivación y el refuerzo de recompensas.

En ese estudio, los investigadores entrenaron a roedores para ir por un laberinto en el que tenían que elegir entre una opción que incluía leche con chocolate altamente concentrada, que les gusta, junto con luz brillante, que no les gusta, y una opción con luz tenue, pero leche de chocolate más suave. Al inhibir la conexión entre las neuronas corticales y los estriosomas, utilizando una técnica conocida como optogenética, descubrieron que podían transformar la preferencia de los roedores por opciones de menor riesgo y bajo rendimiento a una preferencia por mayores recompensas a pesar de sus mayores costos.

Control de la integración de lo bueno y lo malo

En el nuevo estudio, los investigadores realizaron un experimento similar sin manipulaciones optogenéticas. En cambio, expusieron a los roedores a un corto periodo de estrés todos los días durante dos semanas. Antes de experimentar estrés, las ratas y los ratones normales elegirían correr hacia el lado del laberinto con luz más tenue y leche con chocolate más débil la mitad del tiempo. Los científicos aumentaron gradualmente la concentración de chocolate con leche en el lado más tenue, y cuando lo hicieron, los animales comenzaron a elegir ese lado con más frecuencia.

Sin embargo, cuando se puso en la misma situación a las ratas y los ratones crónicamente estresados, continuaron eligiendo el lado de la luz brillante/mejor chocolate con leche, incluso cuando la concentración de leche con chocolate aumentó en gran medida en el lado más tenue. Este mismo comportamiento observaron los autores en roedores que tenían el circuito prefrontal crotex-estrosoma interrumpido optogenéticamente.

"El resultado es que el animal ignora el alto costo y elige la gran recompensa", dice Friedman. Los investigadores creen que este circuito integra información sobre los aspectos buenos y malos de las opciones posibles, ayudando al cerebro a producir una decisión. Normalmente, cuando el circuito se enciende, las neuronas de la corteza prefrontal activan ciertas neuronas llamadas interneuronas de alta activación, que luego suprimen la actividad estriosa.

Cuando los animales están estresados, la dinámica de estos circuitos cambia y las neuronas corticales se encienden demasiado tarde para inhibir los estriosomas, que luego se sobreexcitan, lo que lleva a una toma de decisiones anormal. "De alguna manera, esta exposición previa al estrés crónico controla la integración de lo bueno y lo malo --dice Graybiel--. Es como si los animales hubieran perdido su capacidad de equilibrar la excitación y la inhibición para establecer un comportamiento razonable".

Una vez que ocurre este cambio, permanece durante meses, hallaron los investigadores. Sin embargo, pudieron restaurar la toma de decisiones normal en los roedores estresados mediante el uso de optogenética para estimular las interneuronas de alta activación, suprimiendo así los estriosomas.

Redacción: Leo.com.bo                                                              

Fuente: EFE

16 Noviembre 2017

Un nuevo estudio reveló que las personas que sufren un ataque cardiaco durante el sexo tienen más riesgo de morir en ese momento que en cualquier otro.

Según el estudio del American College of Cardiology, 94 % de los ataques al corazón lo sufren los hombres.

La buena noticia es que estos eventos son raros en medio del acto sexual. Menos de un 1 % de estos incidentes fatales ocurren en medio del sexo.

Los investigadores destacaron que el problema mayor en medio de estas emergencias es que las personas no se atreven a llamar a una ambulancia por vergüenza a que se burlen o por medio a realizarle CPR al afectado o afectada.

De acuerdo con el informe, un tercio de las personas que colapsan en medio de la relación sexual reciben CPR por parte de sus parejas.

Eso es lo que explica los bajos niveles de sobrevivencia.

“Hacer CPR por parte de quien está con la persona hasta que la ambulancia arribe se traduce en una posibilidad de sobrevivencia más significativa”, dijo el autor del estudio Aapo Aro al Daily Star.

Redacción: Leo.com.bo                               

Fuente: isalud.com

13 Noviembre 2017

El semen puede transmitir al menos 27 tipos de virus, advirtieron médicos en Florida.

Los expertos, que hacen referencia a los resultados de un nuevo estudio publicado en la revista “Enfermedades infecciosas emergentes” en la edición de noviembre, emplazaron a las personas a tomar precauciones.

“Probablemente haya más, pero la realidad es que al menos 27 han sido identificados”, dijo a la cadena Telemundo la doctora Vilma Vega, directora del centro Community Aids Network en Florida.

Michael Drennon, especialista del Departamento de Salud del condado Sarasota, en Florida, muchas de las enfermedades de transmisión sexual se pasan a través del fluido masculino.

Las más comunes son la gonorrea, clamidia y sifilis; mientras que las más graves son el VIH y la Hepatitis.

Sin embargo, también enumeraron enfermedades como el zika y el ébola.

“Es importante hacerse chequeos con frecuencia, y ser honestos con nuestras parejas sobre nuestro historial sexual”, agregó el galeno, ya que según dijo, muchas de estas enfermedades no presentan síntomas.

Redacción: Leo.com.bo                               

Fuente: isalud.com

07 Noviembre 2017

Todos hemos oído alguna vez lo malo que es el azúcar y cómo deberíamos reducir nuestra dosis diaria. La sacarosa está relacionada con la obesidad, tener sobrepeso e incrementar las posibilidades de padecer diabetes del tipo 2.

Llevada por estas terribles cifras, Radhika Sanghan, de BBC Three, quiso ponerse a prueba y hacer su vida más saludable. O eso creía ella. Durante más de dos meses dejó de consumir azúcar y así lo vivió.

Llevo un mes sin consumir azúcar y me siento fatal.

He pasado de ser la persona que toma al menos un postre al día a ser una completa y absolutamente libre de azúcar.

Lo único que quiero gritar es “¡Chocolate!”

Lo cierto es que siempre he comido relativamente bien. Mis ingestas consisten en carbohidratos, proteínas, grasas buenas (aguacate y frutos secos) y mucha fruta y verdura. Hago ejercicio y siempre he estado en un peso adecuado así que nunca sentí la necesidad de hacer dieta. Hasta ahora.

Las noticias constantes de lo malo que es el azúcar pudieron conmigo. Hay estadísticas que dicen que su consumo está en su nivel más alto de la historia.

Creo que soy una persona que, como la media, consume al menos 15 cucharaditas de azúcar al día. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda comer solo 6.

Para que se den cuenta del problema, una sola lata de refresco contiene hasta 9 cucharadas de azúcar.

Con estos datos en la cabeza y el miedo a acabar con mi propia salud me decido a ir a internet.

Allí, desde famosas, a expertos y nutricionistas hablan de la necesidad de dejar de tomar azúcar. Las bondades de erradicar este ingrediente las predican desde estrellas de Hollywood como Gwyneth Paltrow, a escritoras como Sarah Wilson o gente corriente en sus cuentas de Instagram.

El mensaje es claro: no reduzcas el azúcar, elimínalo por completo.

Así que me decido a llevar a cabo este reto.

Evolución

Los primeros 15 días tengo cambios de humor peores que los de un adolescente. Dolores de cabeza interminables como si se tratase de una resaca descomunal. Lloro cada día después de que los nutrientes del almuerzo han abandonado mi cuerpo. Le grito a la gente.

Solo hay una cosa que me calma. El dulce sabor de un plátano, pero solo saber que Gwyneth nunca se permitiría el más mínimo contacto con la fructosa me llena de culpa.

Después de tres semanas los dolores de cabeza desaparecen. Vuelvo a sentirme medianamente normal y cuando alguien me ofrece un trozo de pastel o algún otro dulce no me molesta decir que no.

Me pregunto: “¿Lo he superado?”.

No, a las 11 de la noche me encuentro desesperada buscando unos huevitos de pascua que sé que están en algún lado del armario de la cocina.

Antes la comida no me preocupaba pero ahora la compra semanal me lleva el doble del tiempo por considerar lo que puedo o no puedo comer. No disfruto de los cumpleaños y me quedo dándole sorbos a un vaso de agua mientras los demás toman vino.

El consejo médico

Dos meses en esta dinámica, y mis compañeros y amigos coinciden en una cosas: mi obsesión había llegado demasiado lejos.

Decido acudir a un experto. El doctor Hisham Ziauddeen, investigador de la Universidad de Cambridge, no entiende los motivos que me llevaron a realizar este experimento.

Una pregunta me hace caer en la cuenta del mi error de base: “¿Quién dice que tienes que dejar el azúcar por completo?”

Es ahí donde me doy cuenta de que no hay ningún estudio científico que haga tal recomendación. Fueron los consejos de famosas y gente en internet quien me llevó a hacerlo.

El doctor me explica que muchas de estas pseudonutricionistas no lo son.

Ziauddeen reconoce las bondades de reducir la ingesta de azúcar en cuanto a salud dental y pérdida de peso pero su conclusión es clara.

“Dejarlo por completo parece más un culto”.

Todo este movimiento de “comer limpio” no solo incluye el azúcar. A veces también elimina por completo grupos alimentarios: lactosa, cereales, carne, etc…

El experto recuerda que dejarlo sin motivo aparente (alergias, por ejemplo) puede ser más perjudicial que beneficioso.

A día de hoy estoy siguiendo el consejo del doctor Ziauddeen que es, ni más ni menos, el mismo que el de mi profesora de 6º grado: comer una dieta equilibrada.

Redacción: Leo.com.bo                               

Fuente: BBC Mundo

 

07 Noviembre 2017

Giselle Carazo, experta en nutrición y dietas, explica que los vegetales y las frutas son extremadamente importantes en nuestra dieta para tener una buena nutrición.

“Una buena nutrición es como un rompecabezas, donde deben estar todas las piezas: carbohidratos, proteínas, lácteos, frutas, vegetales y agua. Por ejemplo, si una persona come carne, pero no consume frutas y vegetales, el hierro de la carne no se absorbe y la persona pudiera terminar con hemoglobina baja o anemia. A su vez, para una buena salud gastrointestinal los vegetales y las frutas son claves”, advierte.

En cuanto a la clorofila, cuenta Carazo que esta palabra viene del griego chlorós (verde) y phylloon (hoja), haciendo referencia al color verde de los vegetales y de muchas algas.

“Las plantas son importantes para la vida humana. Ya que, además de nosotros consumir sus hojas, utilizamos el oxígeno que producen diariamente”, afirma.

La función más importante de la clorofila es su conexión con la fotosíntesis. La clorofila es la molécula que absorbe la luz solar en una planta. La clorofila, después utiliza la energía de la luz solar para crear carbohidratos de agua y dióxido de carbono que luego, nosotros consumimos.

¿Por qué comerla?

Detalla Carazo que la clorofila es un antioxidante natural. Ayuda a neutralizar los radicales libres en el cuerpo, lo que contribuye a la limpieza de nuestro organismo.

“Los radicales libre son productos de desecho que están fluyendo por el cuerpo, buscando qué dañar. Los antioxidantes capturan los radicales libres”, sostiene.

El consumo de clorofila ayuda a oxigenar la sangre y aumenta su producción. “Al aumentar la producción de sangre, el oxígeno se transporta mejor a las células, favoreciendo la salud del corazón y de otros órganos vitales. Además, gracias a la producción de oxígeno, impide que proliferen virus y bacterias”, agrega.

La clorofila también tiene propiedades anticancerígenas. Se le asocia con mejorar la salud cardiovascular ya que puede reducir el colesterol malo o lipoproteínas de baja densidad (LDL).

La clorofila contiene altos contenidos de vitaminas A, C y E.

La forma más natural para consumirla es a través de los vegetales verdes. Cuanto más verde sea un vegetal, mayor cantidad de clorofila tendrá. La encontramos en la espinaca, brócoli, berro, espárrago verde, aguacate, acelgas, lechuga, coles de Bruselas, pimientos verdes, apio, perejil, cilantro y en el té verde, entre otros.

Enfatiza la experta en nutrición y dietas que, es importante que la gente conozca que la clorofila es frágil y desaparece fácilmente con el aire o durante la cocción.

 “Para preservarla al máximo, es mejor consumir los vegetales crudos o poco cocidos”, subraya.

Dice Carazo que fuera de la nevera, las hojas duran muy poco, por lo que recomienda que las compre y las consuma el mismo día. “Y si es lechuga, cómprela con tallos. Así puede colocar los tallos en agua, y la lechuga le puede durar hasta cuatro días”.

Además, plantea que los consumidores tienen la opción de comprar los vegetales verdes enlatados y enjuagarlos con agua potable para reducir su contenido de sodio.

Sugiere Carazo que aquellos que tengan acceso a un generador eléctrico, pueden preparar jugos verdes. Para esto, mezcla espinaca, manzana y zanahoria, endulza a gusto y bate en una licuadora o procesadora.

Finalmente, aclara la experta en nutrición y dieta que, las personas que están en tratamiento de anticoagulantes, las nuevas guías dietarias dicen que se puede consumir “alimentos verdes” de dos a tres veces por semana, en pequeñas cantidades.

Redacción: Leo.com.bo                               

Fuente: isalud.com

07 Noviembre 2017

Pese a que el aceite de coco tiene muchos beneficios puede resultar altamente peligroso si no eres prudente en su uso. La historia de Denshan, una mujer australiana quien tras bañarse en aceite de coco se vio apresada en la tina de su baño, lleva meses dándole la vuelta al mundo.

Denshan habría durado alrededor de 30 minutos en la tina. Todo comenzó cuando ella buscando un método de relajación, se bañó en aceite de coco pues se encontraba enferma, después de algunos minutos cuando comenzó a intentar levantarse de la tina se deslizaba una y otra vez.

Su medida desesperada la hizo publicar una foto de sus pies junto con un mensaje que decía “No hay tracción. No hay de dónde agarrarse. Solo yo y mi cuerpo gordo cubierto en aceite”

Finalmente la mujer encontró la forma de alcanzar la llave del agua. Llenó la tina de agua y finalmente comenzó a retirar el aceite de su cuerpo hasta poderse mover con facilidad.

Su publicación concluyó con una frustrada frase, “malditos remedios de belleza caseros. Ayuda”

Redacción: Leo.com.bo                               

Fuente: isalud.com

02 Noviembre 2017

Estar al día con todas las pruebas, vacunas y medidas preventivas de salud que un hombre necesita para mantenerse sano toda la vida puede resultar difícil. Quizá ese sea uno de los motivos de que una encuesta reciente de la Academia Estadounidense de Médicos de Familia (AAFP) encontrara que los pacientes varones con frecuencia no se toman las recetas según las indicaciones o no reciben las pruebas de rutina que el médico les indicó.

La parte positiva es que un 61% de los hombres afirman haber ido al médico en los últimos 6 meses o menos, según los datos más recientes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Crear una relación con tu proveedor principal de atención médica es una buena medida, afirma John Meigs, Jr., M.D., presidente de la AAFP y médico de familia en Centreville, Alabama. “Es extremadamente importante que los hombres (y las mujeres) tengan una fuente regular de atención médica que vean de forma más o menos constante”, plantea él.

Para ayudar a los hombres a proteger su salud, hemos reunido las recomendaciones de los Centros para el Control de Enfermedades (CDC), el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de Estados Unidos (el USPSTF es un panel médico independiente de expertos nacionales), y la campaña Choosing Wisely de CR, además de los expertos en la atención médica preventiva y para los hombres.

A continuación, las pruebas de detección y las vacunas que los hombres necesitan y las medidas saludables que deben tomar entre los 20 y los 39, los 40 y los 69, y a partir de los 60 años. (Aquí encontrarás una lista de control parecida para las mujeres).

Lo que los hombres deben hacer entre los 20 y los 39

Vacunas

    La vacuna de la influenza cada año.

    Un refuerzo del tétanos, cada 10 años.

    Una vacuna contra la tos ferina (un refuerzo de la Tdap) a menos que estés seguro de que ya recibiste una en la preadolescencia o la adolescencia.

    Una vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) si tienes menos de 21 años y todavía no la has recibido, o si tienes menos de 26 años y tienes relaciones sexuales con hombres.

Pruebas de detección

 Enfermedades de transmisión sexual: Si eres sexualmente activo y tienes sexo con hombres, hazte la prueba de la clamidia, la gonorrea y la sífilis al menos una vez al año. Y todos los hombres deben hacerse la prueba del VIH al menos una vez. Según los CDC, todas las personas de 13 a 65 años de edad deben hacerse estas pruebas en algún momento de su vida. (Si tienes ciertos factores de riesgo, necesitarás pruebas adicionales).

 Presión arterial: Revísala al menos una vez cada 2 años.

Colesterol: A partir de los 35, evalúa tu colesterol cada 3 a 5 años, dependiendo de los resultados. Si tienes presión arterial alta, antecedentes familiares de enfermedad cardiaca u otros factores de riesgo cardiaco, hazte una prueba del colesterol a los 25 años.

Diabetes tipo 2: Si tienes sobrepeso o eres obeso, tienes antecedentes familiares de diabetes, o tienes la presión arterial alta o el colesterol alto, hazte una prueba de glucosa en la sangre en ayunas y una prueba de la HbA1c para evaluar el control del azúcar en la sangre a largo plazo cada 3 años, dependiendo de los resultados.

Revisa con tu médico

   Los antecedentes sexuales y el uso del preservativo.

    Los hábitos de dieta, ejercicio y sueño.

    El tabaquismo, el consumo de alcohol, y cualquier hábito de consumo de substancias controladas.

Consejos de salud para los hombres

La adultez temprana es un momento ideal para crear una relación de trabajo continua con un médico de familia o de atención primaria, comenta Meigs. Así tendrás alguien en quien confiar, que conoce tu estilo de vida y tu historial de salud, y con quien hablar sobre cualquier preocupación que tengas sobre tu salud.

Eso es importante cuando se trata de enfermedades sobre las que hablar podría resultar incómodo, o para las cuales no se hacen pruebas regulares, como el cáncer testicular, dice Meigs. En este caso, por ejemplo, algunos hombres podrían ignorar los síntomas, y el USPSTF desaconseja las pruebas de detección regulares para este cáncer, dado que es relativamente raro y tiene una tasa alta de supervivencia.

Aun así, el cáncer testicular es el cáncer más común entre los hombres de 15 a 34 años. Si descubres un bulto o tienes dolor en un testículo, es importante que se lo digas al médico.

Y aunque las recomendaciones básicas de los CDC respecto a las pruebas de detección de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) se dirigen sobre todo a las mujeres y a los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, Ana Fadich, M.P.H., vicepresidente del grupo educativo sin fines de lucro Men’s Health Network, señala que todos los hombres deben pensar en realizar las pruebas de detección de las ETS en cualquier momento en que cambien de pareja sexual.

Los hombres deben solicitar esas pruebas en el consultorio del médico, plantea Fadich, dado que los hombres no tienen un equivalente de la visita de rutina de las mujeres, en la que las pruebas de detección de las ETS son rutinarias.

Lo que los hombres deben hacer entre los 40 y los 59

Vacunas

    La vacuna de la influenza cada año.

    Un refuerzo del tétanos, cada 10 años.

Pruebas de detección

    Enfermedades de transmisión sexual: Si eres sexualmente activo y tienes sexo con hombres, hazte la prueba de la clamidia, la gonorrea y la sífilis al menos una vez al año.

    Presión arterial: Revísala al menos una vez cada 3 años.

    Colesterol: Sigue con los análisis de sangre del colesterol cada 3 a 5 años, dependiendo de los resultados.

    Diabetes tipo 2: Si tienes sobrepeso o eres obeso, tienes antecedentes familiares de diabetes, o tienes la presión arterial alta o el colesterol alto, hazte una prueba de glucosa en la sangre en ayunas y una prueba de la HbA1c para evaluar el control del azúcar en la sangre a largo plazo cada 3 años, dependiendo de los resultados.

    Cáncer de colon: A los 50, habla con el médico para hacer una colonoscopia cada 10 años, una prueba de heces cada año, o una sigmoidoscopia cada 5 años con una prueba de heces cada 3 años. Hay disponibles otras opciones de pruebas de detección para el cáncer de colon; pregúntale al médico cuál podría ser la mejor para ti.

    Cáncer de próstata: Quizá no sea necesario hacer pruebas de forma regular del antígeno prostático específico (APE), que pueden detectar el cáncer de próstata. Si te preocupa el cáncer de próstata, habla con el médico a los 50 años o antes sobre si tienes un riesgo más elevado.

Revisa con tu médico

    Los antecedentes sexuales y el uso del preservativo.

    Los hábitos de dieta, ejercicio y sueño.

    El tabaquismo, el consumo de alcohol, y cualquier hábito de consumo de sustancias.

Consejos de salud para los hombres

Durante estos años, tus factores de riesgo cardiovascular, como la presión arterial alta y el aumento de peso, podrían aumentar, señala Meigs.

Y como el metabolismo se hace más lento de forma natural con la edad, dice que es particularmente importante para los hombres de este grupo de edad que permanezcan activos y que mantengan buenos hábitos de alimentación. Esto te ayudará a mantener un peso saludable y a reducir los riesgos de enfermedad cardiaca.

Respecto a las pruebas de detección del cáncer de próstata, “es necesario tener una conversación con tu médico”, aconseja Meigs. El USPSTF está ahora actualizando su directriz sobre las pruebas de detección del cáncer de próstata, y los expertos no están de acuerdo en que se tenga que evaluar rutinariamente a los hombres en busca de señales del cáncer mediante una prueba del APE.

Habla con tu médico sobre tu perfil de riesgo personal para el cáncer de próstata; las personas que tienen antecedentes familiares de cáncer de próstata o que son afroamericanos o de origen africano podrían tener un riesgo más alto.

Lo que los hombres deben hacer a partir de los 60

Vacunas

    Una vacuna contra la influenza cada año.

    Un refuerzo del tétanos cada 10 años.

    Una vacuna contra el herpes zóster o culebrilla una vez a los 60 años.

    Dos vacunas contra la neumonía a partir de los 65 años. Los CDC recomiendan primero una dosis de la que se conoce como PCV13 (Prevnar). Al menos un año después, ponte una dosis de la PPSV23 (Pneumovax).

Pruebas de detección

    Enfermedades de transmisión sexual: Si eres sexualmente activo y tienes sexo con hombres, hazte la prueba de la clamidia, la gonorrea y la sífilis al menos una vez al año.

    Presión arterial: Revísala al menos una vez cada 2 años.

    Colesterol: Sigue con los análisis de sangre del colesterol cada 3 a 5 años, dependiendo de los resultados.

    Diabetes tipo 2: Si tienes sobrepeso o eres obeso, tienes antecedentes familiares de diabetes, o tienes la presión arterial alta o el colesterol alto, hazte una prueba de glucosa en la sangre en ayunas y una prueba de la HbA1c para evaluar el control del azúcar en la sangre a largo plazo cada 3 años, dependiendo de los resultados.

    Cáncer de colon: Sigue haciéndote una colonoscopia cada 10 años, una prueba de heces una vez al año, o una sigmoidoscopia cada 5 años con una prueba de heces cada 3 años. Hay disponibles otras opciones de pruebas de detección para el cáncer de colon; pregúntale al médico cuál podría ser la mejor para ti. Puedes dejar de hacerte pruebas de detección del cáncer de colon a los 75 años.

    Aneurisma aórtico abdominal: Si alguna vez has fumado, realiza un ultrasonido para evaluar el aneurisma aórtico abdominal (AAA), un área agrandada de la aorta que puede reventar si se agranda demasiado, en algún momento entre los 65 y los 75 años.

Revisa con tu médico

    Los antecedentes sexuales y el uso del preservativo.

    Los hábitos de dieta, ejercicio y sueño.

    El tabaquismo, el consumo de alcohol, y cualquier hábito de consumo de sustancias.

Consejos de salud para los hombres

Perder a la pareja o terminar una relación puede devolverte a la soltería, lo que puede conllevar un riesgo más alto de contraer una ETS, advierte Fadich. Por eso lo mejor es seguir usando preservativos para el sexo, aunque el embarazo ya no sea un riesgo para tu pareja.

También es importante estar pendiente de la capacidad intelectual y de la salud mental. “A esta edad, a las personas les comienza a preocupar volverse olvidadizas”, dice  Meigs.

Mantenerte socialmente implicado y físicamente activo puede ser bueno para tu bienestar emocional y tu cognición, anota. Un estudio reciente de la revista British Journal of Sports Medicine muestra que el ejercicio aeróbico y el entrenamiento de fuerza, además del tai chi, pueden mejorar la función cerebral en las personas mayores de 50 años, incluso entre las que están comenzando a experimentar un deterioro cognitivo.

Intenta mantener una rutina de ejercicio regular: Los CDC recomiendan 30 minutos al día, 5 días a la semana, de ejercicio aeróbico y 2 días a la semana de entrenamiento de fuerza para las personas mayores.

Redacción: Leo.com.bo                               

Fuente: isalud.com

02 Noviembre 2017

La llamada “súper gonorrea” se ha convertido en la nueva amenaza mundial en cuanto a enfermedades de transmisión sexual se refiere (TSD).

La British Medial Journal indicó en un reporte reciente que se necesitan mejorar los “esfuerzos a nivel global para vigilar la gonorrea”.

De acuerdo con la publicación especializada, los antibióticos se han vuelto resistentes a la enfermedad.

“La gonorrea resistente a antibióticos supone una amenaza pública y clínica de salud internacional y, como tal, amerita una respuesta integrada y coordinada”.

Según los expertos, décadas atrás, la enfermedad venérea era tratada efectivamente con penicilina.

En los 40, la sulfamida era el medicamento usado. Luego, ante su resistencia a la bacteria, se pasó a la penicilina, pero debido a las altas dosis necesarias para combatir la enfermedad, se procedió a usar tetraciclina. De igual manera, en los 80, la medicina resultó insuficiente.

La siguiente década se pasó a ciprofloxacina. Ahora, en el 2000, las cefalosporinas algunas veces combinado con ciprofloxacina fueron utilizadas.

Pero ha habido pacientes con los que se ha tratado todas las anteriores y  la enfermedad persiste.

La TSD se manifiesta principalmente en genitales, recto y garganta, provocando supuración.

El sexo oral está contribuyendo a la aparición de este peligroso tipo de gonorrea junto a la caída en el uso del condón, según una advertencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Alrededor de 78 millones de personas se contagian de gonorrea en el mundo cada año, de acuerdo con la OMS.

Aunque no es común, en algunos casos, la enfermedad no muestra síntomas.

Los médicos buscan desarrollar pruebas tempranas de detección para evitar que el auge continúe.

Redacción: Leo.com.bo                               

Fuente: imujer.com

Últimas Noticias

Prev Next

Hasta el 30 de este mes Amplían plazo pa…

Hasta el 30 de este mes Amplían plazo para la conversión gratuita a GNV

Los propietarios de talleres de conversión a GNV (Gas Natural Vehicular) indicaron que el 30...

El insomnio te deja con las habilidades …

El insomnio te deja con las habilidades cognitivas de un borracho

El insomnio te vuelve bastante productivo si resultas ser el siniestro protagonista masculino de una...

JLo casi muestra su parte íntima con est…

JLo casi muestra su parte íntima con este vestidito en Dubái

Jennifer López es talentosa, guapa, pero sobre todo le gusta desafiar las reglas. Para confirmar esto...