Santa Cruz de la Sierra
12 Octubre 2017

Por convicción, moda o comodidad, Paris Jackson, la hija del finado Michael Jackson, ha dejado de depilarse las axilas. La heredera del “Rey del Pop” acudió al evento de la revista People, “Ones To Watch”, con el vello crecido y sin ningún remordimiento.

Ataviada con una toga, la joven de 19 años que se ha definido como “hippie”, acaparó las lentes de los paparazzi, por su inusual toque de belleza.

En sandalias y con tatuajes, Paris tiene un estilo muy definido que no piensa amoldarse a los estándares predefinidos de belleza.

Ella es libre y sin ataduras.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: Teleshow

08 Septiembre 2017

Hace ya años que el tema está en el epicentro de todas las miradas femeninas y muchas masculinas también. Entonces, veamos cuáles son las propuestas que tiene el mercado para poder elegir según nuestras necesidades, gustos y posibilidades concretas.

En centros profesionales

En todos los casos, la intensidad del tratamiento varía según el tipo de vellosidad, color de la piel y del pelo. Esto se debe a que la melanina cercana a las células de los folículos pilosos es la que absorbe la luz y colabora con el debilitamiento y finalmente destrucción del folículo creador de pelo. De todas maneras y con cada una de las opciones, se ven resultados desde la primera sesión. Los tratamientos duran entre seis meses y un año. Es decir, durante este período de tiempo, vas a tener que tomar una sesión mensual. Cumplido el ciclo, pasas a un mantenimiento semestral o anual, dependiendo de las variables de las que hablamos.

Luz Pulsada: Se trata de un sistema de luz que, aplicada sobre la piel debilita progresivamente los folículos pilosos hasta que dejan de producir vello. Desde la primera sesión se ven cambios y es el sistema más suave y económico de todos.

Láser: Es más fuerte que la luz pulsada y por ende, duele un poco más, cuesta un poco más, pero es más efectivo y el tratamiento puede resultar más corto en el tiempo. Además, se puede realizar sobre pieles bronceadas.

Soprano: Es el más potente de los métodos y trabaja calentando progresivamente la piel hasta dañar el folículo piloso. Es el más efectivo, pero el que más duele en zonas sensibles. El tratamiento es más rápido porque se puede repetir en plazos más cortos.

Los engaños en los que solemos caer

Existen otros nombres para los tipos de depilación definitiva, pero tienen que ver con marcas.

Todos están basados en el mismo principio, aunque varíen en detalles.

Dicen que no duele, pero si duele y a veces puede quemar. Por eso tenemos que ser muy conscientes a la hora de elegir y si tenemos referencias siempre es mejor.

También es bueno saber de antemano que la palabra definitiva es demasiado categórica en este caso. No olvidemos que la piel cuenta con millones de folículos que pueden producir pelos y que todo el pelo de nuestro cuerpo tiene tres estadíos que no necesariamente coinciden entre sí: crecimiento, reposo y caída.

Asumamos que es un tratamiento y a veces puede ser largo. Depende de cada uno.

Todas las empresas consultadas tienen planes de cuotas sin intereses.

Todas tienen planes de invierno y paquetes para mantenimiento.

¿Puedo hacerlo en casa?

Confieso que elegí la opción particular principalmente porque vengo de la maquinita depiladora tradicional. Y cuando uno se acostumbra a la idea de hacer este trámite en el momento libre que tiene, creo que no hay vuelta atrás. Al menos no la hubo para mí.

Lo que más me costó aceptar fue la idea de rasurar mis piernas, algo que para mí se acercaba bastante al demonio. No la rasurada en sí, sino la sensación en la piel cuando el pelo crece. Pero cedí y me animé. Y cuando tuve mi depiladora definitiva en la mano, emocionada abrí el librito instructivo y me encontré con veinte páginas de advertencias. Bastante preocupada, llamé a una amiga dermatóloga y le hice mil preguntas. Ella solo me pidió que me fijara el amperaje de la maquinita y cuando se lo pasé, me dijo que no corría riesgo alguno. Lo bueno y lo malo que tienen las depiladoras personales es que tienen una frecuencia de luz muy por debajo de la que usan las máquinas profesionales. Con lo cual, el riesgo de quemarse o de dolor son prácticamente nulas. Y al mismo tiempo, son menos efectivas que las profesionales. Es decir, el tratamiento puede ser más largo en algunos casos.

Sí me dijo que respetara los tiempos entre una sesión y otra. Y yo, más asustada que buena alumna hice caso al pie de la letra y repetí recién a las dos semanas de la primera pasada. Teniendo en cuenta que en los tratamientos profesionales hay que esperar un mes entre sesiones, tal vez en el largo plazo todo se equipara.

Si tengo que ser sincera, estoy encantada con los resultados. El crecimiento bajó considerablemente y no duele. Solo se sienten pequeños pinchazos como los de la frecuencia galvánica y ¡la tengo en casa!

Y aquí es donde creo que reside la gran diferencia entre todas las opciones posibles. Primero que nada, tienes que saber si priorizas tener disponibilidad para hacerlo o prefieres un ritmo marcado con turnos.

Las cosas que sí o sí tiene que tomar en cuenta

Medicamentos que se toman regularmente. Algunos afectan a la piel.

Si tenés problemas hormonales, mejor estabilizarlas primero.

Embarazo y lactancia son un NO definitivo y para todos los casos.

No tomar ni exponerse al Sol 48 horas antes y después del tratamiento.

No hacerlo sobre piel bronceada.

En caso de quemadura, suspendé inmediatamente.

Consulta antes de empezar cualquier tratamiento y haz el que sientas que va con tu perfil. Nadie te va a cuidar mejor que tú.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: imujer.com

15 Marzo 2016

Con las vacaciones de verano en puerta, si no sabe cómo, es hora de aprender a depilarse con cera. Si tiene dudas, acuda con un profesional que le ayudará a pasar la difícil experiencia de la mejor manera. Le recomendamos utilizar un producto predepilatorio para preparar su piel y aplicar la cera en sentido contrario a los vellos.

Debe tener cuidado con la zona después de la depilación porque el área del bikini tiene una tendencia a los vellos encarnados. Dos días después de la depilación aplique un exfoliante para evitarlos.

¿Cómo evitar efectos indeseados? Los más comunes son el dolor, enrojecimiento, irritación y los mencionados vellos encarnados... La principal recomendación sobre el depilado con cera es que aprenda a hacerla correctamente en otras áreas de su cuerpo, como las piernas y los brazos. El uso de gel o cremas suavizantes posdepilado es indispensable.

RECORTES PRIMARIOS: Use de referencia un bikini para que sea el punto de partida. Recorte con tijeras los vellos excedentes. Tenga cuidado de no dejarlos demasiado cortos para que pueda actuar la cera.

APLICAR CERA: Con una espátula aplicar el producto sobre el área que desea depilar. Hágalo en secciones, una por una, para luego colocar la banda removedora.

RETIRAR VELLOS: Retire la banda desde el lado que quede libre de vellos haciendo un tirón rápido en la dirección opuesta al crecimiento de los cabellos.

POSDEPILACIÓN: Después puede retirar los vellos que queden con una pinza. Eliminar cualquier residuo posible con un removedor de cera. Puede aplicar gel de aloe vera para suavizar su piel después de la depilación.

Redacción: Leo.bo

 

Fuente: Imujer.com

24 Julio 2015

Con su sello, como siempre. Se sabe, de Miley Cyrus sabemos mucho más sobre escándalos que de cuestiones estrictamente musicales o artísticas en general. Y esta vez no hubo excepción.

La pop star había escandalizado hace un tiempo mostrando sus axilas sin depilar. De hecho, hasta quiso poner de moda esa tendencia, y hasta teñirse de rosa. Y ahora que decidió depilarse, como la mayoría de las mujeres en todo el mundo, lo hizo con cera y lo hizo público.

¿Hacía falta, Miley? No depilarse, eso es cosa suya. La pregunta es si hacía falta mostrale al público ese acto de intimidad. En dos fotos la vemos con gesto de dolor, primero, y mostrando el detalle de la depilación después.

Redacción: Leo.bo

Fuente. Teleshow

02 Diciembre 2014

“Si te depilás toda, gozás más”. O “Ellos lo prefieren sin un pelo”. O “Ni loca lo hagas, es muy peligroso”. O… Muchos son los mitos que rodean a un pubis absolutamente depilado. Lo cierto es que es “la” tendencia de belleza íntima de este siglo, una norma que se ha establecido entre las mujeres que no dudan a la hora de acostarse en la camilla del centro de belleza. Y ya no se trata de “recortar” o sólo prolijar: ahora la misión es dejar nuestra intimidad casi al descubierto, totalmente despojada de ese vello que pocas décadas atrás reflejaba la feminidad absoluta, el verdadero ser mujer.

El vello púbico aparece en la maduración púber debido a la influencia de andrógenos y estrógenos y forma parte de los caracteres sexuales externos. “Se cree que su origen se remonta al desarrollo, cuando el hombre tuvo que caminar erguido y éste ‘señalaba’ el área genital”, explica el doctor Walter Ghedin, médico psiquiatra y sexólogo. Otras teorías sostienen que servía para calentar la zona cuando no se empleaban más que algunas pieles para vestir o que mostraban una parte del cuerpo que podía resultar excitante para los otros.

Desde el punto de vista ginecológico, “sirve para amortiguar el impacto de golpes o fricciones sobre el pubis protegiendo, así, a los genitales externos y también impide que la transpiración o el agua que corre por el cuerpo impacte directamente en ellos”, detalla la ginecóloga Sandra Magirena. Y agrega: “El vello forma una malla protectora al ingreso de gérmenes u otras secreciones, por ejemplo, la contaminación de materia fecal a la vagina”.

Pero el dato más interesante está por venir. “En la base de los pelos ondulados se encuentran glándulas sebáceas que humectan la zona y segregan feromonas, sustancias que estimulan el deseo sexual masculino excitando los terminales nerviosos del órgano vomero nasal, una estructura  del cerebro primitivo ligada al olfato y al estímulo sexual  -sobre todo- en los hombres”, dice Magirena.

A la hora de hablar de los riesgos, mucho se dice y poco se sabe. Según la ginecóloga, “En general no hay inconvenientes serios, salvo el efecto de irritación por calor sobre la piel o alergia a la cera que pueda producirse”.

Al principio, hacer “el cavado” sólo buscaba eliminar los pelos de las ingles para evitar que asomaran –antiestéticos y desagradables- por debajo de la tanga o de la malla. Hoy, “el 85 por cierto de las mujeres que se atienden se depila la pelvis completa y se hace la tira de cola”, cuenta la esteticista Viviana Ayllón.

Y es ahí, recostadas sobre la camilla y sin bombacha, cuando nos enfrentamos a las verdaderas razones por las que decidimos volver a ser “como nenas de 8 años”. 

De la boca para afuera, y según Ayllón, “la mayoría de las chicas dice que lo hace por higiene, porque se sienten limpias, frescas y seguras. Sólo algunas pocas insinúan que lo hacen a pedido de sus parejas”.

Y llegamos a la cuestión: nuestra imagen frente al espejo (y frente a ellos). Depilarnos el cavado ya no es un simple acto de belleza, no sólo buscamos eliminar los pelos para que no se vean debajo de la bikini, buscamos volver a ser chicas, lampiñas y con la piel suavecita. ¿Por qué? La “leyenda urbana” afirma que no tener vello colabora con nuestro placer sexual, sin embargo, la doctora Magirena lo descarta de plano: “es un mito, tiene que ver con la cultura y las modas y no con el goce”.

Eso que pocas murmuran es, en general, la verdad: a los hombres los fascina un pubis “infantil”. Pero no siempre les gustó. En su libro “La defensa del pelo. Contra la dictadura de la depilación íntima”, citado por blog "Bastadesexismo", el periodista Stephane Rose sostiene que esta tendencia se originó con la democratización de Internet que acarreó, a su vez, la democratización de la pornografía. "Desde el principio de los años 2000, la depilación íntima ya no es una cuestión de moda, y mucho menos de elección o de libre albedrío: una mayoría de mujeres ya no son dueñas de sus pelos púbicos y los depilan dócilmente (…) sin cuestionar el sentido de su gesto".

Y si volvemos a las causas, sólo basta ver la presentación de una película porno para descubrir que, entre tanta pelvis completamente depilada, “las peludas” son una categoría especial, minoritaria y fetichista. Ese, absolutamente limpio y despojado, es el modelo que los hombres pretenden imitar en sus camas. 

Entonces,  ¿qué buscamos nosotras y qué encuentran ellos al vernos “como nenas”? El doctor Ghedin no cree “que la zona lampiña produzca en los hombres adultos fantasías de estar con una mujer más joven", pero sí cree que "se sienten halagados por lo que la mujer les ofrece, como si ellas hubieran -ex profeso- preparado la zona para estar con ellos”.

A diferencia, para Magirena, “La sexualidad ha cambiado bastante, hay una pérdida de la intimidad, todo se expone. Es más importante el ‘cómo me ven’ que el ‘cómo me siento’. Yo pienso que estos comportamientos son un poco regresivos, creo que  verse toda depilada es algo infantil y el sexo compartido y placentero es cosa de adultos. Sabiendo que son más las mujeres las que se rasuran todas, pensar que un hombre se excita con un pubis aniñado suena bastante perverso”.

Redacción: Leo.bo

Fuente: EFE

Últimas Noticias

Prev Next

Wisin recibe reconocimiento en los premi…

Wisin recibe reconocimiento en los premios ‘La Musa’

El reguetonero puertorriqueño Wisin recibirá el galardón Triunfador durante la quinta edición de los premios...

Mexicano inventó un brasier que logra de…

Mexicano inventó un brasier que logra detectar el cáncer de mama

El joven mexicano, Julián Ríos ha inventado un brasier que detecta el cáncer de mama...

Condorito vuela del papel al cine para s…

Condorito vuela del papel al cine para salvar al mundo… y a su suegra

El amor por Yayita llevará a Condorito a tratar de salvar a su suegra Tremebunda...