Santa Cruz de la Sierra
16 Septiembre 2019

El expresidente de la brasileña OAS, Léo Pinheiro, al negociar un acuerdo de declaración de culpabilidad con la Fiscalía en el caso Lava Jato, reveló que vino a Bolivia para asumir a pérdida la construcción de la carretera Potosí-Tarija y recibir como compensación otra licitación del gobierno de Evo Morales, según una publicación del diario Folha de Sao Paulo.

La declaración que menciona a Bolivia corresponde a una propuesta de denuncia en junio de 2017. Ahí, Pinheiro menciona al expresidente Lula Da Silva como intermediario comercial de la compañía con los gobiernos de Costa Rica y Chile, además del caso boliviano.

Según indica el reporte, la carretera entre Potosí y Tarija fue iniciada por Queiroz Galvão en 2003, sin embargo, está empresa estuvo involucrada en una disputa con el gobierno de Evo Morales, que exigió la reparación de grietas.

Queiroz Galvão cedió la obra, que pasó a ser ejecutada por la OAS, a pesar de que -según la información- era un proyecto deficitario.

De acuerdo con Pinheiro, Lula articuló el financiamiento del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) de Brasil y prometió a la OAS obtener otro contrato en Bolivia como compensación por llevar a cabo el proyecto problemático.

Según Pinheiro, le habían dicho que el estancamiento de la obra planteaba "riesgos diplomáticos" porque se empezarían a generar protestas.

El empresario relató que, en una reunión, le dijo a Lula sobre el déficit de la obra, pero la respuesta fue que Evo Morales estaría dispuesto a "compensar económicamente a la empresa mediante la adjudicación de otro contrato a favor de la OAS".

La defensa de Lula, en un comunicado replicado por Folha de Sao Paulo respondió que esa versión se trata de una "mentira negociada" para la persecución política contra el expresidente en el caso Lava Jato.

Las obras de OAS en Bolivia

En Bolivia la OAS reparó las fisuras de dejó la obra de Quieroz Galvão en la carretera Potosí-Tarija y entregó la obra en 2013. 

El otro contrato adjudicado por el gobierno a la OAS fue la construcción de la carretera Potosí-Uyuni de 199 kilómetros en julio de 2007 a un costo de 108,1 millones de dólares. La obra fue entregada en 2012.

El tercer contrató ocurrió en agosto de 2008, cuando el gobierno adjudicó a la misma empresa la construcción de la vía Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, a través del TIPNIS. El proyecto fue interrumpido por la resistencia de los indígenas

El expresidente Jorge Tuto Quiroga denunció que el propietario de OAS, Léo Pinheiro llegó al Chapare junto al exmandatario Luiz Inácio Lula da Siilva para concretar la construcción de la carretera por el Tipnis.

En ese entonces, pidió al Ministerio Público investigar en Brasil las denuncias de corrupción que comenzaron a salir contra la OAS.

Redacción: Leo.com      

Fuente: Erbol

                                   

  

 

07 Agosto 2019

El Supremo Tribunal Federal de Brasil ordenó en la tarde de este miércoles suspender la decisión, adoptada horas antes por un tribunal inferior, de trasladar al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, preso por corrupción, a una cárcel común en la que conviviría con asesinos y violadores.

El Tribunal rechazó por 10 votos contra uno el traslado del ex mandatario a la prisión de Tremembé, en el interior del estado de San Pablo. Así, Lula permanecerá en la sede de la Policía Federal en Curitiba, donde está detenido desde abril de 2018, hasta que la Corte Suprema juzgue una acción que cuestiona la actuación del ex juez Sergio Moro -ahora ministro de Justicia- en el proceso que condenó al líder del Partido de los Trabajadores en el caso de un departamento en la localidad de Guarujá que habría recibido como soborno de una poderosa constructora.

La decisión de trasladarlo a la cárcel de Tremembé la había tomado el juez corregidor Paulo Eduardo de Almeida Sorci, del Tribunal de Justicia de San Pablo, luego de negarle una sede militar en calidad de exjefe de Estado.

El juez De Almeida Sorci cumplió así con la solicitud hecha por la jueza del 12° Tribunal Federal de Curitiba, Carolina Lebbos, quien había ordenado el traslado de Lula de la cárcel de la Policía Federal (PF) en Curitiba a una unidad carcelaria en San Pablo.

El fallo de Lebbos no indicaba a qué cárcel debía ser llevado, ni la fecha, dejando la decisión de la elección de la prisión en manos de la justicia de San Pablo.

El posible traslado de Lula fue rechazado duramente por el PT, que consideró la decisión de la justicia como un "acto de persecución".

Traslado de Lula

La cárcel de Tremembé alberga presos famosos en Brasil. Tiene cuatro pabellones.

Sus celdas ya recibieron sospechosos y condenados por participar en masacres, asesinatos brutales, violaciones y otros delitos.

Entre esos presos, se encuentra el famoso médico brasileño preso por abusos Roger Abdelmassih.

Especialista en reproducción asistida, el médico fue arrestado acusado de violación y "atentado violento al pudor".

Abdelmassih, condenado a 278 años de prisión, era dueño de una de las clínicas de fertilización in vitro más conocidas de San Pablo y entre sus ex pacientes figuran muchos famosos, incluyendo al exfutbolista Pelé y el expresidente Fernando Collor de Mello.

El ex arquero del Santos e hijo de Pelé, Edinho, estuvo en esa prisión acusado de tráfico de drogas y lavado de dinero.

Dos conocidas criminales se casaron en Tremembé, en 2014. Una, Suzane Von Richthofen, planificó el crimen de sus padres cuando era adolescente y la otra, Sandra Regina Gomes, participó del secuestro de un menor, que terminó asesinado de un tiro en la cabeza.

Esta prisión no tiene nada que ver con la celda en la que actualmente está Lula en dependencias de la Superintendencia de la Policía Federal de Paraná, donde, por ejemplo, se tramitan pasaportes.

Su traslado fue a raíz de un pedido de la Policía Federal de Paraná, que dijo que la salida de Lula de ese lugar reduciría problemas que se han presentado a raíz de manifestaciones diarias frente al edificio en el que el ex presidente está detenido. También se alegó que las instalaciones en Curitiba son limitadas para albergar detenidos por un período extenso.

Para la PF, la permanencia de Lula allí presenta desafíos logísticos.

Tremembé en realidad es una ciudad que tiene un cinturón de cárceles, con varias unidades.

Comunicado del PT

En un comunicado, el Partido de los Trabajadores criticó la decisión de la justicia de trasladar a Lula, una decisión que consideró un "acto de persecución".

Estimó que la jueza de ejecuciones penales Carolina Lebbos (cercana al ex juez Sergio Moro), quien otorgó la solicitud, no consideró los argumentos de la defensa del ex presidente.

Y agregó que "Lula no debe ser arrestado en ningún lado porque es inocente y ha sido condenado en una farsa judicial".

"Ni siquiera debería haber sido juzgado en Curitiba, ya que el propio ex juez Sergio Moro admitió que su caso no involucraba desvíos de Petrobras investigados en Lava Jato", agrega el texto.

Para el PT, "la decisión de la jueza Carolina Lebbos caracteriza otra ilegalidad y un gesto de persecución a Lula, negándole arbitrariamente las prerrogativas del ex presidente de la República y ex comandante supremo de las Fuerzas Armadas".

"El Partido de los Trabajadores exige que el estado brasileño garantice los derechos y la seguridad personal de Lula hasta que los tribunales reconozcan su inocencia, la parcialidad de la sentencia de Moro y la ilegalidad del arresto, donde sea que se aplique", concluye.

El comunicado lleva la firma de Gleisi Hoffmann, PT Presidente Nacional Paulo Pimenta, líder del PT en la Cámara de Diputados Humberto Costa, líder del PT en el Senado Federal.

Redacción: Leo.com      

Fuente: Agencias

 

07 Agosto 2019

La Justicia brasileña autorizó este miércoles la transferencia del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva desde Curitiba, donde cumple una pena de prisión por corrupción y lavado de dinero, a una cárcel de Sao Paulo.

Lula (presidente en la  gestión 2003-2010) se encuentra detenido desde el 7 de abril de 2018 en la sede de la Policía Federal de Curitiba, donde purga una condena de 8 años y 10 meses de cárcel por su implicación en la trama de corrupción de la Lava Jato.

Redacción: Leo.com      

Fuente: Agencias

14 Noviembre 2018

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva salió este miércoles por primera vez en siete meses de la sede de la Policía Federal en Curitiba (sur), donde cumple una pena de más de 12 años de cárcel, para ser interrogado en otra de las causas de corrupción en su contra.

La audiencia, cerrada a la prensa y sin transmisión en directo, comenzó a las 14H00 locales (16H00 GMT) y está a cargo de la jueza Gabriela Hardt, que comanda provisoriamente la operación anticorrupción "Lava Jato" (Lavadero de autos) en sustitución de Sergio Moro, futuro ministro de Justicia del presidente electo Jair Bolsonaro.

Los abogados que acompañaron a Lula en la audiencia aseguraron a Folha de Sao Paulo que Hardt hizo cuestionamientos incisivos, tanto como su antecesor, y hallaron al ex presidente, detenido desde abril, más delgado.

Pero José Roberto Batochio, que integra la defensa, el político prestó un testimonio "satisfactorio".

Antes del expresidente, fue interrogado por cerca de una hora el ganadero José Carlos Bumlai, acusado de lavado de dinero en el marco del mismo proceso, que involucra a trece personas.

Lula, de 73 años, llegó a la sede de la Justicia Federal en un patrullero a las 13:40 locales. Un fuerte operativo de seguridad acompañó la caravana que salió de la sede de la Policía Federal, frente a la cual decenas de militantes cantaban y enarbolaban banderas de apoyo al ex mandatario (2003-2010).

El convoy abandonó el edificio por una puerta trasera. "Sabíamos que no le iban a dar el gusto a Lula de vernos, pero igual le mandamos ánimos, para que sienta nuestra compañía", dijo Susi Montserrate, en la vigilia que se instaló en un terreno vecino desde que Lula fue detenido el 7 de abril.

Por la mañana, el líder de la izquierda recibió a sus abogados y a Fernando Haddad, el excandidato del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) en las presidenciales de octubre, en las que resultó electo el ultraderechista Jair Bolsonaro con 55% de los votos.

Diputados y senadores del PT acompañaron la manifestación, así como la de grupos más nutridos de personas que se movilizaron hasta la sede de la Justicia Federal de Paraná (estado cuya capital es Curitiba). "Teníamos mucha expectativa de verlo. Hace 222 días que está preso", dijo Regina Cruz, dirigente sindical apostada en el frente del poder judicial.

En un día que empezó con altas temperaturas y siguió con fuertes lluvias, los manifestantes prometieron mantenerse en pie hasta el final del interrogatorio. "Él está preso siendo inocente, es un preso político, no hubo pruebas, apenas montaron un circo este año para impedirle participar en las elecciones porque sería presidente de nuevo", dijo Célia Pontkievicz.

En esta causa, Lula responde por el presunto beneficio de reformas pagadas por las constructoras brasileñas OAS y Odebrecht entre 2010 y 2014 en una hacienda en Atibaia, interior de Sao Paulo. La fiscalía le acusa de ser el propietario "de facto" y de haber retribuido estas prebendas con preferencias para contratos con Petrobras.

La defensa de Lula mantiene su inocencia y asegura que la propiedad no le pertenece.

Según expertos, la sentencia difícilmente saldrá antes de un mes y lo más probable es que se dicte después de la feria judicial de fin de año.

En la condena a 12 años y un mes de cárcel que purga actualmente, Lula fue considerado beneficiario de un apartamento en la ciudad balnearia de Guarujá (costa del estado de Sao Paulo, sudeste), puesto a su disposición por OAS, igualmente a cambio de su mediación en contratos de la paraestatal petrolera Petrobras.

Lula enfrenta otros cuatro procesos, por corrupción pasiva, tráfico de influencias, lavado de activos y formación de organización criminal. En todos se declara inocente y denuncia una conspiración para evitar que vuelva al poder.

La designación de Moro como ministro de Bolsonaro fue vista por la defensa de Lula como "la prueba definitiva (…) de que Lula fue procesado, condenado y encarcelado sin haber cometido ningún delito, con el claro objetivo de neutralizarlo políticamente".

La partida de Moro abre una nueva etapa en "Lava Jato", la operación que llevó a la cárcel o sentó en el banquillo a centenas de empresarios de primer plano y a dirigentes de casi todos los partidos, al revelar un esquema de sobornos obtenidos a cambio de contratos en la Petrobras.

Gabriela Hardt, de 42 años, es considerada una jueza de "línea dura". Magistrada desde 2009, es sustituta de Moro desde 2014. Comandará la investigación hasta tanto sea designado el relevo de Moro.

Redacción: Leo.com                        

Fuente: AFP

 

14 Noviembre 2018

Por primera vez en siete meses, cuando fue recluido en una prisión de Curitiba, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva sale de su cárcel. Lo hace para declarar por tercera vez en el proceso que adelanta la justicia en su contra por corrupción.

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva dejó este miércoles por primera vez en siete meses la cárcel donde se encuentra preso por corrupción para declarar en otra de las causas que tiene abiertas en la justicia.

El exmandatario dejó la celda donde se encuentra recluido desde el pasado 7 de abril sobre las 13.30 hora local (16.30 GMT) y fue llevado en un vehículo de la policía hasta el tribunal de Justicia de la ciudad de Curitiba (sur), donde era esperado por decenas de seguidores.

Lula será interrogado hoy por la jueza Gabriela Hardt, quien sustituye provisionalmente a Sergio Moro en el caso Lava Jato después de que el magistrado aceptara ser el futuro ministro de Justicia del presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro.

En este caso, las autoridades investigan las millonarias reformas realizadas por las constructoras OAS y Odebrecht, salpicadas por corrupción, en una casa de campo en la ciudad de Atibaia, en Sao Paulo, la cual la Fiscalía le atribuye a Lula.

Las autoridades quieren esclarecer si el exmandatario, quien gobernó Brasil entre 2003 y 2010, es el verdadero propietario de la casa, la cual era utilizada frecuentemente por él y sus familiares como finca de recreo.

La de hoy es la tercera declaración que Lula hará ante la Justicia de Curitiba y la primera desde que fue ingresado en prisión por otro caso de corrupción.

Lula, de 73 años, fue condenado a nueve años y medio de cárcel en primera instancia por el juez Moro, pero su pena fue ampliada este año a 12 años y un mes por un tribunal de segunda instancia al dar por comprobado que el expresidente recibió un apartamento en el balneario de Guarujá (Sao Paulo) a cambio de favores a la constructora OAS durante el ejercicio de su mandato.

Moro se apartó recientemente de los procesos de la Lava Jato después de que aceptó ser el futuro ministro de Justicia de Jair Bolsonaro, uno de los principales rivales políticos de Lula y quien llegó a admitir su deseo de que el expresidente se "pudra en la cárcel".

Tras el fichaje de Moro como ministro, la defensa de Lula resaltó la "la irremediable pérdida de la imparcialidad" del magistrado y presentó un habeas corpus ante el Tribunal Supremo de Brasil para conseguir la libertad del antiguo líder sindical.                 

Redacción: Leo.com                        

Fuente: EFE

 

02 Febrero 2017

Se confirmó la muerte cerebral de Marisa Letícia, primera dama de Brasil durante los mandatos del ex presidente Lula, con quien estuvo casada por más de 40 años. De acuerdo con el informe médico divulgado por el Hospital Sírio Libanes, en la mañana de hoy (2), fue detectada la muerte cerebral a través de un examen de Doppler transcraneal.

Frente al resultado, la familia de Lula autorizó el inicio de los procesos para la donación de órganos. La familia también agradeció las manifestaciones de cariño y solidaridad recibidas durante los diez días de internación.

Doña Marisa, como cariñosamente fue llamada, estuvo internada desde el 24 de enero resultado de un Accidente Cerebro Vascular (ACV). En la mañana de ayer (1°), la condición clínica era estable, pero el cuadro se complicó al comienzo de la noche producto de un edema cerebral asociado al aumento de presión intracraneal.

Vida

Hija de Antonio João Casa y Regina Rocco, Doña Marisa nació en una familia de inmigrantes italianos. Conoció a Lula en 1973, cuando su familia ya residía en São Bernardo del Campo, interior del estado de São Paulo.

Ella comenzó su vida política militando en el Sindicato de Metalúrgicos de ABC, donde Lula fue electo presidente en 1975, un año después se casaron. Ella fue responsable de cortar y coser la primera bandera del PT, hecha a mano en casa.

En 1980, cuando Lula y diversos sindicalistas estaban presos en las grandes huelgas del período, ella lideró una caminata de mujeres en protesta contra la criminalización de los sindicalistas. En esa época, incluso con Lula preso, las reuniones eran realizadas ilegalmente en su casa, aún en el período de la dictadura militar brasileña.

El 1º de enero de 2003, Marisa Letícia se volvió primera dama y fue considerada discreta en el puesto. Doña Marisa es madre de cuatro hijos — Marcos Cláudio, del primer matrimonio, y Fábio Luís, Sandro Luís y Luís Cláudio, con Lula — y abuela de dos nietos.

Lava Jato

Junto al ex presidente Lula, Doña Marisa ha sido blanco constante de los miembros de la fuerza tarea de la Operación Lava Jato. Ella es acusada en dos acciones penales y debe responder por los crímenes de corrupción pasiva y lavado de dinero.

Los abogados de la ex primera dama afirman que las acciones son un "delirio acusatorio" y una persecución de carácter partidario, cuyo objetivo sería minar una eventual candidatura de Lula a la reelección en 2018. La semana pasada, un renombrado grupo de doce diputados del Partido Demócrata estadounidense clasificó las acciones del juez Sérgio Moro como “tendenciosas e injustificadas”, habiendo comprometido “gravemente los derechos legales de Lula”.

En la primera acción, Marisa es acusada de corrupción pasiva y lavado de dinero por una reforma hecha por la constructora OAS en un triplex en Guarujá, litoral de São Paulo, que aún no fue comprobado que pertenece a la familia. En el segundo proceso se investiga si la empresa Odebrecht habría financiado a la pareja para la compra de un terreno para la construcción del Instituto Lula y para la adquisición del apartamento donde residen en la ciudad de São Bernardo del Campo, interior del estado de São Paulo.

En el transcurso de la Operación Lava Jato, la ex primera dama vio audios y conversaciones triviales de su familia siendo expuestas en filtraciones autorizadas por el juez Sérgio Moro. En marzo de 2016, la Policía Federal intervino, por ejemplo, una llamada entre ella y su hijo Fábio Luís Lula da Silva, Lulinha, en la que mostraba decepción con los cacerolazos contra el Partido de los Trabajadores (PT) en la ciudad.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: AFP

24 Enero 2017

La esposa del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, Marisa Leticia Rocco, fue ingresada este miércoles en Sao Paulo tras sufrir un derrame cerebral, confirmó el hospital Sirio Libanés.

La mujer del ex mandatario llegó al Sirio Libanés en la tarde y se encuentra en una sala de emergencias, según dijeron a Efe fuentes del centro médico.

El instituto dirigido por Lula informó que el ex jefe de Estado se encuentra junto a su mujer "desde el primer momento de la hospitalización".

Rocco, de 66 años, es la segunda esposa del ex presidente y fue primera dama de Brasil entre 2003 y 2010.

La mujer de Lula ha sido denunciada en varias causas sobre corrupción y lavado de dinero recibido de la constructora Odebrecht, en el marco del escándalo de corrupción en la petrolera estatal Petrobras.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: EFE

03 Octubre 2016

El Partido de los Trabajadores (PT) perdió este domingo la alcaldía de Sao Paulo, la mayor de Brasil, así como otros de sus bastiones, cuando enfrenta un aluvión de denuncias de corrupción que lo dejan en una débil posición para las presidenciales de 2018.

Con más del 99% de las urnas escrutadas en la capital económica del país, el candidato del socialdemócrata PSDB, Joao Doria, cosechó un 53,28% de los votos, frente a un 16,67% del alcalde saliente, Fernando Haddad, del PT, con 16,70%.

En declaraciones a TV Globo, Doria dijo que Haddad lo había llamado para felicitarlo por su victoria.

"Vamos a devolverle a Sao Paulo al papel que se merece", declaró el candidato del PSDB, un partido de la base de apoyo al presidente conservador Michel Temer, del centrista PMDB, quien asumió tras la destitución de la presidenta Dilma Rousseff.

Golpeado también por las acusaciones de corrupción del caso Petrobras, que envuelven a su líder histórico, el ex presidente Lula da Silva (2003-10), el PT perdía igualmente las alcaldías de ciudades emblemáticas como Sao Bernardo do Campo, en pleno cordón industrial de Sao Paulo.

Y de las cuatro capitales que había conquistado en 2012, sólo logró conservar una, Río Branco, en el amazónico Estado de Acre.

"Es una derrota muy dura para el PT. Se esperaba una respuesta negativa de las urnas, porque los votantes no separan los problemas nacionales de los municipales y la crisis del gobierno del PT contaminó a las elecciones", declaró Michael Mohallem, cientista político y profesor de la privada Fundación Getulio Vargas.

"La duda era cuán profundo sería el impacto; y fue muy profundo. Este resultado anticipa la preocupación del PT y de otros partidos de izquierda de cara al 2018", afirmó el analista.

El PT ya había perdido 108 de los 642 alcaldes que cosechó en las municipales de 2012, según cifras del propio partido. La mayoría había migrado a otras fuerzas con fines electorales.

Los últimos años de los 13 que el PT estuvo en el poder se vieron ensombrecidos además por la recesión económica, que dejó ya a 12 millones de personas sin empleo.

Lula, que ve en las acusaciones de corrupción una tentativa de neutralizarlo políticamente, dio sin embargo muestras de optimismo sobre la posibilidad de revertir la situación antes de 2018, al votar en Sao Bernardo do Campo.

"Cuanto más odio se estimula contra mí, más amor se crea (...) Esa gente va a sorprenderse porque a partir de estas elecciones voy a comenzar a caminar por Brasil", anunció el líder histórico de la izquierda.

Nuevo mapa de fuerzas

Estas elecciones son una antesala de las presidenciales de 2018 y las primeras que se realizan desde el impeachment de Rousseff, destituida el 31 de agosto acusada de manipular las cuentas públicas. En su lugar asumió Temer, que completará su mandato hasta fines de ese año.

El triunfo de Doria en Sao Paulo deja bien parado al PSDB, que apoyó el impeachment de Rousseff y por ahora es parte de la alianza que gobierna con Temer.

"La elección de Doria fue una sorpresa grande. Fue una apuesta del gobernador de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, que queda en buena posición dentro del PSDB para ser candidato a presidente en 2018", comentó Mohallem.

En Sao Paulo, de hecho, el PMDB de Temer apoyaba la candidatura de Marta Suplicy, que quedó muy atrás en los votos.

El PSDB gobernó Brasil por última vez con Fernando Henrique Cardoso (1995-2002).

En Rio de Janeiro, otro de los mayores municipios brasileños, habrá segunda vuelta entre el obispo evangélico y senador Marcelo Crivella y el candidato Marcelo Freixo, del Partido Socialismo y Libertad (PSOL) formado por disidentes del PT.

Con 100% de las urnas escrutadas, Crivella tenía 27,78% de los votos contra Freixo, que cosechó 18,26%.

El PT no presentó candidato propio a la alcaldía carioca, pero tanto Lula como Rousseff apoyaron a la candidata comunista Jandira Feghali, que quedó fuera de la carrera por el balotaje con muy poco apoyo.

La votación para elegir más de 5.500 alcaldes y decenas de miles de concejales de 26 estados federales, obligatoria para gran parte de los más de 144 millones de empadronados, no registró "ningún incidente grave", había informado más temprano el Tribunal Superior Electoral (TSE).

Según el último boletín, 83 candidatos fueron detenidos en su mayoría por realizar propaganda electoral no autorizada.

Tras una serie de homicidios -especialmente en el estado de Rio, donde 15 aspirantes a alcalde o concejal fueron asesinados-, el Ministerio de Defensa desplegó 25.000 militares para reforzar la seguridad en 488 ciudades de 16 estados donde se registraron actos violentos.

El presidente del TSE, Gilmar Mendes, afirmó que estas elecciones son "las más violentas" de los últimos años, especialmente en Rio, "donde el crimen organizado, las milicias y los narcotraficantes participan en el escrutinio y tienen candidatos".

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: Erbol

Últimas Noticias

Prev Next

El Terror

El Terror

Mi padre, ex presidente del partido liberal de los Países Bajos, con un conocimiento histórico...

Remedio

Remedio

Estamos comiendo de la olla común preparada por mi esposa Emmita en su atelier en...

Olla común para toda la ciudad

Olla común para toda la ciudad

Miles de raciones de almuerzo y cena para quienes necesiten un plato de comida hecha...