Santa Cruz de la Sierra
24 Septiembre 2017

Muchas parejas, sobre todo las que están estables o forman un matrimonio, suelen atravesar por un duro bache en donde la vida íntima prácticamente se ha perdido por completo, volviéndose la vida sumamente rutinaria. Pero, ¿qué provoca que hombres y mujeres pierdan el interés por el sexo?

Una investigación recientemente publicada por el British Medical Journal ha indicado que generalmente, las mujeres son dos veces más propensas que los hombres a perder el interés de la vida sexual.

El estudio se basó en el análisis de 5,000 hombres y 6,700 mujeres, el cual descubrió que ambos van perdiendo el interés del sexo conforme pasa el tiempo, aunque también la investigación descubrió que el doble de chicas encuestadas habían dejado de interesarse por su pareja, en cuestiones íntimas en un lapso de entre tres meses y un año.

Por lo general, las mujeres tienen a olvidarse por completo de encender la llama de la pasión entre los 55 y 64 años, mientras que los caballeros experimentan esa sensación entre los 35 y 44 años.

El principal motivo que desencadena esta situación en las mujeres es el atender a los hijos pequeños, lo cual requiere de mucho tiempo. El segundo factor es la menopausia.

También se descubrió que las parejas que solían tener mayor comunicación respecto a cuestiones sexuales son las que tenían menos probabilidades de perder el interés de llevar una vida íntima sana.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: imujer.com

23 Septiembre 2017

¿Quién no ha experimentado dudas sobre su cuerpo? Sin duda todas nos hemos preguntado sobre remedios naturales, tratamientos de belleza, pastillas, métodos anticonceptivos e incluso enfermedades femeninas.

Bueno hoy Google Trends ha recolectado las dudas más buscadas sobre los problemas de salud más cotidianos de la salud femenina, pues muchas mujeres suelen consultar primero Internet antes de ir al médico ¿Quién no ha consultado foros o blogs con la intención de resolver su inquietud?

¿Cuáles suelen ser los problemas de salud femenina que más suele darnos pena conversar con nuestro médico? Te presentamos una lista de las enfermedades:

1# Hemorroides; Un problema demasiado común señalan los médicos pues más del 50% de la población entre la edad de 30 años suele padecer esta incomoda enfermedad que se caracteriza por gran dolor al ir al baño pues la mucosa anal suele encontrarse inflamada al punto de sangrar.

Los especialistas informan que todos solemos tener hemorroides pues esta zona tiene vénulas y arteriolas que al romperse un solo vaso sanguíneo es capaz de generar sagrado abundante y doloroso; se predice que esto sucede cuando tienes problemas de estreñimiento, sobrepeso, mala alimentación y debilidad de tu tejido anal. No te calles las molestias y asiste al especialista para que pueda recomendarte de forma inmediata un tratamiento para eliminar el dolor y ardor.

2# Sudoración excesiva: ¡No es exageración! Muchas mujeres suelen avergonzarse de sudar demasiado pues no pueden controlar esta manifestación de su cuerpo aún cuando la atmósfera es fresca. Se piensa que este síntoma ocurre cuando la persona es demasiado nerviosa al punto de empaparse de sudor; pero tranquila este extraño padecimiento tiene solución pues los médicos han señalado encontrar una cura para controlar la hiperhidrosis.

3# Vaginosis bacteriana: Muchas mujeres usan a diario muchos protectores diarios ya que sienten que su vagina excreta demasiado olor, o un olor más fuerte que lo normal. Comprar protectores y toallas higiénicas perfumadas o lavar la zona íntima muchas veces al día no es la solución, ya que podría agravar el problema.

4# ¿Falta de apetito sexual? Médicamente se conoce este padecimiento como falda de libido es y es cuando tu deseo sexual disminuye, no te angusties ni te avergüences pues los factores que obstruyen tu apetito sexual pueden ser desde físicos hasta emocionales. De hecho se ha observado que las mujeres que ingieren anticonceptivos orales tienen a perder de forma provisional su libido; no te preocupes hay solución pero primero debes visitar a tu especialista de confianza.

5# ¿Has sufrido de incontinencia urinaria?¿qué es esto? Un problema bastante común que se caracteriza por no tener control sobre tu orina, de hecho hay mujeres que al estornudar sientes unas gotas de orina en su zona íntima. Para poder solucionar esta incontinencia comienza a realizar ejercicios pelvicos para tonificar la musculatura de tu área vaginal; después de ello todo volverá a la normalidad, pero ante cualquier duda o aclaración debes asistir a tu médico primero, solo él podrá recomendarte que tipo de ejercicio realizar.

6# Acné en la adultez, no solo los adolescentes padecen de este inconveniente facial también las personas maduras; los factores pueden ser diversos desde la alimentación, estrés, productos cosméticos nocivos, hasta una cuestión hormonal; de preferencia asiste con un dermatólogo.

7# Picazón anal; Es el problema íntimo más vergonzoso según expresan las mujeres pues el prurito anal es el encargado de ocasionar la comezón anal; ¿Pero por qué sucede esta enfermedad? Por infecciones bacterianas, parásitos intestinales y hemorroides. Recuerda que tu salud es primero y el médico actuará con completa naturalidad ante tu picazón.

8# ¿Tienes crecimiento excesivo del vello? El dolor de cabeza de muchas mujeres pues a ninguna le gusta tener demasiado vello en sus brazos o cualquier otra zona visible. Si esto ocurre en tu cuerpo será mejor que te atiendas de inmediato ya que se puede tratar de un problema hormonal severo.

Sabemos que el Internet suele solucionarnos infinidad de problemas pero el asunto de la salud suele ser más delicado pues una indicación poco profesional puede empeorar nuestra situación, por ello nosotros te recomendamos asistir primero a tu médico antes de buscar frenéticamente que sucede con tu cuerpo a través de tu celular.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: isalud.com

 

13 Septiembre 2017

Parecería mentira, pero es real: algunas personas no pueden orinar en los baños fuera de su casa, debido a que esto les  genera temor, vergüenza y ansiedad.

Hablamos de la paruresis, más conocida popularmente como el síndrome de la vejiga tímida o retención urinaria psicogénica, que consiste en un tipo de fobia o trastorno social en el que la persona que la padece es incapaz de orinar en un baño público al sentir que podría ser observada por otros de forma real o no.

El término paruresis se dio a conocer por primera vez en la década de los 50 por G. W. Williams y E. T. Degenhardt , como resultado de una encuesta efectuada a 1,419 estudiantes, en la que descubrieron que el 14.4% de estos había experimentado dificultades de micción de forma puntual o continua en los baños de sus establecimientos de estudio.

“[La paruresis] es un desorden emocional que no tiene que ver nada con la timidez, sino que está relacionado con la ansiedad”, dice la psicóloga Rebecca Peterson, con practica en Sherman Oaks, California. “El gran problema que tienen las personas paruréticas es que cuando van a orinar en un baño público les entra la ansiedad de que van a ser escuchadas o juzgadas y, entonces, ante el estrés psíquico de inmediato se crea una tensión en los esfínteres que les dificulta o imposibilita del todo la micción”, agrega la psicóloga, especializada en terapias para tratar problemas emocionales  y de comportamiento en niños, adultos, parejas y familias.

Al igual que otros problemas de salud mental, la gravedad de la paruresis varía de persona a persona, dice por su parte el Dr. Luis Sandoval, especializado en  psiquiatría y vinculado a Kaiser Permanente en Santa Ana, California.

“En los casos leves, se da como un evento ocasional bajo ciertas circunstancias. Como sería el caso de no poder orinar en un baño público de un concierto o evento deportivo a sabiendas de que hay una gran línea de personas afuera a la espera de poner ingresar. Mientras que en los casos severos, la persona se limita de salir porque solo puede orinar en los baños de su casa o hasta se niega a tener parejas ante la idea de poder ser escuchada por otro mientras ejecuta la normal necesidad fisiológica”, detalla el psiquiatra.

Su incidencia

No se sabe a ciencia cierta cuántas personas sufren paruresis, debido a que muchas no buscan un tratamiento para ella. Sin embargo, recientes estudios de la Asociación Internacional de Paruresis (IPA) señalan  que 21 millones de estadounidenses y 220 millones de individuos a nivel mundial encaran este tipo de trastorno de ansiedad social, considerada como la segunda fobia social más común después del temor a hablar en público.

Lo que sí se sabe a ciencia cierta es que afecta más a los hombres que a las mujeres y que, por lo general, se manifiesta durante la pubertad sin que su presencia este excluida en la infancia.

Las causas

Entre las causas más comunes de este síndrome se encuentra el haber sufrido un trauma infantil vinculado a una situación producida en un baño público. Por ejemplo, niños que fueron acosados o maltratados o en personas que sufrieron un abuso sexual.

“También lo hemos visto en personas con problemas de autoestima acerca de su propia anatomía”, especifica el Dr. Sandoval.

Cómo tratarla

De acuerdo con el psiquiatra el tratamiento puede incluir:

 Técnicas de relajación. Enfocadas en aprender una serie de estrategias que ayudan a reducir la ansiedad de la micción fuera de casa.

  Psicoterapia. Consejería que le ayuda al paciente a lidiar con el aquí y ahora y les enseña a resolver problemas.

  Terapia cognitivo-conductual. Con esta se va cambiando la forma de pensar y comportarse.

 Terapia de exposición graduada. Que consiste en un programa paso a paso que implica deliberadamente tratar de orinar en lugares cada vez más difíciles.

La importancia del tratamiento

Sin tratamiento, la paruresis puede afectar la salud física del individuo, ya que “el aguantarse la orina durante demasiado tiempo aumenta el riesgo de infección del tracto urinario, así como un debilitamiento de los músculos del suelo pélvico utilizados para orinar”.

También puede resultar en la formación de cálculos (piedras) renales, cálculos en los conductos salivales o cálculos biliares debido a la limitación de la ingesta de líquidos.

Además, puede afectar la vida personal, social y profesional de una persona. “Es posible que le resulte difícil estar lejos de casa, limitando así sus interacciones sociales. Hay personas con esta condición que evitan fiestas, reuniones familiares viajes o cualquier evento que los obligue a estar fuera de casa por un periodo extendido de tiempo. Incluso puede limitar su elección de puestos de trabajo”, concluye el Dr. Sandoval.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: paratimujer.us

12 Septiembre 2017

Las mujeres con pareja estable pierden el interés por el sexo con el paso de los años: así lo demostró un estudio psicológico canadiense, que además reveló que las hormonas y la edad no son las únicas culpables de la pérdida de deseo. Te contamos un poco más de qué se trata esta afirmación.

Dos sexólogos de la Universidad de Guelph, en Canadá, evaluaron el deseo y satisfacción sexual en una población de 170 universitarios de ambos géneros con experiencia en relaciones de un mes a nueve años de duración. Así, Sarah Murray y Robin Milhausen, responsables de la investigación concluyeron que, en general, los estudiantes se encontraban satisfechos con su vida sexual y de pareja. Sin embargo, el deseo de las mujeres descendía en un 0,02% en cada medición mensual, mientras que el de los hombres se mantenía siempre estable. ¿A qué respondían estas diferencias? ¿Por qué las mujeres perdían interés a pesar de sentirse felices con sus relaciones sexuales?

Ya es sabido que en las mujeres, los niveles de testosterona (responsables de nuestra libido) van descendiendo a medida que pasan los años. Pero este cambio hormonal no es la única causa ni mucho menos la determinante de la disminución del deseo sexual femenino. Tanto Murray y Milhausen, como una gran cantidad de expertos en sexología, aseguran que en la mujer la sexualidad no se reduce a un mero mecanismo biológico. En nosotras, los factores psicológicos y ambientales son una base importante donde se sustenta la respuesta sexual y, por lo tanto, se encuentran intrínsecamente relacionados con la disminución del deseo.

¿Cuáles son los otros factores que inciden en nuestro deseo?

La presión social respecto al ideal de belleza femenino es sin duda un aspecto de mucho peso literal y metafóricamente hablando. Y no solo durante la adolescencia sino, sobre todo, en la década de los 20; pero también pasados los 30. En la investigación canadiense muchas mujeres manifestaron que a medida que pasaba el tiempo comenzaban a sentirse incómodas con la aparición de los primeros signos de edad: arrugas, variaciones en el peso, celulitis… Así, el sentimiento de frustración al creer que nos vamos alejando de lo que la sociedad pide de nosotras (ser siempre jóvenes) puede derivar en problemas de autoestima, miedo y vergüenza a la sexualidad con la pareja y la consecuente inhibición del deseo.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: imujer.com

08 Septiembre 2017

Hace ya años que el tema está en el epicentro de todas las miradas femeninas y muchas masculinas también. Entonces, veamos cuáles son las propuestas que tiene el mercado para poder elegir según nuestras necesidades, gustos y posibilidades concretas.

En centros profesionales

En todos los casos, la intensidad del tratamiento varía según el tipo de vellosidad, color de la piel y del pelo. Esto se debe a que la melanina cercana a las células de los folículos pilosos es la que absorbe la luz y colabora con el debilitamiento y finalmente destrucción del folículo creador de pelo. De todas maneras y con cada una de las opciones, se ven resultados desde la primera sesión. Los tratamientos duran entre seis meses y un año. Es decir, durante este período de tiempo, vas a tener que tomar una sesión mensual. Cumplido el ciclo, pasas a un mantenimiento semestral o anual, dependiendo de las variables de las que hablamos.

Luz Pulsada: Se trata de un sistema de luz que, aplicada sobre la piel debilita progresivamente los folículos pilosos hasta que dejan de producir vello. Desde la primera sesión se ven cambios y es el sistema más suave y económico de todos.

Láser: Es más fuerte que la luz pulsada y por ende, duele un poco más, cuesta un poco más, pero es más efectivo y el tratamiento puede resultar más corto en el tiempo. Además, se puede realizar sobre pieles bronceadas.

Soprano: Es el más potente de los métodos y trabaja calentando progresivamente la piel hasta dañar el folículo piloso. Es el más efectivo, pero el que más duele en zonas sensibles. El tratamiento es más rápido porque se puede repetir en plazos más cortos.

Los engaños en los que solemos caer

Existen otros nombres para los tipos de depilación definitiva, pero tienen que ver con marcas.

Todos están basados en el mismo principio, aunque varíen en detalles.

Dicen que no duele, pero si duele y a veces puede quemar. Por eso tenemos que ser muy conscientes a la hora de elegir y si tenemos referencias siempre es mejor.

También es bueno saber de antemano que la palabra definitiva es demasiado categórica en este caso. No olvidemos que la piel cuenta con millones de folículos que pueden producir pelos y que todo el pelo de nuestro cuerpo tiene tres estadíos que no necesariamente coinciden entre sí: crecimiento, reposo y caída.

Asumamos que es un tratamiento y a veces puede ser largo. Depende de cada uno.

Todas las empresas consultadas tienen planes de cuotas sin intereses.

Todas tienen planes de invierno y paquetes para mantenimiento.

¿Puedo hacerlo en casa?

Confieso que elegí la opción particular principalmente porque vengo de la maquinita depiladora tradicional. Y cuando uno se acostumbra a la idea de hacer este trámite en el momento libre que tiene, creo que no hay vuelta atrás. Al menos no la hubo para mí.

Lo que más me costó aceptar fue la idea de rasurar mis piernas, algo que para mí se acercaba bastante al demonio. No la rasurada en sí, sino la sensación en la piel cuando el pelo crece. Pero cedí y me animé. Y cuando tuve mi depiladora definitiva en la mano, emocionada abrí el librito instructivo y me encontré con veinte páginas de advertencias. Bastante preocupada, llamé a una amiga dermatóloga y le hice mil preguntas. Ella solo me pidió que me fijara el amperaje de la maquinita y cuando se lo pasé, me dijo que no corría riesgo alguno. Lo bueno y lo malo que tienen las depiladoras personales es que tienen una frecuencia de luz muy por debajo de la que usan las máquinas profesionales. Con lo cual, el riesgo de quemarse o de dolor son prácticamente nulas. Y al mismo tiempo, son menos efectivas que las profesionales. Es decir, el tratamiento puede ser más largo en algunos casos.

Sí me dijo que respetara los tiempos entre una sesión y otra. Y yo, más asustada que buena alumna hice caso al pie de la letra y repetí recién a las dos semanas de la primera pasada. Teniendo en cuenta que en los tratamientos profesionales hay que esperar un mes entre sesiones, tal vez en el largo plazo todo se equipara.

Si tengo que ser sincera, estoy encantada con los resultados. El crecimiento bajó considerablemente y no duele. Solo se sienten pequeños pinchazos como los de la frecuencia galvánica y ¡la tengo en casa!

Y aquí es donde creo que reside la gran diferencia entre todas las opciones posibles. Primero que nada, tienes que saber si priorizas tener disponibilidad para hacerlo o prefieres un ritmo marcado con turnos.

Las cosas que sí o sí tiene que tomar en cuenta

Medicamentos que se toman regularmente. Algunos afectan a la piel.

Si tenés problemas hormonales, mejor estabilizarlas primero.

Embarazo y lactancia son un NO definitivo y para todos los casos.

No tomar ni exponerse al Sol 48 horas antes y después del tratamiento.

No hacerlo sobre piel bronceada.

En caso de quemadura, suspendé inmediatamente.

Consulta antes de empezar cualquier tratamiento y haz el que sientas que va con tu perfil. Nadie te va a cuidar mejor que tú.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: imujer.com

08 Septiembre 2017

Mientras algunos se tumban en la playa durante horas para presumir de bronceado, otros huyen de los rayos del Sol y hacen todo lo posible por tener una piel más clara.

Incluso, recurrir a métodos dudosos que, según advierten algunos expertos, pueden dejar graves secuelas.

La última moda para conseguir un tono de piel más claro consiste en inyectarse glutatión, el llamado “antioxidante maestro”.

Centros de belleza en Sudamérica, América del Norte, Europa, Asia, Medio Oriente y África ofrecen este tipo de tratamientos con la promesa de “blanquear” la piel.

Lo venden como un “método seguro” para aclarar el tono de todo el cuerpo.

Las inyecciones se ponen una o dos veces por semana y su precio puede variar mucho.

En Estados Unidos se pueden conseguir por $35 dólares cada una mientras que en Reino Unido pueden alcanzar los $320 la unidad.

En países como este último, se trata de una novedad por lo que su agencia responsable de la salud aún no ha realizado pronunciamientos firmes respecto a estos tratamientos.

Sin embargo la agencia de regulación sanitaria de Estados Unidos, publicó una advertencia sobre este componente.

“Estos productos son potencialmente inseguros e inefectivos y pueden contener ingredientes desconocidos o contaminantes”, afirmó In Kim, uno de sus farmacéuticos en la página web de la entidad.

Esta autoridad no ha dado su visto bueno a ninguna inyección de glutatión.

Y en Filipinas, donde el uso del glutatión inyectable está más extendido, las autoridades llevan años advirtiendo de sus riesgos.

Retrasar la vejez

El glutatión es un tripéptido que se encuentra en las células y cuya función es protegerlas de la oxidación.

A medida que envejecemos, nuestro cuerpo lo produce cada vez menos.

Por eso, en los últimos años, ha crecido su fama como agente que ayuda a retrasar los signos de la edad y la industria cosmética lo ha abrazado como ingrediente de suplementos como cápsulas, sueros y cremas antiarrugas.

Pero el glutatión tiene otro efecto que también ha despertado interés: inhibe la producción de melanina, el pigmento que determina nuestro color de piel.

Así es como han surgido pastillas, jabones y aerosoles con este antioxidante como base que prometen aclarar nuestro tono.

Poca absorción

Pero como señaló el organismo filipino encargado de la aprobación de alimentos y medicinas (que se llama FDA por sus siglas en inglés, al igual que el estadounidense), nuestro cuerpo tiene dificultades para absorber el glutatión cuando este se administra de forma oral.

El motivo es que los jugos gástricos lo degradan y lo poco que consigue salvarse pasa luego a ser víctima de las enzimas que produce el hígado.

En cambio, las inyecciones sí consiguen aumentar el nivel de glutatión en nuestro sistema circulatorio. Aunque, según la FDA filipina, esto puede sobrecargar el sistema que irriga sangre a los riñones.

Ante el “alarmante incremento del uso no aprobado de glutatión intravenoso como agente blanqueador”, la agencia decidió en 2011 prohibirlo, según explicó entonces en una nota de prensa.

El país asiático sólo permite que este antioxidante se inyecte cuando forma parte de un tratamiento contra el cáncer.

“En dosis muy altas no es seguro y puede ocasionar serias consecuencias a la salud de los usuarios”, aseguró.

Según la agencia, hay una “falta de documentación adecuada” que garantice la inocuidad del glutatión en vena.

Posibles riesgos

La autoridad filipina advirtió que estos tratamientos cosméticos pueden ocasionar desequilibrios en la tiroides, disfunción en el hígado y dolor abdominal severo.

Además, aseguró que había recibido informes de reacciones adversas que iban desde sarpullidos hasta condiciones más graves como el síndrome de Steven Johnson o la necrólisis epidérmica tóxica.

Costo “muy alto”

Los estudios sobre la eficacia del glutatión para aclarar la piel son limitados y se centran en la administración oral de este antioxidante.

Al no haberse estudiado el efecto de los inyectables, no existen guías adecuadas sobre cuáles son las dosis correctas, como insistió el año pasado la dermatóloga de Hillingdon Hospitals NHS Foundation Trust (Fundación de Hospitales de Hillingdon de la Seguridad Social del Reino Unido), Ophelia E. Dadzie.

Dadzie pidió a su gobierno en un artículo publicado en la revista médica BMJ más información y advertencias al público sobre este método ante el “aumento de su uso” en Reino Unido.

“Este servicio está siendo ofrecido por clínicas de belleza y estética y, en algunos casos, por no profesionales. El costo de este ‘tratamiento’ puede ser muy alto”, afirmó.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: BBCMundo

 

05 Septiembre 2017

El famoso "corazón roto" no es sólo una metáfora. Se trata de la definición que desnuda un daño que puede resultar irreparable, un síndrome que deriva de las situaciones estresantes. Acaso una fuerte discusión o el fin de una relación afectiva. Perder un familiar o un hecho que desilusione al máximo puede provocar falta de aire, que se tensen los músculos, que el corazón se acelere y aumente la velocidad a la que fluye la sangre en las venas o que se nuble la vista. Entre otras cosas, todos síntomas que dan lugar a la aparición de la compleja patología.

El síndrome del corazón roto o cardiomiopatía de TakoTsubo es una afección cardíaca causada por estrés. "Se trata de una variedad de infarto de miocardio, que se presenta casi exclusivamente en las mujeres y que fue reconocida mundialmente en 1990, en Japón (de allí su nombre). Es un infarto que en realidad no es un infarto, sino la irrupción súbita de hormonas ante la presencia de un estrés", explicó el médico cardiólogo Carlos Ingino.

Las principales afectadas son las mujeres postmenopáusicas -entre 55 y 75 años-, protagonistas de alrededor del 95 por ciento de los casos. La otra cuestión llamativa, indica el especialista, es que las arterias coronarias se presentan sanas, sin alteraciones.

"En la actualidad, se sabe que tiene la misma morbimortalidad en agudo que el infarto de miocardio. ¿Por qué afecta más a la mujer que al hombre? No se sabe. Sí se sabe que el hombre que la padece, 1 de cada 10 pacientes, duplica la mortalidad", agregó el especialista.

Existen dos puntos de interés que sirven para entender y prevenir la patología: en primer lugar, el corazón de la mujer biológicamente no es igual al del hombre y los dolores cardíacos son diferentes. El dolor de infarto agudo miocardio es una descripción masculina. Es un dolor típico intenso, detrás de la zona de la corbata, retroesternal, opresivo, que puede irradiarse a raíz de cuello, hombro izquierdo, brazo izquierdo, la espalda, la boca del estómago, y es seguido de nauseas, vómitos, transpiración, sudoración profusa, malestar general, sensación de hipotensión arterial.

"Una vez superado el cuadro agudo, el síndrome tiene la particularidad de no dejar ninguna secuela en el músculo, a diferencia del infarto. Además, requiere de muy poca medicación. En forma de síntesis: hay una entidad muy parecida al infarto de miocardio que afecta casi exclusivamente a las mujeres y que, superado el cuadro, no deja secuela alguna", concluyó Ingino.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: vice.com

05 Septiembre 2017

Los sofocos y los sudores nocturnos son terribles, en el mejor de los casos, pero imagínate sufrirlos a los 28.

«Me siento acomplejada de mi sudor. Ahora tengo que pensar bien qué ropa ponerme. Un día imaginé que no pasaría nada si me ponía una camiseta gris claro para ir al trabajo, pero fue un verdadero desastre. Los sofocos son una locura: aparecen de repente, en cualquier momento y me dejan empapada de sudor».

Sophie tiene 31 años. Trabaja como productora de televisión en una agencia de publicidad de Inglaterra. Como muchos jóvenes profesionales, entre sus prioridades está su trayectoria profesional, pagar la hipoteca y tal vez casarse, un día. No había planeado añadir la menopausia a esa lista.

Sophie sufre una endometriosis grave. Su endometrio –las células que revisten el interior del útero- se ha desplazado y se le desarrolla en otras partes del cuerpo. En su caso, en los intestinos. Estas células siguen su ciclo menstrual, se forman y luego se destruyen, provocando el sangrado. Pero a diferencia de lo que ocurre con las células normales que se desprenden durante la menstruación, estas no tienen una vía de evacuación, por lo que la sangre acumulada provoca dolor crónico, periodos muy profusos, inflamación y la formación de tejido cicatricial.

Retirar ese exceso de células endometriales requería una intervención para la cual Sophie debía recibir una dosis de Zoladex, una hormona artificial que se utiliza para interrumpir la menstruación durante tres meses. De esta forma, no se produce tanto sangrado y resulta más fácil trabajar en el endometrio.

Al tener disminuida la producción de estrógenos y suprimidos sus periodos menstruales, Sophie entró en una menopausia química temporal. Sufre sofocos, sudores nocturnos, disminución de la libido y alteración del sueño. Afortunadamente, hay una luz al final de este túnel de insomnio, sudores y falta de apetito sexual: los efectos del Zoladex desaparecerán a los tres meses. Si todo va bien durante la operación, en unos meses volverá al día a día propio de una chica de 30 años.

Sophie es una de las afortunadas. Dejando de lado el dolor crónico y la propia intervención, su menopausia prematura es totalmente reversible. Lamentablemente, el caso de Emma*, una profesora de Hertfordshire, es menos afortunado.

«Tenía 28 años cuando me lo diagnosticaron. Por aquel entonces tenía novio y llevaba un tiempo tomando la píldora. Decidí dejarla porque me parecía que la había estado tomando demasiado tiempo y porque quizá en algún momento querría tener hijos. Pero en seis meses solo tuve dos menstruaciones, así que fui al médico. La primera vez que fui, me dijeron, "No te preocupes, no es nada, se te regulará sola". Unos meses después, volví. Me hicieron análisis de sangre y me dijeron, "Bueno, tienes la menopausia. Ya está. No podemos hacer nada. Andando"».

Las causas de la menopausia prematura –también denominada insuficiencia ovárica prematura (IOP)- se clasifican en dos categorías: primarias y secundarias. Entre las secundarias se encuentra la menopausia inducida químicamente, como el caso de Sophia, y la menopausia quirúrgica, con la que se retiran los ovarios y/o el útero como parte de un tratamiento contra el cáncer o por una infección, como las paperas. Las causas primarias son las más preocupantes. Algunas son muy claras, como posibles anomalías cromosómicas (síndrome de Turner) o enfermedades autoinmunes. Sin embargo, la inmensa mayoría resultan inexplicables.

El Dr. Euan Kevelighan, obstetra y ginecólogo de Swansea (Gales), confirmó que la menopausia prematura es muy poco frecuente y sus causas son difíciles de determinar. «No vemos tantos casos. La causa más común es que lo desconocemos. Lo llamamos "idiopático" o desconocido».

El caso de Emma es un ejemplo perfecto de este territorio tan poco definido e investigado: «No hay causas conocidas, ni antecedentes familiares», afirma. «Yo nunca había oído hablar de ello y ellos siguen sin saber qué lo ha provocado».

Además de su naturaleza idiopática, la menopausia prematura tiene efectos secundarios más acentuados que los que acompañan a la menopausia natural. Como el cuerpo produce muchos menos estrógenos, el riesgo de sufrir osteoporosis es más elevado. En palabras del Dr. Kevelighan: «Una mujer de veintitantos que deja de tener el periodo tendrá los huesos de una de 70 cuando llegue a los 40, porque irá perdiendo densidad ósea todos los años».

«Fue horrible», recuerda Emma. «Sobre todo por lo pesimista que fue la doctora. Recuerdo que me puse a llorar y me dijo, "No sé por que lloras, si no es tan malo. Puedes recurrir a la donación de óvulos. Lo único de lo que debes preocuparte es de la osteoporosis"».

La falta de estrógenos también aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. El Dr. Kevelighan señaló la importancia de los tratamientos hormonales para minimizar el riesgo. «Es importante que las mujeres con IOP reciban diagnóstico y tratamiento, que suele consistir en una terapia de reemplazo hormonal, una combinación de estrógenos y progesterona administrada de forma cíclica para provocar un sangrado de retiro. Otra opción es la píldora anticonceptiva combinada, que también contiene estrógenos y progesterona. De esta forma se reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares».

Ahí radica la mayor ironía de la menopausia prematura: el uso de la píldora anticonceptiva para tratar a una mujer infértil.

Probablemente, el efecto secundario más doloroso de la menopausia prematura sea la infertilidad, el hecho de que te arrebaten la posibilidad de tener hijos antes siquiera de que te lo hayas planteado. Resulta difícil lidiar con ello cuando sufres el peor síndrome premenstrual de tu vida.

«Sufres constantes cambios radicales de humor mientras intentas asimilar un golpe muy duro psicológicamente (la infertilidad)», explica Emma.

Emma compara la experiencia con un duelo. «Te sientes como si alguien hubiera muerto. Sé por mi experiencia y la de otras personas con las que he hablado que cuesta unos dos años llegar a asimilarlo. Es casi como pasar por las distintas etapas del duelo».

La menopausia natural está marcada por el estigma. Suzanne Moore se hace eco de este rechazo público de la menstruación en un artículo que escribió para la revista británica New Statesman, titulado «There Won't Be Blood» (no habrá sangre): «Las mujeres se secan. La juventud es humedad, frescura, hidratación. Las mujeres maduras son cascarones con la piel áspera y paredes vaginales cada vez más débiles. Y la causa de esta maldición es hormonal: los estrógenos».

Esa percepción que se tiene de una mujer en sus casi cincuenta que ha llegado a la menopausia –un rito de transición común a todas nosotras-, sitúa a las que sufren menopausia prematura en la categoría de anomalías aisladas.

A Emma le resultó muy duro informar a los demás de su enfermedad. «Cuando me lo diagnosticaron, simplemente dijeron "menopausia prematura", y lo duro es que la gente asocia esas palabras con la idea de ser "vieja". Se piensan que vas a empezar a envejecer delante de sus narices».

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: vice.com

 

Últimas Noticias

Prev Next

Shakira y Maluma, los más nominados de l…

Shakira y Maluma, los más nominados de los Latin American Music Awards 2017

Shakira y Maluma lograron el mayor número de candidaturas a los premios Latin American Music...

El hermano de Pablo Escobar amenaza a Ne…

El hermano de Pablo Escobar amenaza a Netflix: plata o...

La tercera temporada de Narcos llegó a Netflix el 1 de septiembre y aún son...

Modelo asegura que Romeo Santos es gay

Modelo asegura que Romeo Santos es gay

La modelo Sofía Clerici asegura que el cantante Romeo Santos es gay, esta declaración hecha...