Santa Cruz de la Sierra
01 Noviembre 2018

El orgasmo es el clímax de la relación sexual. Muchos factores intervienen en la consecución del anhelado orgasmo, desde la educación moral y sexual con que crecimos hasta nuestra propia destreza para llegar a él, porque el orgasmo es de quien lo trabaja.

Pero tener orgasmos no sólo es deseable por el placer que producen, sino también porque son buenos para la salud. Varios estudios han comprobado los beneficios del orgasmo en quien los experimenta con frecuencia.

A continuación te decimos cinco razones por las que te conviene tener orgasmos.

Fortalecen el suelo pélvico

Especialmente para las mujeres, los orgasmos son una excelente manera de fortalecer el suelo pélvico, que a menudo se debilita por los partos o tras una histerectomía. La contracción involuntaria de la musculatura del suelo pélvico que ocurre durante el orgasmo es un excelente ejercicio para mantener el tono de la zona y evitar problemas como la incontinencia urinaria.

Evitan el cáncer

En los hombres, eyacular con frecuencia puede protegerles contra el cáncer de próstata. Un estudio de 1997 demostró que quienes eyaculan al menos 21 veces al mes, presentan un riesgo de desarrollar la enfermedad 20 por ciento menor en comparación con los hombres que eyaculan entre cuatro y siete veces al mes.

Combaten el estrés

En hombres y mujeres el orgasmo libera hormonas muy beneficiosas para la salud, como la oxitocina -conocida también como la hormona de la felicidad- y las endorfinas. Estas sustancias actúan como relajantes, de manera que el estrés acumulado se libera y el sistema inmunológico se fortalece. Además, la segregación de estas hormonas puede prevenir las enfermedades cardiovasculares y ayudar a conciliar el sueño.

Alargan la vida

Diversos estudios sobre la sexualidad han encontrado que hombres y mujeres que experimentan orgasmos con frecuencia viven más años que quienes no los viven repetidamente. Además es posible disfrutarlos incluso durante la tercera edad y hasta los 90 años.

Mejoran el aspecto de tu piel

Al tener relaciones sexuales y lograr un orgasmo, la circulación sanguínea aumenta, por lo que los órganos del cuerpo reciben mayor cantidad de sangre y, con ella, oxígeno y nutrientes. La piel no es la excepción: el órgano más extenso del cuerpo también disfruta los beneficios de la circulación sanguínea, libera toxinas y luce renovada.

Redacción: Leo.com       

Fuente: Imujer.com

02 Septiembre 2016

¿Te duele la cabeza y te tomas de inmediato una aspirina? El clásico remedio para este tipo de malestar puede ser reemplazado por uno que ni te imaginas y que, más encima, puede resultarte de lo más placentero.

Según un estudio de la Universidad de Brown, recogido por la web Noticias24.com, el orgasmo podría ser mucho mejor que un paracetamol, ya que sería “la cura milagrosa para mantener una salud equilibrada, ya que libera químicos naturales del cuerpo como la dopamina, endorfinas y serotonina, que provocan una sensación de placer, alivio y relajación en el cuerpo”.

Pero, ¿qué tipo de males podría curar un buen clímax con tu pareja? Acá, te contamos cuáles dolores podrían ser erradicados con este placentero método alternativo.

Hipo

Ni aguantar la respiración, ni que te asusten ni tampoco beber agua en exceso. El molesto hipo podría ser curado con un buen espasmo sexual.

La web Salud180 indica que en un estudio títulado “Sexual Intercourse as a Potential Treatment for Intractable Hiccups”, realizado por la University of the Negev en Israel, se afirma que “el orgasmo cura el hipo, y las personas sin vida sexual activa no deberían preocuparse, porque el clímax que se alcanza con la masturbación tiene el mismo efecto”.

Dolor de cabeza

Ya lo mencionamos: el orgasmo curaría un dolor de cabeza. Un equipo de neurólogos de la Universidad de Munster así lo confirma, al descubrir que la actividad sexual puede conducir a un alivio “parcial o completo de las molestias producidas por algunos tipos de migrañas”.

El estudio, publicado en Cephalalgia, la revista de la Sociedad Internacional de Cefalea, encontró que “más de la mitad de los pacientes con migraña que tuvieron sexo durante uno de los episodios experimentaron una mejora en los síntomas”, reporta el sitio Perú.com, donde los investigadores agregan que este alivio sería gracias a las endorfinas que liberamos al momento del clímax.

Cólicos menstruales

“Los orgasmos hacen que los músculos del útero se contraigan y se libere una gran cantidad de sustancias químicas del cerebro que genera un alivio en la intensidad de los calambres producidos por los dolores menstruales”, indican en el sitio Diariofemenino.com.

Así que, si sufres de estos molestos cólicos cada vez que vas a tener tu periodo, lo mejor es que dejes el prejuicio de que sexo y menstruación no son compatibles y pongas en práctica este fabuloso remedio.

Estrés

Un estudio de la Universidad de Princeton, publicado en Terra.com, reveló que “la actividad sexual reduce los niveles de estrés tanto en humanos como en roedores”. Esto, luego de pedirle a 24 hombres y 22 mujeres que escribieran un diario de su actividad sexual.

 “Luego tuvieron que realizar ejercicios aritméticos y hablar enfrente de la multitud. Las personas que reportaron mayor actividad sexual tuvieron una presión sanguínea baja mientras realizaron tareas estresantes”, recogen en la web de noticias. Todo esto gracias a la dopamina, sustancia que también se libera gracias a los orgasmos y que brinda al cuerpo un estado de total distensión.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: Imujer.com

12 Octubre 2015

Descubrieron que un extraño hongo de color naranja brillante -que crece entre la piedra volcánica en Hawaii- aparentemente puede inducir orgasmos espontáneos en las mujeres que llegan a oler el aroma que despide.

Esta curiosa característica fue documentada por primera vez por los científicos John Halliday y Noah Soule que divulgaron los beneficios del hongo en una publicación médica como un potente afrodisíaco para las mujeres.

Los especialistas pidieron a varias mujeres aspirar profundamente el olor del hongo mientras medían sus niveles de excitación comprobando que, al menos la mitad de ellas, experimentaba orgasmos instantáneos.

El estudio, que fue publicado por el tabloide británico The Independent, reporta que no tuvo el mismo efecto en la prueba masculina. Los hombres no sintieron nada y dijeron que el olor era feo.

La conclusión a la que llegaron los autores del experimento es que los compuestos en las esporas del hongo son similares a los neurotransmisores que se activan en el cerebro humano durante el encuentro sexual.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Tvnws

30 Abril 2015

El Gobernador de Sinaloa, Mario López, presumió que su estado es líder en "trasplantes multiorgásmicos", en una equivocación que provocó la burla hasta del presidente de México, Enrique Peña Nieto.

"Hemos cobrado mucha importancia con el tema de los trasplantes multiorgásmicos", dijo López, quien quiso decir multiorgánicos al enumerar los logros de su administración.

Aunque rectificó de inmediato en su discurso en la inauguración de una autopista en el puerto de Mazatlán, en Sinaloa, noroeste del país, el gobernador provocó risas, aun cuando le explicó a Peña Nieto que hablaba de trasplantes de hígado, corazón y riñones.

En su turno, el mandatario mexicano decidió retomar el malentendido en forma de broma y le dio las gracias a López por haberse delatado. "El que hambre tiene, en pan piensa, ahí se lo van a colgar, señor gobernador", dijo el Jefe del Ejecutivo.

Segundos después, Peña Nieto extendió el tono de chanza y pidió perdón por pensar en el pan, en referencia al Partido de Acción Nacional, uno de sus grandes rivales que se identifica con las siglas PAN, aunque luego insistió en que hablaba del alimento.

La equivocación de López tuvo una rápida respuesta en las redes sociales y medios digitales en los que el video con sus declaraciones y las del presidente han sido muy divulgadas.

Al regresar la calma, el presidente habló de los esfuerzos de su Gobierno para renovar la infraestructura carretera del país y destacó la implementación de un plan nacional que prevé una inversión para modernizar o ampliar 80 carreteras federales, que significan casi 4.000 kilómetros, además de la construcción de 46 autopistas nuevas con más de 3.000 kilómetros.

El Libramiento de Mazatlán, inaugurado este miércoles, conecta las autopistas a Culiacán, Tepic-Villa Unión y Mazatlán-Durango y tiene una longitud de 31 kilómetros. Esa carretera da continuidad al corredor México-Nogales, que va desde Ciudad de México hasta el norte del país.

Redacción: Leo.bo

Fuente: EFE

23 Marzo 2015

Si se nos pregunta qué podemos hacer para mejorar nuestra vida sexual, probablemente pensaremos en todos esos trucos que han terminado por convertirse en lugares comunes, como prolongar los preliminares, probar alternativas tan arriesgadas como el sexo oral o el anal, disfrazarse de alguna cosa ridícula o, últimamente, darse unos cachetes gracias a 50 sombras de Grey. En lo que raramente repararemos es en algunas técnicas milenarias como la del pompoir y su variante árabe, el kabazza.

El sexo tiene que ver con la fricción, y de ahí la obsesión que muchas mujeres –y hombres– tienen por el tamaño de los penes. Se entiende que, a más tamaño (preferiblemente grosor a longitud), mayor será la satisfacción. Dicho pensamiento se encuentra en la base del conocido como pompoir o, más poéticamente, el beso de Singapur (o, de forma más elusiva, el toque de flauta).

¿En qué consiste? Se trata, básicamente, de una técnica sexual en la que la mujer utiliza su vagina para estimular el pene del hombre como si lo estuviese succionando. De ahí su nombre, pompoir, que en francés sería algo así como “chupadora”: la vagina produce un efecto semejante al de la boca durante el sexo oral. En lugar de moverse cabalgando o embistiendo, la pareja permanece quieta y ella utiliza el músculo pubocoxígeo para estimular la erección masculina, lo que se traduce en orgasmos más intensos tanto para él como para ella.

No se trata de una técnica nada sencilla, y aunque algunas mujeres nacen con la habilidad natural de realizar estos movimientos musculares, muchas tienen que entrenarse para conseguirlo. Los libros de historia arrojan algunos casos, como ocurre con la amante del rey Francisco I y Enrique II de Francia, Diane de Poitiers, que tenía una habilidad especial para esta técnica. Como señala un artículo publicado por Emma Gold en GQ, en Shanghái circula la historia de una prostituta capaz de introducir y sacar el pene de su amante simplemente con los movimientos de su vagina.

Un largo camino hacia el placer

Al parecer, la tradición nació en la India hace más de 3.000 años, y de ahí se extendió a otros países orientales como Tailandia o Japón. Parte de la educación de algunas geishas, se centra en desarrollar esta técnica, así como la de las Devadasis indias proscritas desde el año 1988. De hecho, existe una variación conocida con el nombre de kabazzah, y en la cual participan también los músculos del abdomen. La fijación de algunas celebridades por las prácticas sexuales orientales como el sexo tántrico, han devuelto al pompoir a la actualidad amatoria.

La posición ideal para practicar esta técnica es aquella en la que la mujer se sitúa encima del hombre, puesto que es ella la que marcará el ritmo y la intensidad del encuentro sexual, aunque también puede practicarse de lado. Es más, resulta necesario que el hombre se encuentre en una posición absolutamente pasiva, ya que el movimiento debe ser sutil. Es necesario que la vagina se encuentre dilatada y humedecida, para facilitar su movimiento. Y toda la responsabilidad se encuentra, por una vez, en el lado femenino, que decide a qué ritmo se realiza el acto.

Como explica Denise Costa, fundadora de la página Pompoir Book –una completa guía sobre el beso de Singapur–, en Salon, esta técnica no sólo permite al hombre tener orgasmos más intensos y duraderos, sino que puede provocar que la mujer experimente los tres tipos de orgasmos posibles, a saber: el vaginal, el del clítoris y el menos habitual de todos ellos, el del útero. En ocasiones, la contracción de la vagina se produce de forma natural cuando una mujer experimenta el clímax.

Ejercicios para reforzar nuestra vagina

Muy pocas mujeres son capaces de lanzarse a realizar esta técnica sin haberse entrenado antes. Costa propone en el artículo una serie de técnicas que nos permiten ser capaces de hacerlo en menos de cinco meses, siempre y cuando nos comprometamos a una disciplina de practicar una hora al día. Entre estos ejercicios se encuentran todos los relacionados con el control de los músculos pélvicos, que son los mismos que evitan que la orina se escape: contracciones, apretar, empujar y otra clase de movimientos realizados de forma consciente cuentan como parte del entrenamiento.

Por lo general, esta clase de ejercicios que tienen como objetivo reforzar el suelo pélvico suelen recomendarse a aquellas mujeres que sufren problemas de pérdida de orina o para facilitar el parto, pero también pueden ayudar a reforzar la vagina. Por lo general, suelen basarse en mantener la contracción durante todos los segundos que sea posible, hasta los diez. Estas prácticas reciben también el nombre de ejercicios de Kegel, y pueden reforzarse a través de los conos vaginales (dispositivos que se insertan y que deben sostenerse gracias a la acción de los músculos) o del propio pene de la pareja. Sin embargo, se debe tener cuidado con estos ejercicios, puesto que su mala práctica puede agravar los problemas de incontinencia o provocar un prolapso.

Existe otra técnica asociada a esta, y que recibe el nombre de the mare’s trick (el truco de la yegua). Esta consiste en mantener el pene de la pareja dentro de la vagina, rodeando con las piernas el miembro del hombre y endurecer los músculos de la pelvis, lo que provoca que la erección no desaparezca, algo que puede llegar a ser doloroso en caso de que el hombre ya haya alcanzado el clímax, pero también ayudar a evitar los problemas de erección.   

Redacción: Leo.bo      

Fuente: Imujer.com

22 Diciembre 2014

Imagínate que esa noche de pasión en realidad no existió porque tu novio simuló llegar al clímax para complacerte. Seguro pensarás que es imposible, que eso no sucede con los hombres. Aunque no lo creas, la capacidad para fingir orgasmos no es única de las chicas como tanto se dice; ellos también saben mentir… Y muy bien.

Ocurre más de lo que te imaginas: un estudio de la Universidad de Kansas arrojó que uno de cada cinco hombres ha pretendido tener un orgasmo y, según una investigación del doctor Abraham Morgentaler, profesor asociado de Urología en la Escuela de Medicina de Harvard, 30% de los chicos lo ha hecho alguna vez.

Ellos lo fingen porque…

1. Les da miedo lastimarte

Al igual que sucede con muchas mujeres, la causa principal que los lleva a aparentar es porque desean que el acto sexual termine sin herir los sentimientos de su pareja. “Ellos tienen miedo de confesar que no lograron alcanzar el clímax y afectar la relación”, coinciden los expertos.

2. Quieren evitar un embarazo

Suena descabellado, pero un hombre puede representar todo el numerito por temor a algo, por ejemplo, a embarazar a su pareja. De ahí que aparenten para hacerle creer que hubo una eyaculación, como asegura el doctor Óscar Galicia, jefe del Laboratorio de Neurociencias de la Ibero.

3. Demasiada presión

Otra razón es que se sienten forzados a llevar al orgasmo a su pareja antes de que ellos puedan obtener el suyo. “Cuando estás pensando sólo en satisfacerla, se te van las ganas”, dijo Rafael Jácome, de 35 años. Por eso, es importante que consideres que no son “máquinas sexuales”, sino seres humanos que, al sentir cierto nivel de obligación de llevar el liderazgo en la cama, se centran sólo en complacerte.

4. Están aburridos

Hay chicos que llegan a fastidiarse del acto sexual por la amplia experiencia que tienen. Así se explica que, en su deseo por acabar rápido, simulen.

5. Tienen poca sensibilidad

Es común decir que una chica no alcanzó el clímax por el estrés, el cansancio o porque le faltó foreplay. En el caso del hombre, ¡puede pasar lo mismo! Con todo y que exista erección, hay quienes requieren un gran esfuerzo de estimulación para llegar al máximo placer, y si no lo consiguen, lo disfrazan.

6. Infidelidad

En el peor de los casos, hay varios estudios que han demostrado que fingen para utilizar su energía con alguna amante (o viceversa).

7. Eyaculación sin orgasmo

Es posible. A pesar de que éstas dos casi siempre van acompañadas, no son lo mismo, como asegura el doctor Galicia: “La eyaculación es un reflejo que se controla a nivel del bulbo raquídeo en el cerebro”. Incluso, “hay respuestas placenteras, como la que produce la heroína, que causa una sensación más poderosa que el orgasmo, pero no provoca eyaculación alguna. El placer es una experimentación cerebral”, argumenta.

¿Cómo saber si está aparentando?

Por obvio que se lea, la única forma es verificar que haya eyaculación, nos comparte la sexóloga Deny Welsh. En este sentido, cuando tengan relaciones y terminen, debes ser capaz de percibir, a nivel vaginal, la sensación del fluido seminal que es muy sutil, y lograrlo depende del conocimiento que tengas de tu cuerpo.

Si lo descubres…

Habla sobre el tema fuera de la habitación, y no mezcles emociones con frustración. Aumentar la comunicación con tu galán es vital para cualquier problema, aun los sexuales.

Anímalo a que te cuente cuáles son sus preocupaciones en la cama. Sólo así podrán disfrutar más del sexo sin mentir. Y una vez resuelto el asunto, las explosiones entre las sábanas serán memorables.

Redacción: Leo.bo      

Fuente: Tvnws

10 Diciembre 2014

Es una buena noticia para las que no tienen tantos clímax como quisieran. Llegar al orgasmo no se trata solo de la mecánica con que tu pareja te hace el amor. Lo más importante es centrar tu atención en creerte y sentirte sexy.

La dificultad para alcanzar el orgasmo es uno de los problemas sexuales más comunes, así que un grupo de investigadores franceses se puso a estudiar las diferencias entre las mujeres que disfrutan de orgasmos regulares y aquellas que desearían tenerlos.

Los investigadores pidieron a 251 mujeres responder una encuesta de si tenían orgasmos durante la masturbación o bien durante el sexo, qué hacían para autoestimularse, y cuáles emociones y pensamientos estaban involucrados. Y luego compararon los hallazgos de cada grupo de mujeres.

Un 30% eran anorgásmicas, aunque lo intentaran, no podían llegar al clímax, ni masturbándose ni teniendo sexo. Los investigadores descubrieron que lo que pensaban o no pensaban, marcaba una enorme diferencia.

Enfocándose en el momento

Lo que más comúnmente cruzaba la mente de todas las participantes que se masturbaban eran pensamientos eróticos, pero más allá, las que tenían orgasmos pensaban cosas sexys cuando tenían sexo con su pareja en contraste con las que no llegaban al clímax. También estaban más enfocadas  en las sensaciones corporales placenteras.

Poner mucha atención en sus cuerpos durante el sexo podría ser la clave de lo que necesitan para excitarse y alcanzar el orgasmo, según el estudio. También es importante para la mujer, vivir el momento presente en vez de dejar que su pensamiento vuele, en especial distraerse con pensamientos negativos como su desempeño sexual o en su imagen corporal.

Otra diferencia entre los dos grupos fue lo emocional. Las participantes orgásmicas disfrutaban mucho más del sexo y se angustiaban menos que aquellas que tenían problema para llegar al clímax. Esto tiene sentido, pues preocuparse por la penetración y ver a la pareja como una amenaza en vez de centrarse en el placer, puede ser claramente un obstáculo para excitarse.

Intrépidas

Pero no solo eran pensamientos y sensaciones la diferencia entre las que tenían orgasmos y las que no. Las mujeres orgásmicas eran mucho más intrépidas en la cama, según el estudio. Se sentían cómodas experimentando diferentes suertes sexuales, y le entraban a todo, desde estimulación clitoridal durante la penetración, hasta tocar sus pezones mientras se masturbaban.

Los investigadores dicen que sí, que si tienes problema para alcanzar el orgasmo, aprender a enfocarte en pensamientos eróticos, sensaciones y fantasías durante el sexo, es el primer paso en el camino del éxtasis.

Redacción: Leo.bo

Fuente: El Farandi.com

04 Diciembre 2014

¿Ha simulado un clímax? Si lo ha hecho, no es la única. Mucha gente habla de haberlo hecho, incluso algunos hombres. Y, sin embargo, un nuevo estudio realizado en el Reino Unido descubrió que simular un orgasmo va más allá de dejar a alguien sin satisfacción sexual... Puede también incrementar su inclinación a la infidelidad.

De acuerdo con la doctora Laura Berman, experta en sexualidad, educadora y terapeuta, este estudio descubrió que las mujeres que simulan orgasmos son mucho más propensas a ser infieles que aquellas que no lo hacen.

"Los investigadores descubrieron que la frecuencia del orgasmo no es tan importante como la autenticidad del mismo. En otras palabras, si una mujer no alcanza un orgasmo cada vez que tiene un encuentro sexual, esto no incrementa la posibilidad de una traición. Pero, si la mujer simula el orgasmo regularmente, su tendencia a la infidelidad aumenta sin lugar a dudas", dice Berman.

Los investigadores también han descubierto que los hombres en el estudio tendían más a permanecer con sus parejas si ellas tenían orgasmos reales y consistentes. Tiene sentido que las mujeres que fueron parte del estudio y simularon el orgasmo, hayan estado más dispuestas a una traición.

Simular orgasmos deja a la persona mucho más que insatisfecha, esto puede también hacerle sentir amargura. Durante el acto ella pudiera pensar "Aquí vamos, él está haciendo todo mal nuevamente. Nunca voy a alcanzar un orgasmo de esta manera, así que lo mejor que puedo hacer es simularlo. ¡Él es tan egoísta!".

"Es fácil darse cuenta de que esta clase de pensamientos pueden ser venenosos para una relación. La mujer pudiera muy pronto descubrir que es ella quien evita la interacción sexual con su pareja o que ella se desengancha durante el acto sexual porque sabe que ese orgasmo nunca se va a dar. Una conexión que no satisface puede dejarle a ella con un deseo mayor, ya sea de coquetear con los hombres que conoce o incluso de llegar a un siguiente nivel y tener un encuentro sexual con alguien que no es su pareja. Pudiera creer que ese hombre le da lo que ella necesita", indica Berman.

Desafortunadamente, es probable que ella se sienta insatisfecha una vez más, porque el problema no es necesariamente de su pareja, sino de su propia falta de deseo de ser auténtica y honesta acerca de lo que ella necesita en la cama.

"Si una mujer no sabe cómo aceptar su sexualidad, hablar sobre ello y pedir lo que desea, ella seguirá luchando con los orgasmos con cada pareja que escoja. Simular un orgasmo sirve como una ‘curita' en ese momento, pero no va a remediar una herida subyacente (lo que es como si ella nunca su hubiera permitido explorar su sexualidad y sus puntos ardientes para descubrir lo que realmente le hace sentirse bien)", señala la doctora Berman.

Redacción: Leo.bo

Fuente: La Prensa

Últimas Noticias

Prev Next

Lunes se realiza Cumbre Climática-ONU ex…

Lunes se realiza Cumbre Climática-ONU exige a gobiernos combatir crisis climática

Mientras que las pruebas científicas sobre los impactos del cambio climático se agolpan, el rumbo...

En Río de Janeiro-Delator en el caso Lav…

En Río de Janeiro-Delator en el caso Lava Jato fue encontrado muerto

Un exdirectivo de la enorme constructora brasileña Odebrecht y quien además fue informante en una...

Mañana desde el Cristo Redentor-Realizar…

Mañana desde el Cristo Redentor-Realizarán una caminata de fe por la Chiquitania

Con oraciones, alabanzas y fe los católicos, evangélicos y copto ortodoxos, realizarán mañana una ‘Caminata...