Santa Cruz de la Sierra
03 Febrero 2017

El amor a través de un dispositivo móvil no es nuevo. Casi 20 años más tarde la tecnología nos ha llevado del beeper al celular.

El celular ha traído consigo la posibilidad de nosotros mismos enviar los mensajes y tener contacto con otra persona de forma directa, rápida e instantánea. Ante esta rapidez y gratificación al instante de la tecnología actual, surge el desarrollo de múltiples aplicaciones de citas, que han logrado que miles de personas hayan encontrado el amor a través del móvil.

Según un estudio realizado por el Pew Research Center, 1 de cada 10 personas en Estados Unidos reconoce haber usado alguna vez una aplicación de citas. Su uso es más común entre los adultos jóvenes entre los 18-24 años en un 22%.

Y 46% de los entrevistados admiten conocer al menos a una persona que se haya casado o entrado en una relación a largo plazo con alguien que conoció en una de estas aplicaciones. El 80% de los usuarios dice que son una buena manera de conocer a otras personas.

A continuación compartimos las mejores apps, según un estudio de la empresa Applause.

1. OkCupid

Esta aplicación ofrece un perfil comprensivo y realiza una serie de preguntas para determinar en qué “porcentaje” la persona es más afín contigo.  Te permite marcar (Sí/No) a las personas que te sugiera.

2. Happn

Es para los románticos empedernidos. Los expertos admiten que puede ser un poco raro al principio, ya que cuando abres la aplicación te muestra fotografías de posibles candidatos que han estado cerca de ti o te han pasado por el lado.

3. Coffee Meets Bagel

Esta es una aplicación más sobria. Solo te ofrece 2 o 3 sugerencias de personas afines al día. La aplicación va en busca de ofrecer una experiencia más mesurada, sin juegos o el frenesí de opciones.

4. Bumble

Bumble también te permite marcar (Sí/No) a las sugerencias que te ofrece. Esta es una aplicación dirigida más a mujeres, ya que es la mujer quien envía primero el mensaje si alguien le interesa. Esto le entrega el control a la mujer y evita el bombardeo de mensajes, en ocasiones, inapropiados de hombres interesados.

5. Tinder

Tinder fue la aplicación pionera de citas en el concepto. Su famosa plataforma te permite marcar (Sí/No) también a las opciones que te ofrece. De hecho, esta opción, que otras adoptaron luego, es original de Tinder. También te permite dar “Super Like” y añadir información de empleo y educación a tu perfil.

Es importante que estas aplicaciones se usen tomando en consideración la seguridad personal. El estudio del Pew Research Center también revela, que el 58% de las mujeres que han utilizado alguna de estas aplicaciones, admite que son una opción más peligrosa para conocer personas que la práctica de hacerlo personalmente.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: Tvnws

03 Febrero 2017

Si bien las mujeres han logrado gran apertura en su vida sexual, es importante tener en cuenta algunas recomendaciones para evitar infecciones, enfermedades de transmisión sexual y hasta algunos eventos vergonzosos.

Por eso, te recomendamos considerar los siguientes NO para antes del encuentro sexual:

Beber en exceso. Aunque te sientas “alegre” con una copa más, si te pasas de la raya tendrás más problemas para llegar al orgasmo; eso sin contar que puedes descuidar la protección necesaria durante el sexo para evitar enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados.

Sexo y comida. Aunque el chocolate, la crema batida, el yogurt y otros alimentos puedan resultar excitantes a la hora del encuentro, ten cuidado con el área vaginal. Cualquier sustancia que contenga azúcar crea un caldo de cultivo para infecciones genitales.

Consumir antihistamínicos. Los antihistamínicos provocan resequedad en las mucosas del cuerpo, incluida la vagina.

Lavarte los dientes con un cepillo eléctrico. ¿Qué tiene que ver la gimnasia con la magnesia?, te preguntarás. Ocurre que el cepillo eléctrico puede provocar pequeñas heridas en tus encías, lo que te hace más proclive a contagiarte de una enfermedad sexual durante el sexo oral.

Comer picante. Además de alterar el pH de tu vagina, los alimentos picantes y especiados pueden provocarte gases.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: Imujer.com

03 Febrero 2017

Estudios afirman que un mal descanso y la perdida de disfrute sexual tanto en mujeres como en hombres se encuentran estrechamente vinculados. Por otro lado, la disminución del goce sexual no es el único factor que afecta durante el sexo, también intervienen en el rendimiento y la periodicidad del encuentro.

Dormir poco provoca consecuencias varias a nivel emocional lo que acarrea limitaciones en diversas áreas de la vida cotidiana. Por otro lado también afecta a la regulación del estado de ánimo y produce fatiga, lo que afecta estrechamente al acto sexual. Profesionales recomiendan como mínimo ocho horas de sueño por las noches para evitar complicaciones a la hora de la sexualidad.

La ciencia lo confirma

Una investigación inglesa publicada en The Journal of Sexual Medicine basada en exámenes clínicos y entrevistas afirmó que dormir pocas horas disminuye la excitación sexual. Por consecuencia, a partir de un análisis exhaustivo del genito-sensorial de la zona del clítoris y la vagina denotó pruebas de función sensorial reducida.

Kling, Juliana M, coordinadora del estudio aseguró que "un mal descanso como también casos de insomnio se asociaron a su vez con una disminución del la función sexual. Esto determina la importancia de dormir no solo para asegurar una vida saludable sino también para mejorar el rendimiento en el sexo".

Muchos científicos se preocuparon en determinar si el sueño tiene relación con la deficiencia de deseo. Un estudio publicado en Pubmed (US National Library of Medicine National Institutes of Health) realizó un análisis en 171 mujeres estadounidenses libres de antidepresivos donde estudiaron su comportamiento nocturno durante 14 días y la actividad sexual a través de encuentros.

Los datos finales reflejaron que aquellas mujeres que tuvieron un correcto descanso incrementaron la libido un 14% como también aseguraron tener una mejor excitación.

"Futuros estudios podrían determinar si los trastornos del sueño pueden ser un factor de riesgo para la defunción sexual", afirmó David Kalmbach, investigador de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Michigan y autor principal del estudio.

Un mal descanso no solo afecta al género femenino, en el caso de los hombres también disminuye los niveles de testosterona, hormona que se encarga de la producción de espermatozoides como también de mantener el deseo sexual activo. La testosterona también tiene una función crítica en el desarrollo de la masa muscular y en la fuerza de los huesos.

Otro estudio, en este caso de la Universidad de Chicago, analizó en laboratorios el descanso de 10 hombres jóvenes (en promedio 24 años de edad) durante una semana completa y confirmó que aquellos que dormían menos de cinco horas por noche disminuyeron entre un 10 y un 15% sus niveles de testosterona. Los sujetos analizados denotaron niveles más bajos de esta hormona por la tarde, entre el horario de 14 a 22.

"Los niveles bajos de testosterona se asocian con una reducción de bienestar y vigor, que también puede ocurrir como consecuencia de la pérdida de sueño", dijo Van Cauter profesor de medicina y director del estudio.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: Imujer.com

06 Diciembre 2016

Quieren y pueden vivir sin sexo. Así lo prefieren. Se autodenominan pertenecientes a una comunidad a la que llaman "el cuarto sexo", defendiendo esta postura sin caer en la idea de trastornos y emparentada con una forma de ser. Estas personas son parte de una nueva orientación sexual: la asexualidad, que identifica a un grupo que no siente atracción íntima por sus pares.

Es que el sexo es un terreno que dispara muchas aristas. Y más si el tema a tratar corresponde a la vida en pareja. Sin dejar de reconocer que es una de las problemáticas más grandes en la historia de las relaciones, es importante cuantificar y calificar al sexo en su verdadera importancia para el sostén y la solidez en una pareja.

En los últimos años, el término asexuado o asexual estuvo presente en muchas discusiones. "Esta es la razón por la que necesita precisiones, sostuvo el médico psiquiatra y especialista en sexología Juan Carlos Kusnetzoff, ya que una persona asexual es aquella que no quiere, no le gusta o no tiene pretensiones de tener relaciones sexuales. El resto de su vida sigue siendo igual como cualquier otro individuo".

"Una persona decide ser así desde el vamos. Nació así. Se lo denomina asexualidad egosintónica ya que forma parte de la estructura personal y de la individualidad de la persona", explicó Kusnetzoff. El doctor sostuvo que "todo aquel que sienta esto debe saber que no es un problema, porque es una persona que siempre fue así, es una sensación que tiene adentro y difícilmente cambie. Igualmente, ante los ojos de la sociedad se lo ve como algo malo porque, en lo mínimo, se lo considera una rareza y en lo máximo una patología".

En la adolescencia, es fácil detectar si uno es asexuado o no, ya que es ahí donde se empiezan a notar las ganas de tener alguna relación sexual con el sexo opuesto o el mismo sexo. "Si una persona se está volviendo asexuado se pierde el cosquilleo que se genera internamente. Además, se pierde la flecha hacia el otro sexo", agregó el sexólogo.

Kusnetzoff afirmó que "muchos hombres utilizan la popularidad de la asexualidad para psicopáticamente conquistar a una chica y provocarla diciéndole que pueden salir pero no van tener sexo". Esto, de alguna forma, genera una especie de desafío en la mujer y luego terminan cumpliendo el deseo sexual del hombre.

Kusnetzoff cree que no existen tendencias propias de los argentinos a la hora de tener sexo, ya que depende mucho del lugar donde nacieron, la crianza que tuvieron y las costumbres que tienen. "La Argentina en general es analfabeta en sexualdiad humana, son siglos que existen detrás de ausencia de conocimiento. Sabrán del cerebro, de la vida biológica y patológica pero no saben nada de problemas de erección u orgasmos".

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: Imujer.com

17 Noviembre 2016

Un estudio publicado por la revista ‘Archives of Sexual Behavior‘ explicó por qué las mujeres gimen durante el acto sexual.

Según el análisis, el 66% de las féminas hace sonidos para acelerar el clímax de su pareja, mientras que el 87% lo hace para estimular la autoestima de su media naranja.

Sin embargo, el estudio señaló que no necesariamente lo hacen cuando tienen un orgasmo.

Las mujeres también explicaron que hacen sonidos para aliviar el aburrimiento, la fatiga, el dolor o la incomodidad durante el acto.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: Imujer.com

15 Noviembre 2016

“Qué detallista eres, me encantan tus detalles”, le contesté luego de leer sus comentarios sobre una de mis participaciones en televisión.

Me encantó que no tan sólo observara el contenido de mi narrativa, sino también hasta el más mínimo detalle de mi todo. Desde cómo iba vestida, peinada, maquillada, en fin, decorada.

Mas la realidad es que, en el fondo de mi corazón, le hubiera escrito lo siguiente: “qué detallista eres, me encantan tus detalles, ¡me encantas tú!”

Pero, no lo hice. Es más, no lo he hecho todavía, lo confieso. Es fácil imaginarme en sus brazos, jugando con su larga cabellera y palpando su cuerpo, robusto como es, enterito de arriba abajo.

Recrear sus manos sobre mi falda, pecho, en mi cintura y debajo de ella. Me excito con tan sólo imaginar sus besos y caricias, y cuán detallista será haciendo el amor. No, mejor no me confundo, teniendo sexo.

Son de esos gustos que una se quiere dar, por el bien de la salud física y emocional y sí, del buen humor y la mucha dopamina.

Si son tantos los beneficios del sexo, ¿por qué privarse? ¿Por qué evadirlo, o peor aún renunciar a ello, como hacen tantas?

Mujeres que me confiesan disfrutan sus orgasmos en sueños, sí, mientras duermen porque despiertas jamás. Inverosímil, digo yo.

Por mi parte, nunca he renunciado a ello, jamás, que yo recuerde y sí me acuerdo bien.

Unas veces más, otras menos, algunas dignas de repetir, otras no tanto, pero siempre activa. No, mejor dicho, muy activa.

Todo empezó desde pequeña. Desde que, no sé cómo, descubrí ese placer, ese gusto tan gustoso y placentero que luego descubrí se relaciona con el sexo. Palabra que jamás escuché en mi hogar, menos aún fue explicada. Yo sé que lo traigo de antes, de otras vidas. Es más, de Grecia, digo yo y es que esa imagen de estar caminando en el templo, entre columnas, mirando al mar, mi mar, no se aparta de mi mente.

En esa vida creo que yo era como una diosa del amor y ese gran día, ese día  que tanto recreo me tocaba enseñarle a las doncellas y mujeres de la corte el arte de la seducción y del buen sexo.

Seducción que no tiene nada que ver con fetiches y otros elementos externos alegóricos al sexo comercial.

Seducción que viene de adentro, de ese mundo interno bien cultivado, que tenemos todas, y que se manifiesta en lo externo y está presente en todo lo que hacemos, incluyendo el sexo y, sí, también el amor.

Tal parece que llevo muchas vidas cultivándome para disfrutarlo a plenitud, de esta santa manera, tanto, tanto.

Por eso hoy se me hace tan fácil hablarlo, explicarlo y disfrutarlo. Es muy fina esa línea entre la prudencia, los debería y los anhelos del corazón.

Y si bien es cierto que no somos animalitos salvajes copulando a diestra y siniestra, igual de cierto es que una vez al año no hace daño, una vez al mes hace bien y una vez a la semana porque me da la gana. Digo, creo que así fue que me ensenó la frase mi ahijada Natalia. No estoy muy segura, pero era algo así. Y yo le añado que una vez al día para mi alegría.

Si son tantos los beneficios del sexo, ¿por qué privarse? ¿Por qué evadirlo, o peor aún renunciar a ello, como hacen tantas?

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: Imujer.com

10 Noviembre 2016

Claro lo dijo Ednita Nazario en su tema “Más mala que tú”: “Yo también te mentí, yo también traicioné, el sabor del pecado en tu ausencia probé, fui más mala que tú”.

Hay mujeres que no pueden lidiar con el dolor que les produce el que sus parejas les sean infieles, por lo que optan por pagarles con la misma moneda.

Ese fue el caso de Isabel Mojica, quien llevaba un año de relación con Daniel Torres, su primer novio formal, cuando descubrió que éste le estaba siendo infiel.

 “Durante ese tiempo veía muchos comportamientos extraños, pero como era tan jovencita no tenía malicia. Pero veía los juegos con el celular, cosas nebulosas y cómo lo escondía. Mujer celosa al fin y en desconfianza me puse a buscar y a buscar hasta que un día conseguí acceso a su cuenta de celular. Allí pude ver todas las horas, llamadas y mensajes de texto que tenía con otro número.

“Me puse a atar cabos y llamé a ese número y supe que era de una mujer. Con las llamadas y saber que el número era de una mujer ya no necesitaba nada más. Luego lo confronté y lo dejé”, relató Isabel, que hoy es vendedora.

Pero la cosa no quedó ahí. Daniel le pidió perdón y le suplicó que le diera otra oportunidad, pues aseguraba que la relación con la otra chica no había tenido importancia. Sin embargo, aunque Isabel aceptó continuar jamás volvió a ser lo mismo para ella.

“Como lo quería, había sido el primer hombre con el que tuve relaciones y lo vi arrepentido, pues volví con él. Pero ya estaba desencantada, ya no había confianza y con todas las amigas de él pensaba que me engañaba.

“Mi comportamiento cambió por completo y cuando conocía muchachos y me preguntaban si tenía novio, les decía que no, o si les decía que tenía novio, no dejaba el coqueteo. Ya no me importaba y con todos los que tuve chance, lo engañé”, relató Isabel.

Sin embargo, el ojo por ojo diente por diente puede a la larga ser más perjudicial para quien lo aplica, que para quien es infiel primero en la pareja, según destaca el consejero de parejas Joel Ventura.

La infidelidad es un evento traumático y por lo tanto provocará fuertes emociones que hay que saber manejar o buscar ayuda para lidiar con ellas, asegura el experto.

“El trauma cambia el cerebro, hay dos áreas que se ven afectadas. El primero es el sistema límbico o sistema de recompensa. Esa es la parte más primitiva que tenemos en el cerebro y es la que trata de ayudarnos a sobrevivir y lo hace tratando de evitar el dolor o repitiendo el placer. A veces el placer nos ayuda a manejar el dolor, y allí está el peligro de esto, al no trabajar un trauma, no sanar unas heridas y tomar decisiones como éstas de ‘no me lo vuelven hacer’, ‘no confío en lo hombres’, y llevar una vida de venganza y promiscua. Y al ser el sexo tan placentero, pero hacerlo de forma desproporcionada, se puede convertir en una obsesión o una compulsión”, aseguró Ventura.

En el caso de Isabel, aunque tuvo una larga etapa de serle infiel a Daniel, la manera en que más la marcó negativamente fue en que perdió totalmente la confianza en los hombres y se afectó su autoestima.

 “Se queda como un trauma, una inseguridad que creo que todos los hombres me van a ser infieles en algún momento. Cuando me enteré de lo de mi novio me puse bien flaca, pensaba ‘qué hice, qué no di’. Luego, empecé a arreglarme más y cuando me echaban flores me sentía bien, porque me sentía tan mal por él que cuando un hombre me hacía cumplidos se sentía bien. Porque cuando para colmo te las pegan con alguien más feo, es como que, ¿en serio?”, dijo Isabel.

Ventura asegura que la venganza también desencadenará otras consecuencias, pues además de afectar a la persona que es infiel también creará problemas de inseguridad y autoestima en la persona que fue infiel originalmente, situaciones que seguramente arrastrará esa experiencia.

Al consejero le consta por su práctica que es posible que una pareja logre restaurar su relación después de vivir esta experiencia.

“He visto milagros de caso de cómo han podido restaurar el matrimonio y la confianza, pero bajo ciertas circunstancias. Si la parte que me hizo daño está en la disposición, y no solo de palabra, de hacer enmiendas y detener el comportamiento. Siempre y cuando sea así, y la mujer que haya sido herida esté dispuesta a trabajarlo y darle la oportunidad y si él se compromete sí, de otra forma no”, aseguró Ventura.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: Imujer.com

25 Octubre 2016

¿Cumpliría Madonna su promesa si ganara Hillary Clinton las próximas elecciones? De ser así, no querría estar en sus zapatos. A juzgar por la cantidad de votantes demócratas, a la “reina del pop” le tomaría el resto de su vida cumplir con la palabra empeñada, más si es cierto eso de que es buena para la faena (“Soy muy buena. Me tomo mi tiempo y hago mucho contacto visual”, aclaró durante un show).

Uno tiende a desconfiar de quienes magnifican en público sus virtudes bajo las sábanas, pero en este caso, “la chica material” sumó un poroto al destacar un par de datos propios de una buena felatriz o Gulp girl, como le llaman en el cine porno a la actriz que se ocupa de poner a punto a los actores en las escenas de sexo oral. La dedicación y el contacto visual, he ahí parte del secreto, parece.

La felatio (del latín fellare, succionar) es una práctica ancestral que algunas culturas consideraron sagrada, y mientras en otras fue, y sigue siendo, tabú. Si nos preguntamos a quién se le ocurrió implementarla por primera vez en la intimidad, y por qué, tal vez sirva recordar que hay testimonios de esta forma de goce en las pinturas del neolítico, en el Antiguo Testamento (en el Cantar de los Cantares) y en los papiros egipcios (5000 años atrás).

De hecho, dicen que en la tierra de los faraones, algunas mujeres se pintaban la boca de cierto color para indicar su “dedicación” y también que una de las célebres felatrices de la historia fue la misma reina Cleopatra. Su fama llegaba hasta Grecia, y eso que entonces no había Instagram, ni cómo hacer marketing personal. Sin embargo, “Cleo” era conocida como “la de la boca grande” o “la gran tragona”, pues se decía que habían pasado por ella más de cien hombres, una cifra que suena un poco exagerada.

Entre las imágenes eróticas rescatadas en el lupanar en Pompeya, hay unas que representan una variante de la felación conocida como “irrumación”, en la que quien trabaja es el que recibe placer.

En China, fue permitida durante varias dinastías (ejemplo, la Chou 720 a 222 ac), y en los textos eróticos del siglo XII, los escritores recurrían a una delicada metáfora para aludir al ejercicio oral: “tocar la flauta”, expresión aún vigente en aquel país.

El Kamasutra le dedica a la felatio un lindo repertorio de posiciones para practicarla con comodidad: la abertura del bambú, la posición del cangrejo, el salto del tigre y el frotamiento del jabalí, entre otras. Ya en la Edad Media, fue prohibida por la iglesia y lamentablemente desde entonces, la sola palabra quedó asociada al delito (no olvidar algunos episodios, como el protagonizado por el actor Hugh Grant y el exministro Strauss Kahn).

Sin embargo, y pese a las reticencias femeninas, según el sexólogo Adrián Sapetti, las estadísticas demuestran que más del 70 % de las mujeres de hasta 50 años considera atractiva la idea de dar y recibir sexo oral.

Personalmente, creo que a ese cambio de actitud mucho contribuyó la prédica de Samantha Jones, el querido personaje de “Sex and The City”. Hoy, el sexo oral, que a mi modo de ver no cuenta como juego previo, sino que es sexo, tiene mucha mejor prensa. En las revistas y portales femeninos publican sendos manuales de instrucción como para alcanzar un posgrado, y los libros temáticos siempre le dedican algún capitulo.

Por ejemplo, en un libro muy útil, “Sexejercicios”, escrito e ilustrado por Sophie Troff, Frederic Mompo y Jade Vigreux  (Océano) recomiendan a los iniciados empezar por practicarlo bajo la ducha (nunca en la bañera) y en la poética posición de la flauta. Respecto de la promesa de Madonna, nada es al casual: en estos días se cumplen 24 años desde que lanzó Sex, ese libro de fotografías eróticas con el que apuntaló su pretendida fama de femme fatal.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: Imujer.com

Últimas Noticias

Prev Next

Ministro de Justicia pide investigar con…

Ministro de Justicia pide investigar contactos de militares con Evo

El Ministro de Justicia, Álvaro Coímbra, señaló que la Fiscalía y todo el aparato del...

Según Arias, el círculo del caso sospech…

Según Arias, el círculo del caso sospechoso de coronavirus está identificado

El Gobierno tiene identificado el círculo del paciente sospechoso con el nuevo coronavirus y solo...

Duelos de paceños con cruceños en el com…

Duelos de paceños con cruceños en el complemento de la novena fecha

La novena jornada del campeonato Apertura de la División Profesional del fútbol boliviano se completa...